Oruro, Bolivia. 22 de septiembre de 2019
  • close

Oruro no deja de vivir sobre la basura, una tarea que requiere educación

Cuatro rellenos sanitarios, dos botaderos controlados y 29 a cielo abierto no solucionan el problema

Foto un microbasurero.

timerTiempo estimado de lectura: 8 minutos, 49 segundos

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 12 de mayo de 2019

El Gobierno Municipal aprobó el Reglamento de Manejo de Residuos Sólidos del Municipio que establece una multa mínima de cuatro salarios mínimos nacionales (actual salario mínimo Bs2.122 en $us304) que alcanza a 8.488  y una máxima por infracción gravísima  de 20 salarios mínimos B.42.440, para quienes echen basura en las calles y los que fomenten microbotaderos.


En Oruro cada persona genera 0,50 kilogramos de basura y sólo el 57% de su población deposita la basura como corresponde.

El departamento de Oruro no deja de vivir sobre la basura, los cuatro rellenos sanitarios,  dos botaderos municipales controlados y los 29 botaderos a cielo abierto son insuficientes para recibir la basura que genera su población y, a esto se suma la falta de educación de sus habitantes que se acostumbraron a votar sus desechos en sitios baldíos lo que genera cientos de microbasurales con gran riesgo para la salud humana, dijeron autoridades municipales al  aprobar  el Reglamento de Manejo de Residuos Sólidos del Municipio.

El Gobierno Autónomo Municipal de la ciudad de Oruro aprobó su Reglamento de Manejo de Residuos Sólidos del Municipio que básicamente establece sanciones para quienes echen basura en las calles, avenidas, plazas o parques y para quiénes boten basura en terrenos donde se forman microbasureros.  Sin embargo, quienes manejan el tema consideran que las sanciones no son suficientes si no que se requiere un nuevo relleno sanitario y un proceso amplio de educación.

“En octubre de 2015 se aprobó la Ley 755 sobre la gestión integral de residuos  a nivel nacional. Esta norma ya prohíbe y sanciona el arrojo de basura en lugares públicos de manera indiscriminada, pero nos faltaba la reglamentación ha sido un trabajo largo pero ya lo hemos aprobado,”, sostuvo el alcalde orureño, Saúl Aguilar al  recomendar a comerciantes,  dueños de negocios, vendedora en los mercados y población en general  a no sacar basura a las  calles, sino depositarla adecuadamente en los recolectores de basura.

El primer problema ambiental de Oruro, es la basura.

El Reglamento de Manejo de  Residuos Sólidos del Municipio de Oruro establece una  multa mínima de cuatro salarios mínimos nacionales (actual salario mínimo Bs2.122 en $us304) que alcanza a 8.488  y una máxima por infracción gravísima  de 20 salarios mínimos B.42.440, estos especialmente para quienes hagan promontorios de basura que dan paso a los microbasurales.

Anunció una campaña agresiva de socialización de la norma con juntas vecinales, unidades educativas y todos los espacios utilizando  redes sociales y medios de comunicación dijo, al recordar que ahora las multas son fuertes y la gente debe empezar a colaborar.

El departamento de Oruro tiene una población de 551.116 habitantes de los cuales 302.643 viven en la capital, provincia Cercado y cada habitante genera 0,5 kilos de basura. El año 2019 se incrementó de 180 a 240 toneladas/día la cantidad de residuos sólidos y según las autoridades municipales, la  tendencia es  seguir aumentando. “Oruro tiene dos temporadas en el recojo de basura. De abril a octubre se recoge 180 toneladas por día, pero esto cambia a partir de noviembre, diciembre, enero y marzo que se incrementa hasta 240 toneladas día.

Según el Ministerio de Medio Ambiente y Agua que maneja el dato hasta el año 2015, Oruro  generó  el 4% del total de la  basura  en el promedio nacional y representa 68.844 tonelada/año (T/a), esta cantidad es  igual a la que produce el Beni,  el departamento que más genera es Santa Cruz con 556.841 T/a (31%), le sigue La Paz con 498.642 T/a ((27%), Cochabamba con 313.413 t/a  (17%), Potosí 105.739 T/a (6%) le siguen Chuquisaca y Tarija con un promedio de (5%) y Pando que genera el 1%.

 El alcalde Saúl Aguilar quien asumió funciones en diciembre de 2018, -después de reemplazar a la alcaldesa interina Hilaria Sejas, que de manera emergente asumió  la funciones de burgomaestre sustituyendo a Edgar Bazán, quien fue encarcelado en el penal de  San Pedro por la compra irregular de mochilas chinas-, elogió el pasado mes de mayo la aprobación del Reglamento de Manejo de  Residuos Sólidos del Municipio de Oruro y sostuvo que era el instrumento legal que estaban esperando para sancionar a quienes no utilicen los basureros y o depositen su basura en recipientes para que sean recogidos por el servicio municipal de basura.

El Tagarete se ha convertido en otro basurero.

Actualmente el departamento de Oruro cuenta con cuatro rellenos sanitarios, uno en la ciudad de Oruro que más que un relleno es un botadero controlado.  Huajara funciona hace 30 años, el relleno más grande está en el municipio de Huanuni, otros dos botaderos controlados por el municipio y 29 botadores municipales a cielo abierto. En los últimos años la gobernación apoyó a los municipios de El Choro, Caracollo, Huari y Toledo para que recojan y traten residuo sólidos en una celda con técnicas adecuadas y además puedan hacer el reciclaje de compost.

Del cien por ciento de producción de basura en Oruro, sólo el 57% de sus habitantes entrega sus residuos sólidos al servicio de recolección de basura.

RELLENO DE HUAJARA

El año 2015, el gerente de la Empresa Municipal de Aseo, advirtió que el botadero municipal de Huajara estaba al punto de colapsar pues su vida útil había terminado y no se tenía donde depositar la basura recolectada de la ciudad.

El botadero de Huajara, distante a ceca de dos kilómetros de Oruro, opera en 7,5 hectáreas y tiene una vida útil de 30 años y diariamente recibe 130 toneladas de basura de una población que sobrepasa los 250.000 personas, sostuvieron las autoridades municipales.

Pero, el año 2008 el botadero ya fue denunciado como un foco de infección para los vecinos que habitan el lugar y los vecinos solicitaron que el mismo sea cerrado, pues aves de rapiña y perros eran un serio peligro para la zona.

Sin embargo, el año 2015 este botadero municipal controlado volvió a salvar la salud de la ciudad de Oruro, pues la construcción el Relleno Sanitario de Cochiraya  se  suspendió y  Oruro se aprestaba a vivir una crisis ambiental pero, Huajara extendió cuatro años más su vida útil

 Actualmente el relleno sigue operando, sin embargo, ya comenzó un paulatino cierre. La parte que conecta con el aeropuerto Internacional empezó un trabajo de reciclado de residuos orgánicos e inorgánicos para realizar compost y de los plásticos material pet.

Con maquinaria pesada. se intenta recoger la basura en Oruro.

RELLENO SANITARIO DE COCHIRAYA

El Relleno Sanitario de Cochiraya  que tenía que ejecutarse  en el marco de la Cuenca del Poopó, proyecto que es manejado por la gobernación de Oruro nació muerto, pues la posibilidad que este muy cerca hacia  la ciudad hizo que este se deje sin ejecución.

El emplazar el relleno sanitario de Oruro a 3 kilómetros de la ciudad y cerca al casco del Minero afectaría los acuíferos de agua existentes y a los habitantes de las urbanizaciones Los Pinos, Aurora, Distrito 2 y del Distrito 5.

El dirigente de la zona además recordó que en el estudio urbano de crecimiento de la ciudad de Oruro, dice que Cochiraya está considerada como la zona de mayor crecimiento urbano.

LA SOLUCIÓN METROPOLIZACIÓN A TRAVÉS DE UNA EMPRESA PRIVADA

El problema de Oruro, es el mismo que enfrenta América Latina por eso el  Banco Mundial ha llamado a tomar "medidas urgentes" para frenar esta tendencia, que se genera a partir de la rápida urbanización, el crecimiento de la población y hábitos de consumo de alimentos chatarra o empacados.

El problema de América Latina, es que la basura es insuficiente para la industrialización, por otro lado, son inversiones muy altas no sólo por la tecnología, sino por el proceso de educación por el que se debe pasar. Además, en muchos casos la basura que producen los municipios o ciudades no son suficientes para industrializar o reciclar, por eso los expertos han empezado hablar de la metropolización o que los municipios pobres con población reducidas se unan a las grandes ciudades para trabajar el tema. Las autoridades de la Gobernación, municipales y algunas empresas privadas han comenzado a pensar en Oruro en metropolizar su basura junto con los 35 municipios de Oruro más algunos de Potosí. “Si vamos unidos firmaríamos  un acuerdo y tendríamos la capacidad para generar las 500 toneladas diarias de basura  que se necesitan para que el polígono de reciclaje de basura funcione”, sostiene , José Luis Rozas, por la empresa española E-Green Ingeniería Medioambiental, que ya ha propuesto y socializado el proyecto y retornó a su país para hacer algunos ajustes y poner algunas observaciones antes que se empiece a firmar acuerdos. 

El alcalde orureño, Saúl Aguilar.

Según Rozas, la instalación de un Polígono de Tratamiento Integral de Residuos Sólidos Urbanos con ocho plantas y una  capacidad para industrializar 500 toneladas de residuos sólidos urbanos al día, solucionaría el problema de la basura en Oruro.  

La condición que puso a la Gobernación de Oruro la empresa española es que el municipio ceda un terreno de 5 hectáreas por espacio de 30 años, que sería el tiempo en el que operaría el polígono en el municipio de Toledo.

Los españoles fueron claros al señalar que la gobernación ni el municipio realizarían ninguna operación y el proyecto se financiaría con la venta de material pet y compost.

La basura que produce Oruro  en un 60% orgánica y un 40% del resto. De todo lo que ingresa al polígono quedará como excedente entre un 10% a 15% de residuos que no sirven como materia prima, pero son aprovechables.   

Esta podría ser la solución para una ciudad que vive y convive con la basura,  pero necesita el visto bueno final de sus 55 acaldes incluido el de la ciudad de Oruro.


Página vista veces












ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia