Oruro, Bolivia. 18 de agosto de 2019
  • close

Practicas rituales:

El Ch’allacu

La caseta Nro 13 conocida como “Madre Tierra” de la Señora Antonia Aguilar Romero de Morales.

timerTiempo estimado de lectura: 3 minutos, 48 segundos

account_box


Especial para EL FULGOR.com
location_city Oruro
date_range 03 de marzo de 2019

La Ch’alla forma parte del ritual realizado a la Pachamama como alimento simbólico asumido en el mundo andino producto del sincretismo religioso que se adopta en las comunidades con la llegada de los españoles en donde el mundo religioso de los Andes asume como un sistema en el que Dios como creador y juez asume el primer puesto, en segundo lugar aparecen los santos o sus imágenes, entre estos se cuentan también Cristo y María y en tercera posición aparecen las divinidades mediadoras andinas que han sobrevivido al proceso de evangelización: los Apus y la Pachamama.

Dentro de las actividades carnavaleras y como parte de nuestra tradición andina se cumple la denominada “Ch’alla”, el día viernes se ofrenda la k´oa y las mesas para el pedido de la buena suerte en negocios y en las distintas instituciones, que cumplen una función laboral y el martes correspondiente está dedicado para el hogar, la unidad familiar, las construcciones nuevas, adquisiciones flamantes del año, sean casas, negocios movilidades y otros.

Distintos elementos para el armado de las mesas rituales.


Así las familias orureñas acuden fervorosamente a diferentes centros de abasto para adquirir sus “mesas” y ofrecerlas a la Pachamama para los días señalados. Y uno de los centros de abasto por su tradición se encuentra en el interior del mercado Fermín López, donde se divisa la gran afluencia de personas que acuden para conmemorar estos días señalados. Como es el caso de la caseta Nro 13 conocida como “Madre Tierra” de la Señora Antonia Aguilar Romero de Morales que por más de 50 años se dedica a la venta de mesas rituales ancestrales quien nos comenta que por Carnavales tiene muchos clientes que adquieren las distintas mesas especialmente para las minas y las diferentes empresas de la ciudad: “el día viernes es para la mina, para las fábricas, para el trabajo, para todas las instituciones públicas y agradecen… por ejemplo agradecen en la mina para que haya más producción para que aparezca vetas y el día martes es para la Pachamama, como nosotros tenemos nuestro día, el martes es el día de la Pachamama por eso se Ch’allan las casas”.

Mesa preparada para los mineros.


Nos explica también que el cliente hace pedido de sus mesas blancas, que los diferentes misterios se encuentran a su disposición: “para la mina por ejemplo tiene que tener tío, tía, carreta, salud, Chuquiri Kamiri Vernita, perforistas, cascos, sapo, Condor Mallku Aviador, empresa, el que saca el mineral, tractor, perforista, bolsa de plata, bocamina, la mariposa para la suerte, su toro para tener fuerza y energía”, muchas de los mineros de minas denominadas “grandes” visitan a doña Antonia como por ejemplo de: Colquiri, Chorolque, Bolivar, Huanuni, Caracoles, Nevado y otras.

El precio de las mesas rituales oscila de acuerdo al pedido, desde Bs. 10 hasta Bs. 1000, de acuerdo al pedido del comprador, que estas pueden ser para casas o empresas o instituciones públicas o privadas, donde el cliente puede escoger todos los misterios deseados como salud, trabajo, dinero, suerte y otros.

Sapo para la suerte y la abundancia.


Podemos considerar que esta tradición está arraigada a las tradiciones y a las creencias entre el tiempo de carnavales y la época de la lluvia, por eso la ch´alla es una expresión de la buena producción. Y su relación con la tierra que da y las minas con las vetas.

Y Oruro es una expresión de su relación con las minas, así nos señala doña Antonia Aguilar, que el departamento de Oruro que en otrora fue pionero de las mesas rituales ancestrales por su relación con los centros mineros, “antes se distribuían a todos los departamentos, por lo que explica,… pero ahora fue cambiando y se fue descentralizando en cada departamento la venta de las mesas rituales”.

Por tanto el ch´allacu y todos sus complementos, que hacen a esta expresión ritual, encarnan la identidad  del orureño, su relación intrínseca con la madre tierra dadora de los mejores productos, quienes recibimos y esperamos con fe y devoción este tiempo de fiestas.

Tía de la mina.


Fotos: Interior mercado Fermin López y la preparación de la distintas mesas rituales con los diferentes elementos a pedido de los clientes.


Página vista 267 veces








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia