Oruro, Bolivia. 22 de octubre de 2018
  • close

Sólo en lo que va de la gestión de 2018

En Bolivia se registraron 196 denuncias de trata y tráfico de personas

La mayoría de los casos atendidos por la FELCC son de la ciudad de El Alto y se prepara una ofensiva

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, el comandante general de la Policía, Gral. Alfonso Mendoza y el Oficial de la UNODC, Carlos Díaz

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 12 de agosto de 2018

Bolivia no es ajena a la esclavitud en pleno Siglo XXI, que se la llama al flagelo internacional de trata y tráfico de personas (hombres, mujeres, niños, niñas y adolescentes), que genera movimiento económico aproximado de 40 mil millones de dólares al año y a nivel mundial.

Para sumarse a la campaña internacional que promueve la Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC), el Ministerio de Gobierno de Bolivia proyecto una ofensiva a través de proyectos para combatir la trata y tráfico de persona, en cumplimiento de los derechos humanos que están consagrados en la Constitución Política del Estado y las normas internacionales ratificados por Bolivia.

Para al ministro de Gobierno, Carlos Romero, el delito de la trata y tráfico de personas adquirió connotaciones crecientes a nivel mundial y se convirtió en negocio rentable y millonario para la moderna forma de esclavizar a las personas.

Lamentablemente, manifestó, que Bolivia no es ajena a este fenómeno de carácter transnacional, porque enfrentamos dos situaciones particulares; la primera que algunos sectores de la población son vulnerables frente al delito de la trata y tráfico de personas y otros delitos conexos y la segunda que por la ubicación geopolítica se convirtió en país tránsito para el traslado de personas con fines de explotación sexual o laboral hacía otros países.

Sobre la primera situación, dijo, que la ciudad de El Alto se convirtió en la más vulnerable a la trata y tráfico de personas, de acuerdos a reportes de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC).

Romero dijo que de enero hasta julio de este año se registraron 196 denuncias de trata y tráfico de personas a nivel nacional, la mayoría de los casos en El Alto.

"Si desagregamos las cifras, vamos a tener un conflicto sobre todo con la ciudad de El Alto, la población más vulnerable a la trata y tráfico de personas", apuntó.

Según la autoridad, hasta hace una década el promedio de las denuncias por desapariciones en el país no pasaba de la cifra anual de 50 reportes.

El viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilfredo Chávez, explica los alcances de los proyectos contra la trata y trafico de personas


De acuerdo a las estadísticas: el 2005 se registraron 35 denuncias; el 2012 al menos 456 casos; el 2013 más de 428; el 2014 unos 515 casos; el 2015 un total de 506; el 2016, 488; el pasado año 464; y de enero a julio de este año 196 denuncias.

Por su parte, el viceministro de Seguridad Ciudadana, Wilfredo Chávez, informó que para combatir este delito se diseñaron programas, proyectos y actividades que demandará una inversión de 200.000 bolivianos hasta 1.000.000 de bolivianos.

Aseguró que se emprende una tarea de lucha contra estos ilícitos en el marco de la Ley 263 de Lucha Contra la Trata y Tráfico de Personas Integral y su Decreto Reglamentario 1486.

A partir de la legislación, se crea una institucionalidad que permite operativizar la ley, y plantear una política de Estado, cuyo objetivo es combatir la trata y tráfico de personas a través de la implementación de acciones y mecanismos de prevención, protección, atención a las víctimas y persecución penal de los delitos, generando una articulación de acciones en el nivel interinstitucional, como internacional.

En ese marco la Dirección General de la Lucha Contra la Trata y Tráfico de Personas, dirigido por el coronel Mario Medina, se impulsa las acciones integrales contra este delito, coordinando con instituciones que son parte del Sistema Nacional de Seguridad Ciudadana.

Con este motivo se gestionó la realización de programas, proyectos y actividades que permitirán la aplicación de la Ley que serán ejecutadas por el Ministerio de Gobierno, que alcanzan a más de 14, elaborados en esta gestión y tienen la coordinación y respaldo de la Organización Mundial para las Migraciones (OIM), con la UNODC y con el Fondo de Población de las Naciones Unidas y otros.

Entre los programas, se mencionó, la promoción de una Red de Gestión del Conocimiento de Trata y Tráfico de Personas en Sudamérica (Perú, Chile, Colombia, Ecuador y Bolivia) con el objetivo de promover el reconocimiento entre investigadores, fiscales y jueces de 6 países de Sudamérica.

El director general de Trata y Tráfico de Personas, Cnl. Mario Medina.


UNODC Y SU MIRADA AL DELITO CIBERNÉTICO

La Oficina de las Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNODC) en Bolivia trabajan en reducir el delito cibernético para prevenir la trata y tráfico de personas.

"Estamos trabajando con el sector privado y la sociedad civil para reducir el delito cibernético y así prevenir y combatir la trata de personas, el abuso y la explotación de las niñas y los niños a través de internet", dijo el oficial de la UNODC, Carlos Díaz.

Explicó que se construyen puentes de cooperación transfronteriza para fortalecer la capacidad del país y sus vecinos en la protección de sectores vulnerables como la niñez y la juventud.

"Está en nosotros el poner en marcha las mejores y más efectivas medidas para proteger a la niñez y a la juventud, para terminar con la impunidad y para asegurar que la justicia salvaguarde sus intereses a lo largo de las diversas etapas del camino", señaló.

Díaz añadió que, si bien la forma más conocida de trata de personas es la explotación sexual, millones de víctimas son objeto de ese delito con fines de trabajo forzoso, matrimonio forzado, servidumbre doméstica, mendicidad infantil y tráfico de órganos.

"Los tratantes engañan a mujeres, hombres y niños de todos los rincones del planeta y los someten diariamente a situaciones de explotación", advirtió.

Según Diaz, la UNODC tiene como enfoque prioritario este año, el resaltar la necesidad urgente de mejorar las respuestas de prevención y combate de este delito entre la niñez y juventud.

Las cifras de este delito se han incrementado en los últimos años.


Alertó que el Internet y nuevas tecnologías de la información están siendo utilizados erróneamente por los delincuentes para ampliar su ámbito de influencia.

A través de aplicaciones electrónicas y salas virtuales de conversación, los tratantes se acercan a los jóvenes y utilizan estos medios para captarlos con el fin de explotarlos. La delincuencia aprovecha que este es uno de los grupos más conectados y socialmente comprometidos.

Las respuestas más efectivas en contra de la trata de personas, que consideren como eje central el interés superior de la niñez y la juventud, requieren coordinación y cooperación.

Aseguró que la UNODC continuamente apoya a los gobiernos en el diseño de dichas respuestas, y brinda asistencia integral para que los países implementen la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional y su Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, especialmente Mujeres y Niños.

Casi todos los países del mundo se han comprometido a que el Protocolo en contra de la trata de personas entre en acción. Está en nosotros el poner en marcha las mejores y más efectivas medidas para proteger a la niñez y a la juventud, para terminar con la impunidad, y para asegurar que la justicia salvaguarde sus intereses a lo largo de las diversas etapas del camino.

Mencionó que con la campaña Corazón Azul, la UNODC busca incrementar el conocimiento de la población con respecto de la trata de personas y sensibilizar sobre las condiciones en las que se encuentran las víctimas, un tercio de las cuales son niñas y niños.


Página vista 74 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia