Oruro, Bolivia. 23 de septiembre de 2018
  • close

La minería fue pieza fundamental para su fundación hace 412 años

Oruro cae al tercer lugar como departamento productor de minerales

Es urgente invertir el 10% de las regalías mineras en actividades de prospección y exploración minera en el departamento. Según la Ley de Minería, SERGEOMIN es el responsable de “Identificar áreas mineras para declaratoria de Reserva Fiscal y Realizar prospección y exploración en áreas mineras declaradas Reserva Fiscal Minera”

EL FULGOR.com
date_range 09 de septiembre de 2018

Atrás quedaron las épocas de oro de Oruro, el auge minero que motivó su fundación ahora es historia; después de Potosí y La Paz, Oruro ocupa el tercer lugar como departamento productor de minerales. El rubro cae lentamente, sin visualizar alternativas certeras que permitan su recuperación, siendo que por más de 400 años la minería ha sido el sostén económico del departamento.

“La razón fundamental para la fundación fue, sin duda, el auge minero que entonces se vivía en Oruro, el aumento acelerado de su población y la riqueza de las vetas que daban la esperanza de un milagro de la talla del descubrimiento de Potosí”, dice el texto “La Minería en Oruro en el Siglo XVII” de Fernando Cajías de la Vega.

Desde su fundación, el 1o de noviembre de 1606, ahora con 412 años de vida, la ex "Villa de San Felipe de Austria”, nombrada así en honor al rey de España Felipe III, se ha quedado atrás, sin muchas opciones de recuperar los años dorados, aunque mucha gente todavía vive de lo poco que se obtiene de los yacimientos que quedan en la tierra de los Urus, porque nacieron mineros y morirán mineros.

“Oruro ha ido perdiendo su cualidad minera, respecto de los otros departamentos. Si bien durante muchos años fue el segundo productor de minerales; después de Potosí, en la actualidad el departamento de La Paz superó a Oruro con la producción de oro, que aumentó aceleradamente los últimos años. Santa Cruz, es uno de los nuevos departamentos mineros”, confirmó el economista Joshua Bellott Sáenz.

Empresa Minera Huanuni


En un somero análisis del rubro, el investigador del Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), Alfredo Zaconeta evidencia que la producción minera de los últimos cinco años se encuentra estancada y que la misma no ha podido superar las 72.000 Toneladas Métricas Finas (TMF).

Una muestra clara de esta lamentable situación son los registros del Ministerio de Minería y Metalurgia, cuyos informes revelan que la producción de minerales a 2017, es casi similar a la registrada en 1995, hace 22 años, cuando se logró: 55.657 TMF con un valor de $us 228.175.120.

“Un dato que no puede pasar desapercibido en el cuadro 1, es el valor de producción, que en las gestiones 2014 y 2015 presentó una producción casi similar de 71 mil TMF; sin embargo, el valor por este volumen, tiene una considerable diferencia. Esta es una clara prueba que nuestra actividad minera, continúa dependiendo del comportamiento de los precios internacionales, ya hay que recordar que en las gestiones 2014 y 2015 los precios aún se mantenían expectables”, explicó.

Cuadro 1


A estas estadísticas nada alentadoras, se suman el número de empresas mineras por departamento, en el cual Oruro ocupa un quinto lugar, por debajo de Potosí, La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, lo cual implica que no existen inversiones nuevas en el departamento.

“Prueba de esto es que no se ha invertido en exploración, hecho causado no sólo por la casi nula seguridad jurídica, sino también por una Ley Minera que no fomenta las inversiones, sino que más bien las restringe. Un ejemplo claro de la caída de la minería en el departamento es el deplorable caso del estaño, ya que el 2005 exportábamos aproximadamente 8 mil toneladas de estaño, y el 2017 llegamos sólo a 5 mil. Es claro que la nacionalización de Huanuni fue un fracaso y un engaño al pueblo de Oruro”, sostiene Bellott.

Equipo pesado de la Empresa Minera Huanuni vacía su carga de mineral


Huanuni y su relación con Vinto

Sobre el principal centro de producción minera como es Huanuni, uno de los mayores problemas enfrentados ha sido la inestabilidad en la dirección con el cambio de 10 gerentes en los últimos 12 años, lo que incidió negativamente en el mantenimiento de una política empresarial con continuidad de proyectos trazados.

“Como medida para combatir sus males organizacionales, se diseñó y montó una planta con una capacidad de tratamiento de 3.000 Toneladas por Día (TPD), con una inversión de $us 50 millones, planta que, desde su inauguración en febrero de 2015, no funcionó ni un solo día, debido a la falta de planificación técnica que no previó temas tan esenciales como el agua, dique de colas y, sobre todo, la carga necesaria de estaño para que este nuevo ingenio trabaje con la capacidad diseñada”, explicó Zaconeta, a tiempo de añadir que la producción de Huanuni es una constante preocupación, ya que la misma oscila y no brinda seriedad al momento de hacer proyecciones.

“Hasta el momento, nadie puede brindar una explicación clara y coherente sobre la brusca caída en su producción registrada en el año 2016, cuando ésta llegó a 6.702 TMF”, menciona.

En el caso particular de la Empresa Metalúrgica Vinto (Cuadro 3) se puede evidenciar que la producción de estaño metálico, desde 2006 a 2017 no tuvo un incremento trascendental y que por lo mismo la utilidad del Horno Ausmelt no tuvo mayor incidencia en su producción. Los datos visualizan que la producción de 2017 alcanza 12.692 TMF, cifra muy lejos de las 18.000 TMF para el cual fue diseñado.

En otras palabras la minera Huanuni no está produciendo lo suficiente, por lo que sus bajos niveles afectan a los intereses de la fundidora de estaño, considerando que Huanuni cubre el 60% de la producción que requiere Vinto.

“Acá ingresa el componente geológico, debido a que hasta el momento ninguna autoridad nacional ni departamental han tomado en serio el rol de la prospección y exploración de nuevos reservorios de estaño, factor que provoca que la metalúrgica de Vinto dependa en gran manera del estaño de Huanuni y en cantidad nada despreciable de Colquiri y la producción mínima de las cooperativas mineras”, señaló Zaconeta, sobre este caso específico.

Cuadro 2


Urgen estudios de prospección y exploración minera

El artículo 80, en sus incisos b) y c), de la Ley Minera establece como atribuciones de SERGEOMIN: “Identificar áreas mineras para declaratoria de Reserva Fiscal y Realizar prospección y exploración en áreas mineras declaradas Reserva Fiscal Minera”. Actividad que según la misma Ley en su Art. 229 estipula: “Del 85% de la Regalía Minera (RM) asignada a los gobiernos autónomos departamentales productores, éstos destinarán el 10% para actividades de prospección y exploración minera en el respectivo departamento a cargo de SERGEOMIN sujeto a norma específica”.

Sin embargo, la mencionada norma no se tiene, hasta la fecha; por lo tanto, esa actividad no se cumple; vale decir que la gobernación de Oruro hasta el momento no está invirtiendo el presupuesto logrado por concepto de Regalía Minera, en labores de prospección y exploración minera a fin de  que el Departamento de Oruro pueda renovar sus reservas mineras, en este caso, de estaño y aprovechar de forma óptima el Horno Ausmelt, que tuvo una inversión de $us 39 millones.

Por tanto, para Zaconeta, “la minería en Oruro no va renovándose; proyectos como los de Kori Chaca y Kori Kollo quedaron para el recuerdo de lo que alguna vez fueron. Hoy minas como Poopó, Bolívar y Huanuni siguen siendo las que mantienen las arcas del Gobierno central y al gobierno departamental, que poco o nada devuelven a estas regiones mineras, pese a que la actual normativa minera así lo dispone”.

Cuadro 3



Página vista 430 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia