Oruro, Bolivia. 22 de octubre de 2018
  • close

Jueza, Petrona Patricia Pacajes Achu, relata cómo sentenció a 20 años a un inocente

Jhiery Fernández, indignación e impotencia frente a un caso que ni con la verdad tiene justicia

EL FULGOR.com
date_range 23 de septiembre de 2018

…no había equipo  de reanimación, y de ahí se lo llevó  al Hospital Juan XXIII donde, llegó sin vida y con un coágulo de sangre fétido, pues tuvo una hemorragia interna que fluyó por su anito lesionado por un termómetro mal introducido mal y sacado con una pinza, por una cuidadora de nueve bebés y que apenas alcanzaba los 19 años que fue contratada por la Gobernación sin tener experiencia. El caso llevó a la justicia a 11 personas entre médicos, enfermeras y el portero. El médico Jhiery Ribera (34), Madelein Paola Pache Ch. de 19 años la cuidadora del Hogar se sometió a proceso abreviado se le dio  5 años después de admitir que fue cómplice del caso y la enfermera del Hospital del Niño. Toda la escabrosa acusación que se tejió en el caso empezó con la forense Ángela Yamil Mora Vera quien dijo que había violación, convocó a conferencia de prensa y la ratificó en un informe, corroborado por un segundo forense del IDIF.



Con la misma indignación e impotencia que se recibió la noticia de la Fiscalía del Distrito de La Paz, de que un bebé de nombre  Alexander fue violado en el Hogar Virgen de Fátima, así se recibió la confesión de la jueza  Petrona Patricia Pacajes Achu,  que admitió que sentenció a 20  años de cárcel al joven médico Jhiery Ribera (34) sabiendo que no hubo violación y menos prueba que lo incrimine.

Un audio difundido y reproducido por la Red Atb, y que, a la fecha está en todas las redes sociales graba a la juez, quien pasadita en tragos va relatando paso, a paso, cómo  sentenció a un inocente a 20 años cárcel presionada por la Fiscalía General del Estado, que se equivoca en un examen forense y para no admitir el error refiere tejer, de a poco, una escabrosa y entramada historia, hasta encontrar un inocente culpable.

 El 13 de noviembre de 2014, la ciudad de La Paz, que vive y respira política en ese momento se asimilaba la noticia del Fiscal General del Estado, Ramiro Guerrero,  que  en conferencia de prensa confirma que la justicia halló 49 obras fantasmas en el Fondo Indígena y que más de $us6 millones fueron a cuentas de particulares; en ese momento, se produjo en el Hogar Virgen de Fátima ubicado en la calle 5 de Obrajes, a cargo del Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges)  el caso del niño Alexander.

Oscar Alexander de 8 meses,  debido al abandono de sus padres alcohólicos, llegó al Hogar Virgen de Fátima con una salud frágil y en la madrugada  del 13 de septiembre del 2014, convulsionó, la “mamita” cuidadora pidió ayuda pero,  antes que llegué el médico del Hogar, Jhiery Fernández, una ambulancia lo evacuó hasta el Hospital Materno Infantil - no había equipo  de reanimación, y de ahí se lo llevó  al Hospital Juan XXIII donde, llegó sin vida y con un coágulo de sangre fétido, pues tuvo una hemorragia interna que fluyó por su anito lesionado por un termómetro mal introducido mal y sacado con una pinza, por una cuidadora de nueve bebés y que apenas alcanzaba los 19 años. Este relato hace la juez Pacajes en el audio, pero además de manera dispersa está versión fue publicada por varios medios de comunicación.

El Dr. Jhiery Fernández sentenciado a 20 años de prisión siendo inocente.

LA PRIMERA MENTIRA

En el  Hospital Juan XXIII el médico pediatra, Roberto Gumiel, reanima al bebé –le salva la vida- pero ve un coágulo de sangre que le hace presumir violación,  en ese momento llega al lugar la médico forense  del IDIF, Ángela Yamil Mora Vera, ella afirma “que el ano del bebé estaba desflorado” convoca conferencia de prensa y declara que el “bebé Alexander fue violado”, la noticia provoca un gran reacción y se demanda encontrar al culpable.

LA SEGUNDA  MENTIRA

Cuando Alexander fallece, el Instituto de Investigaciones Forenses-IDIF envía al forense Cristian Vargas para realizar la autopsia él en su informe señala que el “niño murió por anemia por hemorragia interna y traumatismo anal  por laceración penetrante. Presencia de desgarros sangrantes recientes, con signos de coito anal reciente traumático. El cuerpo del bebé presentaba un trauma abdominal” dice el informe del forense Crisitan Vargas corroborado por la forense Yamil Mora.

Días después los forenses Ángela Yamil Mora Vera y Cristian Vargas y el Director del IDIF renuncian a su cargo. Dos meses después Ángela Yamil Mora Vera es becada a Cuba donde hace una especialidad de oftalmología entretanto, la Fiscalía General del Estado a través de Ramiro Guerrero declaró la reserva del caso y nombró una comisión de fiscales a la cabeza de la Fiscal del Distrito de La Paz, Patricia Santos y los fiscales de materia Leopoldo Ramos, Víctor Cuellar y Edna Montoya y,  después dos son sustituidos por Edwin Blanco y Jannet Susana Boyán, quedando además el fiscal Ramos.

En medio de la controversia el Colegio Médico de La Paz y la Sociedad Boliviana de Medicina Legal certifican y denuncian que los forenses Ángela Yamil Mora Vera  y Cristian Vargas  no cuentan con certificado de especialidad forense  y tampoco están afiliados como médicos al colegio. El Fiscal General del Estado sale en conferencia de prensa y sostiene que todos los médicos del IDIF están legalmente acreditados.

Los fiscales Edwin Blanco y Janeth Susana Boyán, quienes sostuvieron la violación hasta que se dictó sentencia.

EL CULPABLE SIN PRUEBAS

El  28 de diciembre  2014, levantan la reserva y la  Fiscal del Distrito de La Paz, Patricia Santos, sale a la prensa y ella  de manera textual  sostiene “que  el médico Jhiery Fernández ingresó al albergue a las 20:00 del miércoles 12 de noviembre para cumplir un turno de 12 horas. Él es el único varón en esas dependencias que tenía acceso pleno a todos los ambientes y que era conocedor además de todos los aspectos inherentes a la actividad de las cuidadoras”, relata.  

…Aproximadamente a las 5:00 del 13 de noviembre, cuando la mamá sustituta Madelein Pache fue a la lavandería a preparar la leche de los nueve menores que estaban bajo su cuidado, el galeno Jhiery  Fernández aprovechó esa ausencia para violar a Alexander. Tuvo unos 30 minutos antes de que la mamá sustituta regresara. Cuando la mamá volvió, notó el pésimo estado de salud del bebé y llamó a la enfermera de turno. Con ella llamaron al médico porque Alexander sufría una bronco aspiración, pero no lograron contactarse con el galeno. Presumimos, que en ese momento el médico hacía desaparecer elementos de prueba de su cuerpo. Entonces, la enfermera y madre sustituta decidieron llevarlo al Hospital del Niño, donde llegaron a las 6:40 de ese jueves…”, continúa el relato y termina reiterando que el  médico que trabajó por cinco años en el Hogar era único hombre en el Hogar, por tanto el único que podía ser acusado de violación.

La versión  de la exFiscal del Distrito de La Paz, Patricia Santos, que consta en el cuaderno de investigaciones y difundida por los medios, era una conjetura no un elemento de prueba del proceso, sostuvieron los abogados de la defensa, porque no había prueba material que sostenga esta versión, pero fue la base de la imputación que después se tradujo en sentencia para los jueces técnicos.

LA ACUSACIÓN Y DETENCIÓN SIN PRUEBAS

Pero, esta conjetura sin pruebas más el informe de forense del IDIF no sólo sirvió para procesar al médico Fernández también, la fiscalía imputó a la mamita  del albergue Madelein Paola Pache Ch. de 18 años, estando para cumplir 19 años, las enfermeras del Hospital del Niño, Naty Choquetaqui Bellido y Martha Ticona Apaza por el delito de infanticidio quienes se sometieron a proceso abreviado y se declararon culpables. La enfermera Isabel Coro Colque, la médico Sandra D. M. C., el interno Darío R. T. y el galeno José L. D. A. y Lola R., enfermera del hogar, fueron imputados por encubrimiento de infanticidio. El pediatra Roberto G., del nosocomio Juan XXIII, fue imputado por la presunta comisión de homicidio culposo y la enfermera Adelaida R., por encubrimiento.

El portero, las enfermeras, los médico y la educadora, todos estaban de turno el día del suceso, otra parte, cuatro médicos, dos del Hospital del Niño y dos del Juan XXIII fueron  conducidos a la Policía para prestar su declaración informativa sobre la atención que se le dio al bebé, pero el informe de los investigadores policías fue categórico decía que no había violación. René Tambo, Jefe de la División de Homicidios de la FELCC de La Paz, declaro “yo en el juicio oral dije que no había violación por las características que tenía el cuerpo del bebé  pero los fiscales hicieron caso perpetuo a los forenses”, sostuvo. “La doctora Susana Boyán por la situación de su cargo hacia amenazas y empezó a descreditar la capacidad del personal policial, sostuvo el Jefe Policial.

La juez Patricia Pacajes Achu preside el Tribunal de Sentencia junto a dos jueces técnicos Roberto Mérida y Gladis Guerrero.

HAY QUE LAVARSE LAS MANOS

En ese momento el Tribunal Supremo Electoral  fijó para el 29 de marzo de 2015 como fecha para las elecciones subnacionales de  gobernadores y alcaldes municipales y el Sedeges dependía del  Gobernador César Cocarico, quien prácticamente ya estaba alistándose para su reelección.

Pero, Cocarico tenía oposición en el propio MAS para ir a la reelección y como un signo de mala suerte  el jueves 13 de noviembre de 2014 sobrevino la muerte del bebé Alexander cuando se contrató a una educadora de 18 años para cuidar a 9 bebés,  además, había que distraer de las malas noticias políticas y se  llevó a un show mediático,  que alimentado por una Fiscalía Departamental  irresponsable llegó a un punto de mentirá sin retorno, pues en ese momento podía caer la cabeza de la Fiscal General del Estado que había revelado el caso Fondo Indígena,  de Patricia Santos que además fue acusada por no pagar alquileres de su casa y  de los fiscales que integraban la comisión Susana Jannet Boyán y Edwin Blanco, sino se ratificaba la violación.

 ESTAN DESTROZANDO A UN INOCENTE…
…ESTOY  ASQUEADO DE LA JUSTICIA…

El 16 de diciembre de 2014, imputan y encarcelan al médico Jhiery Fernández. “Es absolutamente absurdo lo que hace la Fiscalía, imputan a mi cliente basándose en pruebas que aún no existen” reclamo del abogado del médico, Marco Antonio García  el día que lo detuvieron y cuando la Comisión después de  28 días de reserva da su informe aseverando que el bebé Alexander fue violado.

 “Están destrozando a un inocente”  dijo García y cuestionó el procedimiento de la captura de su cliente al expresar indignado e impotente “…hoy me siento asqueado, la justicia es la peor porquería, porque quebrantan todas las normas existentes, empezando de la fiscal de distrito Santos, que es un títere más, porque ella entra a ser fiscal de distrito gracias al caso Chaparina”, aseveró Marco Antonio García.

El presidente del Colegio Médico, Luis Larrea, hace conocer un tercer informe oficial del IDIF donde textualmente dice “No hay desagarro en el ano, se tienen dos heridas en el interior  una de un centímetro y otra de medio centímetro”, segundo señala que “no existe ningún daño en la superficie de feto” y tres señala que “el ADN que le saca al niño  no hay coincidencia con ninguno de los acusados”, dice el informe.

En febrero de 2018 el Colegio Médico de La Paz, contra un médico genético, el mismo  que concluyó que “no hay coincidencia del ADN del bebé con ninguno de los cinco varones sospechosos y que fueron involucrados en el caso”.

La educadora del Hogar de Niños Virgen de Fátima, Madelein Paola Pache, en juicio abreviado se declaró culpable, le dieron 5 años de cárcel.

PROCESOS ABREVIADOS PARA DECLARSE CULPABLES

El 11 de marzo de 2015, uno de los tres fiscales del caso, Leopoldo Ramos, dijo que la educadora del Hogar de Niños Virgen de Fátima, Madelein Paola Pache, que atendió al bebé Alexander el día de la tragedia  decidió someterse a proceso abreviado, ella fue imputada por el delito de infanticidio y recluida en el Centro de Justicia Penal de Qalahuma de Viacha. El Juez aceptó el juicio abreviado y ella fue condenada a 5 años de cárcel.

En el audio de la Juez Pacajes, considera que todo el caso Alexader se origina en la negligencia de la educadora del Hogar de Niños Virgen de Fátima, Madelein Paola Pache. Pues –dice- “ella (Madelein) no tenía ninguna experiencia con niños, ella entró la Hogar por muñeca para cuidar a nueve bebes”, dice la juez al señalar que la educadora y la enfermera del Hogar tenían conocimiento de la verdad pero nunca la asumieron. “El niño estaba mal le puso una enema y un termómetro y se descuidó; trato de sacarle (el termómetro),  con una pinza y lo lesionó”, dijo la Juez al señalar que esa era la causa de la laceración que se encontró en Alexander y que confirmaba que no había violación.

La senadora Eva Gonzáles de Unidad Democrática, denunció que la Comisión de Fiscales ocultó la Resolución 001/2015  de fecha 10 de mayo de 2015,  por la cual e Fiscal Leopoldo Ramos –que fue destituido de la Comisión de Fiscales - libera de culpa a las acusadas Naty Choquetaqui Bellido,  Martha Ticona Apaza, Isabel Coro Colque, Dario Rebollo Tapia, Lola Rodríguez Onofre (Enfermera del Hogar) y Avelaida Romero Huanta  porque las pruebas ofrecidas eran insuficientes para implicarlas en el caso.

La  resolución del Fiscal de Materia, Leopoldo Ramos,  jamás se notificó, sino por el contrario se ocultó,  varios de los acusados fueron  a un juicio abreviado  y es así que estos “juicios abreviados”  se han convertido en un proceso de chantaje, declaró la senadora Eva Gonzáles.

Al paso, salió de inmediato el Fiscal General del Estado, Remiro Guerrero, quien en conferencia de prensa sostuvo que los “procedimientos abreviados son una salida alternativa de solución voluntaria. Esto procede cuando el fiscal, el abogado y el imputado se ponen de acuerdo para obviar el juicio oral y está vigente desde 2001”, sostuvo.

El 1ro. de mayo de 2015 le siguió la enfermera del Hospital del Niño, Naty Choquetaqui Bellido, después de ser sobreseída y haberse ocultado la información fue a un juicio abreviado, se declaró culpable del delito de encubrimiento  en la muerte del bebé Alexander. El Fiscal Paul Franco dijo que ella pidió someterse al proceso abreviado y el Juez Tercero de Instrucción en los Penal, le dio dos años de cárcel, pero no se dice que había encubierto porque no había pruebas ni sentencia de la violación.

El Fiscal General del Estado, Ramiro Guerrero.


20 AÑOS DE CÁRCEL…
SABÍA QUE ERA INOCENTE

El 10 de mayo de 2018 Pacajes Achu preside el Tribunal de Sentencia junto a dos jueces técnicos Roberto Mérida y Gladis Guerrero y como dice ella “liquida el caso” y sentencia al médico Jhery Fernández a 20 años de presidio a cumplir en el penal de San Pedro.  Ese día el Fiscal Departamento de La Paz, Edwin Blanco, quien antes de llegar al cargo integró la  Comisión de Fiscales del caso Alexander junto a la doctora Susana Janeth Boyán  dijo “la Fiscalía demostró con pruebas científicas que hubo violación y por eso el principal acusado Jhiery Fernández fue sentenciado a 20 años de prisión”.

Pacajes, presidió el Tribunal Décimo de Sentencia ahí se toma como punto de partida de la acusación  el informe de la médico del Instituto de Investigaciones Fiscales -IDIF-Ángela Mora, pero en la audiencia de condena  la Fiscalía no presentó los resultados del PCA, un líquido que produce la próstata por lo tanto no tenían certeza si esperma o la mterIa encontrada en el ano del menor, tenía relación con el ADN del acusado, pero la Comisión de Fiscales dijo que una semana después de la condena se tendría los resultados.

Pero, el tribunal conocía que el  25 de marzo de 2015,  el Colegio Médico de La Paz, presentó los resultados del estudio genético realizado por el especialista Germán Melean el mismo  que concluyó que “no hay coincidencia del ADN del bebé y la sangre con ninguno de los cinco varones sospechosos y que fueron involucrados en el caso”. En el expediente también cursa el informe médico forense firmado por la doctora Heidy Arteaga, que también concluye que no hubo violación.

En su confesión grabada y difundida inextenso por la Red ATB,  la Juez  Petrona Patricia Pacajes Achu,  dice que esto – la versión de la Fiscalía- se tomó como prueba. “habían presiones, muchas presiones”, dice al señalar que las presiones fueron políticas y las del Fiscal General del Estado y los fiscales que investigaron el caso Edwin Blanco y Susana Janett Boyán.

Así se sentenció a 20 años de cárcel al médico Jhiery Fernández y otras diez personas más, sin que haya un solo indicio de violación, sino la negligencia de una funcionaria de 18 años que tenía a su cargo el cuidado de nueve bebés y sin ninguna experiencia sobre la crianza de niños, todo por ganar un salario y haber conseguido un trabajo para la cual  no estaba calificada.

Como no hay crimen perfecto en este caso, la juez Patricia Pacajes Achu, pasada en copas aplicó el dicho popular “los borrachos y los niños no mienten” relata paso a paso como con “valentía” y “sabiendo donde pisa” y “quien la protege” aceptó que se tejió esta tenebrosa historia que se convirtió en la pesadilla de un joven médico.

Aquí está en cuestionamiento la formación que dan las universidades a los que se gradúan como abogados, pero lo más peligroso dejó ver el poder que tienen los fiscales y que éste puede esta por encima del poder político, la ley y la justicia.


Página vista 94 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia