Oruro, Bolivia. 15 de diciembre de 2018
  • close

CAPUZ CULTURAL

Viviendo historias en la noche de Sora Sora

Recreacion de la Llave de Piedra

account_box


El FULGOR.com
location_city Oruro, Bolivia
date_range 07 de octubre de 2018

Son pocas las alternativas culturales en la ciudad el fin de semana, y una alternativa es recorrer por una población que se encuentra a media hora de la ciudad de Oruro y que mantiene su encanto histórico.

En esta oportunidad, el anterior sábado 29 de septiembre, el equipo de la Ruta de la Medianoche decidió organizar un recorrido por la antigua población de Sora Sora y además promover una noche de historias que recrearon pasajes de Amor y Desamor. La asistencia no fue muy masiva, pero permitió tener un público de calidad.

Como de costumbre, la convocatoria obedeció a una promoción a partir de las Redes Sociales, la asistencia no pasó de las veinte personas, lo que permitió contratar el transporte acostumbrado de la comunidad de Crucero de Copacabana de don Eulogio Mamani, confiando a los visitantes la seguridad en el viaje.

Entre el público, se pudo destacar parte del elenco teatral “Tabú” y una representante del elenco “Mandrágora”; por otro lado, algunas parejas que de repente quisieron inspirarse en las historias de amor que por allí se contaron. Como se esperaba, dos turistas de España acompañaron la delegación y quedaron muy entusiasmadas por la historia que en el poco tiempo de permanencia en Bolivia les dio la oportunidad de conocer en esta visita más de Oruro que de otras regiones que visitaron.

El recorrido se inició cerca de las 17:00 horas, en este caso, el guía experimentado de la ruta guió al grupo por la famosa “Supay Calle”, el ingenio de “SoraBella” para conocer la historia de los duendes y además transportar a los visitantes al viejo pasado minero en el famoso ingenio que se encuentra aún en pie.

El ingreso a la Iglesia, que aun conserva un patrimonio artístico muy antiguo invitó a los visitantes a evocar el pasado glorioso de aquella población conocida como “San Juan Bautista de Sora Sora”. Mientras el grupo se reunía en el atrio de la Iglesia, un personaje del siglo XIX invitó a todos a seguirlos hasta la casa de Albina Rodríguez, quien fuera además la esposa de Simón I. Patiño.

Dentro la casa, ahora de propiedad del Cnl. Ismael Flores Mancilla, los visitantes tuvieron una visita guiada a la hermosa infraestructura, paseando por las habitaciones y el patio que además sirvió de escenario para la representación de las historias, acompañadas por un adecuado marco musical.

Inicialmente se presentó un personaje del siglo XVII quien hizo el preámbulo con el mito griego de Orfeo y Eurídice; un relato clásico. Inmediatamente, se realizó la adaptación de la novela “La Llave de Piedra”, inspirada bajo la pluma del excelente escritor Vicente Gonzales Aramayo.

La recreación con vestuario del siglo XVIII permitió conocer el desarrollo de la historia que se ubica en Oruro en pleno 10 de febrero de 1781 y cuyo desenlace se tuvo que compartir en esta recreación.

Pareja colonial evoca la historia de la Llave de Piedra


Una historia desconocida es el talento de una eximia escritora de Oruro del siglo XIX, como fue Genoveva Jiménez, quien fue evocada con la lectura de un hermoso poema dedicado a su hermano Rufino Jiménez, quien murió en el asalto a la prefectura el 1 de junio de 1865. Durante la guerra del Pacífico, el soldado boliviano que tuvo que recorrer más de mil kilómetros hasta la costa, lo hizo acompañado de su compañera, llamada despectivamente “La Rabona”, esta historia inspirada en relatos reales, fue recreada para mostrar el drama del herido boliviano que descansa en el regazo de su rabona mientas evita que el soldado chileno heredero de una vieja costumbre araucana, eliminaba a los heridos que quedaban en el campo de Batalla en la jornada del 26 de mayo de 1880, llamada del “Alto de la Alianza”.

Encontrándose en la casa de Albina Patiño, se aprovechó de compartir la historia de amor de aquella mujer que confió en su marido quien decidió renunciar a su trabajo en la casa de los Fricke en Oruro y trabajara en la mina de la “Salvadora”, la confianza y la fe de su mujer, hizo que Simón Patiño lograra encontrar la veta que tanto había añorado.

Un monologo interesante, relatando la historia del Zorrino y la luna, nos evoca una hermosa historia de amor con aire de leyenda y que permiten entender por qué la Luna tiene manchas y el amor que quedó en la tierra, pero que logró un beso gracias a la ayuda del Cóndor.

Una historia de desamor de aquellos años cuarenta del siglo XX. Una profesora muy conocida en la ciudad que tuvo una decepción al encontrar a su esposo traicionando su amor en su misma casa, tuvo un triste desenlace.

Recorrido por el ingenio de Sorabella


Lamentablemente las guerras sirven de inspiración, y en esta oportunidad se leyeron cartas de la época de la Guerra del Chaco; sin embargo, fue pertinente recrear la valerosa actitud de la beniana, Bertha Barberi oriunda de Riberalta que siendo esposa del orureño Adolfo Weisser, tuvo la decisión de vestirse de soldado para buscar a su esposo de quien no tuvo noticias. Historia inspiradora y muy emotiva.

Para el final, un personaje muy conocido en la Ruta de la Medianoche que se hizo presente, fue “Alvarez”. Todas estas historias fueron aplaudidas por el público quien quedó satisfecho por la presentación, más aun en una población alejada del ruido citadino y la noche inspiradora para recrear y contar historias, que en esta oportunidad, el tema fueron los amores y desamores.

El equipo estuvo conformado por Alicia Vargas Márquez, Abel Canaza Taquichiri, América Ayllon Lara, Maria Mamani Altamirano, Andrei Gonzales Urey, en fotografía Gabriela Canaza Taquichiri, en sonido José Negretti Cortes, en el debut en esta presentación la niña Zoe Nuñez Lara y como Director Paul Rodrigo Terán Calcina y con quien escribe estas líneas que humildemente estuvieron a cargo de algunos relatos y además estructurar el contenido para el público que por los comentarios vertidos, estuvieron conformes y muy satisfechos por esta actividad que resulta una alternativa para transportar al pasado y evocar estas historias con matiz diferente, en otro espacio fuera de las calles de Oruro, donde se acostumbra pasear la historia con la Ruta de la Medianoche.


Página vista 247 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia