Oruro, Bolivia. 18 de marzo de 2019
  • close

EDITORIAL

Un nuevo año con esperanza de días mejores

timerTiempo estimado de lectura: 2 minutos, 36 segundos
EL FULGOR.com
REDACCIÓN
date_range 06 de enero de 2019

El comienzo de un nuevo año siempre es tiempo propicio para reflexionar sobre lo realizado durante los 365 días transcurridos y planificar el quehacer para los siguientes 12 meses.

Las buenas intenciones son las que priman para el devenir y un análisis sobre las vivencias pasadas ayudan a mejorar la toma de decisiones presentes y futuras.

La Navidad nos ayuda a comprender el misterio de la vida y rememorar el nacimiento del Salvador cuya vida, muerte y resurrección son el fundamento de nuestra fe, de la religión que profesamos la gran mayoría de los bolivianos, la misma que nos enseña a ser tolerantes con todos, incluso con aquellos que se consideran nuestros enemigos.

Y son estas sabias enseñanzas las que nos llevan a la esperanza de días mejores para todos los bolivianos y bolivianas, para nuestra amada patria Bolivia y que la familia continué siendo el fundamento de la vida y de nuestra sociedad.

Vivimos tiempos difíciles, debido a la exacerbación de ánimos por la contienda política permanente en que estamos inmersos que muchas veces provoca enfrentamientos estériles entre hermanos que somos todos.

Debemos este año que comienza más bien aunar esfuerzos para la unidad de todos para que, juntos, impulsemos el desarrollo de nuestro país, de todas sus regiones, sin distingo alguno.

La falta de unión y de acuerdos en torno a las grandes metas nacionales nos pueden llevar a un resultado que nadie quiere, que afectará a todos y especialmente a nuestros hijos y nietos para quienes, es nuestra obligación, legarles un futuro de seguridad, de paz y desarrollo.

La confrontación, no es buena, la violencia sólo trae más violencia, por lo que debemos ayudar a cultivar la tolerancia y la sana convivencia entre todos los bolivianos y bolivianas, al final, ganaremos todos.

La democracia es una conquista que costó mucha sangre, sudor y lágrimas. Los jóvenes de ahora, no saben cómo es vivir en dictadura y es por eso que probablemente, no valoren en su verdadera dimensión el cuidado que debemos darle a esste sistema de convivencia que hemos elegido.

Los periodistas fuimos testigos de primera mano de los cruentos golpes de estado que soportó nuestro país, desde el 4 de noviembre de 1964, hasta el 10 de octubre de 1982, que tuvimos gobernantes de facto.

Pagamos nuestro precio, más de 70 periodistas fueron exiliados y muchos otros recluidos en campos de concentración, por eso valoramos la democracia como sistema de convivencia.

Al comenzar este 2019, es necesario que hagamos un esfuerzo, mirar atrás para comprender que el país que ahora tenemos es obra de todos de una u otra manera contribuyeron para engrandecerlo.

Dejemos de lado los odios y rencores, todo aquello que nos separa, que el diálogo sea el instrumento para solucionar los problemas, caminemos juntos defendiendo los grandes valores de convivencia entre los que destaca la democracia como sistema, la defensa de los derechos humanos y de una sana y responsable convivencia.


Página vista 65 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia