Oruro, Bolivia. 14 de noviembre de 2018
  • close

Agresiones y muerte de periodistas

Agresiones y muerte de periodistas

EL FULGOR.com
date_range 28 de octubre de 2018

En lo que va de la gestión 2018, 30 periodistas fueron asesinados en la región mientras cumplían con su sagrada misión de informar a la sociedad sobre casos de su interés. Primero, fueron hostigados, amenazados y finalmente eliminados físicamente.

Todos los periodistas muertos eran jóvenes de varios países donde el trabajo de la prensa incomoda a los poderes políticos, económicos y especialmente a las bandas de narcotraficantes.

México, Colombia, Nicaragua, Argentina, El Salvador, Estados Unidos, Honduras y Perú, son países donde los periodistas, hombres y mujeres reciben continuas amenazas de juicios penales.

Es preocupante cuando las más altas autoridades de un país vierten ataques y amenazas contra la prensa independiente como es el caso de Estados Unidos donde su presidente calificó a los periodistas como sus enemigos.

Estas acciones buscan limitar el trabajo de los periodistas que los llevan en no pocas ocasiones a la autocensura que es peor que la censura lo que repercute en el derecho a la libertad de expresión.

Todos estos extremos fueron denunciados por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) que se reunió en Salta (Argentina) en su 74 asamblea general, que concluyó el pasado 22 de octubre.

Las amenazas contra los periodistas pasaron a la agresión física, los intentos de secuestro, ataques violentos y destrucción de equipos de trabajo.

La policía siempre demora en actuar a lo que se suma la ausencia de leyes de protección a los periodistas y la poca o ninguna predisposición de los gobernantes para identificar a los agresores.

Las denuncias sobre asesinatos y/o agresiones no prosperan y se pierden en los juzgados quedando en la impunidad hasta que la misma ley establece su prescripción.

Cada vez es más difícil el trabajo de los periodistas debido a que el acceso a la información pública tiene trabas de todo tipo y en algunos casos, pese a la existencia de leyes que teóricamente garantizan este derecho, no se cumplen.

El trabajo de los periodistas nunca fue fácil pero en los últimos tiempos se ha tornado en peligroso ya que el informar a la sociedad sobre casos de su interés y que la afectan directamente, se pone en cuestión a los poderes.

A los malos gobernantes y a las mafias del crimen organizadas, el periodismo les incomoda ya que pone al descubierto sus malas artes para gobernar, la corrupción y los crímenes.

Al no poder evitar la publicación de estos hechos, arremeten contra los periodistas primero con amenazas y luego llegan a los golpes y finalmente a la muerte para silenciar sus crímenes.

Pese a las estas amenazas y hechos de muerte, los periodistas hombres y mujeres de toda la región y del mundo continúan con su trabajo de control y de fiscalización del poder pese a la actual situación de amenazas, agresiones y muerte.


Página vista 39 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia