Oruro, Bolivia. 22 de septiembre de 2019
  • close

2.000 millones de personas sufren escasez

La ONU alerta que los pobres pagan por el agua 10 o 20 más que sus vecinos ricos

Más de 2.000 millones de personas en el mundo carecen de acceso a los servicios básicos de agua y saneamiento, provocando la muerte silenciosa de 3,5 millones de personas cada año por enfermedades relacionadas a la falta de agua. La ONU hace un llamado a los Estados para que pongan en práctica políticas que garanticen estos servicios para todos.

Más de 2.000 millones de personas en el mundo carecen de acceso a los servicios básicos de agua y saneamiento, provocando la muerte silenciosa de 3,5 millones de personas cada año por enfermedades relacionadas a la falta de agua.

timerTiempo estimado de lectura: 8 minutos, 41 segundos

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
email [email protected]
location_city La Paz, Bolivia
date_range 24 de marzo de 2019

En los países en vías de desarrollo o “emergentes” –como actualmente catalogan los organismos internacionales— más de 2.000 millones de personas sufren una fuerte escasez de agua. Las familias más vulnerables tienen que recorrer distancias muy largas para obtenerla, o pagar de 10 a 20 veces más por ella, en comparación con sus vecinos ricos, por un servicio de igual o de menor calidad, que muchas veces es prestado por camiones cisterna, alertó la Organización de las Naciones Unidas (ONU) en su informe dedicado al “Día Mundial del Agua”, que fue conmemorado el 22 de marzo en todo el planeta, con diversas actividades orientadas a tomar conciencia sobre el agotamiento de los recursos hídricos.

El informe asegura que las personas que sufren discriminación por motivos de género, edad, condición social o pertenecen a una etnia o minoría religiosa tienen menos probabilidades de tener acceso a los servicios de agua y saneamiento.

Asimismo, la investigación realizada por ONU-Agua y la Organización de las naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) recalca que el acceso al agua y las instalaciones sanitarias es también un padecimiento para los refugiados y los desplazados, que alcanzaron a los 68,5 millones de personas en 2017.

El mapa muestra el “estrés” hídrico mundial.


Según el World Water Council, el agua es un arma que mata a más de 3,5 millones de personas al año; alrededor de 4.500 niños todos los días mueren por su imposibilidad de acceder al agua potable o por enfermedades relacionadas con la impureza del agua, “causan más mortalidad que la peor de las guerras”, destaca.

En el 2017, señala por su parte, The World’s Water, la sequía provocó la peor crisis humanitaria conocida desde la Segunda Guerra Mundial, en la que 20 millones de personas estuvieron al borde de la inanición; y en 2030 se prevé que hasta 700 millones de personas corran el riesgo de ser desplazadas como consecuencia de la sequía.

El informe destaca que entre 2000 y 2009 se registraron 94 conflictos por la tenencia del agua, y entre 2010 y 2018 ha causado 263 conflictos.

En tanto que The World’s Water, destaca que la lucha por controlar este recurso ha causado, en todo el mundo, en los últimos 60 años más de 300   guerras.

Sequía en el Chaco boliviano.


AMÉRICA LATINA Y EL CARIBE

El 20% de las reservas mundiales de agua están en América Latina, en gran medida, en Brasil, que concentra el 12% de las fuentes de agua del mundo. Bolivia ocupa el 19.º lugar entre los países con mayores reservas de agua del orbe.
Paradójicamente, según el informe de la ONU, millones de personas en la región carecen aún de una fuente adecuada de agua potable, mientras que un número aún mayor sufre la carencia de instalaciones seguras y dignas para la eliminación de las heces.

En 2015, el 65% de la población de América Latina y el Caribe tenía acceso a servicios hídricos gestionados de forma segura, pero solo el 22% a servicios de saneamiento gestionados de forma segura.

En Bolivia, asegura el Ministerio de Medio Ambiente, el 86% de la población tiene acceso a los servicios de agua potable.  

Muchas personas sin acceso a servicios se concentran en áreas periurbanas, principalmente en los cinturones de pobreza que surgen en la periferia de las ciudades. Los niveles de cobertura son significativamente más bajos en las zonas rurales.

La falta de agua es un problema crónico para millones de seres humanos


NO DEJAR A NADIE ATRAS

Bajo el lema “No dejar a nadie atrás” la ONU hizo un llamado a los gobiernos de los países del mundo para que pongan en práctica políticas que garanticen el acceso de las personas a los servicios del agua y también del saneamiento básico, destacando que desde el 2010, el acceso a estos servicios fue declarado como un “derecho humano” al que la humanidad debe acceder de manera oportuna y con el menor costo posible.

El informe recalca que se necesitan políticas inclusivas para lograr el agua y saneamiento para todos, y recuerda que ya existen conflictos en diferentes partes del mundo por este recurso vital.

También destaca que en muchos países, la descentralización ha dejado al sector de abastecimiento de agua y saneamiento con una estructura altamente fragmentada formada por numerosos proveedores de servicios, sin posibilidades reales de lograr economías de escala o viabilidad económica, y en muchos casos bajo la responsabilidad de municipalidades que carecen de los recursos e incentivos necesarios para hacer frente con eficacia a la complejidad de los procesos involucrados en la prestación de servicios.

Más de 2.000 millones de personas en el mundo carecen de acceso a los servicios básicos de agua y saneamiento


EL AGUA Y LA ECONOMÍA

El informe señala que, si continúa la degradación del medio ambiente y las presiones insostenibles sobre los recursos hídricos mundiales, para 2050 estará en peligro el 45% del PIB mundial y el 40% de la producción mundial de cereales.

“Las poblaciones pobres y marginadas se verán afectadas de manera desproporcionada, lo que agravará aún más las desigualdades”, destaca la investigación y asegura que la inversión en infraestructuras de agua y saneamiento es rentable y el retorno es alto, especialmente para los más vulnerables. “Cada dólar invertido en agua potable se duplica, y se multiplica 5,5 veces, en el caso del saneamiento”, asegura.

En Bolivia, 132 mil familias fueron afectadas por la sequía


DATOS Y CIFRAS

  • 22,6 millones de personas viven todavía sin agua potable —en el hogar, la escuela, el lugar de trabajo, la granja, la fábrica— y luchan por sobrevivir y prosperar
  • Tres de cada diez personas en el mundo no tienen acceso a agua potable segura y la escasez de este recurso irá aumentando
  • Mujeres y niñas; minorías étnicas, religiosas y lingüísticas; migrantes y refugiados corren los mayores riesgos de quedarse rezagados. La discapacidad, la edad y el estado de salud también pueden influir.
  • 4.500 millones de personas (seis de cada diez) de todo mundo no disponían de instalaciones seguras,
  • Más de 700 niños menores de cinco años mueren todos los días de diarrea, a causa del agua insalubre o un saneamiento deficiente.
  • El 80 por ciento de las personas del mundo que tienen que usar fuentes de agua no seguras o no protegidas vive en las zonas rurales..
  • 68,5 millones de personas que se han visto obligadas a huir de sus hogares tienen problemas para acceder al abastecimiento de agua potable.

Las mujeres y las niñas, las más vulnerables, tienen que recorrer grandes distancias para obtener agua



El déficit de agua se acentúa en Bolivia

EL FULGOR.com

“Tener agua ya es un privilegio; es un bien al que se puede acceder sólo si tienes plata. En el Chaco el agua es cada vez más escasa y en Agüaragüe ya se acaba. Lo poco que queda se está contaminada, y los pueblos indígenas estamos obligados a consumir esa agua envenenada”, relata afligida María Eugenia,  pobladora de Caraparí, segunda sección de la provincia Gran Chaco del departamento de Tarija.

El Chaco, es una región semiárida, que integra a los departamentos de Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija,  esta zona cada año expone la vulnerabilidad y fragilidad de su ecosistema, caracterizado por  reservorios y fuentes de agua secas y agrietadas; animales muertos y miles de cultivos inertes que no pueden ocultar el impacto de crisis climática.

“El Chaco siempre fue seco, pero en los últimos cinco o seis años se ha agravado fuertemente la sequía –dice el capitán Víctor Barrios-, citado en Los Tiempos, al destacar “si no fuera por el Agüaragüe, pobre Chaco si se acaba el agua de sus vertientes”.

El lago Poopó, el segundo más grande de Bolivia y alguna vez uno de los más grandes de América del Sur, desapareció


Pero las dificultades para acceder al agua potable, no es un problema que afecte únicamente al Chaco boliviano, el 8 noviembre 2016, la ciudad de La Paz, sufrió la peor crisis de su historia, 94 barrios de la ladera este y de la residencial zona sur --en el que habitan más 340.000 vecinos-- se quedaron sin agua por más de tres meses, producto  de las sequías registradas en la zona altiplánica.

La Empresa Pública Social de Aguas (EPSAS), racionó drásticamente el servicio por la carencia del líquido elemento en los reservorios y el  gobierno activó a las Fuerzas Armadas para distribuir agua en cisternas en todos los barrios afectados, luego el problema de desabastecimiento se extendió a la vecina ciudad de El Alto.

El racionamiento y desabastecimiento de agua en la Paz, también se replicó en Potosí, Chuquisaca y otras regiones del occidente del país, ese mismo año, el lago Poopó de Oruro se secó.

El 2016, más de 94 barrios de la ladera este y de la zona sur sufrieron el mayor desabastecimiento de agua de la historia.


$US 2.000 MILLONES PARA ELAGUA

Por su parte, la viceministra  de Agua Potable y Saneamiento Básico, Julia Collado, informó que en los últimos 11 años el Gobierno invirtió 13 mil 669 millones de bolivianos (casi dos mil millones de dólares) en estrategias para que la población tenga acceso al agua potable.

Según un informe del Ministerio de Medio Ambiente y Agua, en Bolivia 9,5 millones de los poco más de 11 millones de habitantes con que cuenta el país tienen acceso al agua potable, para una cobertura actual que sobrepasa el 86 por ciento.


Página vista veces












ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia