Oruro, Bolivia. 22 de octubre de 2018
  • close

ANAPO planta trigo en Okinawa con tecnología biogenética, transgénicos

Bolivia introduce la semilla de trigo brasileña TBIO Sossego, una variedad transgénica que mejorará la producción

La semilla transgénica es resistente a la plaga del bruzzone.

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 26 de agosto de 2018

Biotrigo Genética en un acuerdo con ANAPO plantó trigo transgénico en las zonas trigueras de Okinawa I y II y en Vallegrande. La variedad de semilla trigo TBIO Sossego, es una semilla transgénica, dicen que posee excelente nivel de resistencia a la plaga del bruzzone que provoca una enfermedad a la espiga de trigo y la destruye.  Después de 10 años de esfuerzo Bolivia todavía depende en 80% del trigo importado y esperan que las semillas transgénicas ayuden a tener soberanía alimentaria sobre la harina de trigo. Sin transgénicos el año 2016 el país plantó 100.000 hectáreas y produjo 73.200 toneladas, mientras que con la primera semilla transgénica el año 2017 plantó 110.000 hectáreas y produjo 264.200  toneladas de trigo.  La semilla transgénica TBIO Mestre es de libre comercialización en el mercado boliviano.



Empresarios industriales de Brasil en un acuerdo con la Asociación Nacional de Productores de Oleaginosas y Trigo (ANAPO) introdujo en Bolivia la semilla TBIO Sossego una variedad  que permitirá luchar contra la plaga del bruzzone una infección que se produce en la espiga del trigo y que puede ser mortal, pues las pérdidas pueden estar entre el 40% del total de la producción y,  permitirá a los productores tener un el doble de rendimiento ayudando así a darle al país soberanía alimentaria, dijeron la empresa y Anapo al presentar al país la nueva semilla.

Brasil por segundo año consecutivo con Anapo introduce una variedad de semilla  transgénica TBIO Sossego una semilla resistente a la plaga de la roya y manchas foliares y con excelente nivel de resistencia a las enfermedades de espiga bruzzone. El año 2017 el primer transgénico que se introdujo en semilla de trigo fue TBIO Mestre y fue probada en los cultivos de Okinawa con excelentes resultados y actualmente se encuentra para libre comercialización en el mercado.

Las semillas corresponden a la genética de Biotrigo las mismas que se introducen en homenaje al Día Nacional del Trigo, una fecha muy significativa para los productores, pues al igual que en muchos países como México o Perú, para la región andina el trigo y el maíz representa para los pueblos “ vida”.

La introducción de esta variedad TBIO Sossego fue coordinada por la  Cooperativa Agrícola Integral Colonias Okinawa (Caico Ltda.),  el Gobierno Municipal de Okinawa Uno, Anapo y reunió a  2 mil trigueros de todo el país, además de 70 empresas proveedoras de insumos, presentación de servicios agrícolas, centros de investigación, instituciones financieras, proveedores de maquinarias, industrias y los máximos ejecutivos de Biotrigo Genética, el Ph.D. en mejoramiento genético, André Cunha Rosa y del Supervisor Comercial de la empresa, Bruno Leonardo Alves.

Juan Carlos Cuaquira, coordinador de la Unidad de Semillas de Anapo, manifestó que esta es la segunda variedad que lanzan en convenio con Biotrigo, recordando que el pasado año, en el mismo evento, se presentó TBIO Mestre. Apuntó que la variedad de TBIO Sossego con éxito fue probada en diferentes zonas como el Norte, Este y los Valles, Quirusillas, ubicados en la provincia Valle Grande de Santa Cruz.

“El bruzzone es una de las enfermedades más agresivas en el cultivo del trigo sobre todo en climas extremos como Santa Cruz, pero no en los valles intermedios. “La plaga afecta  directamente la productividad del cereal, el lucro del agricultor y, aún es uno de los motivos por el cual el país se vea obligado a importar más de 70% de la demanda total para atender al consumo interno. En la zafra pasada fueron sembradas 109 mil hectáreas de trigo, con un rendimiento promedio de 1,57 ton/ha y una producción de 170 mil toneladas. En 2018, el área se mantuvo pero la perspectiva es aún incierta por la sequía fuerte que se mantiene hasta esta fecha”,  dijo por su parte el gerente de Planeamiento y Gestión de Anapo, Jaime Hernández Zamora.

Consideró que implantar tecnologías resistentes a la enfermedad en Bolivia es fundamental ya que el clima del país ofrece un ambiente más favorable a la ocurrencia de la enfermedad. “El principal objetivo es mejorar la productividad del trigo en el país y buscar la autosuficiencia en la producción del cereal. Es a través de variedades resistentes que Bolivia podrá aumentar la producción, el potencial de rendimiento y la calidad del trigo en Bolivia”, dijo Hernández.

André Cunha, PH en Genética de Biotrigo Brasil, consideró como la aplicación de fungicidas es poco eficiente para el control de la enfermedad, la genética es actualmente la mejor estrategia de control.

“Nuestro programa de mejoramiento genético está desarrollando investigaciones en conjunto con la Kansas State University (EUA) y la Unidad de Investigación de Anapo, en Bolivia, para crear tecnologías cada vez más eficaces en el control de la enfermedad que es potencialmente importante para varios países del Mercosur.

Son pocas las variedades de trigo con resistencia comprobada al bruzzone en el mundo, entre ellas el TBIO Mestre, ya sembrado en suelo boliviano y el TBIO Sossego, cuya semilla será multiplicada ya en esta campaña agrícola 2018”, explicó André.

En las parcelas de Okinawa no sólo se publicitó las semillas transgénicas de trigo, sino también, las empresas presentaron híbridos de maíz y sorgo, además de fertilización de base con urea.

En Bolivia ya está disponible comercialmente la venta TBIO Mestre y pronto estará en el mercado la variedad TBIO Sossego, dijo la  Biotrigo en su boletín oficial.

La semilla subirá el rendimiento por hectárea y permitirá mejores cosechas e ingresos para los agricultores.



Bolivia requiere 700 mil toneladas, pero en su mejor año produjo 281 mil toneladas

Para que Bolivia logre cubrir su demanda se necesita producir por lo menos 700 mil toneladas de trigo al año, pero la mejor producción que se dio el año 2014 apenas llegamos a 281 mil toneladas, de esta cantidad 170 mil toneladas  aproximadamente produce las zonas trigueras de Santa Cruz centradas principalmente en Okinawa y que ahora aportaran con producción transgénica, mientras que 111 mil toneladas corresponden a los valles de La Paz, Chuquisaca y Cochabamba, este último desplazado como el “granero de Bolivia”.

Bolivia desde el año 2010 ha tenido producción irregular en la plantación y cosecha de trigo, lo que provoca que seamos un país que en más del 50% depende de las exportaciones de trigo para abastecer el mercado interno de harina de trigo.

El año 2010 se plantaron 107.221 hectáreas y se produjeron 179.179 toneladas de trigo con un precio que bordeo los 260 a 340 dólares la tonelada. Los años 2001 y 2012 la siembra y  producción bajó dramáticamente siendo la superficie regada con semilla aproximadamente 68.000 hectáreas, la producción fue el año 2011 de 70 toneladas y el 2012, 137.515 con un precio promedio de 400 a 445 dólares la tonelada.

El año 2014 fue la mejor siembre y cosecha y los precios también fueron atractivos, se sembró 115.000 hectáreas cosechó 281.800 toneladas con un precio de 430 a 490 dólares la toneladas.

Los precios del 2011, 2012 y 2014, promovieron el año 2015 una recuperación significativa pues se sembró 150.000 hectáreas y se cosechó 248.040 toneladas, pero el precio cayó drásticamente y fluctuó entre 220 y 285 dólares la tonelada, el año 2016 fue desastroso pues Bolivia importo casi el 80% de su consumo interno de trigo ya que las hectáreas plantadas apenas llegaron a 100 mil hectáreas y se cosechó 73.200 toneladas con un precio relativamente recuperado de 280 a 315 la tonelada lo que representó en valor neto 21.777.000 dólares.


El primer transgénicos de trigo genético salió de Okinawa

El año 2017, en Okinawa se introdujo las primeras semillas transgénicas y los resultados fueron extraordinarios pues las hectáreas sembradas apenas llegaron a los 110.000 pero, la cosecha dio 264.000 toneladas con un precio de 310 dólares la hectárea representando para los productores un ingreso de 81.840.000  dólares.

Después de una desastrosa cosecha en 2016, los productores de trigo de Santa Cruz se sienten optimistas y calculan que este año se alcanzará una cifra récord de producción, que podría rondar los niveles conseguidos en 2014.

La humedad acumulada en los suelos, producto de las constantes lluvias, y las bajas temperaturas registradas en parte de la campaña de invierno 2017 hacen prever a los productores una cosecha de 260 mil toneladas, y aunque no será tan alta como la registrada en 2014 cuando se lograron 281 mil, representa más del triple de 2016, año en el que apenas se consiguieron 73.200 toneladas, dijo Wilman Barba, dirigente de Anapo.

Además, este año, por las características climáticas ya mencionadas, se conseguirá también el máximo rendimiento histórico de 2,4 toneladas por hectárea (t/ha), casi igual a lo logrado en 2014, con 2,45.

El objetivo es hacer a Bolivia soberana en la producción de trigo.


Sobre Biotrigo Genética

Fundada en el 2008, Biotrigo Genética, es una transnacional brasileña oligopólica que ofrece en su carga un programa de mejoramiento genético con más de dos décadas y viene incorporando las más modernas tecnologías a las variedades Biotrigo (TBIO), con el objetivo de llevar calidad, seguridad y mayores rendimientos al productor y a toda la cadena triguera.

Localizada en Passo Fundo, región Norte de Rio Grande do Sul, y con filial en Campo Mourão, en Paraná, Brasil. La empresa atiende a diversos estados del territorio brasileño, además de exportar para países del Mercosur y América del Norte. Actualmente, posee más de 75% de participación en el mercado de semillas de Brasil y es líder en América Latina, estando presente también en Uruguay, Argentina, Paraguay, Estados Unidos y Canadá, dice la revista Brasil Rural, que dio la información en Bolivia.


La Ley de la Revolución Productiva No permite sembrar transgénicos

En el Título II, Capítulo Primero artículo 15 numerales 2) y3) de la Ley de la Revolución Productiva Comunitaria Agropecuaria No. 144 de 26 de junio de 2011,   establece que en Bolivia: “no se introducirán en el país paquetes tecnológicos agrícolas que involucren semillas genéticamente de especies de las que Bolivia es centro de origen o diversidad, ni aquellos que atenten contra el patrimonio genético, la biodiversidad, la salud de los sistemas de vida  y la salud humana”.

“Todo producto destinado al consumo humano de manera directa o indirecta, que sea contenga o derive de organismos genéticamente modificados, obligatoriamente deberá estar debidamente identificado  e indicar esta condición”.

La Constitución Política del Estado en su artículo 255 también: “prohíbe la producción, comercialización de organismos genéticamente modificados y elementos tóxicos que dañen la salud y el medio ambiente”.


En Bolivia los transgénicos se venden sin una etiqueta que los distinga

Pese que el año 2011 el actual ministro de Gobierno y exDirector del Segis una ONG que apoyaba la formación política de líderes indígenas y la  producción agrícola en Santa Cruz en su calidad de Ministro de la Presidencia, declaro que: “en Bolivia en ningún momento se planteó promover los productos transgénicos, más por el contrario se pretendía aprobar una ley que “obligue a los productos importados que lleven etiquetas especiales que digan que tienen componentes transgénicos para que los consumidores estén informados cuando compren alimentos.

En el caso del trigo producido en las tierras de Okinawa, se desconoce dónde fueron comercializados y si se cumplió con el rótulo de poner “producto genéticamente modificado”.


Página vista 26 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia