Oruro, Bolivia. 24 de mayo de 2019
  • close

Esta expresión cultural se ha convertido en el crisol de la integración nacional

Las innovaciones le dieron grandiosidad al Carnaval de Oruro

Representación de los 7 pecados capitales.

timerTiempo estimado de lectura: 6 minutos, 44 segundos
EL FULGOR.com
REDACCIÓN
date_range 03 de marzo de 2019

La lucha entre el bien y el mal que se representa en el Carnaval de Oruro, mediante la devoción a la Virgen del Socavón y también al Tío de la Mina, que comenzó de manera muy rudimentaria allá por los años 1745, ha cambiado de tal forma que su espectacularidad ha posicionado al Carnaval de Oruro entre los 10 carnavales más importantes  del mundo. El color, los brillos, el oro, la plata, las telas de fantasía y las luces se han apoderado de los trajes y de las danzas, con danzarines que le rinden honor a la mamita del Socavón que los espera con los brazos abiertos en la Iglesia del Socavón, en Oruro, Bolivia, dispuesta a escuchar sus plegarias y pedidos.

Sin duda el Carnaval de Oruro es una de las expresiones culturales más extraordinarias y majestuosas de los andes bolivianos, donde miles de bailarines danzan en honor a la Virgen del Socavón, protagonizando una fiesta de color, elegancia, diseños exóticos, perlas, luces y brillo al son de ritmos nacionales, dando origen a un mar de innovaciones y renovaciones que sin duda le dieron espectacularidad al Carnaval de Oruro, Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad.

Quien diría –por ejemplo– que unos trajes rudimentarios que representaban a los siete pecados capitales, que tienen como principales personajes de la Diablada de los años 1910, retratada en una foto que se expone en el museo de la Virgen del Socavón emplazada en el cerro de Santa Bárbara, llegaran a convertirse en trajes extremadamente coloridos, elaborados con telas de fantasía, cintas de colores, apliques en oro y plata, luces, fuego e imponentes máscaras que pasaron del estuco al latón.

Nacimiento de la Diablada.


“Nadie sabe realmente cuál es el origen histórico del carnaval, es una mezcla entre dos fiestas, que es la fiesta de la Candelaria,  una fiesta religiosa y otra cosa es el carnaval”, dice el sociólogo, Mauricio Sánchez Patzy, al realizar un análisis sobre los cambios que ha sufrido esta expresión cultural que destaca y se posesiona entre los 10 mejores carnavales del mundo, como lo difunden un sin número de sitios web.

Para el sociólogo se trata de una mezcla, entre la fiesta de la Candelaria, donde se baila en torno a la lucha entre el bien y el mal, en el marco de lo religioso; pero también una especie de desfile de gremios, que se disfrazan de diablos, morenos, llameros y otros personajes que pasaban delante del “poder” (los nobles). Lo que conocemos hasta nuestros días, como por ejemplo, la Tradicional Auténtica "Diablada Oruro", compuesta por el gremio de los carniceros; la Diablada “Ferroviaria”, por los ferroviarios; la morenada “Ferrari Guezzi” compuesta por sus empleados, en sus inicios, en una especie de entrada de sindicatos y gremios.

“El carnaval hasta el día de hoy es un desfile de identidades gremiales, con excepción del diablo que es una identidad sobrenatural, la diablada funciona en otro nivel; los morenos son los negros esclavos; los incas era un grupo de indios; los Tobas un grupo de chunchus; los mineritos; cada quien desfilando según su identidad, entonces se ha coreografiado el desfile, porque cuando pasaban los indígenas tocaban sus instrumentos, entonces bailaban como en sus pueblos”, explica el especialista, que también menciona que no hay investigaciones a profundidad al respecto, aunque hay grandes escritores orureños.

Como que a comienzos del Siglo XX recién se conocen las agrupaciones de danzantes como Fraternidades, gracias a la Fraternidad Artística y Cultural la Diablada, que introduce esta denominación en los años 40. Y es en este tiempo también se comienzan a fundar las primeras Fraternidades y se van formalizando de a poco, nombrando una junta directiva, creando un traje para todos, formalizando el carnaval, una fiesta que se supone se caracteriza por el desorden y el desborde de alegría, color y fiesta total.

Inicios del Carnaval.


CAMBIOS E INTEGRACIÓN

Entonces el sociólogo Sánchez Patzi pondera un cambio significativo como es la participación de personas de otros estratos sociales en esta expresión artística y por ello surgen innumerables innovaciones que le dan brillo y generan un interés singular a algo que antes no los atraía.

“De repente abogados, militares, empleados públicos, secretarias, folcloristas, gente que no es artesana, que no pertenece a los gremios empieza a dar valor a algo que no tenía valor, porque era del pueblo”, explica al mencionar en tiempos pasados las clases sociales eran mucho más marcadas que en la actualidad, convirtiéndose el Carnaval en una fiesta “multiclasista” e integradora.

Por tanto, las innovaciones que cada una de las Fraternidades han ido aportando le han dado un brillo sorprendente a esta expresión cultural, la misma que se difunde a nivel internacional cuando medios internacionales como el National Geografic publican sendos reportajes sobre esta fiesta, que encandila los ojos de los visitantes extranjeros; además de que muchas Fraternidades comienzan a realizar presentaciones en otros países para dar a conocer la cultura boliviana, espacios que son aprovechados por los países vecinos para copiar las danzas bolivianas.

Mauricio Sánchez Patzi.


UNA LUCHA ENTRE EL BIEN Y EL MAL

Sin la menor duda alguna el Carnaval de Oruro ha sufrido muchos cambios desde sus inicios allá por los años 1745, según lo establece la investigación histórica del ingeniero Javier Cárdenas Medina, cuando comenzó la devoción por “Nuestra Señora del Socavón”, como se la conocía en ese entonces a la Virgen del Socavón”.

Y como lo recuerda el historiador orureño Fabrizio Cazorla Murillo al mencionar que si bien desde sus inicios el Carnaval de Oruro se “constituía una expresión de absoluta religiosidad y culto a la Virgen del Socavón durante el sábado de Entrada o de Ceras y luego (entrada en devoción a la) Virgen del Socavón. Esta Entrada coincidió con los antiguos ritos que los Urus practicaban a sus antiguas deidades, que estaban ubicadas en las faldas de las serranía de Oruro”.

En esa época se conformó la “Diablada”, inicialmente como parte del Relato de los 7 pecados capitales, como una especie de drama que se presentaba para catequizar al pueblo sobre la lucha entre el bien y el mal, cuando aún no había ningún desfile de conjuntos pues todas estas expresiones se cumplían en la plaza del Socavón.

Fabrizio Cazorla Murillo.


Po tanto después de la fundación de la República de Bolivia se crearon los primeros conjuntos de Morenos como recuerdo de los esclavos negros en Oruro y una sátira a los españoles. Más tarde aparecerían los otros conjuntos de acuerdo a la actividad económica de los habitantes de Oruro como Llameros (arrieros de llamas), Cullaguas (tejedores) y otros, según el análisis del historiador Fabrizio Cazorla que coincide con el sociólogo Mauricio Sánchez.

Por ende, todos los cambios que ha sufrido el Carnaval de Oruro no sólo le han dado espectacularidad a la Entrada del sábado de Peregrinación, cuando más de 50 Fraternidades danzan en honor a la Virgen del Socavón, sino le han dado un alto valor como  “expresión cultural, porque sintetiza una manifestación de interculturalidad milenaria que proviene de varios siglos y que representa una ambivalencia en una veneración a la Virgen del Socavón pero al mismo tiempo al Tío de la Mina, en los orígenes del Carnaval”, expresa Cazorla, al concluir mencionando que para Bolivia, el Carnaval de Oruro es un referente de su identidad cultural, “un emblema de su cultura, pues resume varias expresiones culturales de todo un país”, en este caso Bolivia.



Página vista 253 veces








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia