Oruro, Bolivia. 22 de septiembre de 2019
  • close

De Carlos Espinoza a “Ofelia”, figura en la morenada del Carnaval de Oruro

En un domingo de Carnaval, “Liz Karina” y “Ofelia” junto a un grupo de morenos

timerTiempo estimado de lectura: 6 minutos, 58 segundos

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
email [email protected]
date_range 12 de mayo de 2019

Transcurría el año 1968 cuando a sus 24 años de edad Carlos Espinoza, decidió ser parte de Los  Negritos del Pagador,  pero vestido de mujer para así irrumpir en lo que por entonces se conocía como la Entrada de Carnaval de Oruro. Él personificando a “Ofelia”,  dos años más tarde, se convertiría en todo un personaje debido a que su paso era muy esperado como parte de la Morenada Central Oruro.

Una imponente figura luciendo polleras, enaguas de can-can, blusas entalladas  con prominentes mangas, medias de red, botas de tacón, peluca, una máscara característica de la china morena, encubrían al devoto de la Virgen del Socavón, que personificó a “Ofelia”, quien sin saberlo, con el paso de los años, catapultaría a las figuras femeninas de la danza de la morenada.

Ya todo un personaje protagonista del folklore en 1975


ANÉCDOTA

“Ofelia” recuerda que en su primera incursión en la danza de la morenada y luego de haber  avanzado como dos cuadras del inicio de la ruta del Carnaval, no tenía ni idea de los pasos que debía poner en escena, pero, escuchando la música decidió ensayar una coreografía que, paso a paso, se le hacía más cómoda y ahora es la base de la danza que caracteriza a las figuras.

“Al entusiasmo de la banda, mi sentimiento hacia la morenada y además debía lucir mi indumentaria, nacieron los pasos, que se hicieron llamativos dentro la fraternidad y para los expectantes”, recuerda.

“Ofelia” en el Carnaval de 1970


OFELIA

El nombre de “Ofelia” surgió de filas de Los Negritos del Pagador y con el tiempo era el único con el que se identificaba a Carlos Espinoza, cuando hacía demostración de sus contorneantes y elegantes pasos, quizá como la principal y coqueta “china morena” de la Central, por entonces conocida solo como Morenada Central   de Oruro  que años más tarde se dividió en dos: la Morenada Central Oruro fundada por la Comunidad Cocanis y la Fraternidad Morenada Central Oruro.

El periodista Juan Laura Andrade recordó que al paso de “Ofelia”, el público coreaba su nombre. “Todos lo conocían como Ofelia, él ha sido impulsor para destacar la figura en la morenada Todo el mundo le aplaudía y a coro muchos de los espectadores decían Ofelia, Ofelia. Lucía un vestuario elegante y se justificaba, pues era confeccionista de ropa de primera categoría para damas”, afirmó.

En el Carnaval de 1973


Entre tanto que el periodista, José Luis Zabalaga Mendoza,  indicó que  en los carnavales de los años 70, resaltaba la figura de “Ofelia” y  llamó la atención por muchos años. “Hizo sensación, podíamos decir que era una mujer bella. Fue un puntal para la figura de la morenada, contribuyó sin duda a enaltecer el Carnaval de Oruro”, comentó.

DESDE NIÑO

Consultado sobre la motivación para personificar a una mujer en la danza de la morenada, Espinoza aseguró: “En realidad la vivencia mía ha sido netamente un espíritu femenino, para poder yo vestir la ropa femenina. Siempre desde muy pequeño he tenido esa tendencia de estar dentro el ámbito femenino”.

Tras su incursión en filas de la morenada motivó a travestis a seguir su ejemplo y  entusiasmo por el folklore, no solo en Oruro, sino también en festividades de La Paz.

Visibilizada la imagen de la figura en  las morenadas, “Ofelia” invitó a señoritas e incluso reinas de belleza a imitar su danza.

“En el ámbito de los conjuntos folklóricos, tenían espacios femeninos muy reducidos, pero luego ya eran más, nacieron las china morenas, ñaupas, y las cholitas”, detalló.

Además de bailar, a invitación de Ricardo Escobar, fue parte del directorio de dicho conjunto y se encargó de enseñar la coreografía a las nuevas integrantes.

Carlos Espinoza también se encargó de enseñar algunos pasos de la morenada a las cholitas

MODA

El  primer traje con el que bailó “Ofelia”, fue color mostaza; siendo  él diseñador y  propietario de un atelier de moda, trabajó un sencillo pero llamativo modelo. Lo recuerdo con mucha claridad, mi traje era sencillo. Ya después  trabajé los bordados, para señoritas de otros conjuntos, incluyendo ropa de ensayo, afirmó.

La moda influía  en sus creaciones y combinación de colores, de manera que Carlos Espinoza combinaba lo europeo y lo folklórico. Para el bordado de los trajes importaba pedrería e hilos de fantasía. Fue el primero en incluir las plumas en los sombreros de las figuras.

Para el diseño de las botas, dijo, se inspiró  en el twist;  subió el largo de la caña y las plataformas las asumió de la moda europea. Bajo influencia de las minifaldas también acortó las polleras 10 centímetros por encima de las rodillas.

Ahora él vive en Oruro, luego de 20 años que radicó en Cochabamba, tiene un stand de venta de ropa para niños, en el mall de la Ex Terminal de Buses.

Cuando “Ofelia” era parte de Los Negritos del Pagador


REVOLUCIÒN

Según David Aruquipa, investigador y autor de libros sobre diversidad sexual, que recuperó testimonios de Carlos Espinoza; la presencia de “Ofelia”, en el Carnaval de Oruro significó la revolución que reflejaba una nueva estética inspirada en la presencia de las vedettes en los años 60 a 70.

“Esta nueva estética, se manifiesta como innovación provocativa de la época y con elementos de sensualidad que revoluciona la sexualidad, para entonces reprimidos. Este personaje es altamente erotizado, provocando admiración y seducción a los espectadores”, escribió Aruquipa.

Destaca la aceptación y el apoyo que nacía de los espectadores y los propios integrantes de los conjuntos folklóricos de los que fue parte “Ofelia”.

Su paso era esperado en la ruta del Carnaval y a la vez la gente lo buscaba para tomarse fotografías

Sin embargo, varios años antes, las chinas morenas, personificadas por varones lucían largas polleras, voluptuosas blusas, botas de caña corta y algo de taco y tenían el rostro cubierto por una careta, personaje que se podría decir, fue revolucionado por “Ofelia”, que estilizó la ropa y comenzaron a surgir las figuras.

Desde esa época a la fecha, el traje de las figuras poco cambió,  pero las botas con elevadas plataformas y tacones de hasta algo más de 15 centímetros se mantienen, y la presencia de la figura en las morenadas se masificó.

Esta masificación a la vez se feminizó  y de  ser una solitaria figura que lideraba un bloque de otro tipo de danzarines dentro la misma morenada, pasaron a ser filas de hasta ocho a diez integrantes, ahora compuestas por mujeres, que ya  no cubren su rostro con una máscara al extremo de ser una personificación preferida hasta por reinas de belleza.

Lucir ya el rostro descubierto, según narró Espinoza al investigador Aruquipa, era un gusto de los domingos de Carnaval, pues los sábados de peregrinación Ofelia bailaba con máscara y solo a los pies del altar de la Virgen del Socavón se la quitaba. Años más tarde al ver que travestis que participaban de la festividad lo hacían ya sin careta, el desafío era lograr un fino maquillaje de fantasía.

También asistió a las presentaciones folklóricas en el estadio “Jesús Bermùdez”


Dentro la investigación de Aruquipa, se describe como dato de anécdota que Peter Alaiza, conocido como “Barbarella”, en una festividad de Gran Poder, se animó a acercarse al presidente de entonces, Hugo Banzer Suárez para darle un beso.

El atrevimiento de “Barbarella” provocó la prohibición de la presencia homosexual en  estas fiestas, incluyendo el Carnaval de Oruro, pero el ingenio pudo más y las figuras de entonces se daban modos para reingresar a sus filas y seguir siendo protagonistas esperadas y aplaudidas.


Página vista veces












ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia