Oruro, Bolivia. 02 de abril de 2020
  • close

Chile y Perú, las ensaladeras y fruteras de sud américa, siguen permitiendo el contrabando

Productores bolivianos de hortaliza, frutas y tubérculos piden frenar el contrabando

Los tomates en el municipio de Omereque en Cochabamba, abastecen todo el año a Santa Cruz, la Llajta y Chuquisaca.

timerTiempo estimado de lectura: 11 minutos, 35 segundos

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 24 de marzo de 2019

Los valles cruceños, cochabambinos y paceños productores de hortalizas, frutas y tubérculos están quedando sin mercado, el contrabando de Perú, Chile y la Argentina ha copado los mercados de los pequeños productores en estas ciudades troncales. La región Metropolitana de Chile apunta a convertirse al igual que el Perú, este año, en la ensaladera y frutera de Sud América, como es España para Europa o California para Estados Unidos, dicen los productores que abastecen a 18,6 millones de habitantes con hortalizas.

Camino por el mercado veo papa, plátano de freír y camote peruano, uvas, cerezas y granadas chilenas y mucha manzana Argentina, me da ganas de llorar, mientras mis abuelitos tienen las manos callosas y negras por tanto labrar la tierra, sembrar y cosechar papa, yuca,  pepino, brócoli, tomate y tantas hortalizas, que ya nadie quiere comprar”, dice decepciona Yeruti Irupé, una mujer guaraní que al igual que su madre y abuela, quieren llorar al contar que todo lo que están produciendo se está pudriendo o tienen que comer porque no hay mercado.

Los mayoristas que antes compraban ahora son los contrabandistas, ellos traen de Argentina, como la moneda ha bajado conviene traer de allá y del Perú traen hasta por la Amazonía”, sostiene al relatar que cuando ellas traen a vender directamente a las ciudades deben dejar a su familia y gastar en hospedaje y comida que es otro gasto y que el precio a veces no compensa.

“Ya no sabemos qué hacer. El año pasado –recuerda- el ministro de Defensa, Javier Zabaleta, anunció en La Paz la creación de una fuerza de tarea conjunta para combatir el contrabando de frutas, hortalizas y tubérculos, pero hasta ahora –dice- no hay nada.

“Ya los pequeños productores no podemos seguir garantizando seguridad alimentaria y endeudándonos para producir tomates, zanahorias, brócolis, cebollas y etc. no, no más hortalizas el contrabando nos está matando y nadie hace nada, prometen y prometen”, dice Adolfo León Rojas, secretario ejecutivo de la Federación Sindical Única de Trabajadores Campesinos Apiaiguaki Tumpa, con un rostro cansado, frases de decepción y frustración.

Un agricultor potosino muestra en la ciudad de El Alto, la calidad de la papa y la variedad de su producción orgánica.


Los productores de hortalizas y frutas de los valles cruceños, cochabambinos y paceños una vez más demandan al gobierno frenar el contrabando en la región troncal del país, porque se están quedando sin mercado y sin empleo. El presidente de la Brigada Parlamentaria de Santa Cruz, Edgar Montaño, anunció que pedirá un informe a la Aduana para que de los avances en esta lucha y anunció que solicitará al ministerio de Desarrollo Rural los avances en el apoyo a pequeños productores de hortalizas.

Mientras que el Encuentro de Productores de Hortalizas de Santa Cruz que concluyó este martes 20 de marzo de 2019, aprobó un voto resolutivo que da a  las autoridades de gobierno un plazo de 15 días para que atienda sus demandas entre ellas –la principal- frenar el contrabando de hortalizas, frutas y tubérculos.

En Bolivia, las fronteras de la Villazón y Bermejo con Argentina; Tambo Quemado y Pisiga con Chile y Desaguadero y Yunguyo por el Perú, son los seis pasos fronterizos que está matando la producción local y orgánica de hortalizas, frutas y tubéculos. Aunque, no se tiene una estimación de cuanto ingresa por contrabando en fruta y hortalizas al país, se sabe que estos al ingresar ilegalmente no tienen ningún control de inocuidad alimentaria, ponen en riesgo la salud, afecta la agricultura porque traen plagas y se convierten en una competencia desleal para el productor y los propios importadores legales de estos productos.

Según el Instituto de Comercio Exterior (IBCE) y el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) hasta el año 2016  -último dato oficial sobre esta producción- Bolivia  produce el 85% de sus tubérculos, frutas y hortalizas y se procede a la importación legal  de 15% en un total de 300 alimentos entre ellos manzana, papa, limón, kiwi, yuca, peras, tomate, entre otras. Por ejemplo, en el caso del tomate, debe importarse ya que la producción local en algunos periodos no es suficiente para abastecer el mercado interno, lo mismo que pasa con el limón.

PRODUCCIÓN DE HORTALIZAS Y TUBÉRCULOS


El tomate es uno de los productos más difíciles de cultivar, pues está siempre expuesto a las plagas y su precio fluctúa en función del mercado.  Pero en el municipio de Omereque, provincia Carrasco de Cochabamba el tomate no falta todo el año.

De aquí salen entre 40 a 50 camiones llenos de ricos tomates” dice en Omereque una productora al explicar que cada camión carga entre 400 a 450 cajas de 23 kilos de tomate y van a los mercados de Cochabamba, Chuquisaca y Santa Cruz, no llevamos a La Paz porque tiene valles interandinos como Río Abajo, Zongo y las poblaciones a las faldas del Illimani que tiene buena producción”, dicen los Agreda, una familia tradicional de Omereque que  orgullosos  lideran la producción de la hortaliza altamente demandada en el país. Omereque produce tres cuartas partes de la demanda de tomate en el país. “Allá los campos parece que tuvieran pompones rojos, hay harto tomate”, dice la niña María Agreda quien también participa con su familia en la producción de tomate.

Según el INE la producción del tomate en el año agrícola 2015-2016 fue de 61.531 toneladas y la importación del mismo alcanzó a 6.943 toneladas, es decir que se importa 11,28% de lo que se produce, por cada 100 toneladas de tomates producidos localmente se importan 11 toneladas.

Según el Instituto Nacional de Estadísticas el año agrícola 2015-2016, la producción de papa en Bolivia fue de 1.073.744 toneladas, y las importaciones llegaron a 51.841 toneladas. Sin embargo, los datos del INE difieren con el Observatorio Agroambiental dependiente del Misterio de Desarrollo Rural, que señala que la demanda el año 2015 en el país fue de un millón de tonelada y la importación legal llegó a 25.000 toneladas de papa. Bolivia es un semillero natural de papa pues dentro de su riqueza agrícola se tiene certificadas 1.508 variedades y de esta 33 están registradas y certificas para su  comercialización, el promedio per cápita de consumo es de 90 a 100 kilos/año.

El año 2016 la Asociación de Exportadores del Perú informó que a Bolivia venden el 48% de su producción de papa que representa 1,2 millones de dólares en ventas.  

Mientras que la producción de cebolla en el año agrícola 2015-2016 fue de 79.794 toneladas y su importación, de 11.787 toneladas, de hecho, se importa 14,77% de lo producido en el país, esto equivale a que, de cada 100 toneladas de cebolla, 15 toneladas son de importación.

PRODUCCIÓN DE FRUTAS


Bolivia también importa frutas sobre todo manzanas que se cree que van “tas con tas” con el contrabando. Según el INE el año 2017 Bolivia importó 21,4 millones de dólares en frutas frente a 13,6 millones de dólares que importó el año 2011. La importación de manzana suma $us15 millones mientras que de pera $us 1,3 millones, 52% proviene de Chile y 36% de Argentina.

Los valles cruceños producen manzana de muy alta calidad, sin embargo, la Asociación de Fruticultores, afirma que no tienen la tecnología para almacenar y darle durabilidad al producto. Una cámara de almacenaje para el sector vale $us200.000 costo que no pueden asumirlo por el bajo rendimiento del producto y que sólo puede ser adquirido por el Estado. Este problema se repite con la uva que produce Tarija y Samaipata, pues todo lo que se cosecha debe ser vendido o transformado en menos de un mes.

Según la tesis de la estudiante Teresa Yujra, de la UMSA, que escribe sobre los efectos en la economía de la importación de manzana afirma que Bolivia tiene 692 hectáreas de plantaciones de manzana orgánicas repartidas en cinco departamentos Santa Cruz, Chuquisaca, Tarija, Potosí y Cochabamba que carece de mercado, contradictoriamente a una demanda que anualmente crece desangrado al país con la salida de divisas con un producto que con apoyo puede abastecerse localmente y con producción orgánica y no transgénica como ocurre actualmente.

Segú el INE el 2015, la importación total de frutas alcanzó a  53.062 toneladas, sin embargo, la producción en el año agrícola 2015-2016 con 1.449.453 toneladas, se importa 3,66% de lo que se produce, vale decir que por cada 100 toneladas de frutas producidas se importan cuatro toneladas, pero en el caso de la manzana y pera, casi se está bordeando el 80% en la importación.

Lo nuevo es que desde el año 2010 Bolivia ha incrementado la importación de variedad de 3 a 16 productos entre ellos están chirimoyas, palta, kiwi, cocos, ciruelas, duraznos, uvas, manzanas, almendras, peras, limones, cerezas, mangos, pistachos, guindas y arándanos.

CHILE ASPIRA A SER EL PROVEEDOR DE HORTALIZAS DE SUD AMÉRICA

Para los chilenos que viven en la región metropolitana el tamaño no importa, si de producir frutas y hortalizas se trata, pues la Región de Ñuble sobre el río Maipo, es la más pequeña del país en términos de superficie. Con poco más de 15 mil kilómetros cuadrados concentra casi más del 40% de población del país, pero solo el 2,1% del territorio nacional.

Sin embargo, eso es suficiente para que esta región produzca y abastezca tercio de todas las hortalizas y del 18% de la producción frutícola a una población de 18,6 millones de habitantes. Específicamente, se cultiva el 80% de las espinacas, el 60% del brócoli y el 50% de las cebollas.

Ahora los productores de hortalizas dicen que Chile pueden está a punto de convertirse en el  salad bowl (ensaladera) de Sudamérica, así como España lo es para Europa y California para Estados Unidos. Y los fruteros están cambiando cultivos por productos con mayor productividad, pasando de la uva de mesa a los nogales.

Cristián Muñoz, presidente de Hortach, dice: "somos un país bendito, tenemos un clima excepcional, recursos hídricos excepcionales con una tremenda cordillera que nutre de agua de norte a sur al país, aunque la desperdiciamos. Tenemos un potencial tremendo para crecer, nuestros agricultores son de clase mundial. España es el salad bowl de Europa y Chile, con todo el potencial climático que tiene, es un mercado de oportunidades, estacional. Tiene un clima igual al de California, tal vez con más recursos hídricos, y California es el salad bowl (ensaladera) de Estados Unidos, entonces   Chile v camino a ser el salad bowl (ensaladera) de Sudamérica para llegar a Brasil, Argentina, Colombia, Ecuador y Perú con algunas especies", afirmó.

Explicó que países como Perú, pese a que no tienen el clima de Chile, avanzan a pasos agigantados y les ganan en muchos cultivos hortícolas que no hemos desarrollado porque nos faltan las herramientas.

Los horticultores después de su Encuentro de Productores de Hortalizas en  Santa Cruz mostrando s voto resolutivo a los medios de comunicación para que se frene el contrabando.


Hoy en día, la exportación de hortalizas se reduce a cebollas, ajos y radichios, pero Muñoz cree que se puede aspirar hoy a más pues Estados Unidos aprobó la Ley de Inocuidad Alimentaria que abrió una oportunidad para que productores de américa latina puedan exportar.

Luis Schmidt, expresidente de Fedefruta, dijo que el año  2005, cuando estaba a la cabeza de la Sociedad Nacional de Agricultura contrató a un grupo de expertos iraelitas para que vinieran al país a resolver problemas. "Estuvieron entre 2 y 3 meses, y la gran conclusión a la que llegaron es que Chile no tiene problemas de agua y el problema es que el 80% del agua la botan al mar. 'Llámennos cuando sí tengan problemas', me dijeron" al reiterar que están cerca de alcanzar la meta de ser la ensaladera de sud américa y   porque van por el  camino del Perú que es el exportador de hortalizas, frutas y verduras más grande de sud américa, además que alimenta  con su producción local 32 millones de habitantes.

El año 2018 Perú entró en las lista de los proveedores más grandes del mundo en rutas y hortalizas, tras inaugurar la presa Palo redondo en la provincia de Virú que está destinada solo al riego porque permitió la ampliación de la frontera agrícola de 48.000 hectáreas a 111.000 pues la nueva presa de riego permitió ampliar y mejorar la frontera agrícola en 63.000 hectáreas.

Perú es el quinto exportador mundial de uvas frescas  con  un valor de $us272 millones de dólares, vendió 53.000 toneladas de palta  en $us576,4 millones,  20.000 toneladas de arándanos por un valor de $us242,9 millones, bananos por $us125,3 millones, y así va enumerando  su muestra de venta mundial que es parte de la Ley de Promoción Agraria que ha llevado al  Perú a ser la ensaladera y el frutero de sud américa y para varios países de europa, pero, Chile y Perú habiendo alcanzado estos resultados  exitosos en la exportación legal, aún permiten el contrabando ilegal lo que seguro les puede restar puntos.


Página vista veces








ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia