Oruro, Bolivia. 18 de diciembre de 2018
  • close

CAPUZ CULTURAL

El 27 de Noviembre en la Guerra del Pacífico y la Guerra del Chaco

Pintura conmemorativa de la Batalla de Tarapacá

account_box


El FULGOR.com
location_city Oruro, Bolivia
date_range 02 de diciembre de 2018

Pareciera una fecha sacada del calendario al azar, que posiblemente no tenga mayor relevancia; sin embargo, para nuestro calendario histórico resulta ser de alta importancia porque rememora una de las victorias del ejército aliado en la cuestionada Guerra del Pacífico: la batalla de Tarapacá.

La historiografía oficial, especialmente del Perú, da cuenta que solo unidades de aquella nacionalidad participaron en la mencionada batalla; pero, revisando documentación y además el diario de José Vicente Ochoa, da cuenta que una unidad boliviana conformó el ejército aliado: el Regimiento “Loa”.

La historia oficial nos muestra que en realidad eran residentes bolivianos en Iquique que por trabajar en las salitreras tuvieron que migrar a la costa, frente a la sequía en los valles del país. Aparentemente, su estandarte tenía los colores peruanos, de allí que se considera un regimiento de aquel país.

Recientemente encontramos documentación oficial de la época, y gracias a un General que lamentablemente dejó un libro trunco, porque fue fusilado en los terribles hechos del 21 de noviembre de 1944, tenemos datos que podremos revelarlos a futuro con fuentes primarias recogidas por el investigador y además con inédita información que nos aclarará algunos aspectos en el desarrollo de esta batalla, especialmente de quien capturó el estandarte del 2º de línea del ejército chileno.

Volviendo a la información, debemos recordar la terrible derrota que tuvo el ejército aliado en Pisagua el 2 de noviembre, y la batalla de San Francisco el 19 de noviembre de 1880. El ejército aliado debía reorganizarse, muchos dispersos pudieron llegar a diferentes puntos, y algunos militares que se los dio por muertos como el Cnl. Ramón Gonzales apodado el “Pachacha”, logró reunir a muchos de ellos.

El ejército chileno con poco más de dos mil hombres, ya dominando parte de la costa se apodera poco a poco del antiguo departamento peruano conocido como “Tarapacá”. El ejército aliado que esperaba el refuerzo del presidente Hilarión Daza que sale con su División de Tacna para encontrarse con el General Buendía, vuelve a Arica sin presentar batalla, facilitando la derrota del ejército aliado en San Francisco.

El Ejército Peruano, que se encontraba en la quebrada de San Lorenzo de Tarapacá, sobrepasaba los 3000 hombres en tres divisiones sin contar con la División que se quedó en Pachica. En la Quinta División, se encontraba la Columna “Loa”, compuesta por bolivianos residentes en Iquique y cuyo número de efectivos era 226.

La batalla comenzó a las 10 de la mañana y se desarrolló hasta la tarde, con pérdidas significativas para el ejército chileno, entre ellos el Coronel Eleuterio Ramírez comandante de la Segunda División.

Esta batalla, no se la supo aprovechar y lamentablemente el ejército aliado se concentró en Tacna esperando a que los chilenos se reorganicen y esperaron batalla cinco meses después.

Como un homenaje podemos citar a las bajas de la columna “Loa”, muertos en acción: Capitán Aniceto Rivera; Subtenientes Rubén Córdova, Nicanor Monte y Adolfo Vargas; además de 35 entre clases y tropa. Los heridos: Luis Murguntegni y José Cuellar, además de 40 entre clases y tropa.

El Diario de José Vicente Ochoa nos dice: “La victoria de Tarapacá honra más a armas peruanas que a las nuestras, porque la fuerza boliviana, que allí había combatido era solo el batallón Loa”.

En la época de la Guerra Federal en la ciudad de La Paz en 1898 se organiza un batallón con el nombre de “Loa”, en homenaje a los valientes bolivianos que lucharon en Tarapacá. Luego de la batalla del Segundo Crucero desaparece. Sin embargo, en el año de 1900 en base a columnas de Oruro y Cochabamba se organiza el Batallón “Loa” 4º de Línea, que además participa desde 1932 en la Guerra del Chaco.

Soldados bolivianos en la Guerra del Chaco


Lo interesante, es que la fecha “27 de noviembre” queda también plasmada en la historia de la Guerra del Chaco, porque precisamente un fortín lleva como nombre esta fecha rememorando aquella acción heroica del batallón “Loa” en 1879.

Esta denominación a un fortín como 27 de noviembre, generó mucha especulación, especialmente para los paraguayos que no conocían el significado de esta fecha. Fue fundada por el Coronel Ángel Ayoroa descubriendo una laguna bautizando el fortín con el nombre de “27 de noviembre” en homenaje a la batalla de “Tarapacá”. Este fortín facilitó posteriormente la fundación de fortín Picuiba.

Lamentablemente, en el mes de diciembre de 1934, se produce uno de los hechos de mayor desastre para el ejército boliviano por incompetencia de su Estado Mayor y además los conductores que emitían órdenes contradictorias. Gran parte de las unidades que se encontraban en Picuiba, se iban replegando de este fortín, pero eran sorprendidas por paraguayos y “cuatreados”, muchos otros por el calor inclemente, caían de insolación y otros, aprovechando que tenían en su poder armas, preferían el suicidio antes que sufrir por la carencia de agua.

Este fortín fue capturado por el ejército paraguayo el 12 de diciembre, persiguiendo a lo que quedaba de dos divisiones bolivianas que continuaban su retirada, la escena fue dramática, muchos de ellos pedían de rodillas que se le diera agua por piedad.

Una fecha que significó gloria y heroísmo y al mismo tiempo otra que refleja la falta de conducción y el sometimiento a la tropa de las más bajas atenciones en tiempos de guerra. Esta fecha, que debe ser recordada, ofrecemos estas dos facetas.


Página vista 418 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia