Oruro, 20 de enero de 2018
  • close

La castaña golpeada por el cambio climático

Gobierno nacional y departamental ejecutan planes de recuperación

EL FULGOR.com
date_range 21 de mayo de 2017

Gobierno nacional y departamental ejecutan planes de recuperación.

La falta de lluvias en la gestión 2016 y 2017, la deforestación, degradación de los suelos y el cambio climático afectaron a la zafra de la castaña en el norte del Beni donde la producción de este fruto ha caído hasta en un 70% y obligó ejecutar esta semana al gobierno un plan de atención social que se ejecutó con la entrega de alimentos a 700 familias.

El Ministro de Defensa Reymi Ferreira en la entrega de esta ayuda aseveró que el gobierno tomando en cuenta la situación critica en la producción de castaña instruyó de inmediato ejecutar un plan integral de atención social a los afectados que son cientos de familias que viven de esta actividad.

Precisó que en esta ocasión se entrega la ayuda con 5 toneladas de alimentos vituallas además que se los incluirá en el plan de empleo que el gobierno implemento recientemente, por lo que esta ayuda es parte de este plan de auxilio a los zafreros de la castaña que demandaron ante el gobierno la ayuda lque se ejecuta de inmediato.

El gobernador del Beni Alex Ferrier aseveró que al margen del plan de apoyo y asistencia social que se hace a los castañeros por parte del gobierno central se procederá a la atención en proyectos productivos con apoyo y financiamiento de la gobernación del Beni que ya diseñó un plan de reactivación económica del norte del departamento.

Afirmó que se hace un estudio para definir la situación de protección de la castaña silvestre que se tienen en la amazonia beniana, la que se vio afectada por el cambio climático y sequía, asimismo, se definirá un plan de sembrado de castaña para la producción con la intervención humana, ya que de alguna forma se debe suplir el déficit de este producto.

Por su parte Wimmy Seoane, Secretario de Planificación manifestó que se hacen análisis en relación a este fenómeno y explicó que se registran periodos de bajas en la producción, dependiendo del año sin embargo, esta gestión la disminución es generalizada en toda el área amazónica en un 70%.

La producción de castaña es aproximadamente de 28.000 toneladas, sin embargo, en la última zafra no se superó las 10 mil toneladas, ésta se ha reducido hasta en un 70% en algunas zonas por lo que se registra una zafra corta y menos productiva que en anteriores gestiones que ha obligado a los zafreros adentrarse más en los bosques para poder compensar la cosecha.

Esta reducción de producción de cierta manera ha podido ser compensada con una ampliación del área de aprovechamiento donde los recolectores ingresan a las áreas más profundas de la selva para alcanzar volúmenes adecuados.

Consideró que la reducción de la producción de la castaña se debe al cambio climático, que el año pasado se manifestó con menos lluvias en la Amazonia, afectando directamente a los árboles de castaña, con la falta de agua, que produjo un alto índice de aborto de frutos pequeños, lo que produjo un menor porcentaje de frutos maduros durante la época de la zafra, otro factor es la deforestación, la tala ilegal de árboles de castaña y la degradación del bosque.

Los efectos de esta caída en la producción tienne un componente económico y social. En el económico, una menor producción afecta a la región, ya que la castaña representa el 75% de ingresos por exportación.

Respecto al componente social, el tema es más delicado, ya que una menor cosecha repercute negativamente en las familias de zafreros y fabriles que trabajan pelando la castaña, ya que sus periodos de trabajo se verán reducidos este año ante un menor volumen de producción.

Dijo que de acuerdo a informes con Cadexnor, la castaña que se produce en la Amazonia beniana mueve el 75% de la economía de la región y beneficia a más de 15.000 familias de indígenas y campesinos de manera directa, las que trabajan como recolectores del fruto, fabriles que pelan las castañas y barraqueros, quienes la transportan.

PROMOCIÓN

En noviembre del año pasado, con el objetivo de fortalecer el consumo interno de la castaña y promover su protección, el Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (SEDEM) y la Cámara de Exportadores del Norte (Cadexnor), lanzaron el Año Nacional de la Castaña (2016-2017) en la población beniana de Riberalta.

Las exportaciones de castaña pelada se han incrementado levemente en los últimos años, hasta llegar a ser el tercer producto en importancia entre las exportaciones no tradicionales del país en 2016, de acuerdo con datos del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE).

El año pasado, Bolivia exportó 25.520 toneladas de castaña sin cáscara a los mercados de Reino Unido, Alemania, EEUU, Países Bajos y Australia, entre otros, por un valor de 180,2 millones de dólares.

Mientras que en 2015 el volumen exportado fue de 24.812 toneladas y 190,8 millones de dólares en valor.

Las ventas de castaña el año pasado representaron un incremento del 3% en volumen y una reducción del 5% en valor con respecto de 2015.

La autoridad dijo que la muestra más preocupante de esta necesidad de ampliación del área de aprovechamiento se observa en el hecho de que a pesar de los enormes cambios que se han dado en los últimos años en términos de la accesibilidad en la Amazonia gracias a la apertura y mejora de la red caminera, los volúmenes de castaña exportados solo han presentado un incremento muy leve.

Esto significa que hoy se necesita una superficie mucho más grande para garantizar los mismos volúmenes de castaña y con la caída de la producción de este año, los volúmenes exportados se ven afectados. anualmente se exportan cerca de 20.000 toneladas de castaña, probablemente este año esa cifra se vea reducida hasta en un 50%,de la producción.

La falta de lluvias en la Amazonia, afectó directamente a los árboles de castaña causando la reducción de la producción debido al cambio climático a esto se debe aplicar un plan de sembrado y riego en la proporción cercana al déficit. Por otra parte, la tala ilegal de árboles de castaña y la degradación del bosque también incidieron en una menor producción por lo que se buscara políticas que frenen esta degradación

Para el gobierno departamental una de las prioridades ante la crisis de la castaña que atraviesa la amazonia Boliviana, es hacer un plan departamental con apoyo de 6 ministerios para poder dar una solución a la problemática, quienes en 5 mesas técnicas el pasado 24 de febrero se reunieron para tratar el tema, analizar y proponer medidas de protección a la producción de castaña.

En noviembre del año pasado, la Cámara de Exportadores del Norte Cadexnor lanzó el Año Nacional de la Castaña (2016-2017) en función a este título se busca el objetivo de fortalecer el consumo interno de la castaña y promover su protección mediante el Servicio de Desarrollo de las Empresas Públicas Productivas (SEDEM)

La castaña, que cobró importancia en la economía nacional a partir de los años 90, actualmente es la principal fuente de ingresos para pobladores de las zonas productoras de Beni y Pando.

Asimismo se hacen estudios ecológicos de la Universidad Autónoma del Beni, que refiere que la precipitación en los meses de lluvia influye directamente en la producción de la castaña del siguiente año.

Si se toma en cuenta el 2016, éste se evidenció como un año seco, pero va más allá debido al efecto invernadero de estos últimos años donde se observa una tendencia de épocas secas más pronunciadas, con impactos negativos sobre la castaña y la producción en general.

A esto se suma la deforestación en Brasil, que se identifica como adicional causa de la reducción de lluvias a nivel continental, pues las precipitaciones en Bolivia dependen directamente de los bosques amazónicos del vecino país. Por último, Vos resalta que los procesos de degradación de bosques y suelos en la Amazonía agravan y aceleran el deterioro del ambiente.

Se da un proceso de sabanización, es decir, los cambios climáticos y degradación ambiental local provocada por el ser humano hace que los bosques paulatinamente sean reemplazados por pampas”, explicó.

Bolivia ocupa el séptimo lugar a nivel mundial en destrucción de bosques y la Provincia Vaca Diez de Beni y áreas colindantes a los principales caminos de Pando presentan una de las más altas tasas de deforestación a nivel nacional, debido a la conversión de bosques a potreros ganaderos. A esto se suman los incendios forestales, la extracción indiscriminada de madera y otros productos forestales

Todos estos factores mencionados provocaron una reducción en la castaña en los últimos años, y en especial en la zafra de este año.


Página vista 131 veces


local_offerCastaña local_offer Cambio climático












ElFulgor.com © 2016-2017 Oruro, Bolivia