Oruro, Bolivia. 23 de agosto de 2019
  • close

La Dirección de Patrimonio logra un consenso para que la Alcaldía y la Iglesia intervengan

Cayó uno de los siete contrafuertes de la Capilla Sixtina del Altiplano

Vista exterior de la capilla Sixtina del Vaticano y vista exterior de la Iglesia de Santiago de Curahura de Carangas, Oruro, denominada la Capilla Sixtina del Altiplano boliviano.

timerTiempo estimado de lectura: 9 minutos, 44 segundos

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 19 de mayo de 2019

La crecida de la hierba en el perímetro de la infraestructura de la Iglesia de Santiago de Curahuara de Carangas y la basura que se depositó provocó una gran humedad hasta doblegar el muro. La caída del contrafuerte expone el descuido y abandono en el que se encuentra el patrimonio arquitectónico de Oruro, el más importante del siglo XVI. La Dirección de Patrimonio Cultural para la conservación y restauración afirma que es necesario un Plan de Intervención Integral, pero la entidad no cuenta con recursos y la Ley le transfiere la responsabilidad a la Iglesia que tampoco tiene recursos. La alcaldía pide ayuda al Estado y en ese ping-pong se está perdiendo esta pieza de la historia.



Ha caído uno de los siete contrafuertes (muros) de la La joya del Renacimiento Europeo que en Bolivia se plasmó en la construcción de la Iglesia de Santiago de Curahura de Carangas donde sus murales y frescos alcanzaron un valor incalculable.  El descuido provocado por el crecimiento de la hierba y la humedad ha afectado al patrimonio arquitectónico que por Ley 503,  obliga a la Iglesia Católica a realizar la conservación, pero, la presencia en la Iglesia en la región es casi nula  y la alcaldía pidió ayuda a la Dirección de Patrimonio  que tampoco cuenta con recursos.

La caída del contrafuerte se produjo en septiembre del 2018, sin embargo, en diciembre, la Dirección de Patrimonio Cultural dependiente del Ministerio de Culturas envío algunos especialistas para evaluar la situación donde confirmó que: “uno de los siete contrafuertes mixtos –construidos en piedra y adobe-  se desplomó, sin comprometer la estructura total de la obra”.

La directora general de Patrimonio Cultural, Leonor Cueva, en declaraciones a la prensa comentó que tras una evaluación realizada por su personal se evidencio  la caída del contrafuerte con una data no muy antigua debido a la crecida de hierba que provocó humedad,  las lluvias y la basura,  pero esto no comprometió la estructura de la obra.

"Se ha evidenciado que no se efectuaron tareas de mantenimiento o prevención, como ser el deshierbe y limpieza canaletas de parte de los custodios, entre ellos la iglesia, la alcaldía", dijo la directora general de Patrimonio Cultural, Leonor Cuevas, en escuetas declaraciones donde alertó sobre la necesidad de realizar un plan de intervención especializada.

En la  Iglesia de Santiago de  Curahura de Carangas se emplazaron siete contrafuertes,  estribos o soportes exteriores característicos del arte románico y gótico, que se proyectan desde la pared hacia el piso y sirve para resistir el empuje lateral de la bóveda y la cubierta de la iglesia. Estos muros fueron edificados con piedra, barro y cal  una técnica ancestral propia de la región y que su data es del siglo presente y no forma parte de la estructura original de la construcción. En su historia se registra que los siete contrafuertes fueron emplazados por los comunarios como parte de la preservación y para evitar la caída de los muros laterales del templo y sin supervisión patrimonial.

Leonor Cueva, quien es directora general de Patrimonio Cultural desde el año 2017, consideró urgente realizar un plan de intervención especializado que contemple el manejo de la iglesia, la restauración de la pintura mural, replanteo del sistema de iluminación, cambio del sistema de seguridad, talleres de capacitación para el manejo y gestión del patrimonio.

Vista de los siete contrafuertes y el contrafuerte caído en septiembre de 2018


Otro de los factores que incidió en el deterioro obedece a que el templo esta la mayor parte del año cerrado porque no abre sus puertas a turistas nacionales y extranjeros porque no tiene  personal, por lo que la dirección de patrimonio aconsejo la  habilitación frecuente de las casetas de turismo.

Habló sobre la necesidad de articular el trabajo con instituciones como la Iglesia Católica, la Alcaldía y los comunarios de Curahura de Carangas, esto tomando en cuenta que la institución que preside no cuenta con recursos y según la Ley 503 del Patrimonio Cultural Boliviano delega esta responsabilidad a la Iglesia Católica.

La Ley 530 de Patrimonio Cultural Boliviano aprobada el 23 de mayo de 2014, en el artículo 16 inciso I  dice:  "Las iglesias y congregaciones religiosas se constituyen en custodios del Patrimonio Cultural Mueble e Inmueble que forman parte de la tradición religiosa del pueblo boliviano, estando obligadas a su registro, protección, conservación y difusión con arreglo a lo dispuesto en la presente Ley" y el inciso II agrega que: “El estado genera condiciones necesarias para la gestión de estos bienes culturales apoyando en su registro, seguridad, conservación, protección, investigación, restauración, difusión y capacitación de recursos humanos”.

Mientras que el artículo 15, inciso III sostiene que, "Los custodios de las colecciones de Patrimonio Cultural Material Mueble, tienen la obligación de generar las condiciones necesarias para la conservación, protección y mantenimiento de los bienes culturales en custodia".

En este contexto la Iglesia, el alcalde municipal de Curahura de Carangas y la dirección general de Patrimonio Cultural, lograron un acuerdo para que se inicie los trabajos de restauración del contrafuerte, el deshierbe del perímetro del templo, para evitar que la retención de humedad afecte los murales internos, aunque no se tiene aún un monto para esta intervención.

La iglesia patrimonial casi al llegar al centenario de su construcción sufrió los primeros deterioros, 1889 "(...)  el templo estaba en completa ruina y en peligro de desplomarse con las lluvias de la estación. … Dos años antes, en 1887, “había caído el techo y matado a dos indias, en el momento de la celebración de la Eucaristía", dicen los informes que cursan en el arzobispado de La Paz.

A fines del siglo XIX, las comunidades y ayllus de Curahuara de Carangas, Aransaya y Urinsaya, dividieron el trabajo de mantenimiento hasta los años 80 a raíz de que se cayó el arco principal del templo, debido también a la lluvia, la sobrecarga y falta de impermeabilización afectando la estructura. Es en este periodo que los comunarios deciden construir los siete contrafuertes para evitar la caída de los muros laterales que habían sido deteriorados por la humedad y la lluvia.

El año 1984 se realizó la primera intervención de conservación con las pinturas murales y así sucesivamente hasta el año 2011, fecha desde que casi está en el olvido.


Iglesia de Santiago de Curahura de Carangas es la obra del renacimiento europeo en Bolivia

La Iglesia de Santiago de Curahura de Carangas conocida también como la “Capilla Sixtina del Altiplano boliviano”, es una de las obras arquitectónicas construida entre 1587 y 1608, del renacimiento europeo edificada en Bolivia.  La Iglesia de Curahura fue construida  75 años después que Miguel Ángel (1512) concluyera de pintar en el Vaticano  la obra más importante del Renacimiento Europeo, la Capilla Sixtina.

Se la llama Capilla Sixtina del Altiplano boliviano a la Iglesia de Santiago de Curahura de Carangas por su arquitectura que se asemeja a la Capilla Sixtina del Vaticano pues su diseño es rectangular, con techos angulares de dos alas y sus paredes interiores están completamente cubiertas de arte mural que reflejan pasajes del antiguo testamento; el diseño arquitectónico y la construcción  estuvo a cargo del cura Agustino y Gobernador Juan Ortiz Vitasol y la parte mural a cargo del cura Ignacio Martínez, ambos, vivieron el  renacimiento Europeo impactados además por lo que vieron en el Vaticano, decidieron replicar esta estructura en américa.  

La Capilla Sixtina del Vaticano fue construida en 40,9 metros de largo y 13 metros de ancho, que eran las dimensiones del Templo de Salomón del Antiguo Testamento medidas también que se replican en la Iglesia de Curahuara de Carangas y lo que se puede apreciar a través de las fotos y planos de ambas infraestructuras eclesiásticas.

Vista exterior de la capilla Sixtina del Vaticano y vista exterior de la Iglesia de Santiago de Curahura de Carangas Oruro

En la construcción participaron los caciques  Baltasar Cachagas y Gonzalo Lara quienes llegaron a la zona junto a los conquistadores españoles y empezaron la construcción de  la obra  en 1587 y la terminaron en 1608  y, como los curas utilizaron la iglesia para evangelizar a los nativos del lugar, muchos también trabajaron en la pintura mural pues en ellos se puede apreciar en la aplicación de tanto de la técnica del color que son mezclas naturales  propias de la región,   especialmente está  plasmado en la imagen del “Tata” Santiago patrono del Altiplano Boliviano.

La Iglesia de  Santiago de Curahura de Carangas al igual que la Capilla Sixtina del Vaticano en el exterior de su fachada  no lleva adornos arquitectónicos ni esculturas, como pasa en la construcción de muchas iglesias medievales y renacentistas que se erigieron sobre todo en Italia y en Bolivia en las ciudades de Potosí, La Paz y Sucre. Las dos –la capilla y la iglesia- están rodeadas de patios exteriores y a ninguna de ellas podía accederse directamente desde el exterior.

La semejanza del emplazamiento rectangular ante la Iglesia de  Santiago de Curahura de Carangas la Capilla Sixtina del Vaticano han repercutido también en los mismo problemas, pues el agrietamiento y el hundimiento por la humedad que absorbe el adobe y el barro ha hecho que el Vaticano ordene, como obras posteriores, que se emplacen grandes contrafuerte  sobre la paredes laterales.

La Iglesia de Santiago de Cuarahura de Carangas, nunca fue comparada con la Capilla Sixtina del Vaticano por su diseño arquitectónico y su construcción, sino   por su arte mural plasmado en sus paredes y la nave principal que se  denominaron pintura manierista realizada al temple.

El Papa Julio II cuando encargó entre 1508 y 1512 a Miguel Ángel pintar la bóveda a los doce apóstoles,  él no acepto y pidió carta blanca, pero los 12 apóstoles  están pintados junto con Cristo en el  presbiterio de la Iglesia de Santiago de Curahura de Carangas y  puede catalogarse como la pintura mural más antigua de todo el conjunto pues data del final de la construcción de la infraestructura 1608.

Interior de la Capilla Sixtina del Vaticano e interior de la Iglesia de Santiago de Curahura de Carangas, Oruro.

Ya a partir de 1700 a 1800 la pintura de Santiago de Curahuara de Carangas, ya no es renacentista sino barroco, y como en toda américa se vivía el proceso evangelizador la pintura adopta también un carácter mestizo en el color y la forma pues incorpora otros elementos de la naturaleza. Pero, la Iglesia de Santiago de Curahura de Carangas no es la única con estas características en América, hay otra en Cuzco, Perú y México.

Estas cualidades de la Iglesia de Curahura fueron valoradas en 1960, año en que se la declaró por Ley de 17 de noviembre “Monumento Nacional”  y donde puntualmente se indica que debe ser  restaurado por “por cuenta fiscal”. 


Página vista 233 veces








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia