Oruro, Bolivia. 14 de noviembre de 2018
  • close

En medio de la frustración y la confianza

Bolivia y Chile vuelven a la Haya para fijar cronograma del juicio por el Silala

Mapa que muestra la frontera de Bolivia y Chile. El Silala ubicada a 4 kilómetros dentro el territorio de Bolivia. Chile a tres kilómetros tiene la mina más grande de cobre de Chuquicamata, riquezas que hasta antes 1879 era de Bolivia

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 21 de octubre de 2018

El 21 de junio de 1908, la empresa británica The Antofagasta Bolivia Railway Compañy Limited solicitó a la Prefectura de Potosí, la concesión de uso de aguas para las máquinas del tren y el ferrocarril que viajaba con carga y pasajeros de Antofagasta a Oruro, toda vez, que eran maquinas movidas a vapor. Las aguas también eran utilizadas por la empresa minera Chuquicamata. Chile, el mal y astuto vecino, ahora demanda a Bolivia porque considera que las aguas del Silala no son un manantial, sino un río internacional. Ahora espera que la CIJ le crea.



En medio de la frustración que provocó a Bolivia y la confianza que le dio a Chile el fallo de la Haya que desestimó que el país vecino tenga obligación de negociar una salida al mar, los equipos jurídicos volvieron al Tribunal Internacional de Justicia –CIJ– para acordar los puntos que seguirán al juicio que planteó el Estado chileno contra el boliviano por las aguas del Silala, un manantial que fue canalizado por Chile después de 1904 para proveer agua al ferrocarril  a vapor construido en el marco del Tratado de 1904.

El miércoles 17 de octubre, la CIJ convocó a los equipos jurídicos para definir el cronograma sobre el juicio que plateó, pero también se abrió la posibilidad que la Corte solicite a ambos países más documentos o unir la contrademanda de Bolivia a Chile sobre el Silala.

El 2 de octubre de 2018, la CIJ desestimó la demanda sobre las expectativas que tenía Bolivia, para que un jurado internacional reconozca como hechos de estado las promesas, las negociaciones  y los acuerdos que firmaron Chile con Bolivia sobre la permanente y recurrente demanda a una salida al océano Pacífico para Bolivia.

Pero, la CIJ consideró que la teoría de las expectativas al que apunto el jurista español contratado por Bolivia, Ramiro Brostóns, no tenía ningún sustento jurídico ni antecedentes de jurisprudencia sobre fallos “expectaticios” por lo tanto la Corte por 12 votos a 3, desestimó la demanda señalando: “la Corte no puede concluir basándose en el material presentado (…por Bolivia) que Chile tenga obligación de negociar con Bolivia pleno acceso al océano Pacífico, por tanto la Corte no puede aceptar los alegato que se basan…. en conclusión la Corte manifiesta que no va entender que su fallo impida a las partes la continúan su diálogo en un espíritu de buena vecindad para atender las cuestiones relacionadas a la mediterraneidad de Bolivia, con buena voluntad  de ambas partes”.

EL EQUIPO BOLIVIANO LLEGA EN MEDIO DE LA FRUSTRACIÓN

En medio de la frustración  que generó el fallo de la CIJ en Bolivia  sobre el tema marítimo, quince días después el equipo jurídico ratificado y encabezado por el expresidente Eduardo Rodríguez Veltzé, el abogado español autor de la demanda de experticias Ramiro Brotóns, Amy Sander, Mathias Forteu, Monique Chemiller-Gendreau, Payam Akhavan y Vaughan Lowe, llegó a la Haya sin mucha pompa, más bien de manera cauta.

El Canciller boliviano, Diego Pary, en una escueta declaración  realizada a los medios de comunicación sostuvo que llegaron  "sin dificultades", añadió que se aguarda el cronograma que la Corte Internacional de Justicia hará conocer en los próximos días el procedimiento a seguir sobre la demanda y la contrademanda del caso Silala.

“Ellos definirán si se cumplirá una segunda ronda de presentación de alegatos escritos o se continuará con la fase oral del procedimiento", explicó el Canciller.

Bolivia con los dos juicios contra Chile pasó del ámbito verbal al jurídico,  tanto en el tema marítimo, como en el Silla.

Bolivia sostiene consistentemente que las aguas del Silala son manantiales y Chile pidió permiso para canalizar y lograr que el flujo se desvie artificialmente hacia territorio chileno, esto hace más de cien años.

Los equipos jurídicos de Bolivia y Chile, retornando después de 15 días al Tribunal Internacional de Justicia de la Haya.

CHILE RETORNA CON LA CONFIANZA DE UN FALSO VENCEDOR

Chile, retorno a la Corte con la confianza que le da haber obtenido un fallo a favor contundente, más cuando no lo esperaba. En Santiago la agente chilena Ximena Fuentes, dijo que la reunión fue para establecer que es "decisión de la corte cómo continúa el caso, si va a llamar a las partes a presentar argumentos adicionales por escrito o si pasamos directamente a la fase oral".

Chile está preparado para enfrentar "cualquier escenario" que defina la Corte Internacional de Justicia (CIJ) en la demanda que presentó contra Bolivia por las aguas del Silala, afirmó este miércoles la agente chilena.

Después del 31 de agosto 2018,  fecha en que Chile presentó la memoria de la demanda y Bolivia respondiera a las mismas y presentará además, un juicio de contra demanda,  la CIJ podrá optar por varios escenarios, entre ellos unir la contrademanda, pedir mayor información o simplemente continuar con el juicio oral.

"Es decisión de la corte cómo continúa el caso, si va a llamar a las partes a presentar argumentos adicionales por escrito o si pasamos directamente a la fase oral", explicó la agente chilena a la agencia de noticias española EFE.

Una tercera posibilidad, subrayó, es que la CIJ le pida a Chile una respuesta escrita a la contrademanda que presentó Bolivia en agosto pasado.

"Chile está preparado para enfrentar esos escenarios porque sabemos que en cualquiera de ellos seremos capaces de presentar muy bien nuestro caso", apuntó Fuentes.

"Explicamos muy bien en nuestra memoria todos los antecedentes históricos y también científicos para probarle a la corte que el río Silala es un río transfronterizo que cruza naturalmente desde Bolivia hacia Chile y que, por lo tanto, ambos ribereños tienen derecho a un uso razonable y equitativo de este río", sostuvo.

LA AGENDA DE 13 PUNTOS EL NUEVO ENGAÑO CHILENO

La controversia sobre las aguas del Silala retornaron el 4 de abril de 2009, cuando los presidentes Evo Morales y la presidenta Michelle Bachelet en el marco de la Agenda de 13 Puntos, lograron un preacuerdo donde Chile se compromete a pagar 50% por el uso de las aguas y en forma retroactiva, mientras se realice un estudio hídrico que defina la naturaleza de las aguas.

El acuerdo nunca se firmó y el 10 de noviembre de 2010 la presidenta Bachelert decidió interrumpir las negociaciones de la Agenda de 13 Puntos,

Donde el punto 11 se refería a resolver la controversia del manantial del Silala.

En abril de 2013 Evo Morales ordenó la instalación de un criadero de truchas que se alimentaba de las aguas del manantial y la Gobernación de Potosí instaló una planta embotelladora de agua del Silala.

En enero de 2016 el presidente Morales hizo público la intención de su gobierno de presentar una segunda demanda contra Chile ante la Corte Internacional de Justicia de la Haya por uso indebido de aguas y solicitando al tribunal que obligue a que se haga pago de la deuda histórica por la utilización de las aguas.

Un infografía muestra cómo los bofedales forman un manantial en el lado boliviano y los canales construidos con concreto por parte de Chile.

CHILE SIEMPRE, ASTUTO DEMANDÓ PRIMERO A BOLIVIA POR EL SILALA

Adelantándose a Evo Morales, el 6 de junio de 2016 la entonces presidenta de Chile Michelle Bachelet anunció que su país se adelantó e interpuso ante la Corte Internacional de Justicia con sede en La Haya una demanda contra Bolivia para que la CIJ confirme técnicamente que las aguas del “río Silala” son internacionales.

Por su parte, el canciller chileno Heraldo Muñoz sostuvo que la demanda se dio porque “Chile no puede permitir que Bolivia siga intentando instrumentalizar el derecho internacional y sus instituciones como vehículos de hostigamiento político”,

Muñoz alegó que Bolivia anunció una serie de acciones para que las aguas del Silala no sigan fluyendo hacia Chile, lo que es inaceptable”, declaró.

El 3 de julio de 2017 Chile entregó la memoria con seis tomos donde ratificó que las aguas del Silala provienen de un río de curso internacional y así cambio su estratégica engañando nuevamente a Bolivia, por cinco años con una Agenda de 13 Puntos y después demandándolo.

BOLIVIA PRESENTA MEMORIA

El  31 de agosto, Bolivia presentó la memoria de respuesta a la demanda de Chile donde con diversos estudios ratificó que: el caudal de agua que fluye artificialmente hacia Chile por obras de canalización del siglo pasado, por lo que pide desestime la demanda.

Bolivia basado en los antecedentes históricos e hídricos sostiene que el Silala originado en una serie de ojos de agua y bofedales, agrupados forman un manantial, aguas que a través de un canal de concreto son desviadas a territorio Chileno, donde  es explotada principalmente por la empresa minera del cobre de Chuquicamata.

El manantial fluye sus aguas a través del canal artificial mandando 17 litros por segundo.

En la presentación de la memoria a la CIJ, Bolivia pidió desestimar la demanda chilena contra Bolivia por el agua del Silala, sin embargo, el tema aún se encuentra pendiente de resolución.

CHILE SE ADELANTÓ EN DEMANDAR PARA NO SER SANCIONADO POR NN.UU.

La demanda de Chile por las aguas del Silala a Bolivia, simplemente fue una vez más una jugada astuta, pues el país Mapuche, como también se hace llamar -después de haber exterminado a sus indígenas- con esta decisión  evitó ser sancionado por la CIJ y levantar una alerta en Naciones Unidas.

El jurista peruano Miguel Ángel Rodríguez Mackay, dijo “la demanda de Chile por el Silala es una estrategia oportunista para evitar “sanciones internacionales por inconductas funcionales” ante la Corte de Justicia de La Haya. Un país con más de dos demandas es sancionado y levanta una alerta en las Naciones Unidas”, aclaró.

Una “inconducta funcional” hace referencia a las varias demandas que un país pueda registrar en La Haya, como es el caso de Chile, país que fue demandado por Bolivia y el Perú, según Rodríguez.

En Bolivia el bofedal y el manantial del Silada  en su estado natural.


CHILE EL PERMANENTE AGRESOR  

Las relaciones de Chile, no sólo con Bolivia sino con Perú, donde se entró con su ejército hasta Lima y le arrebató la provincia Tarapacá y su enfrentamiento permanente con España y Bolivia, lo vuelven en la región en un permanente agresor geopolítico.

Pero, sin su carácter agresivo no hubiera logrado sacar a ese país del raquitismo territorial y económico con que nació y darle la fortaleza que hoy tiene.

Chile volcó su ojos a Bolivia desde 1845. Fue primero sobre el Litoral boliviano donde se apropió de las grandes reservas de guano, después del salitre, le arrebató el departamento del Litoral dejando al país enclaustrado y como si fuera poco, hoy el mal vecino demandó a Bolivia por las aguas del manantial del Silala,  agua que le cedió en 1908 la Prefectura de Potosí, Bolivia a la empresa The Railway Compani Limited para que funcione el ferrocarril Antofagasta-Oruro que era parte de la compensación que se incluyó Tratado de 1904.


EL MANANTIAL  DEL SILALA

El manantial del Silala está en las faldas del cerro Incalaria 5.689 metros sobre el nivel del mar en plena puna. Está dentro de  la Reserva Nacional de la Fauna Andina Eduardo Avaroa, en la provincia sur Lípez del departamento de Potosí. Los bofedales y las nacientes de agua del manantial están a 4 kilómetros de la frontera con Chile, el curso de sus aguas cuando  alcanza a uno 2,5 kilómetros de su nacimiento se une con otro manantial, al unirse ambos hacen un pequeño cañón denominado Silala. 

El 21 de junio de 1908, la empresa británica The Antofagasta Bolivia Railway Compañy Limited solicitó a la Prefectura de Potosí, la concesión de uso de aguas para las máquinas del tren y el ferrocarril que viajaba con carga y pasajeros de Antofagasta a Oruro, toda vez, que eran maquinas movidas a vapor.

La empresa procedió a la canalización de las aguas, manualmente, pues puso concreto y piedra para desviar las aguas, apoyada por empresas chilenas mineras que ya hacían uso del agua para la explotación de los yacimientos de cobre en Atacama, que también fueron de propiedad de Bolivia y usurpados por Chile en 1879.

El 23 de agosto la concesión se concretó y la misma duró hasta 1961, cuando la empresa Británica cambio las maquinas a vapor por diesel. Las aguas continuaron siendo utilizadas por las empresas mineras chilenas, sobre todo por la Corporación Nacional de Cobre de Chile.

En 1996 Chile admitió que se continúan haciendo obras de canalización para la utilización de las aguas y Bolivia demando un pago retroactivo. En 1996, Gonzalo Sánchez de Lozada revocó la concesión por considerar que el agua no era para los fines que le fueron otorgados.

Después vino la Agenda de 13 Puntos que no se cumplió y Chile nos demandó ante la Haya, Bolivia en septiembre de 2016 contrademando.


Página vista 274 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia