Oruro, Bolivia. 14 de noviembre de 2018
  • close

Los puertos privados Gravetal, Jennefer y Aguirre reciben de Evo Morales, certificación internacional

Bolivia apuesta con privados por la hidrovía Paraguay-Paraná para salir al mar con soberanía

Una barcaza de carga en el canal Tamengo, en Puerto Aguirre

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 04 de noviembre de 2018

Las empresas Nutrioil, Gravetal  y  Aguirre compraron tierras en Puerto Aguirre y construyeron su propio puerto de exportación e importación.  Ahora tienen la certificación del estado para operar como puertos internacionales mixtos, vale decir podrán venderle servicios a terceros. Los puertos Jennefer de Nutrioil, Gravetal y Aguirre operan desde la Laguna Cáceres y el Canal Tamengo y se conectan a la hidrovía Paraguay Paraná desde donde llegan hasta Mar del Plata, Argentina, el puerto que sale al Océano Atlántico. Se espera que estos puertos sumados a Puerto Busch operen 5 millones de toneladas de carga anual que hoy salen por el Puerto de Arica, Chile.



Treinta días después que el Tribunal Internacional de Justicia  en la Haya negará la demanda a Bolivia para negociar con Chile sobre el tema marítimo, el presidente Evo Morales, ha dada un giro y decidió poner sus ojos en  la hidrovía Paraguay-Paraná, un curso de río Internacional que comparten Bolivia, Paraguay, Argentina, Brasil y Uruguay y, que a Bolivia le permite salir al Océano Atlántico con absoluta soberanía.

En las aguas de curso internacional que conforman la Hidrovía Paraguay-Paraná operan tres empresas privadas  -con capitales bolivianos, venezolanos y brasileños- que compraron tierras y construyeron sus propios puertos y que hoy les sirve para exportar sus productos. Estos puertos son Aguirre, Gravetal y  Jennefer,  empresas que el 30 de octubre pasado recibieron de manos del presidente Evo Morales  los títulos de puertos internacionales mixtos, que les permitirá dar servicios a terceros y llevar carga boliviana al mar con soberanía.

El presidente Evo Morales llegó a puerto Jennefer, ubicado a 700 kilómetros de la ciudad de Santa Cruz en la frontera con Brasil,  donde  entregó a las empresas Gravetal, Jennefer, y Quijarro la certificación  de puertos internacionales mixtos.

“Cuando hay una coordinación entre el Estado y el sector privado siempre tenemos resultados importantes. El sector privado boliviano es tan visionario en cómo acceder a mercados internacionales”, dijo Morales y saludó el “trabajo, inversión y esfuerzo” de los empresarios para buscar la recategorización de esas terminales.

Morales dijo que los puertos Jennefer, Gravetal y Central Aguirre ya cuentan con la clasificación de puertos internacionales de uso mixto, categorización que obtuvieron tras haber cumplido con las normativas legales vigentes.

El presidente Evo Morales recorriendo parte de la Hidrovía Paraguay Paraná.


"Se otorgaron los certificados y permisos de operación a los tres puertos, de manera que se pueda prestar un servicio eficiente y oportuno a las mercancías que ingresan y salen por estos puertos. Que las exportaciones de soya, aceite vegetal, hierro, urea, clinker y las importaciones de combustibles, diesel, gasolina y carga en general puedan realizar sus trámites en el menor tiempo posible, y ser vistos a escala internacional como puertos eficientes en la cadena logística de exportación", señaló Morales.

Anunció que el próximo puerto en habilitarse será  Puerto Busch, un proyecto estatal que no ha podido ponerse en marcha debido a la falta de apoyo privado, para ello, Morales  pidió a los empresarios, exportadores y autoridades locales la participación activa con propuestas para su habilitación.

La certificación estatal de puertos internacionales de categoría mixta  permitirá a Gravetal, Jennefer y Quijarro brindar servicios de carga a terceros  con mayor eficiencia y oportunidad  y realizar inversiones más seguras.

Los puertos Jennefer, Gravetal y Aguirre están en la provincia German Bush de Santa Cruz y anclados en la laguna Cáceres  desde donde se conectan con el Canal Tamengo que es la vía clave para acceder a la Hidrovía Paraguay-Paraná y de ahí llegar al Océano Atlántico.   La Hidrovía Paraguay-Paraná es compartida por cinco países Argentina, Paraguay, Uruguay, Bolivia y Brasil. Un estudio realizado por la Asociación Boliviana de Ingeniería Hídrica estableció que el canal solo es navegable plenamente entre los meses de abril a julio, de febrero a abril y agosto a octubre debe procederse a fraccionar la carga y en periodos de noviembre a enero, cuando el nivel del agua  es más bajo la navegación es más compleja y el paso de carga es fraccionada en menores cantidades, lo que sin duda encarece y dificulta las exportaciones.

La carga boliviana llega  la mayoría en tren hasta puerto Aguirre y muchas vías del tren llegan hasta el canal Tamengo, donde se carga y, de ahí  se dirige a Puerto Busch en Bolivia, va al puerto Villeta en Asunción en Paraguay, atraviesa Corrientes, Puerto San Martin, Rosario  y desemboca en el Río de la Plata en Argentina. Pero una parte  de la Hidrovía tiene otro canal que se desvía y pasa por la ciudad de Cáceres en Matogroso, va a Uruguay y se une con la Argentina.

Los cinco países que comparten la hidrovía  conformaron comités para impulsar el proyecto de construcción de un canal navegable que pasa por hacer un calado profundo  y dragar el río para permitir que puedan, ahí, atracar y navegar embarcaciones  de gran volumen de carga los 365 días al año.

Brasil y Argentina en los últimos años han avanzado en el proyecto como Estados, sin embargo Bolivia quedó rezagada por lo que se varias empresas privadas comenzaron a comprar tierras y construir su propios puertos de despacho de mercadería como son puerto Aguirre, Puerto  Gravetal y Puerto Jennefer.

Estos puertos privado que en su mayoría están vinculados a la exportación de soya, importación de combustibles y cemento. 

El mapa que muestra donde se encuentran ubicados los puertos de Gravetal, Quijarro y Jennefer.


La esperanza de Bolivia al darles categoría internacional a los puertos privados de la Hidrovía Paraguay-Paraná es que estos puedan mover 5 millones de toneladas de carga anual que corresponde a la producción del oriente boliviano, lo que permitiría disminuir el tiempo de exportación, cuidar las carreteras y sobre todo que 5 millones de toneladas anuales salgan al Océano  Atlántico con soberanía nacional y no por el puerto  de Arica en Chile.

Junto con la certificación de puertos internacionales mixtos, el Gobierno fortalecerá las oficinas del Servicio Nacional de Sanidad Agropecuaria -SENASAC-, la Aduna Nacional esto para agilizar las exportaciones e importaciones.

El presidente del Directorio de Nutrioil, Hugo Landívar, señaló que la exportación por la hidrovía representa una reducción de 20% en los costos de exportación y logísticamente un ahorro  de entre 7 y 11 días en la movilización de la carga, sostuvo, al explicar que el año 2017 llegaron por ese puerto 100.000 contendores.

PUERTO JENNEFER

La empresa Nutrioil quien es también propietaria del Puerto Jennefer, fue la primera en recibir el 7 de septiembre, pasado, de manos de la Unidad de Puertos y Vías Navegables de la Dirección General de Intereses Marítimo dependiente del Ministerio de Defensa la certificación de puerto internacional mixto asignándole la matrícula PMI-UPVN-001, lo que faculta  su  terminal portuaria efectuar cualquier tipo de operación internacional de transporte de carga.

El puerto Jennefer está ubicado en el Canal Tamengo, que desemboca en la hidrovía Paraguay-Paraná y se transforma en una alternativa a los terminales de Arica, Iquique (en Chile) y de Ilo (en Perú) para la movilización de carga de comercio exterior que se exporta e importa desde Bolivia, dijeron las autoridades portuarias al entregar la certificación.

 “Si tomamos en cuenta comparativamente un viaje por Arica en relación a la hidrovía, estamos hablando de una reducción de costos del 20% y si hablamos de logística, significan entre 7 y 11 días.”, sostuvo el presidente del directorio de Nutrioil, Hugo Landívar.

Mientras que el gerente del complejo portuario Jennefer, Bismark Rosales, sostuvo que operar  bajo la  normativa boliviana es una ventaja. "Estamos en condiciones de asegurar que podemos operar todo el año, en estos momentos tenemos una capacidad para movilizar  desde  2 a 3 millones de toneladas anuales. Actualmente estamos moviendo carca a 500.000 toneladas, vamos a poder duplicar y es más ir aumentando porque tenemos una infraestructura y un área de 42 hectáreas, lo cual nos permite pensar en una forma más agresiva", enfatizó.

La plataforma del puerto Jennefer en el canal Tamengo


PUERTO GRAVETAL

Gravetal Bolivia S.A. es una sociedad constituida el primero de febrero de 1993. La empresa compra y vende semillas oleaginosas, se dedica a la extracción y venta de tortas de soya mediante la instalación, manejo y explotación de plantas industrializadoras; compra y vende materias primas, bienes de consumo y de capital, celebra contratos de asociación accidental “joint venture” con inversores nacionales y extranjeros y el año 2017  YPFB-Bolivia le adjudicó la exportación al Brasil de urea y amoniaco producida en la Planta de Bulo Bulo.

La sociedad nace con los accionistas Juan Manuel Osorno colombiano nacionalizado boliviano con 77,5% de acciones, Jorge Arias Lazcano (boliviano) con 17,5% de acciones y Gabriel Pabón Gutiérrez (bolivianos) con 5%.

 Gravetal S.A. reportó que el año 2008, el socio mayoritario Juan Manuel Osorno vendió sus participación a  Monómeros Colombo Venezolano un complejo empresarial de capitales venezolanos, con asiento en Colombia, dedicados a la petroquímica a través de la empresa Pequiven quien  su vez trabaja con Pedevesa, tiene 23 empresas en todo el mundo y opera en 53 países y venden $us500 millones aproximadamente.

A raíz de la venta, la  memoria de la Bolsa Boliviana de Valores publicada en la página web, señaló que la nueva composición accionaria de Gravetal Bolivia S.A. al 30 de junio de 2017  está constituida por Juan Valdivia Almaza con 34%,   Katia María Emilia Gumucio Stambuk  con 33% y Roberto Carlos Justinino Terrazas con 33%, habiendo retornado el control de la empresa a manos bolivianas.

Gravetal S.A. asentó su complejo agroindustrial  a orillas de Arroyo Concepción, en el Municipio de Puerto Quijarro, provincia Germán Busch del departamento de Santa Cruz, por los beneficios y las ventajas competitivas que ofrece la Hidrovía Paraguay-Paraná. Allí junto con las otras empresas desarrolló su propio puerto, en el que en el último año también invirtió 10 millones de dólares.

Gravetal para construir su plataforma portuaria en el canal Tamengo se asoció con la empresa Inversoja con quien concluyó la construcción de una plataforma de 30 metros que reforzará sus dos muelles en operación- para abrir sus servicios a otras empresas.

PUERTO AGUIRRE

Es el más antiguo de Puerto Quijarro provincia German Busch. Está,  también, ubicado en el canal Tamengo y cerca a la base naval Tamarinero, donde se asienta el Distrito Naval No. 5 y dentro de sus instalaciones se encuentra la ex Zona Franca Puerto Aguirre, una  infraestructura comercial que debido a la devaluación del real está quedando vacía.

Hasta hace algunos años era el principal puerto por el que se exportaba soya y petróleo y se importaba diesel. Hasta su terminal llega la ferrovía Oriental lo que facilita el manejo de la carga de las importaciones y exportaciones.

Es el primer puerto soberano boliviano con salida al  mar fundado por el empresario cochabambino Joaquín Aguirre Lavayen, fue, hace 15 años,  el principal proyecto que permitió a Bolivia convertirse en el séptimo mayor productor de soya en el mundo.

El puerto está asentado en 206 hectáreas  y fue impulsado por el Banco Mundial en el marco del proyecto “Tierras bajas del este”.

Una vista de la precaria infraestructura de Puerto Busch.


INVERSIÓN PRIVADAS EN PUERTOS DEL CANAL TAMENGO EN SANTA CRUZ

El canal Tamengo siendo la principal conexión para articular la hidrovía Paraguay-Paraná se ha convertido para varias empresas vinculadas a capitales cruceños, venezolanos y brasileños en una alternativa importante de inversión en tierras y desarrollo de puertos privados de exportación.

Según la revista Transmarítima las empresas Gravetal, Capsa, la Sociedad Administradora de Puertos Continental- Sapcon- y Nutrioil -las cuatro privadas-  han invertido desde el año 2015 más de $us30 millones en la ampliación de tres puertos en el canal Tamengo, en Bolivia.

Esto ha permitido que empresas paraguayas como la línea de barcazas Panchita GSA2 – transporte al año 2015 un total de 2.000 toneladas de harina de soya las mismas que fueron cargadas en Puerto Jennefer. Panchita GSA2 en el mismo canal Tamengo se une a un convoy de 19 barcones, que son remolcados por la hidrovía Paraguay-Paraná -navegable en 3.442 km- hasta anclar en Terminal Seis, en Santa Fe, Argentina y de ahí la carga tiene como destino final:?Europa.

Los accionistas de Nutrioil  para edificar la plataforma de despache de carga han invertido  US$10 millones, además esto les permitió  dragar 3,6 kilómetros de longitud del canal con el propósito de uniformar el calado en una  profundidad de 2,5 metros.

Según el jefe operativo, Sandro Ruíz, la Sociedad Administradora de Puertos Continental –Sapcon-,  invirtio  en la ampliación de su capacidad de embarque con mejores equipos.

OTROS OPERADORES

En el canal también opera Tamarineros, un puerto vigilante de la Fuerza Naval que no realiza transporte de carga, pero opera un remolcador y con una barcaza construida por ellos mismos.

Además  opera el  puerto petrolero Free Port Terminal Company dedicada principalmente a la importación de gasolina.

De acuerdo con el IBCE un 47% de las exportaciones de soya y derivados (US$214,7 millones) salió por los puertos de este canal. La carga se dirige principalmente a mercados de la Comunidad Andina de Naciones y de Europa.?Firmas como Cargill, Bunge, IOL, IASA, entre otras, son clientes frecuentes en estos puertos.


Página vista 230 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia