Oruro, Bolivia. 18 de febrero de 2019
  • close

CAPUZ CULTURAL

Virgen María de la Candelaria del Socavón

Virgen del Socavón, patrona de los orureños

timerTiempo estimado de lectura: 5 minutos, 11 segundos

account_box


El FULGOR.com
location_city Oruro, Bolivia
date_range 03 de febrero de 2019

Reza en la puerta del Santuario del Socavón este verso anónimo:

Tú que gimes en el crimen
Tú te puedes aun salvar
Ven a los pies de la Virgen
Tus pecados a llorar.

Inspiración para todo feligrés ataviado en ropaje devocional y folklórico que, al pasar por el umbral de esta Portada, recuerda nuestra realidad de ser humano que podemos ser pecadores y redimirnos ante Dios ante expresiones de fe.

Sin embargo, mucho se ha escrito sobre el proceso cultural de esta Fiesta, equivocadamente llamada “Sábado de Carnaval”, y hasta la Patrona recibió adjetivos inadecuados como “Mamita Candila”, o “Kacha Moza”. El respeto religioso nos obliga a referirnos a ella como Virgen María de la Candelaria del Socavón.

Debemos conocer que el origen devocional se remonta posiblemente, a periodo anterior a la fundación de la Villa de Oruro, a finales del siglo XVI. La fiesta de la Virgen es el 2 de febrero, que rememora la presentación de Jesús en el Templo de Jerusalén y la purificación de María en el parto. De ahí, que Cristo, simboliza la luz del mundo como iluminación como la vela o “Candelas”, de ahí que viene el nombre de “Candelaria”.

Las características de la Imagen desde el punto de vista artístico son de estilo manierista, barroco mestizo. Una particularidad es la actitud inclinada hacia el costado izquierdo, como muestran otras imágenes similares como la Virgen del Rosario. Una particularidad de la Imagen es que a sus pies se encontraban retratados los devotos que mandaron a pintar la Imagen, que sensiblemente desaparecieron; por otro lado, la restauración omitió el rosario que pendía de la mano derecha de la Virgen, como parte de su característica.

Por lo poco que se conoce, es que antiguamente en las faldas del cerro San Miguel, se levantaba una ermita muy humilde, construida por los mineros posiblemente, para la devoción antes de ingresar a las labores. Se conoce que esta ermita sufrió algún derrumbe en un muro lateral en el año de 1750.

Para 1781, el 10 de febrero, uno de los líderes de este movimiento Jacinto Rodríguez, pasó por la ermita para colocar una vela en la Imagen que consideraba milagrosa y se trasladó hasta su mina de Todos Santos en el cerro Rubiales, sin conocer de los acontecimientos violentos que la Villa sopesaría ese mismo día.

La leyenda del Nina Nina que tenía en uno de los parajes del cerro Pie de Gallo escondida la Imagen de la Virgen de la Candelaria, no se acerca a la precisión histórica, pues en el año de 1789 donde se refiere que a partir de ese año los mineros decidieron vestirse de diablos y  bailar en su honor por el descubrimiento, podemos afirmar, que años antes existía una ermita con otros santos como el Arcángel Miguel, que aún se encuentra en un altar lateral y que en esos años, era objeto la Virgen María de una devoción generalizada por los habitantes de la Villa de Oruro.

Si bien el cerro de San Miguel, conocido como “Pie de Gallo”, concentraba una importante labor minera, el lugar fue conocido como “Socavón de la Virgen”, pero como dijo Josermo Murillo Vacareza, por esa inversión gramatical e ideológica, el pueblo años después de que cesó la actividad minera, la conoció después como “Virgen del Socavón.

Proceso de restauración de la imagen de la Virgen María


Esta vieja ermita, fue demolida y concluida en 1892 como describe en sus memorias Pastor Baldivieso que el Regimiento Avaroa, que se encontraba estacionado en Oruro acarreaba piedras los domingos de 1881 para  la construcción de la capilla en cruz latina que conocimos hasta hace unos treinta años atrás, pero sin torre, porque la misma fue elevada en 1918. Antes de ello, tenía solo una espadaña.

A finales del siglo XIX, Fernando Cajías nos confirma la presencia de diablos, y guardamos en nuestros archivos crónicas que datan del gobierno de Melgarejo donde ya se realiza una descripción de los bailes de diablos en honor a la Virgen del Socavón, las cuales son crónicas muy remotas.

Estos decayeron y a principios de siglo XX, fueron los del gremio de mañazos que asumieron la responsabilidad de llevar adelante la iniciativa de vestirse de diablos en honor a la Patrona. Este hecho cultural, generó impacto en la ciudad, lo que provocó décadas después, la generalización de la Fiesta a otros estratos sociales y del cual mereció la declaratoria de Obra Maestra del Patrimonio Oral e Intangible de la Humanidad. La fiesta, fue trasladada del 2 al sábado antes de los tres días de licencia conocido como “Carnaval”, por ello que equivocadamente referimos al Sábado de Carnaval, cuando en realidad es Sábado de Entrada.

Esta Imagen, a lo largo de su historia, motivó a sus devotos a evocarla de diferentes maneras, se conoce que existió una pintura motiva del ejército en el periodo de la Guerra del Pacífico, se llevaron detentes en el pecho de los soldados de la Guerra del Chaco, y en este periodo un verso de la cueca de despedida de los contingentes en los andenes del ferrocarril “Adiós Oruro”, nos evoca su presencia en las trincheras.

La fiesta se recupera en la década del noventa por entusiastas danzarines de la Fraternidad Artística y Cultural La Diablada, el 2 de febrero; se convierte en una entrada de parroquias, conjuntos folklóricos y feligreses un día antes como una Entrada de Cirios y la Fiesta en su honor como en añeja época con arcos de plata, misa y pasantes, como celebrando en su día. De esta manera, quisimos compartir un poco de la presencia histórica de la Imagen de la Virgen de la Candelaria, pero que para sus devotos es conocida familiarmente como Virgen del Socavón, Patrona de los mineros y del Folklore Nacional.


Página vista 317 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia