Oruro, Bolivia. 15 de diciembre de 2018
  • close

La figura emblemática de Pedro Ignacio Muiba

Pedro Ignacio Muiba, el Héroe

account_box


date_range 12 de noviembre de 2017

En Latino América y particularmente en Bolivia, la historia de las revoluciones, siempre se las adjudican a criollos y mestizos que ostentan posición social, política y económica, muy poco se valora y se les otorga el crédito a los verdaderos caudillos que lucharon por la liberación. Este es el caso de Pedro Ignacio Muiba que hace su aparición en la historia de Mojos en 1786, denunciando al cura de San Pedro por los abusos y humillaciones a hombres y mujeres indígenas. Este valor por denunciar las injusticias  le costó 100 azotes a Pedro Ignacio Muiba (AGI, Archivo Histórico de Sucre, agradezco al Lic. Guillermo Nogales por proporcionarme este dato).

Después aparece Pedro Ignacio Muiba en 1789 a 1772 como traductor del Gobernador Lázaro de Rivera quien estableció unas Reformas administrativas en Mojos, obligando a los religiosos hacerse cargo de la evangelización de los indígenas y no así del manejo económico y financiero de las misiones. Reforma que muy poco aceptaron los curas y autoridades intermedias que lucraban con el trabajo forzado de los indígenas.

Los indígenas eran utilizados para realizar trabajos duros e inhumanos, mayormente los hombres eran “contratados” como remadores pero el pago lo recibían los curas, al respecto Moreno (1973) escribe lo siguiente:

“...se eximían de socorrer a los tripulantes ni con especies para su manutención. De vuelta a cuarenta pesos la canoa carguera con diez y seis remeros. ¡Sesenta días de remar ida y vuelta por cuarenta pesos! Pero entiéndase que son 40 pesos pagados a....el cura. El indio tenía que llevar su tapeque o comida; dejaba sus chacritas y a su mujer, y a sus hijos, etc...”

“Los curas seglares no estaban de acuerdo con estas reformas y a espaldas del Gobernador continuaban explotando a los indígenas. En esta etapa muchos indígenas optaron por retornar a la vida del bosque. Al respecto Chávez Suárez (1986) indica que “...en  San Nicolás, por el año 1770 el cura Juan Miguel Buitrón asombró por sus malas costumbres ocasionando la fuga de los indios, por cuyo motivo desapareció dicho pueblo...”

¿Por qué es importante este pasaje histórico?, Porque se debe tomar en cuenta que en la época colonial, las autoridades virreinales hablaban español y latín, Pedro Ignacio Muiba era trilingüe porque aparte de hablar  su lengua materna, el Mojeño Trinitario, hablaba también castellano y latín. Por estas cualidades es contratado como traductor del Gobernador Rivera. Esta faceta de Pedro Ignacio Muiba con unos 30 años aproximadamente, lo sitúa entre las figuras de líderes mojeños que luchaban por mejorar la vida de sus hermanos indígenas y quería establecer una sociedad de justicia, paz y libertad.

Su tercera y última aparición registrada en la historia de Mojos es en 1810, donde protagoniza y lidera el primer levantamiento indígena de liberación contra la administración española en nuestra región. Uno de los argumentos de su gesta se sustenta en la desobediencia civil, pues el Rey de España, ya no existía, había muerto en manos de los franceses y ahora serían libres ocupando sus tierras:

“¡El rey ha muerto, nosotros seremos libres por nuestro propio mandato. Las tierras son nuestras por mandato de nuestros antepasados a quienes los españoles les quitaron!” (Natusch, 1982 ).

Pedro Ignacio Muiba protagoniza un levantamiento masivo con el apoyo de las poblaciones de Loreto y Trinidad su tierra:

“ el 28 de octubre de 1810 los loretanos se negaron a tripular unas canoas que partían conduciendo la familia y equipaje del gobernador...sin embargo el gobernador y los curas se encargan de castigar a los desobedientes” (Moreno, 1973).

Pedro Ignacio Muiba logró la gobernación autónoma de Trinidad y Loreto, pero esto no duró más de dos meses pues el Gobernador Urquijo convenció a los canichanas a la cabeza del Cacique Juan Maraza y fue a sofocar a los pueblos “sacrílegos”. El caudillo mojeño Pedro Ignacio Muiba fue asesinado en las cercanías del río Mamoré y su cabeza expuesta en una picota en la plaza de San Pedro para que sirviera de escarmiento (Lijerón, 1998:66).

Sobre la muerte de Pedro Ignacio Muiba el Gobernador Pedro Pablo Urquijo envió el siguiente informe  a la Audiencia de Charcas el 9 de febrero de 1816:

“Todo, todo, ha dimanado de los perversos, endemoniados y sacrílegos consejos contra Dios, contra el Rey y Humanidad, de Pedro Ignacio Muiba, quien acostumbrado a varios alzamientos con sus parientes los trinitarios no se les castigó como merecían...pero el todo poderoso ha permitido que lo matasen y muerto lo presentasen a la Capital en la cual fue colgado... para escarmiento de todos y de los naturales de los otros pueblos de la Provincia”.

Por mucho tiempo la historia de Bolivia ocultó este episodio en que participaron los indígenas mojeños en las gestas libertarias. El escritor cruceño Gabriel René Moreno escribe parte de estos levantamientos en Mojos, pero no reconoce el protagonismo de Pedro Ignacio Muiba como lider libertario. Sin embargo el escritor beniano Antonio Carvalho Urey (1977) realza la personalidad del caudillo indígena mojeño, y personalmente inicia trámites para su reconocimiento y después de largas gestiones ante la H. Cámara de Diputados y Senadores, el año 2000 el Gobierno Nacional reconoce oficialmente a Pedro Ignacio Muiba como Héroe Nacional. El 2010, la Asamblea Legislativa del Beni, reconoce la gesta libertaria de Pedro Ignacio Muiba y desde entonces los benianos rendimos homenaje a la figura emblemática de Pedro Ignacio Muiba.


Página vista 1406 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia