Oruro, Bolivia. 20 de abril de 2019
  • close

La majestuosa Casa de la Moneda de Potosí

La majestuosa Casa de la Moneda de Potosí.

timerTiempo estimado de lectura: 7 minutos, 12 segundos

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city Uyuni, Bolivia
date_range 14 de abril de 2019

"Potosí cuenta con un edificio de piedra canteada, con dos altos techos de cedro y maderas de excelente calidad, muchas ventanas con relojería, vidrieras y varios balcones a la calle", describió en 1879 el cronista paraguayo Pedro Vicente Cañete, que a la sazón era asesor del Gobierno de Potosí.

Este inigualable tesoro de los potosinos inició sus obras en 1758 y concluidas el 31 de julio de 1773.

"El primer patio se destinó para habitaciones de los principales ministros, con una casa cada uno, dividiéndose las pertenencias en un solo corredor con atajos de madera que se distinguían con letreros del empleo a quienes correspondían, contaban además con su respectiva entrada y salida por diferentes escaleras.

Cañete y Domínguez en su voluminoso libro "Guía histórica, geográfica física, política, civil y legal del gobierno e intendencia de la provincia de Potosí, dedicó un extenso capitulo a la primera y segunda casas de amonedación de la Villa Imperial y sus descripciones son precisas y minuciosas.

La arquitectura de la Casa de Lima sirvió de modelo, sin distinguir las diferencias ambos climas, se fabricó un caserón tan fuerte, que pudo servir de castillo, pero al mismo tiempo incomodo por el desahogo o mala distribución de sus piezas que casi es inhabitable; al menos escasea el sol de tal manera que apenas se logra su calor en los corredores del norte, este y oeste por algunas estaciones del año y solo por dos horas o algo más en cada día.

La Casa de Moneda de Potosí desde el inicio de su construcción, su historia es apasionante convirtiéndose en la actualidad en un Museo Retrospectivo y un Archivo Histórico que lleva a los miles de visitantes e investigadores a retroceder en los siglos y evocar en silencio un largo período social, económico, político y cultural que emergió en el corazón de los Andes merced a la riqueza de la plata de una montaña extraordinariamente prodigiosa.

El Cerro Rico hasta ahora es el vigía del opulento centro urbano que nació al calor de la plata de sus entrañas y si Casa de Moneda podría decirse que es una caja de resonancia que no cesará de cantar las crónicas de tiempos idos y de evocar un tramo vertiginoso con luces y sombras, de la historia de la humanidad.

SU CONSTRUCCIÓN

En 1572, el quinto Virrey del Perú Don Francisco de Toledo, al visitar la Villa de Potosí ordena que se levante una Casa de Moneda dónde pudiera labrarse la inmensa cantidad de plata que se extraía del Cerro Rico, para el giro de las contrataciones y negocios del Reino, y para el pago de jornales y mantenimiento.

El edificio se lo ubicó en la Plaza de Armas de Potosí, Jerónimo de Leto potosino fue el encargado de la obra que la concluyó en 1775, por este proyecto se le pagó 8.231 pesos, un Tomín,13 gramos de plata corriente. La Ceca, contaba con tres hornazas para la fundición de metales y corte de monedas.

De esta construcción en lo que hoy constituyen el Municipio y la Corte Superior de Justicia queda de testimonio una torrecilla solitaria y esquiva a los ojos de los transeúntes, sin embrago de aquí se proveyeron monedas durante casi doscientos años.

Posteriormente, cuando los vientos del Cerro Rico se mezclaban con las suertes libertadoras del continente, la Corona dispone que se construya una Casa de Amonedación más grande y de mayor majestuosidad, pese a que la producción de plata confrontaba una visible disminución.

las autoridades locales no ocultaron su oposición a la orden de España, pero al fin y al cabo el cedulario real se cumplió luego de muchos años de contradicciones.

El responsable del monumental trabajo fue el arquitecto Salvador de Villa, profesional experimentado y prestigioso de la época, quién en un lugar húmedo llamado Plaza del Khatu comienza la nueva obra el 28 de noviembre de 1758, la misma que se prolonga hasta 1773 (15 años).

El terreno elegido tenía 7.446 metros cuadrados donde se construyó una fortaleza, convirtiéndose en el edificio civil más grande que construyeron los españoles en América Latina y el Caribe.

Las anchas paredes de la construcción son de piedra labrada, bolona y parte de ladrillo. El edificio es de dos plantas cubiertas de bóveda y artesonado, tiene cinco patios.

El primero es cuadrangular con arcos de piedra en la planta baja y corredores en la alta, destacándose una chimenea de respiración de fundación sobre las techumbres abovedadas del segundo cuerpo, centenares de ventanas enrejadas con fierro forjado, posee una sola puerta de ingreso con portada de estilo barroco de imponente arte.

La relación de los materiales empleados en tan grande fortaleza andina siempre llamara la atención, desde las tejas y ladrillos hasta el intrincado maderamen que fue traído por estrechos caminos de herradura desde el chaco tarijeño y chuquisaqueño.

Enormes cargamentos de madera de cedro, soto, arragan y algarrobillo, para las techumbres, se transportaron 820 alfajías,20 tirantes,120 soleras,1200 tablas ordinarias,40 tablones y 20 tearas de madera en trozo, material que fue utilizado en el gran proyecto.

sus ambientes sobrepasaban los 250, el costo total ascendió a 1.148.452 pesos de la época, a decir de expertos su valor actual es de aproximadamente   diez millones de dólares.

La Casa de Moneda cumplió sus específicas funciones entre los años 1773 a 1825 un tiempo de 52 años bajo el régimen administrativo español y se prolonga hasta 1868 en que el gobierno del presidente Mariano Melgarejo adquirió un complejo a vapor de alta tecnología.

La historia de acuñación de moneda se resume en una mención de la renombrada Ceca potosina, entre los utensilios se conservan los tres gigantescas máquinas de laminación de barras de metal de  plata traída en 1750 a la Villa Imperial desde orillas del Atlántico.

El mascarón y la fuente en el primer patio.


MUSEO Y ARCHIVO HISTÓRICO

La Casa de Moneda, aparte de su labor técnica para lo que fue construida, al pasar el tiempo ha servido para diferentes actividades de la vida pública y social.

Medio siglo de régimen colonial, quince años de la Guerra de la Independencia, convirtió a Potosí en el centro más codiciado de patriotas y realistas que tomaban y retomaban la ciudad por la riqueza de plata que se guardaba.

Al nacimiento de las República de Bolivia el 6 de agosto de 1825, los ambientes de la Casa de Moneda se constituyeron en oficinas administrativas, caballerizas y prisión de políticos opositores a los gobiernos de entonces.

Hasta 1953, la Casa de Moneda fue  el centro de acuñación, pero su muerte fue echada en los avatares de la historia fue cuando este patrimonio potosino tomó otro rumbo,

En 1930 a iniciativa del pintor potosino Cecilio Guzmán de Rojas y con el apoyo del presidente constitucional Dr. Hernando Siles la Casa de Moneda se convierte en un Museo Retrospectivo y Archivo Histórico, aprovechando la importante arquitectura de sus ambientes.

Ilustres ciudadanos potosinos con pasión y entusiasmo apoyaron tan noble proyecto, asimismo sucedió con autoridades nacionales y regionales, convirtiéndose en uno de los proyectos más ambiciosos del país.

La sociedad geográfica y de historia de Potosí fundada en 1912 cumplió una abnegada tarea sobresaliendo los nombres de dos importantes socios como Domingo Flores y Armando Alba cooperados por un núcleo de grandes colaboradores.

En la actualidad el patrimonio museológico alcanza a 7.500 piezas de las cuales se destacan 2.000 de numismática, un millar de su pinacoteca virreinal y contemporánea, mill de arqueología, 400 de mineralogía, teniendo un lugar preferente las máquinas de laminación de metal para el trabajo de amonedación..

El Archivo Histórico conserva documentos desde 1.555 que abarcan escrituras notariales hasta cajas reales, documentación de iglesias y conventos y de la Banca de Habilitaciones-.

Este valioso patrimonio de los potosinos actualmente se ha convertido en un lugar de peregrinaje turístico en el pusieron sus pies los libertadores Simón Bolivar y Antonio José  de Sucre, monarcas de renombre, estadistas de los cinco continentes.

La Casa de Moneda de Potosí, es una Atalaya que nos transporta al pasado, nos sumerge en el presente y nos hace mirar con reflexión el futuro.


Página vista 84 veces








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia