Oruro, Bolivia. 19 de agosto de 2019
  • close

Recordando un aniversario:

La santa popular orureña “Inocencia Flores”

Inocencia recibe todos los días la visita de una gran cantidad de personas que son sus devotos

timerTiempo estimado de lectura: 4 minutos, 4 segundos

account_box


Especial para EL FULGOR.com
location_city Oruro
date_range 16 de diciembre de 2018

Un martes 13 de diciembre de 1977 la ciudadanía orureña se estremeció al conocer el hallazgo del cadáver de una mujer de aproximadamente 20 años de edad, que se encontraba envuelto en una frazada tipo militar, de color verde con fondo azul dentro de un bolsón de lona del cual se veía que salían los pies, en las calles Buenos Aires (hoy Rajka Bakovic) y esquina Adolfo Mier; el deceso se había suscitado entre las 2 a 3 de la madrugada del mismo día, el médico Forense Dr. Augusto Gómez informó que el cadáver se encontraba desnudo, el rostro bañado en sangre, alcanzando a contar 56 hematomas, siendo la causa de la muerte Traumatismo Encéfalo-craneal, por un golpe en la cabeza con un martillo que dejó una herida de 7 centímetros.

El asesino confeso


Las investigaciones documentadas en el periodo de los años 70, detallan este crimen como uno de los actos horrendos en la ciudad de Oruro, que había despertado en la ciudadanía comentarios por varias semanas, cuyo desenlace final de este crimen fue a parar con la identificación supuesta del acusado que  respondía al nombre de José Leaño Perales  de 50 años de edad aproximadamente, quien manifestó haber cometido el crimen cuando se encontraba en estado de ebriedad indicando al respecto: “nadie está libre de cometer una desgracia”. El perfil de psicópata y perverso sexual atribuido a Leaño, generó entre la ciudadanía y sobre todo en las comerciantes de los mercados: Bolívar, Campero y calles adyacentes, varias manifestaciones de protesta por las calles, pidiendo justicia y el fusilamiento inmediato de José Leaño, quien fue sentenciado posteriormente a 30 años de reclusión en la cárcel, sin derecho a indulto.

Flores frescas todos los días y ofrendas en su honor


Desde aquel evento criminal y el impacto dejado en la ciudadanía orureña se originó una nueva expresión de creencia y costumbre: el nacimiento de una “santa” con un nuevo nombre y apellido, acuñado por las personas que encontraron en esta mujer una comunicación de esperanza y ayuda, denominándola “Inocencia Flores”, por el carácter voluble a la hora de morir y porque diariamente recibe en su tumba un sinfín de flores de diversas personas que acuden a su recinto donde hoy en día reposa.

Placas conmemorativas y de agradecimiento


Es así que ya son 41 años  que la tumba de Inocencia Flores es un espacio sagrado ritual en la ciudad de Oruro, cuyo origen a un culto popular, fue asumiendo dos procesos socioculturales enraizados en la costumbre y tradición orureña que son fundamentales: el proceso de unción a partir de su trágica muerte por el rol antagónico que asume su asesino y por otro lado los favores que otorga a sus deudos y creyentes.

Responso


Es así que el nacimiento de una “santa popular” esta sacralizada y canonizada por este factor negativo (el asesinato) y por asumir un rol de intermediaria con Dios y asumiendo nuevos roles que favorecen a sus deudos, aquellos que la recuerdan ahora como un ente que ayuda a los necesitados sean cual fuera su condición social, quienes inspirados en su fe elaboraron dos responsos dedicados a ella con los que la invocan y le rezan.

Sitio donde se encienden las velas


También edificaron en la parte posterior del “altar abierto” un pequeño espacio dispuesto para el encendido de velas, que representa un homenaje al dolor, agradecimiento, revitalización y el apaciguamiento mediante la oración a la angustia y la incertidumbre que sufren los devotos; por los pilares traseros de este recinto se ubican las bolsas pequeñas que contienen hojas de coca dejadas por los creyentes, misma que son considerados como presentes para el alma.

También se puede apreciar Placas Conmemorativas, que es otro tipo de presente, que contabilizadas llegan alrededor de 750 (hechas de bronce, mármol, artesanales, etc.) llegando a cubrir los pilares de la capilla abierta.

La prensa de la época publicó esta fotografía de la víctima


Las ofrendas más significativas y comunes que se pueden observar son las flores, por lo tanto encontramos también a disposición una variedad considerable de floreros; los creyentes consideran que fueron las vendedoras de flores que se encuentran fuera del Cementerio General, quienes colocaron el nombre a esta difunta.

Este 13 de diciembre se cumple un año más de la muerte trágica de la Santa Popular Inocencia Flores, víctima de feminicidio, quien seguirá siendo recordada con los actos rituales propios que fueron generándose a lo largo de estas décadas, para que siga otorgando los milagros esperados.


Página vista 694 veces








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia