Oruro, Bolivia. 19 de agosto de 2019
  • close

Por el sedentarismo y mala alimentación

La obesidad crece aceleradamente en América Latina y El Caribe

La ONU hace un llamado a los gobiernos de Latinoamérica y El Caribe para combatir el hambre, el sobrepeso y la obesidad que afecta a un gran porcentaje de la población, con acciones y políticas púbicas que promuevan mejores prácticas alimenticias.

El sobrepeso y obesidad afecta más a las mujeres que a los hombres en al menos 10 puntos porcentuales.

timerTiempo estimado de lectura: 12 minutos, 34 segundos

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
email [email protected]
location_city La Paz, Bolivia
date_range 11 de noviembre de 2018

El sobrepeso y obesidad se han convertido en la mayor amenaza nutricional para América Latina y el Caribe. Casi uno de cada cuatro adultos es obeso y se calcula que 3,9 millones de niños y niñas menores de 5 años (7,3% de la población infantil) está con sobrepeso, una cifra que “supera el promedio mundial” de 5,6%, lo que constituye un grave problema de salud pública en todos los países de la región.

Así lo indica el Panorama de la Seguridad Alimentaria y Nutricional en América Latina y el Caribe 2018, elaborado por Organización de las Naciones Unidas (ONU), el mismo que se ha centrado en el estrecho vínculo de las desigualdades económicas y sociales que impactan en las poblaciones vulnerables donde se registran los mayores niveles de hambre, obesidad y desnutrición.

“La obesidad está creciendo descontroladamente. Cada año sumamos 3,6 millones de obesos a esta región, en tanto que 250 millones de personas viven con sobrepeso, el 60 por ciento de la población regional. La situación es espantosa”, dijo el representante regional del Fondo de las Naciones Unidas para la Alimentación (FAO), Julio Berdegué.

Según el informe, en todos los países, salvo Haití, Paraguay y Nicaragua, más de la mitad de la población pesa por encima de los estándares recomendados. La tasa de obesidad de las mujeres adultas es mayor a la de los hombres; en 19 países, la tasa de obesidad femenina es al menos 10 puntos porcentuales superior a la de los hombres.

La directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne, incide en la necesidad de realizar un enfoque multisectorial, que asegure el acceso a  alimentos balanceados y saludables hasta abordar otros factores sociales que también impactan en las formas de malnutrición, como el acceso a la educación, salud, el agua y saneamiento básico.

“Debemos avanzar en el acceso a la salud universal para que todas las personas puedan recibir la atención y medidas de prevención que necesitan por temas de malnutrición y sus consecuencias a largo plazo”, indicó.

El sistema de vida moderno ha obligado a las familias bolivianas prescindir de alimentos milenarios con alto valor nutricional para acceder a comida rápida con alta concentración de grasa trans.


DESIGUALDADES AGRAVAN EL HAMBRE

Al otro lado de la moneda, el informe de la ONU, da cuenta que por tercer año consecutivo, aumentaron las cifras (a 47,1 millones) de personas que sufren hambre en América Latina y el Caribe. Agrega que el 20 por ciento  de los niños y niñas de 10 países de la región americana --poblaciones indígenas y de áreas rurales-- padecen de desnutrición crónica.

Además señala que en América Latina 19 millones de mujeres sufren inseguridad alimentaria severa, en comparación con 15 millones de los hombres, pero la desigualdad que afecta a las mujeres no sólo se ve en términos de género: la anemia en mujeres en edad fértil, por ejemplo, afecta en mayor medida a las mujeres de menos recursos.

El hambre también golpea a las poblaciones indígenas que sufren por lo general la mayor inseguridad alimentaria que las no indígenas.

Según el Panorama, entre 2015 y 2016, el número de personas subalimentadas creció en 200 mil personas. Entre 2016 y 2017, el incremento fue de 400 000; “esto muestra que la velocidad del deterioro está aumentando”, señala la publicación.

AUMENTA EL HAMBRE EN BOLIVIA

El informe destaca que desde el 2014, Argentina, Bolivia y Venezuela vieron incrementos en su número de personas subalimentadas. El mayor aumento ocurrió en Venezuela: 600 000 personas más sólo entre 2014-2016 y 2015-2017.

Venezuela es hoy uno de los países con mayor número de personas subalimentadas en la región (el 11,7 por ciento  de su población), junto con Haití (con el 45,7 por ciento  de su población) y México (3,8 por ciento de su población). Cabe destacar que en Haití y México el hambre se redujo en los últimos tres años, así como en Colombia y República Dominicana. Son los únicos cuatro países que han logrado esta reducción desde 2014.

Once países mantienen sin cambios su cantidad de personas subalimentadas: Chile, Costa Rica, El Salvador, Ecuador, Guatemala, Honduras, Jamaica, Nicaragua, Panamá, Paraguay y Perú. Por su lado, Brasil, Cuba y Uruguay son los tres países de la región con porcentajes de hambre inferiores al 2,5 por ciento  de su población.

Urge cambiar la mala alimentación.

AFECTAN LOS CAMBIOS DEL SISTEMA ALIMENTARIO

El informe indica que una de las principales causas para que se incrementen los índices de malnutrición en los grupos de población especialmente vulnerables son los cambios que han sufrido los sistemas alimentarios, desde el ciclo producción hasta su consumo.

Estos cambios que han afectado a toda la población mundial, impactan sus efectos más adversos en los sectores más excluidos de la sociedad, los cuales, si bien han aumentado su consumo de alimentos saludables como leche y carne, también optan por productos con alto contenido en grasa, azúcar y sal (grasa transgénica), para complementar su alimentación, ya que éstos alimentos procesados industrialmente tienen menor costo y son accesibles a la población por la oferta de las empresas rápidas de alimentos.

En Bolivia bajó la desnutrición pero tenemos malos hábitos alimenticios.

COSTOS ELEVADOS EN ALIMENTOS SALUDABLES

El informe hace hincapié en las razones principales para el vertiginoso aumento de estos problemas de salud pública. "En buena parte se explica por el crecimiento económico y el aumento de ingresos en la región, pero con la triste paradoja de que los niveles de sobrepeso y obesidad aumentan también entre las clases más vulnerables".

Un estudio en ocho países escogidos de la región, incluido en el documento, demuestra que los alimentos más saludables, como las frutas y verduras, son mucho más caros para el consumidor que otros menos adecuados.

Así, al analizar el "costo calórico", es decir, cuánto cuesta la cantidad de producto que aporta 100 calorías, se comprobó que en el azúcar, la mantequilla y los aceites costaban cinco céntimos de dólar estadounidense. Las bebidas azucaradas 19 céntimos; en tanto que las frutas y lácteos, subían hasta los 0,30 y las verduras un promedio de 80 céntimos de dólar, destaca el informe.

Si bien las frutas y verduras aportan micronutrientes básicos que no están presentes en otros productos, debido a que contienen pocas calorías, se requiere comer muchas para obtener energía suficiente, por lo que el presupuesto se incrementa.

LLAMADO A LOS GOBIERNOS LATINOAMERICANOS

Preocupados por las alzas descontroladas del hambre, el sobrepeso y la obesidad, derivados de una inadecuada nutrición en la población, la Organización de las Naciones Unidad para la Alimentación y Agricultura (FAO), la Organización Panamericana de la Salud (OPS), el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), y el Programa Mundial de Alimentos (PMA), llaman a los países a aplicar políticas públicas que combatan la desigualdad y promuevan sistemas alimentarios saludables y sostenibles, prestando especial atención a la condición de las personas, hogares y territorios más vulnerables.

“Sólo a través de un gran esfuerzo regional se podrá revertir la tendencia actual, para volver al camino que convirtió a América Latina y el Caribe en un ejemplo global de la lucha contra el hambre y la malnutrición, señala la publicación.

La publicación subraya, además, que después de varios años de mejoras progresivas, si esta tendencia no se modifica, América Latina y el Caribe no cumplirán con la meta de erradicar el hambre y la malnutrición en 2030, comprometida en los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

Parlamentarios de América Latina impulsan políticas contra el hambre.

MEDIDAS NUTRICIONALES

Recientemente, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido a los gobiernos del mundo a eliminar la grasas trans también llamada grasa hidrogenada de la oferta alimentaria  hasta el 2023 considerando que su consumo genera anualmente 550.000 muertes por año, por enfermedades derivadas del sobrepeso y la obesidad, tales como la hipertensión arterial, diabetes y cáncer entre otras enfermedades denominadas no transmisibles.

En ese objetivo, ha puesto a disposición de las autoridades sanitarias una guía de seis puntos denominada Replace para eliminar los ácidos grasos trans producidos industrialmente para la elaboración de alimentos.

CULTIVOS TRADICIONALES, UNA NUEVA ESPERANZA

En la historia de la humanidad, de unas 30 000 especies de plantas comestibles, se han cultivado entre 6 000 y 7 000 especies para producir alimentos. Sin embargo, hoy en día solamente utilizamos 170 cultivos a una escala significativa a nivel comercial. Aún más sorprendente, dependemos en gran medida de solo 30 de ellos para que nos proporcionen las calorías y nutrientes que necesitamos todos los días. Más del 40 por ciento de nuestra ingesta diaria de calorías procede de tres cultivos básicos: arroz, trigo y maíz, señala un estudio de la FAO.

Existen miles de cultivos que han sido olvidados o infrautilizados durante siglos. Esto es algo que debemos lamentar, no solo por todos los sabores que nos estamos perdiendo, sino también por los nutrientes que proporcionan

Entre los alimentos milenarios destacan la quinua, el amaranto, la chia, el cañawi, entre otros cultivos que crecen a lo largo del planeta.

“Los alimentos tradicionales han existido durante siglos, pero han caído en el olvido a medida que cultivos más productivos, rentables o mejorados los reemplazaban en los sistemas agrícolas. Sin embargo, muchos de ellos son muy nutritivos, intrínsecamente resistentes al clima e incluso potencialmente valiosos para el comercio mundial, convirtiéndose así en grandes aliados para lograr el Hambre Cero”, destaca el especialista de la FAO, Heinz Plenge.

Se trabaja para llegar a la meta de “hambre cero”




Cumbre Parlamentaria Mundial refuerza compromiso en contra el Hambre

EL FULGOR.com

Unos 202 parlamentarios de más de 80 países participaron de la Primera Cumbre Parlamentaria Mundial contra el Hambre y la Malnutrición, realizada el 29 de octubre de 2018, en el Senado de España con el objetivo de impulsar políticas destinadas a la erradicación de la inseguridad alimentaria.

En el evento, organizado por los frentes parlamentarios contra el Hambre de América Latina y el Caribe, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura así como la Cooperación Española, los legisladores resaltaron  la necesidad de articular su trabajo con otros actores del Gobierno y la sociedad para lograr un mundo sin hambre en 2030, el segundo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) pactados por la comunidad internacional.

“Quisiera dar un ejemplo importante de labor parlamentaria. El Frente Parlamentario contra el Hambre de América Latina y el Caribe ha creado un modelo estándar de legislación de para cada tema específico que sirve de base para apoyo de formulación de leyes”, fueron parte de las palabras de José Graziano Da Silva,  Director General de la FAO, en la cumbre parlamentaria.

 “La Ley de Alimentación Escolar de Guatemala es una de las más importantes de orden social de los últimos años en nuestro país. Es una ley que triplica el presupuesto destinado y que va a proveer alimentación a más de 2 millones 300 mil niños “, fueron parte de los ejemplos dados a conocer por el recién electo Coordinador General de los Frentes Parlamentarios contra el Hambre de América Latina y el Caribe, el diputado Jairo Flores.

Los legisladores reunidos acordaron una Declaración Final, la cual fue leída por la Presidenta del Congreso de los Diputados de España, Ana Pastor Julián. Entre los principales postulados, se mencionó un fuerte  compromiso con “mujeres, niños y niñas, pueblos indígenas y localidades marginadas”.

Parlamentarios de Bolivia comprometen gestión de conocimiento

En las previas a la Cumbre Mundial contra el Hambre, los integrantes del Frente Parlamentario  de Bolivia, promovieron el compromiso político de impulsar la agricultura resiliente y, de esta manera, contribuir a la seguridad alimentaria y a la consecución efectiva del  derecho a la alimentación.

“Parlamentarios, académicos y expertos debemos compartir  saberes a fin de desarrollar mejores análisis y  tomar mejores decisiones”, sostuvo la senadora boliviana Eva Copa que estuvo acompañada de Felipa Merino, quien también hizo un llamado a potenciar instancias de intercambio de experiencias y gestión de conocimiento, al mismo tiempo en que dio a conocer su decidido compromiso de investigar  – mediante  un trabajo conjunto con los municipios,  expertos y académicos –  el impacto que ha significado la ley de Alimentación Escolar  para la consecución del Derecho a la Alimentación y el desarrollo de la agricultura sostenible.



En Bolivia baja la desnutrición, pero alertan por la mala alimentación

EL FULGOR.com

Según la Encuesta Nacional de Demografía y Salud (EDSA 2016), en Bolivia la desnutrición crónica en niños menores de cinco años se redujo del 32,3% en 2008 al 16% en 2016. A su vez, la tasa de mortalidad en menores de 5 años disminuyó del 8% en 2000 al 3,8% en 2015.

Sin embargo, los datos de la encuesta nacional revelan que la tasa de nutrición aguda (por la falta de nutrientes) registró un leve incremento del 1,4% en 2008 al 1,9% en 2016, a la vez que la obesidad subió dos puntos, lo que significa que un 20% de menores de cinco años tiene sobrepeso.

En criterio del jefe de unidad de Alimentación y Nutrición del Ministerio de Salud, Yecit Humacayo, la disminución de la tasa de desnutrición crónica es el resultado de las acciones que implementa el Estado como la alimentación complementaria (para menores de 6 meses a 2 años), la suplementación con micronutrientes (que contiene vitamina A, hierro, ácido fólico, zinc, entre otros) que se ofrece de manera gratuita en los centros de salud.  

“No se ha llegado a la meta que es cero hambre. Para lograrlo vamos a fortalecer programas como Mi salud, los centros médicos comunitarios, el Bono Juana Azurduy, el subsidio prenatal y de lactancia”, señaló.

Informó que los departamentos más vulnerables se encuentran en el occidente: Chuquisaca (26%) y Oruro (25,7%), que se hallan por encima de la media nacional.


Página vista 260 veces








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia