Oruro, Bolivia. 13 de diciembre de 2019
  • close

Entre la basura, la actitud y el bien común

La basura se acumula en cualquier esquina

timerTiempo estimado de lectura: 5 minutos, 18 segundos

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
email [email protected]
location_city Oruro, Bolivia
date_range 27 de enero de 2019

Todas las políticas en tema de gestión de residuos comienzan mencionando que la educación de las personas es fundamental, y es que de eso se trata cuando se pretende que nuestros domicilios y nuestras ciudades se mantengan limpios, y más aún que nuestro hogar, el único que tenemos, el Planeta Tierra, pueda sobrevivir a las grandes cantidades de basura que se generan todos los días.

Se trata de ser consciente del daño que se hace al medio ambiente cuando generamos residuos que pueden evitarse, tal el caso de las bolsas plásticas, papeles y otros.

“Sin bolsa por favor” es una frase que hoy debe ponerse de moda, y debe aplicarse en el simple hecho de ir a la tienda por pan, o al mercado, donde las vendedoras se han acostumbrado y han acostumbrado a la población, a poner bolsa sobre bolsa, sin necesidad.

Al igual que el uso indiscriminado del papel, o las botellas pet o plásticas, y es que la comodidad nos ha convertido en seres totalmente consumistas; qué fácil es hoy poner platos, vasos y cubiertos desechables, sin pensar siquiera en el gran daño que se le hace a la naturaleza que hoy está pidiendo auxilio.

Miles de animales muertos por culpa de la basura, kilómetros de suelos desertificados por la impermeabilización que provocan los plásticos, plantas que ya no reciben el agua y nutrientes por el mismo motivo, y el calentamiento global, que si bien es generado por la emisión de gases de efecto invernadero, no existe la suficiente vegetación que le haga frente, porque ha ido muriendo a consecuencia de los mismos factores ya expuestos.

Los espacios verdes se convierten en basureros


Son más de 15 años, desde que las campañas de sensibilización y concienciación se han intensificado, en diferentes espacios, sobre todo en las escuelas y colegios, con el fin de promover en los niños y jóvenes nuevos hábitos que permitan reducir la generación de residuos, sin embargo, con pena se observa cómo, luego de las concentraciones de estudiantes, los espacios quedan “sembrados” de basura, envolturas de golosinas y bolsitas de refrescos y yogurt, entre otros.

Actualmente, la ciudad de La Paz, pasa por un conflicto que tiene que ver con este tema tan delicado, pues colapsó el relleno sanitario de Alpacoma, a lo que reaccionaron los comunarios del sector en Achocalla bloqueando el paso a este espacio, y hoy la sede de gobierno se quedó sin el servicio de recojo de la basura debido a esa medida de presión.

Se ha pedido a la población paceña que evite sacar en lo posible su basura a las calles, pero no siempre esto es escuchado o posible, por lo que se observa con pena, los promontorios de basura que generan mal olor, y contaminación en la vía pública.

Este problema en la ciudad de La Paz, es emergente, sin embargo, es un ejemplo que nos permite reflexionar, pues en Oruro, promontorios de basura existen todos los días y en diferentes lugares.

BASURA Y SALUD

Además de la mala imagen que da la basura en las calles, tiene mucho que ver con la salud, pues resulta que cuando está expuesta durante mucho tiempo al aire libre causa erupciones en la piel, mal olor, proliferación de vectores como ratones y moscas y, en invierno las infecciones respiratorias se complican debido a la contaminación del aire.

Entre los principales riesgos están las enfermedades gastrointestinales (infecciones), que se adquieren a través de la contaminación de alimentos que se preparan a la intemperie cerca de depósitos de basura y causados por bacterias como la Salmonela.

Además, la basura que se tira al aire libre es una fuente de alimento para los roedores, cucarachas y otros insectos que propician el desarrollo de enfermedades. También los líquidos que se derraman de la basura, tras su descomposición, son una fuente infecciosa.

Falta cultura y solidaridad con los demás


RESPETO A LAS NORMAS

Es increíble que las personas no puedan tener su basura en sus casas, hasta que pase el carro que la recoge, pero no le molesta tener la basura permanentemente en las calles.

Existen anuncios que se colocan en diferentes lugares que señalan “Prohibido echar basura” bajo sanción de montos económicos, sin embargo, estos son ignorados a tal grado que el cartel queda más bien como un punto donde puede reunirse la basura.

Existen ordenanzas municipales, también se tiene la Ley Integral de Gestión de Residuos Sólidos, pero al parecer las personas hacen caso omiso a las mismas, y luego de tantos intentos, tal vez sea propio comenzar a sancionar.

Según una explicación psicológica es que faltaría interés de la población, “mientras a mí no me afecte, no importa si al resto sí”.

Sin embargo, la gente no se da cuenta que la basura contamina el agua, el aire y obviamente el suelo, afectando a todos.

En una explicación de este fenómeno, de falta de interés de la población, la psicóloga, Yadira Paricagua sostiene que se trata de modelos de aprendizaje, que se transmiten a través del ejemplo, con modelos de vida real, para que sean copiados por las generaciones venideras.

“Las personas solo piensan en su interés y no en el bien común”, dijo Paricagua, al trata de explicar por qué no funcionan las campañas de concienciación que se realizan.

Algunos vecinos no esperan la llegada del carro basurero y depositan sus desechos donde quieren


PLANTA DE TRATAMIENTO

Con mucha expectativa en Oruro se espera el funcionamiento la Planta de Tratamiento, Selección y Compostaje, que se construye, desde el  22 de agosto, en su primer lote, con un financiamiento de 13 millones de bolivianos, e incluye el fortalecimiento de la Empresa Municipal de Aseo Oruro (EMAO).

Pero este proyecto que se trata de la implementación de la Gestión Integral de Residuos, también enseñará a la población la selección, clasificación, y disposición de la basura.


Página vista veces








ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia