Oruro, Bolivia. 15 de diciembre de 2018
  • close

Los chilenos después que Mariano Melgarejo les estiró la mano lo compararon con Bolívar

Hace 153 años Bolivia evitó que España borre del mapa a Chile

Melgarejo acompañado de Mariano Muñoz Vergara Albano y otros personajes de la época.

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 07 de octubre de 2018

En 1865 la escuadra española atracó en Valparaíso  le declaró la guerra a Chile, este a se alió con Perú. Bolivia inicialmente se declaró neutral, porque en ese momento el Puerto de Mejillones había sido invadido por Chile, España solicitó que su flota naviera atracara en el puerto de Cobija, el dictador Mariano Melgarejo, aconsejado por una corriente chilena decidió adherirse a la alianza que firmó Chile y Perú y declaró la guerra a España.



El 1ro. de octubre de 2018, el Tribunal Internacional de la Haya nos dio otro golpe en la mejilla, pues falló a favor de Chile al señalar por 12 votos a favor y 3 en contra que la República de Chile no “contrajo obligación jurídica alguna de negociar”. Pero, el juicio en Holanda,  recordó al mundo que Chile tiene una deuda histórica con Bolivia porque invadió en 1879 las costas del Pacífico y antes de firmar el Tratado de Paz y Amistad creó la  provincia de Antofagasta, que no era otra cosa que anexar el territorio de la provincia del Litoral Boliviano a una franja de tierra raquítica y económicamente pobre como era Chile.

Chile, hace 153 años se preparaba para desaparecer del mapa de Sud América,  porque la armada Española decidió bombardear Valparaíso después de una afrenta que sufrió la fragata española. Era el año 1863 Perú y Bolivia, al ver al vecino indefenso junto al Ecuador acudieron a firmar el Tratado de Alianza Ofensiva y Defensiva y juntos enfrentaron a los buques de España, que habían bombardeado Valparaíso por una provocación de Chile a la escuadra española.

Chile en ese momento tenía invadido y tomado el territorio de Mejillones y demandaba un nuevo tratado de límites, el gobierno y la Asamblea habían emitido  el decreto de marzo de 1963, por el cual el Congreso en Sesión Ordinaria en Oruro denuncia que “Chile ha tomado desde el grado 26 hasta el 23º de latitud meridional... y se ha apoderado de la bahía de Mejillones, arrogándose la explotación de las huaneras, recientemente descubiertas, y cuyo valor asciende aproximadamente según los datos suministrados por la jefatura política de Cobija, a la enorme suma de 70.000.000 de pesos”, registra el artículo escrito y documentado por Miguel Mercado Moreira y compilado en el libro Antología del Mar, por la Editorial América, en 1962.

El mismo libro refiere que el 5 de junio de 1863, la Asamblea Parlamentaria en Oruro  emitió  la Ley que “autoriza al Ejecutivo  declarar la guerra al gobierno de la República de Chile, siempre que agotados los medios conciliatorios de la diplomacia, no obtuviera  la reivindicación del territorio usurpado o la solución pacífica, compatible con la dignidad nacional”.

En ese momento, tenía el poder Mariano Melgarejo, el militar ignorante que se volvió dictador. Mediante un comunicado del 27 de octubre de 1865, dirigido a al Cónsul de España en Cobija, declaró en que “en el conflicto entre Chile y España, Bolivia se declaraba neutral”.

Hábil como era la oligarquía chilena y el gobierno civil de Chile,  el 1º de octubre de 1865, envío al diplomático Benjamín Vicuña Mackenna a recorrer los territorios del Litoral, en particular Cobija y buscar alianza con las autoridades bolivianas, para evitar una alianza Bolivia-España, porque eso había facilitado que España ocupe el territorio de Chile y este desaparezca. Benjamín Vicuña Mackenna era el agente confidencial de Chile en Estados Unidos. Desesperado Vicuña Mackenna por que España los tenía rodeados, Bolivia tenía una declaración de guerra, relata el escritor Mercado, al apuntar que esto llevó a Benjamín Vicuña a marchar a Cobija donde se encontraría con Juan Ramón Muñoz Cabrera, prefecto de Cobija en Bolivia, donde logra que la declaratoria de Melgarejo tome otro rumbo.

En ese momento, Bolivia no había acabado de configurarse como Estado y nación, sus gobernantes en la mayoría militares carecían de visión, su territorio tanto de la Amazonía como en el Litoral, no tenía importancia para los gobernantes, no había ocupación territorial ni poblacional efectiva y tampoco tenía una idea real de cuanta riqueza tenía el Litoral. Mientras que Chile, con una economía raquítica vio en el Litoral Boliviano su fortalecimiento y expansión geopolítica y consolidó la ocupación con empresarios chilenos aliados a ingleses y alemanes.

El Comercio dando cuenta de la invasión al Litoral boliviano.


MELGAREJO LE DA LA MANO  A CHILE Y CHILE LO COMPARA CON BOLÍVAR

El 30 de enero de 1866, el presidente Mariano Melgarejo, decidió cambiar de opinión y le remite a su ministro Juan de la Cruz Benavente, que había resuelto adherirse a la Alianza Defensiva Chile, Perú, el 1 de febrero de 1866, además, abroga la autorización Legislativa de 5 de junio de 1863 que pide negociar el retiro de las tropas chilenas de Mejillones, primero por la vía diplomática  sino ir a una declaración de Guerra. En el decreto que abroga además, Melgarejo establece “que el gobierno de Bolivia está apto para recibir ministros diplomáticos que pongan en relación ambas Repúblicas”.

Bolivia, siete años antes había acreditado de manera permanente y sucesiva a su delegación diplomática en Santiago, sin embargo, Chile no acreditó nunca embajadores en La Paz, pero  tras la adhesión de Melgarejo, Chile envío como embajador a Aniceto Vergara Albano.

El nuevo embajador chileno presentó sus cartas credenciales el 18 de marzo de 1866 en la ciudad de La Paz, Melgarejo –sin explicar cuál era la algarabía-, declaró feriado en honor a Chile y día de la confraternidad americana.

Ese mismo día (16-03.1866) el dictador emitió un decreto que a la letra decía: “las fronteras de Bolivia se considerarán desde esta fecha, respecto a los americanos del sud, sólo como límites matemáticos, destinados a determinar el límite de la jurisdicción nacional; que los naturales de las repúblicas sudamericanas que ingresan al territorio de Bolivia en calidad de particular, gozan de los mismos derechos que los bolivianos, excepto únicamente para desempeñar la presidencia de los altos poderes legislativo, ejecutivo y judicial…”.

Después en el plano diplomático, Chile logró a través del Perú que Melgarejo firme el Decreto Supremo del 11 de junio de 1866 por el cual Bolivia se adhiera al Tratado de la Alianza Chile Perú. El decreto dice: “La República de Bolivia y Perú, en presencia de las injustificables y atentatorias agresiones dirijidas por el Gobierno de España .. 3º ... en virtud del cual la República de Bolivia a invitación de la del Perú, se adhiere al Tratado de Alianza Ofensiva y Defensiva ajustado al 5 de diciembre de 1865 entre el Perú y Chile… S.E. el jeneral Mariano Melgarejo, Presidente Provisorio de Bolivia a nombrado como su Plenipotenciario, al señor Juan de la Cruz Benavente…”

El 25 de agosto de 1866, tras el tratado de Alianza Melgarejo decide firmar el Tratado de Límites entre Bolivia y Chile. El tratado reconoce la soberanía de Bolivia desde el paralelo 24º  hasta los límites Orientales con Chile. “No obstante la división territorial… las repúblicas de Bolivia y Chile se repartirán por mitad los productos provenientes de la explotación de guano descubiertos en Mejillones  y de los demás depósitos del mismo abono  que se descubra en el territorio de los paralelo 24ª y 25ª de latitud meridional…”.

Gral. Mariano Melgarejo, presidente de la República de Bolivia en 1868, aprobó en forma irresponsable la firma del funesto tratado de aquel año por el cual prácticamente entregaba el Litoral en condominio a Chile.


CHILE DECLARÓ A MELGAREJO GENERAL DE SANTIAGO

El 18 de septiembre de 1866, Chile celebró su aniversario y el embajador de Chile en Bolivia, Aniceto Vergara Albano,  no escatimo ningún esfuerzo y ese día nombró al general Mariano Melgarejo con el título de “Generalato de  Santiago” otorgado por el Congreso de Santiago.

 “Sí Bolívar inicio la grande idea de la unión americana como una condición de estabilidad y de porvenir para estas repúblicas, a vos señor os ha caído la suerte, el hermoso papel de propagador  de  aquel pensamiento.  Vos tenéis el honor ser el primero que a borrado las fronteras  de un estrecho provincialismo, declarando que todos los americanos del sur son hijos de Bolivia. Por eso la opinión pública no ha tenido sino aplausos para vuestra conducta y el pueblo chileno os envía, con el título que acabas de recibir su tributo de entusiasmo y amor”, fueron las palabras vertidas por el embajador de Chile acreditado en Bolivia, Aniceto Vergara Albano.

Después Aniceto Vergara Albano, fue el consejero principal de Mariano Melgarejo, cuando cumplió su misión, Melgarejo le ofreció ser Ministro de Hacienda Boliviano, este lo rechazó y marchó a Santiago donde fue Embajador de Bolivia en Santiago, por órdenes de Mariano Melgarejo.

El historiador y literato, Sotomayor Valdez, al referirse a este hecho dijo en la prosa de la época: “De esta manera el gobierno más impopular y aborrecido que jamás tuvo Bolivia, apareció ligado a Chile en la causa que más fuertemente había excitado nuestro amor propio nacional…”

Pasado el gobierno de Melgarejo, el escritor Chileno Francisco Valdez Vergara escribió “Dominada entonces Bolivia por la fuerza brutal de la soldadesca, un hombre depravado en el vicio, una especie de insano que sin vacilar ejecutaba insensateces monstruosas y también atroces crueldades. Melgarejo fue el gobernante de carnaval, cuyos actos  harían reír si a veces no hubieses, sido sangrientos y si el escenario de ellos no hubiera sido un pueblo desgraciado, muy digno de mejor suerte”, dice textual, porque este fue el escenario que creo y llevó, después a Bolivia al enclaustramiento marítimo y que fue ejecutado con audacia por el Gobierno de Chile, cuyo comportamiento cínico se ha repetido a lo largo de la historia de las relaciones entre ambos países. La historia dice que Chile tiene un asunto pendiente y moral con Bolivia, porque si no, nunca será un buen vecino, y como opinó una ciudadana Chilena, tras el fallo de la Haya, Chile  necesita hacer alianzas con países que tienen territorios más altos, por el calor y el mar que cada vez van mermando sus tierras habitables .


Página vista 574 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia