Oruro, Bolivia. 22 de octubre de 2018
  • close

El 2024 será declarado el Año Internacional de los Camélidos

Bolivia es el primer país productor de llamas del mundo

El departamento de Oruro lidera la producción de camélidos con un 37% y el Municipio de Turco ostenta el título de Capital de la Ganadería Camélida de Bolivia. El departamento se prepara para ser sede del 8vo. Congreso Mundial de Camélidos, a desarrollarse en noviembre de este año, con la participación de más de 20 delegaciones de todo el mundo.

Muchas familias del altiplano tienen como fuente de sustento la crianza de los camélidos.

EL FULGOR.com
date_range 12 de agosto de 2018

Con una producción de 1.187.641 ejemplares, el departamento de Oruro es el líder de la producción de camélidos (llamas y alpacas) con el 37% a nivel nacional, de un total de 3.196.000 ejemplares; cifra que lo convierte en el primer país productor de camélidos en el mundo, especialmente en la cría de llamas.

“Somos el primer país productor de camélidos del mundo, especialmente en lo que a la cría de llamas se refiere y eso es lo que debemos posicionar, porque en el caso de la Alpaca el Perú es el primer país productor del mundo”, aseguró el Coordinador del Programa Nacional Procamélidos del Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras, Leonardo Flores.

La autoridad anunció que gracias a este potencial, en noviembre próximo Bolivia, y particularmente Oruro, será sede del 8vo. Congreso Mundial  de Camélidos, donde se expondrán avances científicos sobre este rubro y también se realizarán importantes exposiciones de los mejores ejemplares de llamas y alpacas de Bolivia, Perú, Chile, Ecuador y Argentina.

La exportación masiva de carne de llama es aún una tarea pendiente


Otros departamentos productores

Después de Oruro en la producción de camélidos, en segundo lugar se encuentra La Paz con 1.050.236 (32%) y en tercer puesto Potosí con 798.281 (24%), según el último reporte del Instituto Nacional de Estadística (INE).

Otros tres departamentos también tienen auquénidos pero en menor proporción, en el caso de Cochabamba se tienen registrados 137.246 ejemplares, Chuquisaca 6.956 y Tarija 15.913 (sólo llamas).

En el caso de Oruro, por la calidad y cantidad de su ganado (cerca de 400.000 cabezas), el municipio de Turco ostenta el título de Capital de la Ganadería Camélida de Bolivia, un logro alcanzado por sus productores que lejos de abandonar el rubro, están incrementando la producción con la ayuda de políticas públicas como la creación del Programa de Fortalecimiento Integral del Complejo Camélidos en el Altiplano (Pro-Camélidos), mediante el D.S. 2851, que arrancó el 2017 con un presupuesto base de 24 millones de dólares.

Este Programa no sólo permite ampliar, garantizar agua y pasto para la crianza de estos animales,  también incentiva las transformaciones de pequeñas industrias y el mejoramiento genético en la crianza de los ejemplares. Los componentes del mismo son la base productiva primaria y gestión de los recursos naturales; la transformación y comercialización; el acceso a servicios financieros y gestión.

Según el balance de especialistas en el rubro, Bolivia tiene algunas falencias en el sistema reproductivo de los camélidos, que se caracteriza por su lentitud, pero también por su estabilidad. En el caso de los proyectos de exportación de carne de llama, por ejemplo, no se puede encarar en el corto plazo debido al riesgo de reducción de la población que enfrentaría el país, por lo que primero debe fortalecerse la producción de camélidos, abastecer los mercados y, posteriormente, pensar en exportar la carne de llama, una carne por sus características sanas.

La llama también es utilizada como animal de carga


Oruro en llamas y La Paz en alpacas

En lo que se refiere a la producción de llamas, el último dato contabilizado por la Gobernación de Oruro es de 2.062.172 cabezas, de las cuales cerca de 1 millón está en el departamento de Oruro, que aporta el 37 por ciento de la producción nacional, seguido de Potosí, con el 30 y La Paz con el 38 por ciento.

En lo que se refiere a las alpacas, La Paz lidera la lista con el 54,6 por ciento, mientras que Oruro tiene el 32 por ciento. Potosí queda atrás con un exiguo uno por ciento.

Cochabamba mantiene lugares discretos con un 4 por ciento en la producción tanto de llamas como de alpacas con 120 mil cabezas.

En lo que se refiere a los departamentos de Chuquisaca y Tarija, la producción camélida está empezando a fortalecerse poco a poco, pero actualmente su producción es mínima.

8vo. Congreso Mundial de Camélidos

Del 21 al 23 de noviembre, Oruro será la sede del 8vo. Congreso Mundial de Camélidos, evento internacional que contará con la presencia de 20 delegaciones y representaciones de diferentes países del mundo, donde se desarrollarán diferentes actividades, entre ponencias sobre avances científicos y tecnológicos en el rubro los camélidos, ferias de ejemplares, intercambio de saberes ancestrales, ferias gastronómicas y actos culturales, como lo confirmó Leonardo Flores, de Procamélidos.

Para el evento, la Gobernación de Oruro está construyendo un campo ferial, escenario en el que se tiene previsto recibir a las delegaciones. Adicionalmente, la organización estará apoyada por otras instituciones como el Ministerio de Desarrollo Rural y Tierras (MDRyT), ANAPCA QULLASUYO y la Universidad Técnica de Oruro (UTO).

Flores explicó que este evento internacional también busca rescatar el valor ancestral de los camélidos en los Andes y el uso de su lana, que era tejida para vestir al pueblo y como ofrenda ritual.

Bolivia se caracteriza por tener potencial en ganado camélido



Los camélidos, su valor cultural y ancestral

Fuente: Internet

La fauna típica de los Andes son los camélidos sudamericanos que aparentemente tienen su origen en el norte del continente; sin embargo su domesticación se inició hace unos 6.000 años en los Andes centrales, proceso que culmina con el pastoreo y la aparición de diversas variedades de camélidos plenamente domesticados hacia los 3.500 a.C.; por lo tanto, todas o casi todas las culturas preinkásicas utilizaron camélidos para su alimentación y vestido.

Es ya en época inkásica cuando se da importancia a una crianza sistemática de camélidos con programas de selección y separación de rebaños por colores y características, y registros de producción y consumo. La invasión y conquista española significaron un retroceso en la camelicultura porque al inicio las guerras y luego la despreocupación indujeron a matanzas indiscriminadas para el aprovisionamiento de carne; posteriormente la importación de ganado foráneo hizo que los camélidos sean desplazados a zonas altas y frías, a los páramos andinos casi desérticos donde otros animales no podrían sobrevivir.

Existen dos variedades de camélidos andinos domesticados que son la llama y la alpaca, y otras dos no domesticadas que son el guanaco y la vicuña. Sin embargo, aparentemente se trata de animales que descienden de dos géneros originales: Lama y Vicugna (además, en el viejo mundo existe el género "Camelus" con dos especies: el C. dromedarius y el C. bactrianus).



Página vista 789 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia