Oruro, Bolivia. 09 de diciembre de 2019
  • close

CAPUZ CULTURAL

El Gobierno de los diez días

Guerra de la Independencia

timerTiempo estimado de lectura: 4 minutos, 19 segundos

account_box


El FULGOR.com
location_city Oruro, Bolivia
date_range 13 de enero de 2019

No había pasado ni siquiera veinticinco años de la Asamblea Constituyente que declaró la independencia de Bolivia, y el país aún se debatía entre militares que habían peleado en ambos bandos en la guerra por tomar el poder. El único gobierno estable fue el del Mariscal Andrés de Santa Cruz, pero luego de su caída, se sucedieron varios gobiernos, inclusive de días que provocaron la crisis institucional del siglo XIX.

Entre estos cortos gobiernos se encuentra el del General Eusebio Guilarte, quien asumió el mando del país ante la renuncia del General José Ballivian, que presionado por grupos de su enemigo más personal que político el General Manuel Isidoro Belzu, tuvo que entregar el mando.

Eusebio Guilarte, sabía las condiciones en las que recibía el país, una fracción del ejército apoyaba al General Belzu, quien por motivos pasionales atacó al gobierno de Ballivian. Guilarte asumió la presidencia del país el 23 de diciembre de 1847. Sin embargo, el dos de enero en Oruro, se gestaba un movimiento para derrocarlo aprovechando su paso por esta ciudad.

Muy cerca, en la localidad de San Juan de Sora Sora se preparaba un levantamiento del cual le informaron estaban involucrados altos jefes del Ejército. Guilarte, en Sora Sora tomó preso al Mayor Pio Borda que en un juicio sumario lo obligó a confesar sobre la delación y luego lo fusiló en la misma localidad.

Eusebio Guilarte, contrariado por la traición llega a la ciudad de Oruro, que en ese tiempo tenía aspecto sombrío, pocas edificaciones de adobe, algunas abandonadas, producto de la Guerra de Independencia, escasa población y lo curioso que no existía ni un solo arbolito en la ciudad.

La ciudad de Oruro, había expresado su apoyo a los líderes del partido “Belcista” que entre los civiles y militares se habían apostado en las cimas de los cerros que circundaban la ciudad, preparándose para tomar las calles y el Palacio de Gobierno.

El presidente Eusebio Guilarte


En ese tiempo, se alzaba una edificación militar de tiempo de la Guerra de Independencia: la Fortaleza o Reducto como se lo conoció en el siglo XIX. Guilarte, reunió a su ejército con el que vino de Sora Sora en este espacio que contaba con todos los elementos bélicos incluyendo piezas de artillería.

Sin embargo, su débil carácter y desconfianza en sus jefes, lo impulsó a intentar disolver el ejército para luego marchar a Potosí y organizar otro ejército. Algunos militares de su entorno lograron disuadir de esta intención por los desórdenes que causaría la tropa licenciada, pues en ese tiempo era costumbre que los soldados que eran dados de baja por estos motivos de alzamiento saqueaban las casas de la ciudad dejando sufrimiento en los habitantes como una cuestionada costumbre.

Mientras dilucidaba en esta decisión, el ejército reunido en La Fortaleza se amotinó contra su gobierno, por lo que contrariado por esta noticia, montó su caballo desde el Palacio de Gobierno (actual edificio de la Gobernación), y se dirigió al viejo edificio del Reducto que encontró la puerta cerrada. Fue recibido con disparos e inclusive con dos tiros de cañón sobre su humanidad, que no lograron herirlo.

Guilarte tuvo que salir al descampado, pues en ese tiempo la ciudad hacia el Este terminaba en este viejo edificio. Por la noche, evitando que lo vieran, volvió a la ciudad y se refugió en la casa de unos conocidos, abandonando Oruro el 8 de enero hacia el Perú vestido de arriero. El gobierno de Eusebio Guilarte había durado apenas solo diez días.

La tropa había proclamado a Belzu, quien había llegado desde La Paz el mismo 8 de enero y asume acciones de liderazgo del país, entre ellas, devolver los restos del General Gamarra muerto en la batalla de Ingavi y demoler el monumento de la victoria boliviana sobre el ejército del Perú.

Al día siguiente, el 9 de enero, en la plaza de Oruro el ejército proclama a Belzu como presidente del país; sin embargo, prefiere declinar en favor del General José Miguel de Velasco el 18 de enero, quien asume la presidencia del 18 de enero de 1848, ejerce la presidencia del país por cuarta vez hasta que el propio Belzu lo derroca en la batalla de Yamparaez y toma la presidencia el 6 de diciembre de 1848.

Un año después el 11 de junio de 1849, mientras gobernaba el General Manuel Isidoro Belzu, Eusebio Guilarte intentó levantar a la escasa guarnición en el puerto de Santa María Magdalena de Cobija, pero fue asesinado en este intento de retomar el poder.

De esta manera, reflejamos un hecho histórico desarrollado en los primeros días de enero de aquel lejano año de 1848, demostrando que la posición geográfica de Oruro permitió el desarrollo de muchos acontecimientos históricos que se pierden en el tiempo, pero que en este reducido espacio compartimos con el paciente lector.



Página vista veces








ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia