Oruro, Bolivia. 19 de agosto de 2019
  • close

Oruro baja sus regalías en 27% con respecto al 2014 y Bs5 millones el 2018

A 238 años de la revolución de 1781, Oruro sigue siendo rico en minerales pero pobre en desarrollo

Trabajadores mineros.

timerTiempo estimado de lectura: 9 minutos, 21 segundos

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 10 de febrero de 2019

La tierra de los Urus que nació con el nombre de sus conquistadores españoles “Villa de San Felipe de Austria”  y que en la república asumió el nombre de Oruro en homenaje a su población de Urus que quiere decir tierra de sol, logró su asentamiento poblacional con la explotación minera con empresas inglesas, chilenas, judías, checoslovacas, etc, pero hasta el año 2007, nunca recibió ni un centavo por regalías pues los dueños de las minas y lo concesionarios solo pagaban un impuesto al estado y al ministerio de minería. Desde el 2007 se impuso el pago de regalías mineras a las grandes empresas, medianas, pequeñas y cooperativas mineras.

Como un balde de agua fría recibió Oruro las declaración del secretario de Minería y Metalurgia del Gobierno Autónomo Departamental, Daniel Mollinedo, quien anunció que las regalías mineras bajaron el 2018 de 85 millones de bolivianos a Bs80 millones con respecto al 2017, y en comparación al 2014 la disminución alcanza a Bs42 millones, vale decir 27%, pues ese año la ciudad del pagador recibió Bs122 millones.

Las recaudaciones por regalías de la gestión 2018 no llegaron ni al 50% de lo presupuestado en la  gestión que fue de 200 millones de bolivianos. “Con la recaudación del 2018 estamos apenas bordeando entre el 55% o 58% de la gestión 2014”, sostuvo Mollinedo.

Las regalías mineras de Oruro del 2014 llegaron a Bs122 millones lo que permitió que la gobernación reciba Bs106 millones y  los municipios productores Bs16 millones;  en la gestión 2018  con los Bs80 millones la gobernación recibirá aproximadamente Bs68 millones y los municipios productores Bs32 millones.

Cuadro comparativo de regalías mineras gestión 2014-2015, el histórico más alto (cuadro: Bolivia minera.blogspot.com)


Los factores que incidieron  en el descenso de las regalías mineras son la caída de los precios de los minerales en el mercado internacional, el cierre de operaciones de la mina de oro de la Empresa Minera Inti Raymi (EMIRSA)  que  dejó de aportar Bs12 millones de bolivianos y la evasión por parte de algunas comercializadoras que funcionan de forma clandestina. Además a esto se suma los niveles bajos de exploración, debido a que ya no se tienen parajes libres para hacer minería, lo cual es muy preocupante, sostuvo Daniel Mollinedo.

La noticia sobre la baja en las regalías,  llegó a Oruro, a días celebrar 238 años del primer grito libertario de América que tenía como objetivo derrotar a la corona española, que invadió esa tierra al igual que las de Potosí y las tierras del Alto Perú, para saquear sus recursos mineros, sobre todo de oro y plata.

Oruro fue fundado el 1ro. de noviembre de 1606, como un centro minero de explotación de plata en la región de los Urus donde estaban las minas La Colorada, Santa Rita,  San José y San Miguel y, se la bautizó  como “Villa de San Felipe de Austria” en honor del rey de España Felipe III nieto del emperador Carlos V del Sacro Imperio Romano.

El 5 de septiembre de 1926 como parte de la República de Bolivia, se creó el departamento y desplazó el nombre español de “Villa de San Felipe de Austria” por Oruro. Tenía 15.000 habitantes entre españoles, criollos, negros,  indígenas urus sometidos por los aymaras  y estos sometidos por los quechuas.

Desde su nacimiento su vida económica, social y política estuvo ligada a la minería – explotación, fundición de minerales y juqueo- pues, sus montañas, llanos y serranías albergan grandes yacimientos de oro, plata, estaño, zinc, wolfran, uranio y cientos de minerales lo que lo hace un departamento rico, pero es un pueblo económicamente pobre pues su desarrollo no alcanza aún a satisfacer las necesidades básicas de vida de su población, que hoy alterna la actividad minera con la comercial, sobre todo aquella que está ligada al contrabando.

En su mayor auge de explotación y saqueo de minerales la colonización española extrajo plata de sus tierras, en la República el saqueo correspondió a los “barones del Estaño” Hochschild, Aramayo y Patiño, este último empezó en la mina La Salvadora localizada en el municipio de Uncía.

Un socavón expuesta en la muestra fotográfica del Museo Minero en Oruro


Después vino la nacionalización de sus minas (1953) y, la minería de Oruro pasó a manos de la Corporación Minera de Bolivia –Comibol- una entidad estatal que el año 1995 estuvo a punto de quebrar por la baja de los precios y procedió a relocalizar –despedir- a 25.000 mineros, muchos de los cuales se fueron a sembrar coca al Chapare, pero una gran parte se orientó hacer cooperativas mineras, lo que hoy se ha convertido en el nuevo modelo de explotación y saqueo minero.

Oruro, asentada sobre riquísimas minas nunca pudo disfrutar de sus riquezas, pues estas estuvieron siempre ligadas en la mayor parte de su vida al saqueo por parte de  empresas privadas sobre todo con capitales ingleses, muchos asociados a chilenos y, otros de origen yugoslavo, judíos,  libaneses, alemanes y españoles, todos explotaban a cambio de pagos  mínimos de   impuestos por exportación y al ministerio de Minería pagaban una mínima tasa por concesión de las parcelas.

El desarrollo minero tuvo su auge, después de  la usurpación del Litoral Boliviano por parte de Chile (1879), que a cambio de quedarse con los territorios bolivianos marítimos construyó el ferrocarril Arica-La Paz, después le siguió varios tramos entre ellos Oruro-La Paz y sus durmientes rodeaban minas como Huanuni, Catavi, San José, Morococala, Colquiri, que hasta hoy, son explotadas.

Años después, en marzo de 1997, el entonces presidente Sánchez de Lozada, promulgó la Ley minera 1777 que se convierte en el Código Minero que impone la libertad de tenencia y comercialización de minerales y metales en Bolivia, después, el Gobierno de Jorge Quiroga aprueba la Ley 2400 que establece que: “Comibol, asumirá la dirección y administración directa, plena y definitiva de las actividades mineras y metalúrgicas (del país) consistente en el derecho de prospección, exploración, explotación, concentración, fundición, refinación y comercialización de minerales”.

El gobierno de Evo Morales, en junio de 2007 mantuvo vigente la Ley de 1997 de Gonzalo Sánchez de Lozada, sin embargo mediante el D.S. 29165 de junio del 2007 dispuso el control en la comercialización de minerales y metales, meses después en noviembre del 2007, promulgó la Ley 3787 que obligó al sector minero a pagar una  regalías mineras que tiene el objeto de compensar la explotación de un recurso no renovable a las regiones productoras.

Una toma de la mina Huanuni,  donde se explotaba concentrados de estaño.

El año 2014 el gobierno promulga la Ley Minera 535  -vigente- donde establece la obligatoriedad de las empresas y cooperativas mineras para pagar regalías a las gobernaciones y  municipios productores,  además establece alícuotas de cálculo  para cada uno de los minerales explotados y que se comercialicen en el mercado interno y externo.

La Ley 535 de Minería y Metalurgia, promulgada el 28 de mayo de 2014,  señala, en su artículo 229, que el 85% de las regalías mineras van a los Gobiernos Autónomos Departamentales productores y el 15% a Gobiernos Autónomos Municipales productores de minerales.

Oruro tercer departamento en recibir mayor ingreso por regalías mineras

Estando vigentes las leyes 3787 y 535, Oruro empezó a ocupar entre el segundo y tercer lugar en la recaudación de regalías a nivel nacional.

El año 2013 por regalías Oruro recibió 87,3 millones de bolivianos,  el año 2014 llegó a Bs127 millones y el 2018 recibió Bs80 millones,  los minerales que más aportan son el estaño y la mayor mina que da regalías a Oruro es Huanuni, hoy en manos estatales.

A nivel nacional el año  2013 el país recaudo por regalías  mineras  855 millones de bolivianos, el año 2016 el país recaudó más de 929 millones  de bolivianos.

Como promedio se ha mantenido que  Potosí se constituyó en el primer beneficiario con regalías minera con un promedio de 66%, le sigue el departamento de La Paz 16 %, Oruro 8 %, Santa Cruz 3 %, Beni 3 %, Pando 2 % y Cochabamba 1 %.

Gobernación será brazo operativo del Senarecom para controlar a ilegales

Ahora el reto de Oruro es incrementar sus regalías y alcanzar su nivel histórico que se registró el año 2014. Para esto,  la Secretaria de Minería y Metalurgia del Gobierno Autónomo Departamental firmó un convenio con el Servicio Nacional de Registro y Control de la Comercialización de Minerales y Metales (Senarecom) dependiente del Ministerio de Minería, para ser un brazo operativo en el control  y fiscalización para luchar contra los evasores.

"Tenemos un arduo trabajo por realizar. Este año  (2019)  daremos sanciones económicas porque el año pasado (2018) parece que se reían las comercializadoras clandestinas por las notificaciones que entregábamos, ahora no podrán evadir", enfatizó.

En el marco de la Ley 535 de Minería y Metalurgia el Senarecom se encarga de verificar la venta de minerales y  el pago de regalías mineras en coordinación con los Gobiernos Autónomos  Departamentales.

Una toma de explotación de selección de  minerales con maquinaria pesada.


Falta de yacimientos para Ampliar la producción

Respecto a la falta de nuevos yacimientos para explorar mineral, Mollinedo indicó que se trabajará en esta gestión arduamente en la posibilidad de gestionar recursos para que se empiece con la exploración y prospección minera y así tener nuevos sectores para explotar.

Expertos en minería consideran que la actividad minera para la exploración requiere incentivos ya sea impositivos o de inversión, pues la minería, señalan, requiere grandes cantidades de capital y reglas claras que garanticen los procesos de prospección, exploración y explotación de nuestros recursos naturales, para su posterior comercialización en los mercados externos.

Oruro, después de Potosí y extrañamente del departamento de La Paz, que sobre todo explota oro, es un departamento tradicionalmente minero pues sus suelos tienen la diversidad minera más grande como estaño, plata, zinc, etc., sin embargo, ha sido el departamento explotado y rara vez se benefició directamente de sus riquezas, hoy tiene el reto de incrementar su producción, generar más fuentes de empleo para su población y recaudar más recursos por regalías y que las mismas sean invertidas servicios-agua, alcantarilla, luz,  salud, educación,  y no siga siendo, rica en explotación de minerales y pobre en desarrollo.


Página vista 592 veces








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia