Oruro, Bolivia. 24 de mayo de 2019
  • close

Demanda en La Haya cumple plazos

Chile reconoce que Bolivia tiene derecho sobre el Silala

En la demanda que Chile presentó contra Bolivia en la Corte Internacional de La Haya sostiene que se tratan de aguas de un rio internacional, lo cual le da derecho al uso de las mismas; por su parte Bolivia plantea que se tratan de aguas de un manantial, lo cual le da el derecho exclusivo; sin embargo, hasta la fecha, Chile es el único país que hace uso y se beneficia de este recurso natural.

Analista Andrés Guzmán.

timerTiempo estimado de lectura: 6 minutos, 27 segundos
EL FULGOR.com
REDACCIÓN
date_range 10 de marzo de 2019

Pese a insistir en su demanda que el Silala es un río de cause internacional, Chile también reconoce que Bolivia tiene derechos sobre estas aguas, ya que de comprobarse su posición en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, el país tiene derecho a su uso, como lo reconoció la misma agente chilena Ximena Fuentes, en una publicación, el 17 de octubre de 2018,  difundida por la web Emol.com.

“Nosotros como Chile consideramos que el caso es simple, que nosotros explicamos muy bien en nuestra memoria todos nuestros antecedentes históricos y también los antecedentes científicos para probarle a la Corte que el río Silala es un río transfronterizo que cruza naturalmente desde Bolivia hacia Chile y que por lo tanto ambos ribereños tienen derecho a un uso razonable y equitativo de este río", sostuvo en la oportunidad, lo que significa que este país está haciendo un uso arbitrario de las aguas al no consultar a Bolivia sobre el tema, ya que ambos países tendrían los mismos derechos en caso de comprobarse la posición chilena.

Los manantiales del Silala.


Frente a este panorama, el analista de temas internacionales Andrés Guzmán sostiene que Bolivia entiende que es preciso analizar el tema con mucha cautela, y que el país tiene importantes argumentos históricos para defender su postura, ya que incluso siendo un río de cause internacional como reclama Chile, Bolivia también tiene derecho sobre el uso de estas aguas, por ser el país donde nacen estos caudales.

“Chile ha dispuesto de estas aguas como si fueran suyas, desde 1906 Chile concedió estas aguas a una empresa anglo-chilena por el total de caudal sin consultar a Bolivia y sin informar a Bolivia, siendo unas aguas que supuestamente son compartidas, entonces Chile mantuvo una conducta cuestionable, porque dispuso como si fueran propias y lo mismo hizo con otros recursos como las aguas del Lauca y el Raquena, que si son aguas internacionales y en los cuales Chile actuó de manera unilateral”, dijo a un medio televisivo.

Para el estudioso de temas internacionales, en el caso de la presente demanda existen dos aspectos, uno que tiene que ver con la naturaleza propia de las aguas que se definirá en función a los estudios técnicos y un segundo tema que tiene que ver con el uso de las aguas.

Canalización artificial hace que las aguas discurran hacia territorio chileno.


“Chile dice que son aguas compartidas por tanto debe hacerse un uso equitativo y razonable de acuerdo al derecho internacional consuetudinario, ahí si va haber una valoración de lo que ha sido el manejo de ambos países en la historia y si efectivamente hay o no un uso equitativo razonable y la respuesta es no, porque actualmente estas aguas la utilizan una empresa privada del grupo Luksic”, explica.

Por tanto esta empresa que recibe las aguas de manera gratuita, lucra con ellas porque las vende en Antofagasta, haciendo mucho dinero con ellas, por tanto no existen un uso razonable ni equitativo para ambos países, que en visión de Chile se tratan de aguas compartidas.

Para Guzmán, un elemento nuevo que ha sido introducido por Bolivia en la contrademanda por las aguas del Silala contra Chile, se refiere al uso de los canales construidos por Chile en territorio boliviano, dado que el país tiene soberanía sobre todo lo que se encuentra en su territorio.

“Bolivia señala que tiene derecho sobre los canales artificiales que han sido construidos en su territorio y además tiene la facultad de decidir qué hacer con esos canales, lo cuales incontrovertible, es efectivo que cualquier país tiene soberanía sobre lo que está dentro de su territorio y más aún cuando no existe una concesión ni permiso vigente para que una empresa o el Estado chileno haga uso de esas aguas”, explicó.

Ximena Fuentes, agente chilena ante La Haya.


Por lo tanto, incluso en el caso de que La Haya falle en favor de Chile, el país vecino debe pagar por el uso  de estas aguas, ya que se tratarían de aguas compartidas donde ambos países tienen derecho sobre el caudal, por lo que el uso que hiciere cualquiera de ambos Estados, debe ser compensado por el otro.

“Aun  cuando le den la razón a Chile, de todas formas correspondería que Chile compense a Bolivia por el caudal que no le corresponde, porque si hablamos de un caudal compartido le corresponde la mitad al uno y la mitad al otro”, sentencia Guzmán.

Chile dice que el Silala es un río internacional

El pasado 6 de junio de 2016, Chile presentó una demanda contra Bolivia ante la CIJ por el uso de las aguas de lo que ellos llaman el fronterizo río Silala, en la que aseguran que se trata de un río internacional, que nace en Bolivia, cruza la frontera hacia Chile y desemboca en el Río San Pedro de Inacaliri, en la cuenca hidrográfica del Pacífico.

En el sitio oficial "Chile ante La Haya” de la Cancillería chilena reconoce que "en la actualidad, sólo dos empresas tienen derechos consuntivos constituidos sobre aguas del Silala, de un modo similar a los que intentó licitar Bolivia sin éxito. Estos  derechos están en territorio de plena soberanía chilena: FCAB, que tiene uno por 237 litros por segundo, y Codelco, que tiene dos, por 119 y 41 litros por segundo”.

En 2011, el periódico Página Siete tras una visita al lugar publicó que el año 2010  la firma Luksic percibió 52 millones de dólares por la comercialización de agua potable y cruda provenientes de ese manantial (Aguas Antofagasta fue parte del conglomerado económico de los descendientes de Eduardo Abaroa, héroe boliviano, hasta mediados de 2015, cuando fue vendida a un grupo empresarial colombiano).

Chile se beneficia del uso unilateral de las aguas de los manantiales del Silala.


Bolivia exige compensación

Por su parte, el 31 de agosto de 2018, Bolivia a través del presidente Evo Morales anunció la presentación de una demanda contra Chile por las aguas del Silala ante la CIJ, en la que reclama una compensación por décadas de uso de estas aguas cuyo curso fueron desviados artificialmente.

Según el mandatario Bolivia tiene "soberanía" sobre el caudal de las aguas, que tienen origen en el territorio boliviano, en Potosí y discurren hacia territorio chileno de Antofagasta. Por esta situación, insistió el "derecho soberano" de Bolivia "a decidir" sobre un cauce que tiene "un flujo artificial" sobre el que "Chile no tiene derecho".

En todo caso, las actuaciones previstas por La Haya continúan y Bolivia deberá presentar la dúplica el 15 de mayo, próximo, para lo que trabaja el equipo presidido por el agente de Bolivia ante la CIJ, Eduardo Rodríguez Veltzé, en un tema que debe tratarse con cautela después de la derrota sufrida por Bolivia en este mismo Tribunal en su reclamo por un acceso soberano al Océano Pacífico.


Página vista 421 veces








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia