Oruro, Bolivia. 22 de agosto de 2019
  • close

CAPUZ CULTURAL

El Domingo de “Tentación”

Boca de la víbora antiguo espacio de ofrenda de tiempo antiguo.

timerTiempo estimado de lectura: 3 minutos, 42 segundos

account_box


El FULGOR.com
location_city Oruro, Bolivia
date_range 10 de marzo de 2019

Terminó el Carnaval y sus tolerancias, comienza la Cuaresma con el miércoles de Ceniza, que nos recuerda nuestra mortalidad a través del rito en la incineración de los ramos bendecidos el año Anterior del Domingo de Ramos. Se supone, para los creyentes católicos que bailamos por las calles de Oruro en nuestro recorrido hacia el Santuario del Socavón, es un día de ayuno y abstinencia, que se configura con la imposición de la ceniza en la frente de los feligreses.

Hubiese sido realmente digno ver a todos los devotos bailarines que salieron del Templo de Nuestra Señora de Socavón golpeándose el pecho como penitentes, también asistir a la Celebración religiosa del Miércoles de Ceniza; sin embargo, debemos reconocer, que algunos son solo católicos de fiesta, y hasta una vez al año.

Empero, en nuestra tierra, es el tiempo sagrado, de veneración a nuestras antiguas deidades como el sapo, la víbora, el cóndor, las hormigas, el lagarto, e inclusive las deidades olvidadas a las que hicimos referencia en la nota anterior, como el sapo del Socavón, del Luricancho, de Santa Bárbara y del Conchupata Grande, además del Toro en el Cerro San Felipe que se las celebraba en convite, precisamente en miércoles de Ceniza, particularmente a las deidades reconocidas como “Mallcus”: la víbora, el sapo, el cóndor y los Arenales.

En nuestro contexto de Oruro, el domingo luego del miércoles de Ceniza, lo conocemos como el Domingo de “Tentación”, este adjetivo obedece a que aun en algunos espacios sagrados de periodo pre hispánico se celebra, se acompaña y se “alcanza” alguna ofrenda, para luego en comparsas continuar el baile por las calles hasta llegar al centro de la ciudad de Oruro.

Capilla de Chiripugio, donde antiguamente se realizaban los días de campo de las comparsas y conjuntos.


Entre las más conocidas, son las comparsas que provienen de la zona Sur de la ciudad. Antiguamente, se realizaba la salida de los conjuntos folklóricos que participan en el Carnaval de Oruro, particularmente los diablos, que organizaban el famoso día de campo con todos sus atavíos diablescos. Muchos de los creyentes, alcanzaban una mesa en la boca de la víbora y bajando por lo que ahora se constituye en la plaza de la capilla de Chiripugio se organizaban el ágape. Casi al terminar la tarde, se organizaban las comparsas y algunos conjuntos como lo dijimos antes, se trasladaban hacia el centro de la ciudad entre melodías carnavalescas y huayños tradicionales alegrando las calles. Debemos hacer notar, que esta tradición, ya no es general y solo ha congregado a un sector de la ciudad,

Esto viene a constituirse como la “tentación”, como las últimas ofrendas en plena cuaresma, de ahí viene el adjetivo, que se inserta en medio de estos cuarenta días donde la libación de bebidas no es ajena al convite de quienes son parte de esta fiesta. Antiguamente, solo una zona realizaba esta actividad, en la actualidad se extiende desde el Norte y el Sur. En los últimos años, los conjuntos folklóricos, organizan bailes sociales de “tentaciones”, como últimos actos propios de la tolerancia en plena cuaresma.

Las comparsas llegaban a estos lugares a dejar sus ofrendas.


Debemos indicar, sin embargo, que en el último tiempo, fueron reconocidas las Comparsas de la zona Sur de la ciudad como parte del Patrimonio local, pero desconociendo el verdadero origen; debemos establecer que el antecedente de las mismas se encuentra en San Juan Bautista de Sora Sora, por los testimonios gráficos y además documentales que demuestran que fueron los residentes de este pueblo antiguo que organizaban las comparsas para salir hacia el centro de la ciudad, rememorando a la más antigua conocida como la Comparsa de “Santa Bárbara”, cuyos residentes se organizaban en el sector sud y sud este de la ciudad para ingresar al centro de la Ciudad. El testimonio gráfico de los años veinte, nos confirma este hecho.

Estos son los elementos que nos permiten comprender, porque en Oruro, hablamos de “Tentaciones”, o como los abuelos llamaban “Entierro del Carnaval”, cuando debíamos tener pleno recogimiento espiritual por la Cuaresma, sin embargo, en Oruro, siempre andamos de fiesta.


Página vista 657 veces








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia