Oruro, Bolivia. 20 de octubre de 2018
  • close

El altiplano que fue parte de un mar mediterráneo es hoy la tierra del sol naciente

Oruro celebró 192 años de fundación como departamento

La ciudad de Oruro, hoy.

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 09 de septiembre de 2018

El departamento de Oruro que no registra datos sobre su etapa prehistórica,  por sus antecedentes geológicos e hídricos se dice que fue parte de un mar mediterráneo que devastado por una sequía dejó su territorio con una gran altiplanicie, que en 80% está rodeado de bofedales, extensos y bajos  promontorios de arcillas y minerales. Con estas características geográficas típicas, Oruro cumplió 192 años como departamento fundado por el Mariscal Antonio José de Sucre, después de ser aceptado como tal por el Congreso General Constituyente celebrado en 1826 en Sucre.

A una altura de 18 a 40 metros ascendía el agua del mar que al descender, dejó  cerros bajos de la altiplanicie se presentan como un cordón de blanca espuma, dice un estudio realizado sobre Oruro y recogido por el escritor Adolfo Mier.

A lo largo del territorio de Oruro se observan inmensos arenales, así como la pulimentada superficie de sus pampas, verdaderos fondos de mar, como el lecho de las lagunas que se secan a nuestra vista, después de la estación de lluvias, nos hacen saber con toda evidencia que la altiplanicie de Oruro, fue un mar.

Allí en las formas redondeadas de los cerros bajos, en el nivel calcáreo que presentan los más grandes en las grietas de algunos, están las pruebas que Oruro fue mar,  dicen los investigadores que llegaron a ver esos raros y hermosos paisajes que se aprecian sobre todo a los largo la carretera  La Paz, Oruro;  Tambo Quemado-Oruro y en los hermosos arenales y salares que son parte de esa hermosa tierra.

Después de su formación, don Francisco de Medrano, hacia el año 1585, bautizó con el nombre de San Miguel de Oruro un pueblo denominado Uru Uru, era un pueblo  notable por su desarrollo en cerámica y su  fama que se extiende desde Venezuela hasta la Argentina.  Después su territorio fue parte de la Gran Audiencia de Charcas del Alto Perú, por lo que el oidor Manuel Castro del Castillo y Padilla obedeciendo a la Cédula de Felipe III, el primero de noviembre  de 1606 fundó la Villa San Felipe de Austria Real de Oruro.

La antigua plaza de Armas y al fondo la Prefectura, actual gobernación.

En ese momento  la Villa tenía 70.000 habitantes y su grandeza y poder se reflejaba en sus  iglesias conventos construidos como  San Agustín, San Francisco, Santa Bárbara, la capilla de la Virgen de Candelaria y se conservan Santo Domingo, San Juan de Dios, La Merced (hoy San Francisco), la Ranchería, el Beaterio de Nazarenas, el Socavón, La Matriz de la Célebre Compañía de Jesús, que en aquellos tiempos de la dominación española.

1739, siendo Corregidor de Oruro don Martín Ezpeleta y Villanueva, se descubrió una conspiración promovida por don Juan Velez de Córdova, Eujenio Pachamira y Miguel de Castro. Aprehendidos por el corregidor fueron fusilados en el mismo día. Ahí empezó un proceso de sublevación que alcanzó su mayor auge el 1 de febrero de 1771, acto que por algunos historiadores fe considerado el “primer grito libertario de américa”, situación con la que no coinciden quienes piensan que está recién se dio en Chuquisaca en 1809. 

El 4 de septiembre de 1826 cuando se instaló en Sucre la Segunda Legislatura del Congreso de la República con el nombre de Congreso General Constituyente presidido por Casimiro Olañeta se introdujo el decreto que elevaba a Oruro como departamento con capital del mismo nombre.

El movimiento conocido como pro-departamento fue encabezado por José María Dalence, Francisco Palazuelos e Hidalgo Moscoso, quienes impulsaron la idea de convertir a esta región en un departamento que llevaría el nombre de la ciudad de Oruro e instituido también como su capital.

El Congreso General Constituyente dio curso a la petición orureña de elevar su región a estatus de departamento, el sexto de la República. El decreto de creación del departamento de Oruro fue aprobado en la sesión del 4 de septiembre de 1826 y promulgado 24 horas después por el entonces presidente de la República, Antonio José de Sucre.

El decreto de creación del departamento de Oruro dice: “El Congreso General Constituyente de la República Boliviana, ha sancionado lo que sigue: 1) Se erige un nuevo departamento al Oeste de la República, compuesto por ahora de las Provincias de Oruro, Paria y Carangas. 2) La Capital de este departamento será la ciudad de Oruro. 3) En la nueva división que hade hacerse del territorio de la República, se le señalarán límites proporcionados. Comuníquese al Poder Ejecutivo para su publicación y cumplimiento. Dado en la Sala de Sesiones de Chuquisaca a 4 de septiembre de 1826. Firmado José Antonio de Sucre”.

El departamento tenía tres provincia, al cumplir cien años vale decir en 1926 se añadió una, en 1970 Bánzer incrementó las provincias a 14 y a la fecha son 16 provincias, entre ellas Cercado, Pantaleón Dalence, Saucarí, Eduardo Avaroa, Sebastián Pagador, Poopó, Sur  y Norte y sólo  Carangas, Ladislao Cabrera, San Pedro de Totora, Sajama, Mejillones, Tomás Barrón, Sabaya (antes Atahuallpa) y Litoral, estos albergan a 35 municipios  y 175 cantones.

Oruro en una fotografía cuya data se desconoce


ORURO “DONDE NACE LA LUZ”

El  nombre de Oruro  deviene de los Uru Uru, el milenario pueblo que se asentó en la meseta del Callao en los territorios de Bolivia y Perú, ellos ocuparon los territorios más extensos que abarcaron incluso los valles intermedios  al Callao  en forma de enclave.

Los Uru Uru estaban conformados en grupos; en Bolivia eran tres. Los Irohito, que se asientan en las nacientes del Río Desaguadero en La Paz, los Chipaya que habitan  la cuenca del Río Lauca y los Murato que habitan en la desembocadura del Río Desaguadero en el Lago Poopó y la cuenca del Poopó.

Los Urus hablaban varias lenguas de las cuales sobrevive el pukina y desaparece el uruquilla. El Pukina sobrevive en los Urus del Salar de Coipasa, el resto por la sobre posición de culturas adoptó el idioma aymara y el castellano como lengua materna.

Oruro, viene de la lengua que aún sobrevive el pukina y significa “sol naciente”, esto porque en el imaginario de su extensa planicie pareciera que nace el sol seguido de hermosas y alargados arco iris.

Para otros investigadores el nombre hace referencia a Urus traducido al castellano significa “Los de la aurora” y otros los llaman hombres del agua y hombres de lago, dice  el antropólogo  Arturo Posnansky. En esta teoría la Real Academia de la Lengua de España reconoce que aurora, alba o madrugada nace de la raíz “aus” que expresa brillo del sol naciente.

Cuando los españoles conquistaron estas tierras se presume que se les dio el nombre del lugar donde se proveían de agua para las minas de plata y estos en vez de pronunciar Uru Uru, dijeron Oruro nombre que perduró hasta nuestros días.

Oruro, que tiene cuatro etapas fundacionales hasta consolidarse finalmente como uno de los departamentos de Bolivia, continúa siendo la tierra de sol naciente, pues esa inmensa planicie altiplánica de raras arcillas esperan ser el alimento del desarrollo industrial del país.


Página vista 71 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia