Oruro, 18 de julio de 2018
  • close

Sebastiana, la actriz que llegó a Hollywood y no se enteró

El alzheimer de Sebastiana es el mismo que padece el Estado

Sebastiana Kespi de niña protagonista de la película Vuelve Sebastiana.

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 12 de noviembre de 2017

Con la mirada pérdida, por su mejilla le bajaba una lágrima que recorrió su rostro marcado por las arrugas por el paso de los años  y a la vez esbozó una sonrisa de alegría, esa que tuvo en 1953 cuando filmó Vuelve Sebastiana  y que le sirvió de poco para mejorar su condición de vida. Así, la encontró y la retornó a su casa un caballero a Sebastiana Kespi Mamani, que se perdió por espació casi de 12 horas en Oruro y movilizó a todos quienes la vieron en el cine, la televisión, en las fotos de los periódicos y las revistas.

“He encontrado a mi mamá hace ratito, un caballero me lo ha traído a mi casa por el mercado Avaroa, dice que la vio en la tele y la ha reconocido, estaba en una plaza, desorientada le vamos a llevar al hospital”, dijo Emiliana Mamani  al confesar que su mamá Sebastina sufre de alzheimer, está sin protección social, pues no cuenta con un seguro y menos con una renta.

Su popularidad, su estrellato, sus medallas, sus fotos en todos los periódicos y hoy, en las redes sociales, de nada le sirvió a Sebastiana Kespi,  para salir de la pobreza, para que el Estado le de educación y hoy una renta, un seguro social y una vida digna cuando se  aproximan sus últimos, para vivir bien.

Sebastiana nació en el entonces cantón Santa Ana de Chipaya hoy capital del municipio Chipaya, tercera sección de la provincia Atahuallpa de Oruro. Las frías y desiertas pampas aledañas al Lago Poopó y el blanco manto del salar de Coipasa eran su referente geográfico, mientras que el pastoreo -de no más de 20 ovejas-  y sus frecuentes viajes para trabajar en Antofagasta e Iquique son sus referentes de subsistencia económica.

El libro oficial de enseñanza del Estado Plurinacional de Bolivia que se distribuye en las escuelas denominado:  Saberes, conocimientos  y valores del pueblo Uru Chipaya dice: “Las pocas oportunidades de acceso a la educación superior, la agricultura y la ganadería de subsistencia a la que estamos expuestos nos obliga  a que migremos en algunos casos de forma temporal y en otras oportunidades de forma permanente a otros lugares como Iquique, Antofagasta en la República de Chile, en estos lugares realizamos trabajos agrícolas”, así se les enseña su realidad y nos describimos nosotros mismos. 

En la actualidad con 75 años, recibiendo un galardón del gobierno.

La realidad que nos describe y enseña el libro,  es exactamente el de la familia Mamani-Kespi, a la que la fama de la mamá no le alcanzó para cambiar su vida, pero tampoco la de sus hijos  Benedicto que migró a trabajar en las minas de Antofagasta y junto con su familia se quedó en Chile, porque tiene una mejor calidad de vida, dice Emiliana la hermana que lamenta la pobreza en que aún  viven.

En la primavera de 1942, cuando Sebastiana Kespi nació, Hitler, llegó con sus tropas hasta Stalingrado, intentando alcanza los yacimientos de petróleo en el Cáucaso Ruso. Pese  a la toma de Ucrania y haberse acercado a las puertas de Moscú,  el ejército  ruso dio un giro en la batalla y logró derrotar  a los alemanes, este sería el  punto de partida para la caída de Hitler y el ingreso de Rusia hasta el corazón de Alemania.

Mientras que en la Bolivia de 1942, con el fin de garantizar el envío de materias primas a los aliados de la Segunda Guerra Mundial, el gobierno militarizó las minas. Con la II Guerra Mundial la oligarquía minero feudal boliviana había ganado 800 millones de bolivianos por la venta de estaño, pero  había bajado los salarios de los mineros. Frente a esta situación en Catavi se planteó una huelga para subir los salarios de los varones de 24 a 35 bolivianos y  de las mujeres de 13  a 15 bolivianos, pero el Gobierno de Peñaranda aliado con los barones del Estaño decide bombardear la comunidad de Catavi  dejando más de 35 muertos, en lo que se conocería como la Masacre de Catavi y, daría paso a la  fundación  del Movimiento Nacionalista Revolucionario en los campos de María Barzola.

Diez años después el MNR protagonizaría la Revolución de 1952 que  nacionaliza las minas con la creación de COMIBOL, se reconocería por primera vez el voto Universal que  habilitaba a las mujeres e indios para votar y se produciría la Reforma Agraria. Sebastiana Kespi, en la Revolución cumplió diez años, pero seguro que ni le llegó la noticia a los Chipayas, porque no tenían vías de comunicación.

La niña Sebastiana.

Ella, le dice al periodista Alfonso Gumucio, en un reportaje publicado por Página Siete,  su profesor por tener buenas notas “la prestó” para que Jorge Ruiz y Jorge Roca  filmaran   con el Instituto indigenista de Bolivia, Ministerio de asuntos campesinos, Bolivia films, la película Vuelve Sebastiana.

El connotado periodista Orureño, Luis Ramiro Beltrán, había escrito un guión simple que dio para hacer una película que en 30 minutos contaba la vida de los Uru Chipaya, una población étnica en ese momento estaba a punto de desaparecer.  El rol protagónico de Sebastina, fue interpretar lo que hacía a diario en su vida –pastar ovejas-, pero un día se pasó a tierras aymaras donde conoció a Esteban Lupy. El abuelo, que conocía la agresividad de los aymaras va en su búsqueda, pero  enferma y al borde de su muerte hace que Sebastiana regrese a su  ayllu. Ella,  hasta hace poco recuerda,  que  de verdad lloró “cuando murió su abuelo” en la película. En las variadas entrevistas, lo único que hace Sebastiana es sonreir, en su rostro color bronce que denotaba su permanente exposición al sol,  la tierna sonrisa de la niña indígena, hoy ya anciana se sigue acentuando mucho más con las dos adornos laterales en su pelo negro, que nunca deja de llevar.

Cansada de que solo la busquen para sacarle fotos o cuente como fue protagonista de Vuelve Sebastiana, ella en una de las últimas entrevistas con  los medios en el pueblo Chipaya dijo “sólo me sacan fotos”, no me dan para comer se quejó. Paulino Lupy quien también participo del film como hermano de Sebastiana dijo que después de la filmación nunca más volvió a ver a Jorge Ruiz. “No sé si está vivo o muerto?, dijo el olvidado actor, quien tampoco superó su condición de pobreza.

Sebastiana cuando protagonizó la película, leía porque ella cursó hasta el tercer grado de primaria, pero la pobreza no la ayudó para avanzar. Mientras, Ruiz recibía los galardones y los elogios, el nombre de la protagonista ni siquiera aparecía en los afiches de la película. Ruiz cuando filmó a Sebatiana era un cineasta técnico que había sido invitado por el productor norteamericano Kenneth Wasson a incursionar en la producción cinematográfica. El primero filma Los Urus (1948) y después 1952 filma Vuelve Sebastiana.

Sebastiana, era una indígena pobre más, de un país que tenía en ese momento más del 50% de su población en la indigencia y la marginalidad, y así también la vio el Estado, por eso nunca pudo superar esa condición.

Con su familia.

Según el censo de 1950, cuando se filmó Vuelve Sebastina, Bolivia tenía  2.704.165  habitantes, 600.000 habitantes vivían en las ciudades, 45.000 eran los  obreros mineros de los barones del Estado y  2.059.165 era la población rural. Del total de la población el 70% era analfabeta y, de ese población rural por lo menos el 40% era  indígena reducida al pongüeaje de la hacienda, que provenía sobre todo de las castas militares que habían gobernado el país desde la fundación de la Republica. El pueblo Chipaya apenas alcanzaba una población de 300 personas.

La revolución de 1952 produjo enormes cambios en el país. Las mujeres acudieron  por primera vez a las urnas el 6 de junio de 1952, junto a ellas estaban los indios –indígenas y campesinos-. Aunque poco elegían porque siempre fueron manejados por sus dirigentes se incorporaron a la vida política del país. De 130.000  electores que se tenía antes de 1952 en junio de ese año se pasó a 960.000. Los mineros se incorporaron como trabajadores de COMIBOL, las tierras de hacienda comenzaron a ser tomados por los pongos y a distribuirse la tierra a través del Instituto Nacional de reforma Agraria.

Poco, duró el gobierno civil de la Revolución  de 1952 a la cabeza de Víctor Paz Estenssoro. Los militares  volvieron a tomar el poder  en 1964 comenzó René Barrientos, le siguió Alfredo Ovando, Juan José Torres, el dictador Hugo Banzer que duró 7 años en el poder  (1971-1978), para sacarlo un acuerdo civil militar llevó a 6 militares – Juan Pereda Asbún, Alberto Natusch Bush, David Padilla Arancibia, Celso Torrelio Villa, Guido Vildoso Calderóny Luis García Meza al poder y 2 civiles Walter Guevara Arze y Lidia Gueler Tejada.  Latinoamérica seguía la misma corriente con Augusto Pinochet, en Chile, Jorge Rafael Videla en Argentina y así.

Con militares en el poder y con las armas, Bolivia seguía en la pobreza y siendo el gran exportador de capitales junto con sus materias primas. No es que los  militares no miraron a Sebastiana, no les interesaba, el interés era poder y plata.

Pese, a esta penosa realidad militar que se extendía desde la república, el dictador  Hugo  Banzer, ordenó en 1976 la realización del segundo censo,  la población subió de 2 millones a  4.613.486 y  mostró, que la Revolución del 9 de Abril fue protagonista de la migración campo ciudad. Del 70% de la población rural el censo dijo que  sólo 58%  se quedó en el campo y 12% había migrado a las ciudades, sería el 42% de la población urbana que pecharía para ser la nueva clase media porque accedería a la educación. Este era el inició para  empezar un tránsito significativo entre el campo y la ciudad. El analfabetismo bajo de 70%  a 40%, esto debido a la implementación del Código de la Educación.

Sebastiana, ya con 30 años  continúa viviendo  en Santa Ana de Chipaya, con su esposo Benigno Alave y sus hijos Benedicto  y Emiliana. Cuando su pueblo fue censado se supo que el nivel de pobreza de la comunidad era de 96%. Seguían viviendo en las casas circulares trabajadas con  adobe y paja, y que para mitigar el frio y los fuertes vientos que soplan en esa región utilizaban en la mezcla del barro trozos del cuero y lana de las ovejas y de los camélidos. La chipa,  la pita, o sea el trenzado de paja, cuero y lana era fundamental para amarrar sobre todo los techos para que estos soporten los vientos. Pobres como eran su subsistencia seguía dependiendo de la migración y el trabajo temporal que les ofrecía la mina de Antofagasta y la pesca, pues la debilidad en que se desarrolló el pueblo Chipaya les hacía también depender del comercio con los aymaras, quienes también les dieron sus apellidos de Kepi, Mamani, etc..

Instaurada la democracia ( 1982-1984), se creó el municipio de Chipaya  en 1983 con su capital Santa Ana de Chipaya, cantones Ayparavi y Wisthullani, ayllus  Aransaya, Mananzaya, Wistullani y Unión Barras. Pero, la pobreza continuaba,  porque los políticos de “izquierda” (UDP, MIR, MBL, PC) ahora empezaban a disputarse el poder y la crisis económica que había dejado la baja de los precios de los minerales en el mercado mundial y una devastadora sequía, de la cual fue una de los más afectados el pueblo Chipaya, pues, su población apenas alcanzó a 200 personas el resto fue expulsada a Oruro y Chile.

El rostro de la niña Sebastania Kespi llegó a Hollywood en 20 de junio de  2004.  El documental etnográfico Vuelve Sebastiana del cineasta Boliviano Jorge Ruiz fue presentada en el Teatro Egipcio en Hollywoood, California dentro del programa de películas participantes en el 8th Los Ángeles Latino International Film Festival.

“Su esfuerzo de crear una nueva copia de Vuelve Sebastiana para el festival fue compensado por la calurosa recepción recibida por el público presente quienes dieron comentarios de elogio para el cineasta Jorge Ruiz. Muchos de los ahí presentes también agradecieron de forma efusiva al grupo responsable de la muestra por haberles brindado una película tan importante sobre la cultura Chipaya”,decía la publicación, pero nadie mencionó a la mujer Chipaya ni la condición en que aún continuaba viviendo.
Ese año el 2004, devastada por la crisis Sebastina se fue a Iquique y Antofagasta a trabajar. Su hijo Benedicto ya había migrado y echado raíces en Antofagasta y los nietos habían nacido ahí.

Dos años después,  asumió el Gobierno Evo Morales,  Sebastiana se la pasaría llorando, su esposo Benedicto murió dejándola sola con su hija Emiliana. “Tiene miedo enfermarse, desde que murió su esposo solita camina  va donde sus amigas  y camina llorando nomás”, dijeron sus vecinos. Fue para la noble Sebastiana el inicio de una enfermedad que va avanzando progresivamente y desconocida en el campo, como es el alzheimer.

Una vez, entre llanto y sonrisa Sebastiana le dijo a un periodista: -quiero ir a conocer al hijo de Jorge Ruiz, Guillermo  creo se llama”… “a eso quiero ir a La Paz”, continúo, pero, no alcanzó a conocerlo porque la ingratitud de Ruiz también se pasó a su generación.

Después, en esos arranques de buena voluntad de los políticos el vicepresidente actual, Álvaro García Linera,  le prometió  con el Programa de Vivienda Social  del Gobierno que se financia con el 2% de los aportes de los trabajados darle una vivienda, pero esta nunca se construyó.

A cambio, en marzo de 2016, cuando ya estaba con alzheimer,  el Ministerio de Culturas y Turismo entregó el Premio Nacional de Gestión Cultural “Gunnar Mendoza” 2016 a Sebastiana Kespi, como emblema de la cultura milenaria Uru-Chipaya  y protagonista de la película “Vuelve Sebastiana” y le dio  40 mil bolivianos, que la indígena dijo que los destinaría a comprar alimentos.

Hoy, las condiciones de pobreza en el campo son las mismas que las que vivió Sebastiana. Hay un núcleo educativo moderno que construyó el actual Gobierno, pero la expulsión de habitantes campo ciudad hace que no haya alumnos para que disfruten de esta infraestructura. Los Chipayas, son vecinos del municipio de Sabaya donde no habitan ni 2000 pobladores. Son territorios inaccesibles, dicen, porque el contrabando y el narcotráfico se acercó  a ellos.

El Censo del 2012, oficialmente dice que Bolivia tiene 10.027.254 habitantes de los cuales 6.751.949 viven en el área  urbana y 3.275.949 en el área rural, vale decir que el 67,3% de la población es urbana y 32,7% apenas es rural. El departamento de Oruro aparece como el mayor expulsor de migración campo ciudad vale decir que 64% de su población vive en la ciudad y 36% en el área rural. Esta realidad se evidencia en el municipio Chipaya, pues por temas de coparticipación tributaria el municipio figura con 2000 habitantes, cuando en la realidad no alcanzan a vivir ni mil.  Oruro, al igual que Potosí es eminentemente minero, pero su riqueza no condice con la realidad de sus habitantes.

El alzheimer que hoy padece Sebastiana a sus 75 años de vida, es el mismo que padece el Estado en este mismo periodo.


Página vista 212 veces


local_offerSebastiana Kespi local_offer Vuelve Sebastiana












ElFulgor.com © 2016-2017 Oruro, Bolivia