Oruro, Bolivia. 13 de diciembre de 2019
  • close

Orureños celebran la Canonización de la primera Santa boliviana

El cuerpo “incorrupto” de la Santa Nazaria Ignacia descansa en Oruro

La cripta donde descansan los restos mortales de Santa Nazaria Ignacia.

timerTiempo estimado de lectura: 6 minutos, 50 segundos

account_box


EL FULGOR.com
location_city Oruro
date_range 11 de noviembre de 2018

La hermana Carmen, de 78 años, fue testigo de aquel histórico momento junto a dos médicos forenses que certificaron el milagro. En 1993, cuando se abrió el cajón también estuvieron presentes el Obispo de Oruro Braulio Sáez García y algunas hermanas mayores que conocieron a la Madre Nazaria Ignacia. Después de 50 años de su fallecimiento, el cuerpo de la Santa permanecía intacto, un signo de santidad dentro de la Iglesia Católica, que este domingo celebra la Canonización de la primera Santa boliviana.



Ver para creer dijo Santo Tomás de Aquino. Y ella lo vio y lo vivió. Sus pequeños ojos color miel fueron testigos de un milagro, uno que sólo se acredita a los santos y santas para los fieles católicos que creen en Dios. En 1993, la hermana Carmen Morales Caballero, orureña de nacimiento, vio el cuerpo “incorrupto” de la Madre Nazaria Ignacia, 50 años después de su fallecimiento, cuando dos médicos forenses abrieron el cajón, donde descansaban sus restos mortales.

“El cuerpo de la Madre se encontraba completamente flexible, se cuenta con un documento escrito por ellos (médicos forenses), ellos decían ‘parece que se hubiera enterrado hace 15 días’, tenía la piel intacta, con las manos y las piernas flexibles, porque ellos levantaron sus manos y piernas, el médico que no era católico se quedó completamente asombrado de encontrar así un cadáver”, cuenta la hermana, mientras sus ojos miran al infinito, como volviera a vivir aquel momento que nunca olvidará.

La hermana Carmen Morales Caballero, que vio el cuerpo incorrupto de la santa Nazaria Ignacia

Antes de ser reconocida como Santa por el papa Francisco, Roma exigía la certificación de que el cuerpo que se encontraba descansando en una tumba del “El Beaterío”, ubicado en la calle  Soria Galvarro en Oruro, era de la Madre Nazaria Ignacia.

Lo que encontraron al abrir el ataúd, donde descansan sus restos sorprendió a todos los presentes, entre ellos el que fuera Obispo de Oruro, Braulio Sáenz García, y fue tomado como un signo de santidad en el proceso de canonización que se encontraba en curso en Roma en ese momento.

Hallaron un cuerpo intacto, como si hubiera fallecido no hace más de 15 días, junto a una hoja de palma, depositada en su regazo, completamente verde y fresca, como si ese mismo día hubiera sido cortada, para acompañar su eterno descanso.

“Yo me siento muy contenta, emocionada, dando gracias al Señor de que nos haya concedido esta gracia de tener a nuestra Santa aquí en la casa y de estar cerca a ella y hacer nuestra oración a su lado”, dice con una gran humildad la hermana Carmen, que no deja de orar a los pies de la Santa Nazaria Ignacia y colocarle flores en su cripta.

Santa Nazaria Ignacia.

El testimonio de la hermana Carmen, se sumó a uno de los milagros más conocidos y científicamente inexplicables, que se le atribuye a la Madre Nazaria Ignacia: la recuperación de la hermana María Victoria Azuara, quien fue diagnosticada con un derrame cerebral, el año 2010, por tanto perdió completamente el habla y la coordinación en sus habilidades motrices, los médicos recomendaron una intervención quirúrgica para extraer un coágulo de la cabeza en un hospital de Cochabamba.

Al anoticiarse de la enfermedad de María Victoria, sus hermanas de la Congregación comenzaron a orar en todo el país, la encomendaron y pidieron la intercesión de la Madre Nazaria Ignacia.

Entonces la oración dio sus frutos, milagrosamente la salud de la hermana fue mejorando, comenzó a hablar y coordinar el movimiento de su cuerpo hasta desenvolverse de manera normal. Los médicos quedaron admirados de su inexplicable restablecimiento y le realizaron varios exámenes para entender del porqué de sorprendente rehabilitación, sin encontrar una explicación científica alguna, y aunque el coágulo seguía en el cerebro, la recuperación de la hermana  Azuara fue un verdadero milagro.

Cuando la hermana se recuperó, indicó que sólo la Madre Nazaria Ignacia y el Señor podían haberla ayudado a sanar. Ella aún vive y fue testigo de la Canonización de la Madre Nazaria Ignacia.

El frontis del edificio donde Nazaria fundó la Congregación de las Hermanas Cruzadas de Cristo.

Oruro celebra a la primera Santa boliviana

Este domingo, Oruro vivió la fiesta de la Canonización de la primera Santa boliviana, la Madre Nazaria Ignacia y en honor a este nombramiento que realizó el Papa Francisco el pasado 14 de octubre en Roma,  se llevó a cabo una celebración eucarística de acción de gracias, acto religioso que congregó a más de una treintena de Obispos de todo el país, las hermanas de la Congregación de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia y el pueblo católico orureño y boliviano que celebró con júbilo y fe.

Peregrinos de España, Argentina, Chile, Perú, Brasil y Uruguay llegaron hasta Oruro para compartir esta fiesta de esperanza, dijo la hermana Soledad Pabón, quien confirmó la presencia de la Madre General de su Congregación, Daniela Pérez que llegó de España para ser parte de esta fiesta de fe.

“Nos sentimos felices de vivir esta fiesta de fe junto al pueblo orureño, como a nuestra Madre le hubiera gustado, porque hemos tenido mucha colaboración de mucha gente y estamos agradecidos con su generosidad y solidaridad para hacer que el espíritu de Nazaria, la primera Santa boliviana, esté vivo”, comenta  feliz de vivir esta gran fiesta para el mundo católico.

Abanderada de la fe en Cristo.

Cientos de feligreses llegaron de las provincias de Oruro y de Bolivia para acompañar esta celebración que se llevó a cabo en la avenida Cívica, en los predios de la Iglesia del Socavón, hasta donde llegó una solemne procesión que salió de la casa de la Madre Nazaria Ignacia, donde se cumplió la celebración Eucarística de Acción de Gracias por la Canonización de la Madre Nazaria Ignacia, Modelo de Santidad y donde también la Conferencia Episcopal Boliviana  declaró el “Año de Nazaria Ignacia”.

Autoridades locales y eclesiásticas participaron de una fiesta total junto al pueblo orureño. El júbilo de más de 400 jóvenes se desbordó al ritmo de danzas folclóricas, acompañadas por bandas orureñas y del Ejército, contagiando alegría a todos los presentes.

Y mientras la fiesta continúa, don Eduardo sentado en un rinconcito de la avenida Cívica sostiene una estampita con la imagen de la Madre Nazaria Ignacia que lleva la leyenda de “Santa Nazaria Ignacia de Oruro”, no esconde su alegría y dice sentirse feliz de que los orureños tengan una Santa en su propia tierra. El catequista que se congrega en la Catedral de Oruro, dice que le reza y le pide salud y bienestar para él y su familia. “Yo le rezo todos los días, le pido por mi familia y por mi tierra Oruro”, confiesa.

La habitación que ocupaba en Oruro con algunas de sus pertenencias.

De España a Oruro, Bolivia

Nazaria Ignacia March Mesa nació en Madrid en 1889, pero la mayor parte de su labor la realizó en Bolivia, por lo que se la considera la primera Santa del país tras ser canonizada por el papa Francisco el pasado 14 de octubre en El Vaticano.

Nazaria Ignacia desempeñó una labor misionera en Bolivia, Uruguay, España y Argentina, donde falleció el 6 de julio de 1943.

Sus restos fueron trasladados a Oruro en 1972, donde realizó en Bolivia gran parte de su labor social y fundó su orden la Congregación de las Misioneras Cruzadas de la Iglesia, y desde entonces permanecen en esta ciudad del occidente boliviano, como pidió antes de morir.



Página vista veces








ElFulgor.com © 2016-2019 Oruro, Bolivia