Oruro, Bolivia. 20 de abril de 2019
  • close

Medicamentos falsos una sentencia de muerte

timerTiempo estimado de lectura: 2 minutos, 19 segundos
EL FULGOR.com
REDACCIÓN
date_range 07 de abril de 2019

Efectivos de la Policía Boliviana, desarticularon a principios de esta semana, en la población fronteriza con el Perú de El Desaguadero, una peligrosa banda de delincuentes que falsificaban medicamentos y los comercializaban en todo Bolivia.

Ingerir estos medicamentos no sólo que complican la enfermedad que padece la persona, sino que, en muchos casos, significa una sentencia de muerte.

Un informe internacional advierte que la ingesta de medicamentos falsos, está matando, cada año, a unos 250.000 niños en todo el mundo, por lo que se pide a los gobiernos, acciones urgentes para mejorar los sistemas de control internacionales.

Los medicamentos falsos encontrados por la Policía eran elaborados con harina de yuca y bicarbonato de sodio.

Tres farmacéuticos se encargaban de empaquetar y presentar los medicamentos como antigripales, píldoras abortivas, digestivas, así como fármacos controlados para curar la meningitis, neumonía, la malaria, hepatitis y otras.

La intervención de la policía fue obstaculizada por pobladores de la localidad en un claro intento de protección de la ilícita actividad, pese a todo los efectivos policiales encontraron en unos sótanos cavados cual catacumbas, un lote de medicamentos falsos valuados en 350.000 dólares.

Estos delincuentes a quienes la justicia debiera aplicarles las máximas sanciones contaban con máquinas fechadoras y empaquetadoras de reconocidas empresas farmacéuticas para su comercialización.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), estima que, aproximadamente un 10 por ciento de medicamentos que circulan en los mercados mundiales son falsificados, la cifra es mayor en los países en desarrollo donde el porcentaje alcanza al 25 por ciento.

Como ejemplo, la OMS dice que hace algo más de una década 2.500 personas murieron en Nigeria luego de ser inmunizadas contra la meningitis con una vacuna adulterada. Otras 100 personas murieron en Haití, tras ingerir un jarabe para la tos que estaba fabricado con un refrigerante para automóviles denominado dietilenglicol.

En 2008, un total de 150 personas fueron ingresadas a un hospital de Singapur con diagnóstico de hipoglicemia grave de los que cuatro murieron y siete sufrieron grave daño cerebral, las personas habían ingerido medicamentos falsificados indicados para el tratamiento de la disfunción eréctil, pero en realidad contenían altas dosis de glibenclamida fármaco utilizado para el tratamiento de la diabetes.

Estas cifras hacen ver que el descubrimiento de esta red delincuencial en el Desaguadero tiene una importancia fundamental y urge conocer cuáles eran sus centros de distribución, quienes eran los potenciales compradores para acabar con este criminal delito.

Mejores controles y un seguimiento permanente a la delincuencia por parte de la policía pueden librar a los bolivianos de consumir estos medicamentos que pueden llevarnos a una muerte segura.



Página vista 113 veces








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia