Oruro, Bolivia. 23 de febrero de 2020
  • close

Después de estar 9 años en depósito en un puerto

China otorga a Bolivia derecho propietario sobre 16 barcazas y 2 remolcadoras

Las barcazas construidas en China se encuentran ancladas en un puerto con una deuda de 4,5 millones de dólares por almacenamiento

timerTiempo estimado de lectura: 8 minutos, 48 segundos

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 13 de enero de 2019

Ministro de Defensa, Javier Zabaleta, dice que se esperará que se concluya el proceso en China y no descartó la posibilidad de subastar las barcazas para que estas no sigan costándole al Estado más erogaciones. El contralmirante Freddy Ballesteros, quien  se encuentra en la cárcel de San Pedro compró y pagó al contado por 16  barcazas y 2 remolcadores $us28 millones. Las barcazas nunca llegaron a Bolivia se quedaron en un puerto en China donde estaba para rematarse, sin embargo, Bolivia demandó su propiedad y un tribunal en China le dio la razón ahora deberá ver qué destino le dará a las barcazas que están casi en desuso. El empresario venezolano que maneja la Red Andina de trenes, Carlos Gill, ofreció comprar las barcazas, para que el Estado no pierda como se dice: “soga y cabra”.


   

Bolivia a nueve años de haber comprado 16 barcazas y 2 remolcadoras por 28 millones de dólares logró que el Tribunal Marítimo de Qingdao de la República Popular China reconozca que   el derecho propietario de las embarcaciones es de la Empresa Naviera Boliviana (Enabol), que es la titular de la compra de las embarcaciones que estaban destinadas a Puerto Suárez, pues debían transportar por la Hidrovía Paraguay Paraná a través del Canal Tamengo la producción de hierro del Mutúm y sacar la producción de urea y amoniaco de la plata de Bulo Bulo.

El Tribunal Marítimo de Qingdao de la República Popular China también impuso  una multa a las empresas  Weimar Xintaiyuan Shipbuilding Co. Ltd. y Dayu Shipbuilding Ocean (Shandong) Co., Ltd. que fueron denunciadas  en un juicio civil por Enabol ante la retención ilegal de las embarcaciones. La corte determinó que el juicio civil tuvo un costo de 497.955,35 RMB yuans rénminbi chinos (unos 80.000 dólares) que deberán ser pagados por las empresas demandadas. Ambas empresas  de procedencia china y una tercera coreana no inmersa en el juicio civil que fue la empresa que se adjudicó la licitación y recibió el dinero.

La sentencia fue emitida el pasado 17 de diciembre de 2018 y hasta el 25 de enero de este año se esperará si se produce o no una apelación a la decisión ante el Tribunal Superior de la Provincia de Shandong de la República Popular China, sino  el fallo quedará ejecutoriado en favor de Bolivia.

 “Una vez que pase el plazo  de la apelación que se estima será hasta finales de enero, ahí Bolivia tomará una decisión respecto, primero, al destino de las barcazas si se ratifica la propiedad de Bolivia y, luego, ya la continuación de los procesos judiciales que están abiertos en el país contra algunos compatriotas bolivianos, pero también contra ciudadanos chinos y coreanos”, señaló el ministro de Defensa, Javier Zavaleta.

“Si todavía hay esa apelación el proceso va a continuar, si no hubiera prácticamente el proceso se extinguiría y quedaría resuelto a favor de Bolivia”, puntualizó el ministro.

El almirante Freddy Alfredo Ballesteros Quiroga, junto a los empresarios coreanos cuando llegaron para firmar el contrato de compra de las barcazas

ANTECEDENTES

El año 2009, el entonces gerente de la Empresa Naviera Boliviana (Enabol),  almirante Freddy Ballesteros Quiroga, viajó a Corea del Sur  para  poner en marcha el Decreto Supremo No. 098  que establece la “Implementación de un Empujador Fluvial Metropolitano en el Canal Tamengo y la Hidrovía Paraguay-Paraná y establece el desembolse 30 millones de dólares por parte del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

El contexto en que se dicta el decreto es que en Bolivia estaba en marcha la construcción de la empresa Siderúrgica del Mutún que tendría que operar con la fabricación de hierro y la construcción de la Planta procesadora de Urea y Amoniaco de Bulo Bulo.

Freddy Ballesteros, gerente general de la Empresa Naviera Boliviana (Enabol),  procede a firmar el  contrato y al pago por adelantado a la empresa coreana General Marine Business (GMV) 28 millones  de dólares por la compra  de 16 barcazas ($us 1,4) y 2 remolcadoras ($us11,5)  el proceso se hizo sin boleta de garantía. Además, canceló otros 3 millones de dólares para que las 16 barcazas y las 2 remolcadoras sean transportadas desde el Puerto de China hasta las de Rosario Argentina, desde donde sería trasladadas hasta Puerto Busch en la Hidrovía Paraguay Paraná.

La empresa coreana General Marine Business (GMV) con el dinero adelantado subcontrato a un astillero chino Weihai Xintaiyuan Shipbuilding Co.Ltd. y esta a su vez subcontrato a  Dayu Shipbuilding Ocean (Shandong) Co. Ltda. para la construcción de  las barcazas y el remolcador.

En fecha 3 de marzo de 2014, Enabol recibió una copia de la notificación del Tribunal de Asuntos Marítimos de Qingdao, China, sobre el proceso para el remate (subasta pública) irreversible de las dieciséis barcazas a favor del astillero  Dayu Shipbuilding Ocean (Shandong) Co. Ltda.

A fines de marzo de 2014, el mismo tribunal notificó que "suspende el remate  y reencausó el proceso hacia la demanda de “mejor derecho propietario”, proceso que fue iniciado por el  Ministerio de Defensa de Bolivia.

En ese entonces el procurador General del Estado, Héctor Arce, informó que su oficina utiliza bufetes internacionales que trabajan con Bolivia para asesorar a la Enabol en el proceso judicial que sigue por las barcazas chinas.

Respecto a los dos empujadores-remolcadores, estos fueron trasladados del astillero MSR en Wenhai al astillero Lanscheg en Nanjing. Su construcción puede ser terminada, pero Enabol “no cuenta con los recursos para cubrir ese trabajo”, sostuvo por su parte la empresa China que alegó que la subcontratadora tampoco canceló por el trabajo. El almacenaje de las barcazas generó una deuda  $us 4,5 millones por lo que la empresa demandó su remate.

13 de mayo de 2015, el ex ministro de Defensa Reymi Ferreira admitió que el Gobierno dio por perdidos los $us 28 millones que pagó por la compra de 16 barcazas, dos empujadores y su transporte hasta Bolivia; ahora solo puede garantizar el castigo penal para los responsables de ocasionar daños económicos al Estado.

“Hay un daño contra el Estado por una mala gestión, hay procesos penales en marcha y lo lamentable es que aunque sancionen a los culpables y vayan presos, el tema son los recursos que se han invertido”, dijo Ferreira, al ratificar la posición el Vicepresidente Álvaro García Linera que sentenció que el Estado no invertirá ni “un centavo en el tema”.

El fallo de la Corte de China podría complicar al Estado Boliviano, pues una vez que se ratifique su propiedad el Estado deberá invertir recursos para traerlos a Bolivia o dejarlos en China donde deberá continuar pagando su derecho de almacenaje, la otra alternativa podría ser el remate de las  16 embarcaciones y 2 remolcadores.

El almirante Freddy  Alfredo Ballesteros Quiroga en conferencia de prensa como gerente general de la Empresa Naviera Boliviana

ENABOL

La Empresa Naviera Boliviana –Enabol– fue creada Mediante Decreto Ley de 9 de febrero de 1979 como una entidad autárquica de Derecho Público y su misión es desarrollar actividades de transporte naviero y servicios portuarios.

A lo largo de su historia Enabol  ha sido manejada por las Fuerzas Armadas particularmente con personal de la Fuerza Naval Boliviana.

El 28 de julio de 2008, mediante  Decreto Supremo 29651 se dispuso que su Directorio sea conformado por el Ministro de Defensa Nacional en calidad de Presidente, el Comandante General de la Fuerza Naval Boliviana, los directores generales de Capitanías de Puerto y de Intereses Marítimos, Fluviales, Lacustres y de Marina Mercante, el jefe de la Unidad de Marina Mercante y un representante del Ministerio de Obras Públicas, Servicios y Vivienda. Un año después se  incorporó al Ministro de Economía y Finanzas Públicas.

RESPONSABLES CON JUICIO PENAL

El contralmirante Freddy Alberto Ballesteros está con detención preventiva y junto a él están procesados 22 involucrados, algunos se beneficiaron con medidas sustitutivas a la detención y otros aún son considerados prófugos de la justicia.

En el juicio se imputó a los procesados por los delitos de contratos lesivos al Estado, incumplimiento de deberes y enriquecimiento ilícito de particulares.

En febrero de 2013, el exgerente de Enabol, contralmirante Freddy Ballesteros,  fue recluido en la cárcel de San Pedro de la ciudad de La Paz. Antes de entrar a San Pedro, en toda la gestión 2012 el contralmirante a través de su abogado Moisés Ponce de León, recusó a siete jueces. También se encuentran en San Pedro, el abogado coreano-boliviano de la empresa GMB en Bolivia, Carlos Hur que fue también quién asesoró a Ballesteros en la compra. Fue detenido el ex director administrativo de Enabol, Fidel Gamboa, tiene detención domiciliaria el capitán de fragata Evalth Velasco Helguero. Hay orden internacional de aprehensión contra los empresarios coreanos que firmaron los contratos. La justicia boliviana no pudo dar con su paradero en el país.

El Procurador General de Estado, Ricardo Menacho,   anticipó un proceso civil para conseguir un resarcimiento de daños.

Por su parte el  Juez Décimo de Instrucción del Tribunal Departamental de Justicia de La Paz dispuso la hipoteca legal de 10 inmuebles y ocho vehículos de los imputados del caso barcaza. "A solicitud del Ministerio de Transparencia, las autoridades jurisdiccionales procedieron a efectuar la hipoteca legal de los bienes de los imputados con el objeto de precautelar el presunto daño económico provocado a las arcas del Estado Boliviano”, declaró la ministra de Lucha Contra la Corrupción, Lenny Valdivia, al señalar que entre los bienes están los del almirante Ballesteros.

Las barcazas construidas en China se encuentran  ancladas en un puerto con una deuda de 4,5 millones de dólares por almacenamiento

CARLOS GILL OFRECE COMPRAR LAS BARCAZAS

La empresa Ferroviaria Andina, de propiedad del empresario venezolano  Carlos Gill, declaró su interés por recuperar las barcazas, pero hasta la fecha no se tiene ningún resultado.  El actual ministro de Defensa no descartó la posibilidad de un remate, tal vez,  Gill pueda adjudicarse, para que Bolivia no pierda soga y cabra.


Página vista veces








ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia