Oruro, Bolivia. 24 de mayo de 2019
  • close

Las 18 especialidades de danza

timerTiempo estimado de lectura: 10 minutos, 20 segundos

account_box


date_range 03 de marzo de 2019

DIABLADA

La danza de la diablada es una representación de lucha del bien contra el mal, un sincretismo entre la cosmovisión andina a través de las creencias y costumbres paganas andinas, y las creencias religiosas católicas.

La historia cuenta que los mitayos, sacados de sus ayllus, invocaban a su legendario dios de las profundidades “Huari” quien era el dueño de los socavones y sus riquezas, también conocido como el “tío”.

El sincretismo se da cuando el hombre andino adopta la fe católica como una estrategia de supervivencia, y teatraliza la lucha entre el bien y el mal, representando al Arcángel San Miguel y la Virgen de la Candelaria, y los diablos y satanaces.

Es así que la diablada se constituye en la danza primigenia del Carnaval de Oruro y es inherente a esta fiesta en honor a la Virgen del Socavón considerada como el símbolo de los orureños y del folklore nacional.

MORENADA

La morenada es una representación de los esclavos negros llegados desde África hasta las minas de Potosí Colonial, donde eran comprados por los mineros para reemplazar a los mitayos indígenas.

Las matracas simulan el ruido de las cadenas de los esclavos, y el diseño de las máscaras con las lenguas afuera, reflejan su cansancio.

También muestra a los esclavos negros pisando al uva, para convertirla en vino, que servía para el altar de Dios, para el cruel español y para saciar la sed de los sometidos.

La primera morenada fundada en Oruro, fue la Zona Norte, que incorporó además el personaje de la Negra Antonieta, hija de los negros sometidos, cuya función era aminorar la pena de los esclavos, deleitando con sus movimiento al caporal.


INCAS

Esta danza recuerda el imperio incaico, su historia, su cultura, y creencias, además hace referencia también a la colonización a la que fue sometido por los españoles, a su llegada a América.

Con el pasar de los años esta danza logró imponerse nuevamente con originalidad, pues bellas damas que le dieron un realce a los trajes, llevando atuendos vistosos y de mucho brillo lograron generar nuevas expectativas.

Esta danza también cuenta con un relato que rememora la tragedia del fin de Atahuallpa, el líder incaico, que fue derrotado por el conquistador Pizarro.

Son dos conjuntos los que representan esta danza, la Fraternidad Hijos del Sol “Los Incas” y los Incas Kollasuyo “Hijos del Socavón”.


LOS NEGRITOS

Esta danza representa a los esclavos negros que en Bolivia se situaron en los valles subtropicales, que tienen fuerte influencia de elementos nativos populares. Por todo el sufrimiento que pasaban, todas las noches se reunían y entonaban cánticos de lamento, para luego efectuar algunos ritos al compás de instrumentos improvisados como los tamboriles.

Es una representación del sometimiento, pues delante de la tropa baila un negro caporal, que tiene un gran sombrero, cascabeles en las botas, una gran pipa y un chicote, con el que hace el ademán de azotar a los esclavos.

El Centro Tradicional Folklórico “Negritos de Pagador” y los Negritos “Unidos por la Saya”, son los dos conjuntos de esta especialidad.


TOBAS

La danza de los tobas hace referencia a los grupos de los Tupiguaraníes, Tapietes, Matacos y otros de la zona del Chaco boliviano, y es originada por la etnia asentada a orillas del río Pilcomayo.

Es una danza guerrera con movimientos ágiles y elásticos, que demuestran su actitud de coraje, pues ni los collas, ni los españoles pudieron doblegar a los tobas. En su vestimenta llevan una serie de elementos extraídos de la naturaleza, como las plumas de las aves, frutos, semillas y caracoles, cuyo sonido acompaña a los saltos acrobáticos que realizan en la coreografía.

Los conjuntos que son parte de esta danza son: Conjunto Folklórico Tobas Zona Sud, Conjunto Tradicional Tobas zona Central y el conjunto Artístico y Cultural “Tobas Uru-Uru”.


LLAMERADA

La llamerada es una vinculación del hombre con la llama, al ser un animal que está presente en la alimentación, vestimenta y transporte de los habitantes altiplánicos.

En sus movimientos y coreografía se representa el arreo de las llamas, sin embargo el sentido ha cambiado, habiendo innovaciones tanto en los pasos, vestimenta e incluso en la música.

Es además una representación del rodeo andino que se realizaba para obligar a los animales a estrecharse para esquilarlas, otras pasaban a ser alimento, y una era ofrecida a los dioses.

La Llamerada Zona Norte y la Llamerada Socavón son las que participan en el Carnaval.


CULLAGUADA

Los kullaguas representan a los hilanderos y tejedores aymaras, una importante actividad económica durante el incario, pues los textiles tenían mucha importancia en las relaciones sociales de los pueblos prehispánicos.

Se dice que parejas de aymaras danzaban de forma ceremonial para el Inca, encabezados por el Waphuri, cuya voz de mando era “waphu”, y llevaba una gran rueca en la mano.

La danza viene desde los años 60, con pasos que destacan la rueca, al son de huayños.

Son dos conjuntos de kullaguas, la Fraternidad Kullaguada Oruro y a Fraternidad Kullaguada Terribles Quirquinchos.


TINKU

Tinku es encuentro, y se trata de un ritual de origen prehispánico, que se practica en comunidades del Norte de Potosí y el sur de Oruro  como son los Laimes, Jucumanis, Cacachacas y otros.

En el tinku, los comunarios se enfrentan en una pelea y cuyo derramamiento de sangre es como una ofrenda a la tierra.

La danza entonces representa la fuerza de los pobladores, por sus características de beligerancia y belicosidad, pero también su colorido y naturaleza.

A esta especialidad pertenecen el Conjunto Folklórico Tinkus Tolkas, el Conjunto Tinkus “los Jairas de Oruro”, Conjunto Folklórico “Tinkus Huajchas” y la Fraternidad Cultural Tinkus “Bolivia”.

ESTILIZADAS

Las danzas estilizadas que se presentan en el Carnaval de Oruro, son también coloridas e integradas en gran parte por gente joven, como Ahuatiris que es la representación del recojo del agua, Antawaras la danza del pastoreo, Suri Sicuri la danza del avestruz, además de Inti Llajta que tiene movimientos al estilo ballet, cada uno con sus características propias, pese que algunos conjuntos se dice que derivan de otros.

Sin embargo, con el pasar del tiempo cada uno fue adquiriendo sus propias peculiaridades.

KALLAWAYAS

La danza del kallawaya representa al médico naturista del altiplano, que gozaba de prestigio por ser depositarios de farmacopea (recetario) natural.

La palabra kallawaya tiene su origen etimológico en dos términos aymaras: qolla que quiere decir medicina herbolaria y huaya que significa portar o llevar.

El kallawaya tenía una labor sacrificada pues debía recorrer grandes distancias caminando, por ello lleva un especie de sombrilla además de una bolsas y un poncho que lo cubría del frío.

En el Carnaval solo existe un conjunto que representa a esta especialidad de danza la Fraternidad Kallawayas Bolivia.

PHUJLLAY

La cultura Yampara está ubicado en la localidad de Tarabuco, del departamento de Chuquisaca, y es precisamente donde se da origen a la danza del Phujllay que quiere decir “juego”, se trata de una festividad anual que comienza con una misa de almas, y más de 70 comunidades se concentran en la pampa para homenajear a quienes murieron en combate, pero al mismo tiempo para agradecer a la Pachamama o Madre Tierra por la producción.

Su vestimenta es bastante llamativa por el sonido que provocan las espuelas que llevan sus ojotas con enormes suelas de madera y las campanas que cuelgan de su faja, además un pututu o cuerno de toro.

Hay dos conjuntos en esta danza los “Phujllay Oruro” y la Fraternidad “Phujllay”.

WACA WACA

En esta danza se satiriza las corridas de toros que realizaban los españoles como diversión sangrienta y como una forma de mostrar el poder del hombre sobre la bestia.

Las mujeres que son las lecheras, llevan una gran cantidad de polleras multicolores que se balancean junto al movimiento de las caderas que requiere de mucho esfuerzo.

El toro es el personaje central de esta danza, que va imitando la furia de la bestia que ataca al torero que también está representado en el baile.

El baile del k`usillo o bufón, alegra el paso de los personajes y al público.

Los conjuntos Waca Tokoris “Urus” y Wacas San Agustín son quienes participan del Carnaval de Oruro.

DOCTORCITOS

Ésta es otra danza que satiriza, en este caso, a los abogados de la colonia, es propia del altiplano que tiene su data en el siglo XX.

De lo que se trata es de ridiculizar la fatuidad (vanidad) e impostura, del abogado altoperuano, con movimientos firuletes. A éstos se los denominó leguleyos o Wayra Levas por la vestimenta que usan complementada con una batón.

También están satirizadas las secretarias de los abogados, que ingresan bailando con un traje de falda corta, blusa y chaleco.

El Conjunto Folklórico Doctorcitos “Itos”, no es muy numeroso pero llama la atención de los miles de espectadores por sus graciosos movimientos y melodía.

ZAMPOÑEROS

Los zampoñeros a través de su danza y la música que entonan, piden lluvias para que la cosecha sea fructífera.

Representan a las comunidades que viven de la agropecuaria, por ello las melodías que entonan piden a la Pachamama o Madre Tierra lluvias, que rieguen sus sembradíos para que tengan una buena cosecha.

La música que se interpretada en su mayoría es el huayño, a cuyo compás se danza con pasos menudos en permanente trote.

“Hijos del Pagador” y “Kori Majtas” son los grupos folklóricos de zampoñeros en el Carnaval.

POTOLOS

Las poblaciones de Potolo del departamento de Chuquisaca y Potobamba de Potosí, son las que dan origen a la danza de los Potolos que representa el acarreo de agua y el enamoramiento del varón a la mujer.

La característica en los pasos es el zapateo, y un charango diminuto complementa la vestimenta que lleva un sombrero de cuero de oveja en una forma semicircular con un ala muy angosta.

Participan de la Entrada de Peregrinación los Potolos Chayantas Jhilancos.

KHANTUS

Por la melodía y la región en la que se interpreta, la música y danza del khantu, se deduce que tiene un carácter ceremonial, ligado a los ritos de diferente índole efectuados por los Kallawayas, y los pueblos de la zona altiplánica.

La danza fundamentalmente es en pareja, por la concepción de la dualidad complementaria de género, aunque no se impide que personas libres participen de la danza.

Los movimientos y pasos que caracterizan a esta danza son similares a los que realiza la víbora.

El Conjunto Khantus Sartañani, es el que conserva esta danza en el Carnaval.

WITITIS

La música de los Wititis nace de los Pinkillos, instrumentos que se utilizan en la época de lluvias, es una danza del altiplano paceño, que tiene un paso ágil y juguetón.

No está bien definida la representación que hace este personaje, pero según el investigador Estanislao Aquino, sería el grillo rural o wit’i, por ello lleva en su máscara tres apéndices en forma de cuernos y el titi o gato montés de la zona yungueña.

Es un personaje que habita la puna lejana, y se lo considera como defensor de la castidad, ya sea de las mozas lugareñas o forasteras.

El único representante de esta danza es el Conjunto Autóctono Wititis.

TARQUEADA

Esta danza contiene también una melodía que tiene mucha relación con la naturaleza, pues a través de ella se pide a la Pachamama una buena cosecha.

El grupo de músicos toca las tarkas, características de la zona aymara del país, durante la fiesta principal del trabajo concluido y la floración de los cultivos de papa.

Las tarkas comienzan a sonar el 2 de noviembre y dejan de hacerlo el Domingo de Tentaciones, cuyo compás se baila en parejas, una vez más estando presente la dualidad de género.



Página vista 769 veces








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia