Oruro, Bolivia. 20 de abril de 2019
  • close

Son de izquierda y le tomaron la palabra al presidente Evo Morales

Diputados Chilenos llaman al diálogo con Bolivia porque no hay obligaciones jurídicas pendientes

El diputado chileno Gonzalo Winter del Movimiento Autonomista, uno de los seis impulsores de la resolución.

timerTiempo estimado de lectura: 11 minutos, 45 segundos

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 14 de abril de 2019

Seis diputados de Chile presentan y logran aprobar una resolución camaral instando a  comenzar un proceso de diálogo político con Bolivia ya que ahora, Chile,  no tiene obligaciones jurídicas pendientes con el vecino país.. El ministro Héctor Arce saludó la posición, pero dijo que el diálogo tiene que ser en el marco del fallo de la CIJ, con mar y Betty Yañiquez dice que es positivo hablar. El diputado opositor Gonzalo Barrientos previene que: “hay que tomar con cautela la resolución de la Cámara de Diputados de Chile sobre el llamado de diálogo porque no menciona la demanda marítima”.

Nueve asambleísta de la corriente humanista y de izquierda  lograron el pasado  8 de abril en  la Cámara de Diputado de Chile que se apruebe la Resolución que dice que es”  “necesario comenzar un proceso que permita restablecer el diálogo político ahora que el país (Chile) no tiene obligaciones jurídicas pendientes con el vecino país (Bolivia)”, la resolución toma la palabra al presidente Evo Morales que el pasado 23 de Marzo, día que recuerda la pérdida del Litoral Boliviano (1879) llamó a Chile a cumplir la Resolución de la Corte Internacional de la Haya que según dijo : “exhorta  al diálogo entre las partes para una solución definitiva de la situación de enclaustramiento”.

A diferencia del llamado del presidente Evo Morales los nueve  diputados  chilenos que lograron la aprobación de la Resolución dan por cerrado el tema marítimo al afirmar que después del fallo de la Corte Internacional de la Haya la República de Chile "no tiene obligación de negociar” con Bolivia, por lo tanto el diálogo político debe abordar temas que hacen al desarrollo de ambos países y el restablecimiento de relaciones con la apertura de las embajadas en Santiago de Chile y La Paz.

Los medios de comunicación en Bolivia y Chile titularon casi al unísono señalando que la “Cámara de Diputados: chilenos solicitan a Piñera el restablecimiento de relaciones con Bolivia” “Diputados chilenos abogan por diálogo con Bolivia”, no se hizo referencia a que ellos asumieron como definitivo el fallo de la Haya sobre el tema marítimo y que en el diálogo no incluye el tema marítimo.

Según la página web oficial de la Cámara de Diputados de Chile la Resolución  No. 364 se aprobó por  65 votos   a favor de los 155 miembros que integran la Cámara de Diputados que representan a 28 distritos electorales,  24 votaron en contra, 31 abstenciones y  35 no asistieron. En total 90 estuvieron en sala y 35 diputados pertenecientes a la bancada de Piñera no asistieron, pese a que el proyecto de resolución estaba en agenda dos semanas antes.

Según el Reglamento Interno de sesiones de la Cámara de Diputados en Chile, la presentación y aprobación de un proyecto de resolución  debe ser tramitada por uno o diez diputados de manera escrita y expresa  y, que su rechazo o aprobación no tienen carácter vinculante.

El ministro de Justicia, Héctor Arce Zaconeta, quien en su cuenta Twitter la decisión de los diputados pero en el marco del fallo de a CIJ.


El proyecto de resolución fue puesta en  Sala por los diputados Gonzalo Winter, Diego Ibáñez (Movimiento Autonomista), Pamela Jiles, Tomás Hirsch, Florcita Alarcón (Partido Humanista), Gabriel Ascencio (Democracia Cristiana), Jaime Naranjo (Partido Socialista), Carolina Marzán, Tucapel Jiménez (Partido por la Democracia) y  Carmen Hertz (Partido Comunista).

El documento en sus partes  considerativas más importantes dice: “no es posible avanzar en la solución de los problemas políticos con esta nación (Bolivia) si no se restablece el diálogo político internacional, de modo de dar inicio a un nuevo periodo bilateral…  ahora que el país (Chile) no tiene obligaciones jurídicas pendientes con el vecino país (Bolivia)…”

“Por esto, se solicita al Presidente de la República, Sebastián Piñera, iniciar un diálogo que tenga como objetivo el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con el Estado Plurinacional de Bolivia, comenzando dicho proceso con el restablecimiento de nuestra embajada en dicho país”.

En Bolivia el primero en pronunciarse sobre la resolución de la Cámara de Diputados de Chile fue el ministro de Justicia de Bolivia, Héctor Arce Zaconeta, quien en su cuenta Twitter puso: “Saludamos la posición de los legisladores de Chile para establecer diálogo con Bolivia está decisión no sólo es saludable para ambas naciones y la región, sino importan también el cumplimiento de la sentencia dictada por la CIJ (Cote Internacional de Justicia” de 1  de oct de 2018".

Un día después de  la noticia la exJuez de La Paz, hoy diputada y jefe de Bancada del MAS en la Cámara de Diputados, Betty Yañiquez, dijo que la aprobación de la resolución “es una buena señal que se ciñe incluso a la resolución de la CIJ . Creo que es el mejor camino en este siglo XXI y siempre será el diálogo. Estamos en tiempos de integración de los pueblos y la mejor manera de poder resolver cualquier divergencia es conversando”, sostuvo.

Por su parte el opositor Gonzalo Barrientos declaró: “hay que tomar con cautela la resolución de la Cámara de Diputados de Chile sobre el llamado de diálogo porque no menciona la demanda marítima”.

La exJuez de La Paz, hoy diputada y jefe de Bancada del MAS en la Cámara de Diputados, Betty Yañiquez.


PRESIDENTE EVO LLAMA AL DIÁLOGO CON MAR

El sábado 23 de marzo de 2019,  al recordarse 140 años de la pérdida del Litoral Boliviano después de la invasión de Chile, el presidente Evo Morales llamó nuevamente a Chile a un "diálogo bilateral" para hallar una solución de una salida soberana al mar, en el marco del fallo de la Corte de La Haya de octubre de 2018.

El presidente Evo Morales llamó "etapa post-Haya" a la que se enfrenta después del fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), del  1ro. de octubre de 2018. Bolivia demandó a Chile “para que lo obliguen jurídicamente a sentarse a negociar sobre el tema marítimo con Bolivia”, esto basado en la “tesis de las expectativas” del abogado español Antonio Brotons, quien consideró que las promesas que hizo Chile desde 1904  de dar una salida soberana al mar sentaban Estado y debía tener efecto jurídico para el Estado chileno. La tesis experimental de Brotons con Bolivia no resultado y la CIJ en la Haya estableció que: “Chile no tiene obligación jurídica  de negociar con Bolivia”.

Sin embargo el mismo equipo jurídico que encabezaron los abogados Ramiro Brotons y el expresidente boliviano Eduardo Rodríguez Veltzé, sostienen que en el marco de los considerandos del fallo de la  CIJ en la Haya, Chile si tiene obligación moral, política y de conveniencia diplomática para  negociar y que el Tratado de 1904 no resolvió el tema del enclaustramiento.

Este discurso ha sido asumido por el mandatario Boliviano Evo Morales y ha calificado lo que viene hacia adelante en el tema como la "etapa post-Haya"  sostenida en tres acciones: la   primera   "buscar el diálogo bilateral con Chile, la segunda proseguir con los intercambios a fin de encontrar una fórmula de solución a este asunto pendiente de interés mutuo y el tercero:  Bolivia alentará acuerdos bilaterales y regionales para mejorar las condiciones de tránsito y acceso desde y hacia los mares", sostuvo.   

Además, dijo  "estamos avanzando, con resultados concretos, para disminuir los altos costos de acceso al mar y trabas de comercio en los puertos chilenos para de esta forma mejorar nuestra competitividad comercial".

Resaltó que la CIJ le dio otros argumentos para mantener su reclamo, como el reconocimiento de que Bolivia nació con costa marítima en 1825 y que el Tratado de Paz y Límites de 1904 no resolvió el tema del enclaustramiento, sostuvo al lamentar que el gobierno de Chile pretende desconocer (esa) parte del fallo" de la CIJ, lamentó.

El presidente Evo Morales, el excanciller Fernando Huanacuni y Eduardo Rodríguez Veltzé en la CIJ-Haya


1904, NO ESTÁ CERRADO

Después que Chile se declaró ganador de lo que llamó y se conoce como la Guerra del Pacífico iniciada en 1879, las hostilidades chilenas en si concluyeron el 4 de abril de 1884 con el Tratado de Tegua Indefinido de Valparaíso, cuando Bolivia aceptó la cesión del litoral.

Finalmente se negoció el Tratado de 1904. José Manuel Pando y Félix Avelino Aramayo, el exbarón del Estaño, eran parte de la comisión negociadora, ellos  -comerciantes de origen “ judío-” tenían un posición clara “eran enemigos de la adquisición de Tacna y Arica” y su lema de negociación fue “renunciemos al Puerto, pero recobremos nuestra soberanía aduanera”.

Esta visión se plasmó más adelante en el Tratado de 1904 que reconoce el dominio absoluto y a perpetuidad del Litoral Boliviano para Chile y para  Bolivia  conviene unir el puerto de Arica con El Alto-La Paz, con un ferrocarril financiado por Chile que 15 años después pasó  a Bolivia, además del pagó del 5% de la inversión en los ferrocarriles Uyuni-Potosí, Oruro-La Paz, Oruro-Cochabamba y Cochabamba-Santa Cruz.  Además, Chile reconoció a favor de Bolivia a perpetuidad “el más amplio y libre derecho de tránsito por su territorio y  puertos del pacífico” y continúa el tratado haciendo fe en lo que Pando y Aramayo habían marcado.

El 20 de octubre de 1904,  el Tratado de Paz y Amistad   fue firmado entre los presidente de Chile Emilio Bello Codecido y de Bolivia, Alberto Gutiérrez, donde queda reconocido el dominio absoluto y perpetuo de Chile sobre los territorios ocupados en virtud de artículo 2do. del Pacto de Tregua y Amistad del 4 de abril de 1884.

En virtud a estos tratados, a lo largo de la historia Chile, de manera tajante ha señalado que no hay nada que negociar con Bolivia y alegando el artículo primero del Tratado de 1904  obligó a Bolivia a “restablecer las relaciones diplomáticas y así definió que lo límites fronterizos que están entre la desembocadura del Río Loa y el Paralelo 23°.

En 1906, Bolivia, volvió a pedir puerto propio, poniendo en mesa el tema Arica-Tacna. La demanda de Bolivia se fortaleció con el Embajador de Bolivia ante la Liga de las Naciones, Ismael Montes, pero cuando estaba a punto de firmar un acuerdo de cesión de soberanía marítima (1921), el abogado Bautista Saavedra propinó un golpe de Estado, cambiando la política de Estado y decidió que Bolivia no quería un corredor, sino la devolución de todo el territorio perdido.

En 1928 Chile y Perú firmaron un acuerdo: Arica para Chile y Tacna se quedó con Perú, el acuerdo estableció que no se podrá  ceder territorios conquistados al Perú sin acuerdo de ambos, esto   impacto a Bolivia que le obliga a negociar con los dos países.

El diputado opositor Gonzalo Barrientos pide tomar con cautela la resolución


Después, se dieron otros esfuerzos diplomáticos importantes para que Chile ceda un corredor por el Norte de Arica. En 1957 Chile entregó a Bolivia en Arica dos terrenos en concesión y una franja de 50 kilómetros de largo para el tendido del oleoducto y 150 hectáreas para la transferencia de hidrocarburos, los mismos que hasta hoy se mantienen.

El 14 de abril de 1962 las relaciones diplomáticas entre los países se rompen, luego de que Bolivia acusara a Chile ante la Organización de Estados Americanos de desviar el caudal de las aguas internacionales del río Lauca. La OEA el 24 de mayo de 1962 aprobó la resolución que sugiere que el conflicto sea resuelto de manera pacífica y en el marco de los acuerdos internacionales entre ambas naciones.

Chile no aceptó la resolución  e insinuó que el tema sea resuelto ante la CIJ en la Haya. Chile consolidó el desvío de aguas del río Lauca cerrando  arbitrariamente el flujo de agua hacia Bolivia  y  secó las tierras aledañas a  Coipasa. En 1975,  se dio el “abrazo de Charaña”. Los dictadores  Augusto Pinochet  y Hugo Banzer  resumieron en esa frase su encuentro.

Después afrontamos cinco años de engaño de la presidenta Michelle Bachelet quien desde el 2006 al 2009 prometió  a Evo Morales trabajar una agenda de 13 puntos entre los cuales estaba el tema marítimo. Incluso alentadas por las promesas la Nueva Constitución Política del Estado aprobada el año 2008 estableció que "El Estado boliviano declara su derecho irrenunciable e imprescriptible sobre el territorio que le dé acceso al océano Pacífico y su espacio marítimo".

El año 2013, cansado de los engaños el Gobierno de Bolivia demandó a Chile ante la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya para pedir un fallo que obligue a ese país a negociar una salida soberana al mar, sobre la teoría de las expectativas pues Chile hizo varias promesas para  tratar la controversia bilateral, pero la CIJ dijo que  las promesas no tienen fuerza jurídica, ahora estamos en las Post Haya con la verdad en la historia y la pena en el corazón.


Página vista 96 veces








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia