Oruro, Bolivia. 22 de octubre de 2018
  • close

A tres meses de su repatriación a Bolivia, el símbolo del narcotráfico del país

Jorge Roca Suárez,Techo de Paja, sale en libertad de la cárcel de San Pedro

Jorge Roca Suárez "Techo de Paja", 24 horas previas a tener libertad condicional fue internado en la Clínica Policial.

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 22 de julio de 2018

El 4 de abril de 2018, cuando llegó a Bolivia procedente de Los Angeles California, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo que “Roca Suárez cumplirá  su sentencia por narcotráfico en la cárcel de San Pedro hasta mayo de 2021, de forma supervisada por una comisión de la justicia estadounidense. Pasaron 3 meses y recuperó su libertad. El ex diputado del PS-1, asesinado en 1986, Edmundo Salazar, que investigó el caso Huanchaca mencionó en su informe a Jorge Roca Suárez, Alejandro Pacheco (papá de Barbas Chocas), Tita Roca y Sergio Vaca como propietarios de la factoría donde fue asesinados Noel Kempff. Techo de Paja fue procesado en Bolivia por el caso Tauro en 1985.



El juez Tercero de Ejecución Penal de La Paz, José Ayaviri, ordenó la libertad condicional de Jorge Roca Suárez conocido como Techo de Paja, quien llegó al país el 17 de abril de 2018, para acabar de cumplir 2 años y seis meses de una condena de 30 años de cárcel que le impuso la justicia del estado de California, Estados Unidos, por los delitos vinculados al tráfico de cocaína y evasión de impuestos.

Roca Suárez fue recluido en la cárcel de San Pedro de la ciudad de La Paz hace exactamente tres meses, pero hace 14 días fue internado en la Clínica Policial Virgen de Copacabana en la zona de Sopocachi, afectado por un problema de asma crónica y pulmonar. Suárez, dijo que una vez que salga de San Pedro, pedirá permiso para dirigirse a Santa Ana de Yacuma donde reside su anciano padre y a quien desea verlo, después de 27 años.

Cuando, Techo de Paja, arribó al país el ministro de Gobierno, Carlos Romero, dijo: “Roca Suárez cumplirá  su sentencia por narcotráfico en la cárcel de San Pedro hasta mayo de 2021, de forma supervisada por una comisión de la justicia estadounidense”, además anunció que el gobierno se constituiría en parte civil para que las autoridades judiciales sigan acciones legales destinadas a aclarar los nexos que tuvo con políticos del neoliberalismo, como Carlos Sánchez Berzaín.

En la réplica, el abogado de Roca, Fernando Mealla, advirtió que su cliente no podría ser procesado en el país, en aplicación a un convenio firmado con Estados Unidos que computa para Bolivia y Estados Unidos los 27 años, 6 meses y 17 días de cárcel que cumplió en California, Estados Unidos.

El año 2006, Jorge Roca Suárez, escribió una carta al presidente Evo Morales Ayma, para pedirle ser repatriado a Bolivia y en virtud a un tratado reciproco de extradición con Estados Unidos puede acabar de cumplir su condena en Bolivia, porque le restaban menos de tres años.

El año 2017, el presidente Evo Morales autorizó se inicien los trámites junto con los abogados ante la justicia norteamericana y el consulado de Bolivia en Los Angeles, California. 

Jorge Roca Suárez, pertenece a una verdadera dinastía de familias vinculadas a la fabricación, cristalización y tráfico de cocaína, aunque se alió con los “pepes” uno de los cárteles de Cali y su tío Roberto con el  Cartel de Medellín con Pablo Escóbar, los narcotraficantes bolivianos nunca superaron a Colombia porque no lograron penetrar en la institucionalidad  boliviana y económicamente tampoco diversificaron sus inversiones, pues el dinero que generaron sirvió para la diversión, traer  artistas internacionales, para  la policía, abogados, fiscales y el poder judicial.

En cambio en Colombia y México el narcotráfico penetró a las organizaciones políticas, del Estado, se invirtió en agricultura, ganadería se hizo industria y comercio.

El tío de Jorge Suárez, Roberto Suarez Gómez "El rey de la cocaína.


El último heredero de la “veta blanca”, como calificó a los “mineros” del narcotráfico de las décadas de los 70`,80`y 90 en Bolivia, el periodista ya fallecido, René Bascopé, en su libro del mismo nombre, dijo que Roca Suárez manejaba desde el acopio de la materia prima la hoja  de coca, la elaboración de la pasta base o sulfato de cocaína y el refinado (clorhidrato), lo que lo llevó a exportar a Estados Unidos directamente por México.

Techo de Paja quien era sobrino del Rey de la Cocaína, Roberto Suarez Gómez, fue investigado –junto a su tío- seriamente en Bolivia en 1987, por el diputado del Partido Socialista Uno (PS-1), Edmundo Salazar, después que en el parque de Huanchaca, en las serranías del Parque Noel Kemppf Mercado, en Caparuch, Santa Cruz, se descubrió la factoría más grande de cocaína, se estimaba que esta producía 50 kilos diarios del polvo, ya refinado.

En el informe del diputado Edmundo Salazar -asesinado mientras se investigaba el caso Huanchaca 1997- señala que Jorge Roca Suárez tuvo poca relación con los cárteles de Colombia, pues el grupo opuesto a Pablo Escóbar Gaviria, Los Pepes le enseñaron la técnica de la refinación trayendo químicos colombianos, por lo que él controlaba todo el proceso y la exportación por México.

Esto, explica la relación con Alejandro Pachecho (papá de Barbas Chocas), quien era  hombre de Techo de Paja y operaba directamente con México, los 17 vehículos Volkswagen “petas” made in México que le incautaron a Luis Amado Pacheco hijo (quien murió en su casa el 2012), en 1995 y que hoy son manejadas por unidades policiales.

Jorge Roca Suárez, en 1987, fue nombrado en el informe del auto inicial de procesamiento que hizo el diputado Edmundo Salazar, junto a Alejandro Pacheco, Tita Roca y Sergio Vaca como propietarios de la factoría de Huanchaca, en Caparuch, donde en septiembre de 1986, fueron asesinados el investigador Noel Kempff Mercado y dos de sus colaboradores. El caso nunca se esclareció porque todos los niveles del Estado en ese momento hicieron un voto de silencio, y hasta hoy no se sabe de quién son esas tierras.

Jorge Roca, nació en 1951, pero a sus 30 años, en 1984, era un hombre poderoso junto con su tío Roberto Suárez, pues fue uno de los detonante que causó la renuncia del Dr. Hernán Siles Suazo, que no pudo desarticular todo el aparato de producción y tráfico de droga que le había heredado Hugo Bánzer, las cúpulas   militares que gobernaron como la de Luis García Mesa y Luis Arce Gómez y que también habían llegado a la Policía Boliviana, el poder Judicial, Fiscalía y etc.

En octubre de 1984, Rafael Otazo, quien fue nombrado por el presidente Siles Zuazo como primer Presidente del Comité Nacional de Lucha contra el Narcotráfico, es destituido después que se reveló que sostuvo una reunión con Roberto Suárez Gómez, quien le había ofrecido pagar la deuda externa del país -heredada de Bánzer- a cambio de dejarlo operar libremente.

Después, el 2 de abril de 1985, se produjo el caso “Tauro. En el aeropuerto de Cochabamba es interceptado un avión de la empresa Tauro con 1.161 kilogramos de cocaína. Publicaciones periodísticas, revelan en los resultados iniciales de la investigación que Jorge Roca Suárez era el contratista del avión y dueño de la mercadería incautada, sin embargo, en el juicio se saca el nombre de Jorge Roca Suárez y se libra de culpa a los 11 de los 12 miembros de la Policía y militares estaban implicados.

La Corte Superior del Distrito de La Paz ordenó la revisión del caso y en 1988, Jorge Roca Suarez fue sentenciado a 10 años de cárcel, sin embargo, la sentencia no fue ratificada porque los expedientes no fueron enviados a la Corte Suprema de Justicia de sucre como establecía en ese entonces, el procedimiento.

La última gran movida de Jorge Roca Suárez en Bolivia, sin duda fue Huanchaca y cercado por la comisión investigadora de la oposición encabezada por el diputado Edmundo Salar (asesinado el 10 de noviembre de 1986 en Santa Cruz); Suárez dejó el país en 1989 y el de diciembre de  1990  fue detenido en California, Estados Unidos, también se detuvo a su esposa Cecilia y su hermana Beatriz Asunta Roca “Chunty”, quien cumplió una sentencia de 5 años y hoy vive en Bolivia.

Jorge Roca Suárez tres generaciones hija, su nieta y esposa.


Hugo Bánzer: el general que impulsó la producción industrial de cocaína

El general Hugo Bánzer Suárez llegó al poder en 1971 después de un cruel golpe de Estado junto con las Fuerzas Armadas que desde 1964 fueron moldeadas por los políticos para tomar el poder.

Bánzer después de vivir un auge de altos precios de los minerales, endeudó al país con 4.000 millones de dólares que contrajo con Estados Unidos y el FMI, después de hacer malas inversiones llegó la crisis e intentó crear una nueva estructura productiva con las plantaciones de algodón.

Militares se hicieron con los créditos del nuevo modelo de producción basado en  algodón y sobre todo una nueva generación de hacendados en Santa Cruz, anunciaron que el algodón sería la base productiva, pero el dinero, junto con las siembras y cosechas de algodón se esfumaron.

El fracaso, algodonero llevó al dictador a buscar otras fuentes, en 1972 conoció a José Gamarra Zorrila hijo del “Rey de la  hoja  de Coca” José María Gamarra y en 1974 lo nombró presidente del Comité Olímpico Boliviano de los Juegos Bolivarianos que se desarrollaron en el Estadio Hernándo Siles de La Paz el 15 de octubre de 1977. Gamarra Zorrilla manejo enormes cantidades de dinero y licitó la construcción de infraestructura, que después pasó a propiedad de los militares.

Gamarra Zorrila uno de los latifundistas-propietarios más importantes de las haciendas de coca en los Yungas de La Paz, era el proveedor de hoja de coca a la minería mediana, después empezó a proveer materia prima al narcotráfico.

Pese, a que la Revolución de 1952 le había quitado sus más de 6 haciendas y otras habían sido abandonadas por falta de mano de obra, Gamarra Zorrila conocía como se movía el negocio de la hoja de coca.
Esto permitió a Banzer subir los cultivos de hoja de coca de 6.800 toneladas a 16.817 toneladas cosechadas lo que le permitía producir 62 toneladas de cocaína.

El escritor y periodista René Bascopé Aspiazú al descubrimiento gigantesco en Bolivia de las “minas de producción cocaína” que hizo el general Hugo Bánzer Suárez durante su dictadura (1971-1976) la denominó la “veta blanca”.
Este, hilo conductor que hasta hoy se mantiene fue un inmenso generador de recursos económicos, permitió una acumulación de riqueza en pocos y al dicado volver  a ser presidente democrático de Bolivia.


Página vista 117 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia