Oruro, 23 de abril de 2018
  • close

EDITORIAL

Primer Convite afirmación de fe

account_box


DIRECTOR | EL FULGOR.com
email [email protected]
date_range 05 de noviembre de 2017

Miles de danzarines participarán hoy del Primer Convite, rumbo a la Entrada Devocional del sábado 10 de febrero, reafirmando su devoción y fe en la sagrada imagen de la Virgen del Socavón en cuyo honor se comprometen a continuar bailando y los nuevos danzar tres años seguidos.

Se trata del primer acto de preparación del Carnaval de Oruro declarado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), como Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.

Cada año, el primer domingo del mes de noviembre, reúne a por lo menos 30.000 bailarines que recorrerán tres kilómetros bailando hasta llegar al Santuario de la “Mamita del Socavón” para postrarse ante sus pies y pedir su bendición. Es el inicio de las actividades del Carnaval.

Quienes bailan en el Carnaval de Oruro, lo hacen por devoción, es el único carnaval del mundo que tiene como motivo principal la devoción a la Virgen de la Candelaria, llamada en Oruro como Virgen del Socavón, por su aparición milagrosa pintada en un mural de adobe, en un socavón.

El hecho se produjo, según varias versiones, en el año de 1789, cuando el sábado de carnaval de ese año, un bandido llamado Anselmo Belarmino, conocido como el Chiru Chiru o el Nina Nina, aterrorizaba la villa asaltando a los ricos.

Estaba enamorado de Lorenza Chuquiamo, a quien raptó para huir pero en la calle, la pareja se encontró con el padre de Lorenza, que se oponía a la relación sentimental.

Se produjo una pelea y tras breve forcejeo, el Nina Nina, cayó herido de muerte. Padre e hija huyeron del lugar donde apareció una bella mujer que socorrió al bandido y lo llevó a un centro médico para luego, desaparecer misteriosamente.

Allí, recibió atención y se confesó ante el cura Carlos Borromeo Mantilla a quien le reveló que era el temible bandido y que era devoto de la Virgen de la Candelaria. Muerto el Nina Nina, acudieron a un socavón junto al cerro Pie de Gallo que había convertido en su morada.

En ese socavón encontraron la imagen de la Virgen de la Candelaria que, desde entonces pasó a llamarse la Virgen del Socavón.

En el siguiente carnaval apareció una tropa de diablos que comenzó a bailar en su honor y se convirtieron en devotos de la sagrada imagen a quien se le atribuyen milagros entre quienes creen firmemente en la madre del hijo de Dios.

Cuenta la leyenda que unos animales monstruosos aterrorizaban a los Urus, antiguos habitantes de estas tierras, era un colosal lagarto, un inmenso sapo, una gran culebra y millones de hormigas.

Apareció una Ñusta, que se dice era la Pachamama o Madre Tierra que con su poder petrificó al lagarto, al sapo y a la víbora y convirtió en arena a las hormigas, son desde entonces deidades que son veneradas en las serranías sagrada que circundan Oruro. La Ñusta según la fe cristiana no era otra que la Virgen de la Candelaria.

Hoy el Carnaval de Oruro, es uno de los mejores del mundo, cada año atrae a miles de turistas nacionales y extranjeros que acuden a la Capital del Folklore de Bolivia para observar y quedar maravillados por la majestuosidad de esta Obra Maestra de la Humanidad.

De la entrada devocional, participan 54 conjuntos en las 18 especialidades de danza entre las que destaca la diablada, como ícono del carnaval, así como las morenadas, tinkus, caporales, incas y otras que deleitan con su singular coreografía y vestimenta.

La recompensa es llegar bailando hasta el Santuario de la Virgen del Socavón, luego de recorrer tres kilómetros, postrarse ante su sagrada imagen y así cumplir con la promesa de bailar en su honor y devoción.


Página vista 168 veces


local_offerOruro














ElFulgor.com © 2016-2017 Oruro, Bolivia