Oruro, Bolivia. 18 de agosto de 2019
  • close

EDITORIAL

Carnaval seguro

timerTiempo estimado de lectura: 3 minutos, 18 segundos
EL FULGOR.com
REDACCIÓN
date_range 24 de febrero de 2019

Los comandantes militares, policiales y las autoridades de la gobernación y del municipio de Oruro presentaron, a principios de semana, un plan denominado Carnaval Seguro, cuyo objetivo es devolver la tranquilidad y seguridad a los miles de turistas nacionales y extranjeros que, cada año, visitan la ciudad, para presenciar el famoso Carnaval de Oruro.

Es de esperar que el esfuerzo de las autoridades logre su objetivo y despeje las dudas de los visitantes sobre la seguridad durante el carnaval porque, pese a haber transcurrido un año, aún está presente en la memoria de la gente, las dos explosiones que enlutaron el carnaval de 2018.

La primera explosión se produjo el 10 de febrero a las 18:00 horas, a una cuadra del recorrido de la fastuosa entrada devocional, en la esquina de las calles Bakovic y Ejército y cobró la vida de ocho personas.

El artefacto explosivo fue depositado en un carrito de venta de chicharrón junto a la garrafa de gas. En principio se especuló que fue la garrafa que explosionó, sin embargo, luego de las investigaciones policiales se informó que fue dinamita mezclada con ANFO, que es nitrato de amonio utilizado por mineros para potenciar las explosiones en interior mina.

El segundo artefacto detonó tres días después a una cuadra de la primera en las calles Bakovic y Caro matando a otras cuatro personas, los heridos de ambas explosiones fueron un poco más de 30. Tenía las mismas características que la anterior detonación.

Ha transcurrido un año y las investigaciones están en “cero”, la policía no tiene ninguna pista y menos evidencia sobre el autor o los autores de ambos atentados.

Pese a las declaraciones de las más altas autoridades del ministerio de Gobierno, sobre avances en la investigación y el apresamiento de un hombre vinculado con la familia que finalmente fue liberado por no tener ninguna prueba en su contra, el miedo y el recelo cundió entre la población.

En febrero del año pasado, los orureños evitaban acercarse a lugares concurridos por miedo a ser víctima de un nuevo atentado, aunque con el pasar de los días, la calma volvió a la población.

Sin embargo, al acercarse nuevamente, el sábado de peregrinación que da comienzo al carnaval de Oruro que ostenta el título de Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad, otorgado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), el recuerdo de las explosiones cala entre quienes planean visitar Oruro.

Oruro en los días del carnaval recibe entre 400 y 500.000 visitantes atraídos por uno de los mejores carnavales del mundo cuya esencia es la devoción a la virgen del Socavón, el sábado de peregrinación, se baila con un profundo espíritu católico en honor a la virgen.

Transcurrido un año de las explosiones la policía no pudo determinar ni su autoría y menos el motivo que llevaron a estos criminales a perpetran tan cruel acción que cegó la vida de inocentes ciudadanos.

¿Cuál era el objetivo de estos terroristas? ¿Contra quién o quienes estaban dirigidas las explosiones? ¿Qué es lo que querían lograr? ¿dañar el carnaval?  Preguntas sin respuesta.

Lo cierto es que hasta ahora no existe pista alguna o evidencia que lleve por lo menos a especular el porqué de estos actos criminales que el pueblo en su conjunto, devoto de la virgen del Socavón, espera no se repitan este año.

Militares y policías tienen la obligación de velar por la seguridad de los miles de fieles, danzarines y de los miles de turistas nacionales y extranjeros que asistirán la próxima semana, a la entrada de peregrinación en honor de la virgen Candelaria o del Socavón.



Página vista 145 veces








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia