Oruro, Bolivia. 23 de septiembre de 2018
  • close

Creencia y devoción popular

La cholita asesinada que hace milagros en Oruro

Hace 40 años fue brutalmente asesinada y desde entonces le atribuyen muchos milagros, por ello es venerada por muchas personas

Tumba de Inocencia Flores

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
email [email protected]
location_city Oruro, Bolivia
date_range 12 de noviembre de 2017

Cientos de plaquetas de todo tipo de material son la muestra de agradecimiento que tienen muchas personas a una mujer fallecida trágicamente y está enterrada en el cementerio de Oruro, a ella le atribuyen muchos milagros y por ello la llaman Santa.

Santa Inocencia, es el nombre que le dio el pueblo a una mujer de pollera que fue asesinada y que nunca la identificaron. Su tumba en el suelo, es visitada durante todo el año por personas que le piden algún milagro ante la creencia popular que al cumplir ciertas costumbres esta alma caritativa y bondadosa les concederá.

Este artículo fue motivado ante una actividad realizada por alumnos de la Facultad de Antropología y el investigador Ernesto Escalier Vargas, quienes días previos a la festividad de Todos los Santos y Difuntos, invitaban a las personas a visitar un lugar totalmente llamativo donde se observa una especie de casucha llena de flores y plaquetas además de personas alrededor cumpliendo algunas costumbres ancestrales.

Acullico pidiendo un favor a la santa sin nombre


Este fenómeno hace que los lunes y jueves, días dedicados a las almas en el sector Noreste del cementerio general en un lugar destinado para la sepultura de personas con escasos recursos económicos, se encuentre a muchas personas rezando, masticando coca (acullicando), presentando una mesa dulce (k’hoa) a la Pachamama, fumando cigarros, encendiendo velas y según cuentan muchos dan vueltas alrededor de la tumba de rodillas para pedir un milagro a Santa Inocencia.

¿QUIEN ES LA SANTA?

Pero ¿quién es la santa? según se conoce a través de recortes de periódico y la versión de personas que tuvieron la oportunidad de realizar un seguimiento a este caso de feminicidio, se trata de una mujer de pollera que habría llegado del área rural a la ciudad para trabajar como empleada doméstica en la casa de José Leaño Perales, quien después de haberla abusado, golpeado, torturado y asesinarla la dejó botada envuelta en una frazada dentro de una bolsa en la esquina de la calle Buenos Aires (ahora conocida como Rayka Backovic) y Junín.

Los vecinos al percatarse que la persona envuelta en la frazada que se encontraba sin vida denunciaron el hecho y se inició la investigación para identificarla y dar pistas a los investigadores de la Policía.

Según se pudo conocer el 13 de diciembre de 1977 el cuerpo desnudo y sin vida de la mujer de aproximadamente 18 a 20 años, fue hallado dentro de una bolsa de lona envuelta en una frazada y del cual salían sus pies, el hallazgo se produjo cerca de las 06:00 horas por lo que fue llevada a la morgue.

Las pesquisas policiales establecieron que la data de la muerte fue entre las dos a tres de la madrugada de ese día, después de haber sido castigada con latigazos tanto en el dorso como en las piernas, presentaba heridas con un arma punzocortante en su cara, manos y pies.

Según el informe del médico Augusto Gómez la muerte se debió a un traumatismo encéfalo craneal (TEC) por los golpes que recibió en su cabeza con un martillo, además de haberse establecido que eran 56 hematomas los que se pudo contar en todo el cuerpo.

Plaquetas que dejaron como testimonio de agradecimiento


Después de una semana, según la investigación realizada por efectivos policiales se estableció que la mujer era una trabajadora del hogar y que vivía en la casa de José Leaño, quien fue capturado el 20 de diciembre, día en el que mujeres comerciantes del mercado Campero realizaron una marcha de protesta pidiendo que fusilen al responsable de la muerte en la plaza 10 de Febrero.

Durante esos días las versiones de algunas personas daban cuenta que el asesino también habría vendido menores de edad que eran trasladas del campo y entregadas a parejas del extranjero. El detenido fue acusado de ser un psicópata y pervertido sexual según denuncias presentadas en su contra por algunas de sus víctimas.

Tras aceptar haber victimado a la cholita, José Leaño manifestó sin remordimiento alguno que el nombre de la mujer era Marcelina Francisca Gutiérrez y que el crimen fue resultado del estado de embriaguez en el que se encontraba.

Un mes después llegó a la casa de Leaño una mujer de pollera quien se identificó como Marcelina Francisca Gutiérrez llevando en brazos a un menor de cinco meses y que supuestamente era el hijo del criminal y quería que lo reconozca y lo mantenga. Por esa razón se descartó que la víctima de feminicidio tenga ese nombre y que hasta el día de hoy se desconoce la identidad de la mujer que llegó del campo buscando un futuro mejor.

El asesino confeso fue sentenciado a 30 años de cárcel tras un proceso judicial en el que amenazó y se burló de policías, jueces y fiscales a quienes les habría maldecido y en la década de los 90 se conoció de su muerte después de  una pelea con otros presos por su carácter perverso.

Preparación para presentar la mesa dulce


INOCENCIA FLORES

Ante la falta de identidad de la joven, según narraron algunas personas se cree que las comerciantes de flores que se encuentran en el exterior del cementerio fueron las que decidieron llamar al alma de la cholita Inocencia por haber perdido la vida inocente y su apellido Flores obedece a que su tumba siempre se encuentra llena de flores, es por esta razón que la “santa sin nombre” haya recibido este seudónimo de Inocencia Flores para dar testimonio de su sufrimiento y odisea que pasó en un domicilio al que llegó para trabajar sin saber que sería el lugar donde perdería su vida.

CUIDADORES

Ya pasaron 40 años del trágico asesinato de la cholita. Durante 33 años que tuvo dos cuidadores quienes permanentemente se encargaban de recoger las flores en los turriles que fueron destinados para botarlas y estar al pendiente de mantener la tumba en buen estado, estas dos personas eran los esposos Felisa Aliaga Lavadenz y Jorge Gutiérrez, quienes fueron las principales fuentes de información por muchos años sobre los milagros que le atribuyen.

El 17 de diciembre de 2010, se conoció que esos esposos fueron asesinados en su vivienda tras ser golpeados hasta perder la vida y coincidentemente terminaron sus días de una forma parecida a la de Inocencia.

Los dos cuerpos fueron enterrados junto a Inocencia Flores que les acogió en su lugar sagrado donde año que pasa va acrecentando la fe de la población y de personas que viven en el interior y exterior del país que, correspondidos por los favores de la santa sin nombre, dejan en su tumba por agradecimiento una plaqueta en la que se lee “vivirás por siempre en el corazón de tus devotos”, “gracias por los favores recibidos”.

Creyentes rezan frente a la tumba


Página vista 5129 veces


local_offerInociencia Flores








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia