Oruro, Bolivia. 18 de diciembre de 2018
  • close

Daniel Titichoca, el campeón de ajedrez que comenzó jugando en el celular

Con 16 años, el ajedrecista orureño busca en Lima-Perú consolidarse como maestro FIDE, su primer logró a nivel internacional, y para orgullo del de Oruro. En Bolivia es el número 1 en su categoría y sueña con llegar a Gran Maestro, título que en el país solo ostenta Oswaldo Zambrano.

Daniel Titiichoca, el campeón con sus medallas.

EL FULGOR.com
date_range 18 de noviembre de 2018

La inserción del celular a nuestras vidas cotidianas a principios del nuevo milenio, ha sido un mal necesario para las comunicaciones, pero también un vicio perjudicial con las distintas aplicaciones de juegos. En el presente caso, no fue así, para el ajedrecista orureño Daniel Titichoca que gracias al celular de marca LG de su mamá, Roxana Daza, desde muy pequeño se adentró en la pasión por el ajedrez.

Mientras otros infantes y jóvenes universitarios, en esos años, se entretenían en sus ratos libres con sus celulares con juegos como el snake (viborita), de platillos voladores, el ludo (para citar), Daniel encontró en el juego del celular de su mamá, su primer maestro para acercarlo al deporte ciencia que es el ajedrez.

Su ingreso a las competencias en la Asociación de Ajedrez  de Oruro fue a los 11 años, muy tarde considera Daniel, puesto que existen otros niños que tienen roce desde los 6 años. Pese a ello, el ímpetu y la perseverancia, fueron claves para acortar distancias de edad y tener a Titichoca como el mejor ajedrecista boliviano en la categoría sub 16 rama masculina y el segundo en el ranking absoluto.

Más de medio centenar de medallas son sus credenciales y  muestras del progreso de Daniel Titichoca que ahora se alista para el reto de coronarse en diciembre, campeón en el Sudamericano Juvenil de Ajedrez en Lima Perú y acceder de forma directa al título de Maestro FIDE (Federación Internacional de Ajedrez).

Actualmente, junto a Milka Beltran y Zahid Ramos, Daniel es una de las promesas del ajedrez orureño y boliviano. De la misma forma, el apoyo de sus padres, Henry Titichoca y Roxana Daza, es bastante valioso para seguir asistiendo a diferentes eventos llevando en alto el rojo, amarillo y verde.

EL FULGOR.com (EF): ¿Cómo encontraste la pasión de jugar ajedrez?

Daniel Titichoca (DT): Desde muy pequeño ya me gustaba. A los cinco años, como cualquier niño, yo jugaba en el celular de mi mamá, era de esos celulares antiguos, y me llamaba la atención el ajedrez, desde ahí lo inicie a jugar y me gustaba mucho. Mis padres me compraron un tablero, me gustaba jugar e inicia así en torneos, practicaba en la escuela municipal cuando tenía la edad de 11 años, recién ahí empezó a practicarlo.

EF: ¿Seguro era un juego básico de ajedrez?

DT: Desde ahí aprendí a mover piezas, ver cuáles son las amenazas, capturas, me empezó a gustar el ajedrez.

EF: ¿Y en que ratos utilizabas el celular?

DT: Yo acompañaba a mis papas en el trabajo, ellos tienen su empresa de textiles y deportivos. Yo les acompañaba en la tienda, estaba en el kínder y me aburría, entonces le pedía el celular a mí mamá, entonces yo aprovechaba para jugar.

Viaja a Lima con la ilusión de obtener el título de Maestro FIDE.


EF: ¿Siempre fue el ajedrez o viste otras opciones de jugar, por ejemplo futbol?

DT: De pequeño mi papá tenía incluso su academia de futsal. Yo iba y practicaba, pero no me gustaba. Su club, Sport Henrys, entre 2007 y 2008 salieron campeones en categorías menores, le iba bien y mi papá me inculcaba que juegue futsal, pero no era un deporte que juegue tanto, yo prefería jugar ajedrez, pero era más dedicado al estudio, desde mis 11 años empecé a practicar bien el ajedrez.

EF: Los ajedrecistas siempre tienen un libro mentor para conocer más el juego. ¿Aún recuerdas tu primer texto?

DT: Si. Fue un libro que conseguí en mi primer torneo. De casualidad en el año 2014, en Oruro se hizo un torneo nacional acá, la U-11 y U-14. Yo tenía 11 años y había un señor que vendía libros, entonces me anime a comprar el texto de “Escuela de ajedrez” de Antonio Gude. Desde ahí me empezó a gustar, reforcé los conocimientos que tenía, ese libro me marco para seguir en el ajedrez.

EF: ¿Actualmente, que ajedrecistas vas siguiendo o son tus referentes?

DT: A nivel mundial, son el número 1 y 2, que son el noruego Magnus Carlsen y el estadounidense Fabiano Caruana. También sigo al armenio Aronian Levon y a nivel Latinoamérica a los jugadores, como Jorge Cori, Julio Granda y Alan Pichot, de quienes me gusta su estilo de juego.

EF: ¿Qué estrategia te gusta plantear en tus partidas?

DT: Cuando se juega al ajedrez hay que ingresar con esa idea de ganar. Hay dos tipos de ajedrecistas, el que juega posicionalmente y te gana de a poco, o en caso, el que va y te ataca. Yo soy de los que les gusta atacar, porque siente que el juego se vuelve más dinámico. Entonces siempre trato desde las primeras jugadas entrar en posiciones de ataque, o que sean abiertas para que fluya el ataque.

EF: ¿Y en defensa?

DT: Cuando es negras debe habituarse a lo que juega el blanco, que el jugador de piezas blancas es el que inicia. Cuando me tocan las piezas negras, siempre estoy a la defensiva, y mi contrincante al ataque. Siempre tengo esa opción de jugar al contra juego, como la defensa siciliana. Esa forma de juego es muy dinámica de jugar a la defensa, ya que el negro y el blanco tienen sus contra juegos. Es un estilo de juego que me gusta a mí.

EF: De las piezas de ajedrez ¿Cuál es tu favorita?

DT: La Dama (reina en el contexto popular) es una pieza muy poderosa, porque se mueve en columnas y diagonales, como una torre y un alfil. Entonces claramente se puede mover a cualquier lado, pero muchas veces es difícil donde poner la Dama, porque cumple múltiples funciones y tiene que escoger bien donde ponerla. Nunca es fácil escoger.

EF: ¿Y otra pieza?

DT: Cuando se trata de partidas rápidas, el ritmo biltz que es tres minutos por lado, más dos segundos de adición, como dicen, los caballos son más valiosos en el blitz, porque se mueven en forma de “L”. Con poco tiempo, el caballo tiene más movilidad y mayor amenaza, el caballo es una pieza clave.

EF: ¿Ahora se viene un desafió importante en lo personal?

DT: Se viene el Sudamericano que empezará en Lima Perú, que es del 1 al 7 de diciembre, por lo cual, me estoy preparando mucho ya que voy por el título de Maestro FIDE. Este lo obtengo si salgó primero en la categoría Sub-16.

El segundo lugar solo me daría opción a candidato a maestro pero ese título ya lo tengo. Voy con esas ansias, va estar más difícil de lo que uno espera, ya que será en Perú donde tiene ajedrecistas a nivel Sudamericanos y Panamericanos, siempre ocupa los primeros lugares. Será un gran reto porque voy con el mejor optimismo para el torneo.

Cuando le tocan las blancas juega a la defensiva y con las negras ataca.


EF: ¿Qué rutina de preparación estas ejerciendo ahora?

DT: Después de los Juegos Plurinacionales, inicie con mi preparación, me está costando un poco porque estoy retomando mi instituto de inglés, las tareas del colegio, cuesta un poco, pero seguimos ahí con un ritmo. Estoy revisando partidas de los contrincantes que voy a tener, también mejorar las aperturas y ver que voy a mejorar de mi juego. Un ejemplo, en las finales estoy jugando un poco más, espero que todo sirva para obtener el título.

EF: ¿Te imaginas así, buscar a tan corta edad esta clase de títulos internacionales?

DT: Desde pequeño, a mis 15 años, siempre admiraba aquí de Bolivia que con la edad de 14 o 16, obtenían títulos de maestros FIDE o candidatos a maestro. Siempre voy buscando esos títulos. Estoy seguro que si me hubiese gustado iniciar el ajedrez, a más corta edad, lo hubiese obtenido,  otros lo hicieron a sus 6, pero nunca es tarde, yo lo demostré porque soy el número 1, a nivel sub 16 en Bolivia y soy el número 2 a nivel absoluto, puesto que tengo un ranking 2146. Voy con esas chances de obtener estos títulos y metas que me puse, espero que esta vez lo consiga.

EF: ¿Cuál sería el consejo para aquellos pequeños que les gusta este deporte?

DT: Sigan ese interés desde el inicio, porque si uno estudia siempre va aprender, y que participen en la mayor cantidad de torneos, que no tengan miedo, porque muchas veces existe temor de jugar con personas mayores y piensa que es mayor, me va ganar. No es así, no tienen que tener miedo en jugar con nadie, al final, con cada partida que pierde uno aprende.

Cuando yo tenía 11 años, mis padres, a quienes siempre les agradezco por el apoyo que me han dado, fui a diferentes torneos nacionales que eran de mayores, ahí agarre bastante experiencia y yo creo que fue la base, para seguir en esto que es el ajedrez.


Página vista 120 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia