Oruro, Bolivia. 21 de octubre de 2018
  • close

Las bebidas energéticas pueden causar muerte súbita

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
email [email protected]
location_city La Paz, Bolivia
date_range 29 de octubre de 2017

En los últimos años, se ha incrementado la popularidad y consumo de las bebidas energéticas para sobrellevar la fatiga o el cansancio del trabajo diario e incluso las largas noches de desvelo, pero su consumo en exceso puede incrementar la frecuencia cardiaca y la presión arterial hasta provocar la muerte súbita por una crisis hipertensiva o infarto del miocardio.

El problema de estos productos son sus componentes (cafeína, taurina, guaraná, vitaminas y azucares o endulzantes) cuyo propósito y propaganda es aumentar la energía, la vitalidad y mantener despierto a quien la consume; pero, “lo que hacen es estimular el sistema nervioso central, elevar la frecuencia cardiaca y alterar el sueño”, explica el investigador del Servicio de Laboratorios de Diagnóstico e Investigación en Salud (SELADIS), Roger Carvajal.

Según el experto, el consumo excesivo de éstas bebidas, puede producir una sobredosis de cafeína, un síndrome similar a la intoxicación por anfetaminas que pueden llegar a ser mortal.

“Cuando se toman muchas bebidas energéticas en un periodo corto de tiempo, el organismo podría colapsar. Una persona sedentaria, por ejemplo, podría ser la más afectada, debido a que las bebidas energéticas en altas dosis elevan el ritmo cardiaco y la presión sanguínea. Además, por contener cafeína son adictivas, producen insomnio, taquicardia, irritabilidad y ansiedad, entre otros síntomas menos comunes”, destaca Carvajal.

De igual manera puede causar temblores, malestar intestinal, dolor en el pecho, diarrea, dolor de cabeza y hormigueo en el cuerpo. Al ser un producto que disminuye el sueño, puede afectar la concentración y aumentar el apetito que conlleva a la obesidad, destacan algunos estudios científicos realizados en Estados Unidos.

Un equipo de investigadores que trabaja en la Oficina Regional para Europa de la Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte de que el incremento del consumo de bebidas energéticas puede suponer un problema para la salud pública.

Según los autores, una revisión de artículos científicos publicados sobre los efectos del consumo excesivo de este tipo de productos sugiere que “la preocupación de la comunidad científica y del público respecto a los potenciales efectos adversos para la salud de un incremento del consumo de bebidas energéticas es válido en líneas generales”.

Muertes relacionadas con energizantes

Autoridades estadounidenses revelaron que se investigan reportes sobre muertes de personas que consumieron las bebidas energizantes de la empresa Monster Beverages, publicó la agencia AFP.

De acuerdo con la Agencia de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés), hay otros casos de personas que presentaron reacciones adversas luego de consumir la bebida, que contiene 240 miligramos de cafeína, siete veces la cantidad hallada en una Coca-Cola.

Latinoamérica mayor consumidor del mundo

“América Latina es el mayor consumidor de bebidas energizantes del mundo. Con un incremento de más de un 34% en el período que va desde el 2004 hasta el año 2010, supera en más de un 15% al crecimiento que tiene esta categoría en el resto del mundo”, según el Informe Anual de Bebidas 2013 de la revista Industria Alimenticia. link

El informe destaca que la marca “Red Bull” sigue dominando la categoría a nivel mundial con un 70% del mercado y con su particular estrategia de procesar únicamente en Austria para distribuir al mundo entero.

El rápido crecimiento de la categoría y algunos casos médicos como resultado de consumo excesivo han llevado a las autoridades a regular determinados ingredientes, especialmente la cafeína. Países como Italia, México, Estados Unidos, Argentina, Uruguay, Canadá o Suecia tienen regulaciones acerca de las cantidades de algunas sustancias que las componen, aunque no existen disposiciones específicas sobre la venta indiscriminada.

“Aun con estas restricciones la categoría sigue creciendo en América Latina no solo en cantidad, pero en formatos, sabores, estando siempre asociada a deportes extremos (teniendo en cuenta que para muchos deportes el consumo sería considerado doping). Esta categoría ha estado siempre bajo una sospecha de tener efectos nocivos para la salud humana, efectos permanentes para la salud dental y alguna otra afección que se le atribuye al consumo de la bebida”, agrega el Informe Anual de Bebidas.

En Bolivia, no existe ningún tipo de restricción a la venta de bebidas energizantes y en los últimos años su consumo se incrementó en 12,5%, “las bebidas carbonatadas tales como gaseosas, energizantes, jugos, entre otros productos de importación y que se produce en el país, movieron Bs 9.547 millones” según el informe de Euromonitor Internacional.

Además agrega que el volumen de bebidas no alcohólicas que se espera comercializar este año será de 1.239 millones de litros, un 5,1% más que en 2015, por lo que se estima que el consumo per cápita de bebidas no alcohólicas ascienda a 113,6 litros por cada boliviano. Cifra importante si se toma en cuenta que el año 2010 el consumo per cápita era de 85,5 litros.

Estimulantes y adictivos

Durante los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, las anfetaminas que habían mantenido despiertos a los soldados, disfrutaron de un gran éxito entre los ciudadanos de Japón y Estados Unidos. Cuando los gobernantes sacaron del mercado legal estos estimulantes, en los años cincuenta, se abrió un espacio para un negocio que pronto quedaría cubierto.

En 1962, la compañía Taisho introdujo el “Lipovitan D”, una bebida energética con un alto contenido de taurina y cafeína. En los ochenta, los ejecutivos japoneses lo adoptaron como combustible para incrementar el ritmo de trabajo de las grandes empresas y el producto se anunciaba mostrando a hombres de negocios supervitaminados firmando contratos por todo el mundo.

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) no regula la cantidad de cafeína en las bebidas energizantes, pero se conoce que algunas marcas contienen hasta 300 miligramos por porción, tres veces más del límite recomendado.

La peligrosa mezcla con el alcohol

La cafeína es un alcaloide y el consumo combinado de bebidas estimulantes (energéticas) con bebidas depresoras (alcohólicas) puede fomentar un consumo excesivo de alcohol, imprimiendo una falsa sensación de control y sobriedad, manteniendo falsamente equilibrado el funcionamiento orgánico y corporal en los límites máximos de tolerancia, lo que es un riesgo para cualquier persona saludable y, más aún, para quienes sabiéndolo o no, tienen mayor riesgo cardiovascular o son portadores de enfermedades.

Energéticas y deportivas no son lo mismo

El investigador del SELADIS Roger Carvajal, aclara que las bebidas energéticas (con elevado contenido de cafeína) y las bebidas mundialmente reconocidas como 'bebidas deportivas o isotónicas' (con sales minerales y glucosa que favorecen la hidratación) no son lo mismo.

Destaca que las bebidas deportivas ayudan a reponer las sales minerales y los electrolitos que pierde el cuerpo al realizar actividades físicas en los rendimientos deportivos.


Red Bull, la mayor compañía de bebidas energéticas del mundo

El día en que el empresario tailandés, Chaleo Yoovidhya, mezcló cafeína, azúcar y un aminoácido llamado taurina, dio inicio al imperio de “Red Bull”, la mayor compañía de bebidas energéticas del mundo, que maneja el 75% del mercado mundial.

El invento de Yoovidhya generó una fortuna de $us 22.000 millones, lo que ubicó a su familia como la cuarta más rica de Tailandia.

En los años 50, Yoovidhya vendía antibióticos cuando tuvo la idea de crear bebidas energéticas dirigidas a la clase trabajadora. Fue en 1975 cuando inventó un brebaje que llamó Krating Daeng o "toro rojo" en tailandés, que se vendía a bajo precio.

Después de algún tiempo, el emprendedor austríaco, Dietrich Mateschitz, mientras estaba de vacaciones en Tailandia, descubrió el producto y decidió comprar el 49% de la empresa haciéndole algunos cambios a la fórmula original para adaptarla al gusto occidental en 1987 la compañía lanzó por primera vez la bebida en Occidente.

Se masificó cuando llegó a Estados Unidos en 1997, en medio de una gigantesca campaña publicitaria que creó una marca asociada a los deportes extremos y la cultura de la adrenalina.

Con sede central en Austria, la compañía facturó cerca de u$s7.000 millones el año pasado, según relevó la BBC. Mateschitz, de 72 años, controla hoy una fortuna estimada en unos u$s12.000 millones, lo que lo ubica en el puesto 80 del ranking de los hombres más ricos del mundo, según el índice de Bloomberg.


Zrii: una bebida que enreda a Robayo

“Hola amigos les habla un socio más de Zrii, de la empresa que les va a cambiar sus vidas y su salud, tomen decisiones inteligentes, inviertan y seamos socios de Zrii”. Con este mensaje, divulgado en el portal de internet Youtube, mediante un video de 21 segundos de duración, el capitán e ídolo del equipo de fútbol Millonarios Rafael Robayo promociona una bebida energizante.

El Zrii es una bebida que apareció en el mundo en 2008. Surgió en Estados Unidos como una idea del empresario William Farley para comercializar a través del sistema multinivel una bebida elaborada con base en amalaki, una fruta originaria de India, cerca del Himalaya. Una aventura comercial que terminó en la quiebra por pérdidas millonarias luego de un comienzo exitoso.

Mediante el voz a voz, la comercialización del producto gana adeptos, con un sugestivo discurso. Tiene la aprobación del rey de la vida sana Deepak Chopra y del millonario emprendedor, conferencista y filántropo estadounidense Chris Gardner. También dicen que tiene beneficios para la salud y lo que más interés genera en la gente, si se obtienen nuevos clientes, se puede recuperar la inversión casi de inmediato.


Página vista 425 veces


local_offerSalud








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia