Oruro, Bolivia. 18 de diciembre de 2018
  • close

Desde abajo y para el debate

¡La ciudad que no esperaba su crecimiento!

account_box


date_range 08 de julio de 2018

El discurso que empodera a “Los Sin Techo”.

El 2005 Evo Morales, candidato por el Movimiento al Socialismo (MAS) fue elegido presidente de la Republica con el 53.74% de la votación y el 22 de enero del 2006, asumió la presidencia junto a las organizaciones sindicales y aliados políticos, iniciando su primer periodo gubernamental.

No fue el MAS, el que promovió y condujo la emergencia popular que derroto a Gonzalo Sánchez de Lozada, sin embargo fue la fuerza electoral que capitalizó y canalizó la acumulación anti neoliberal y anticolonial.

En un contexto de regímenes político de corte neo liberal y “democrático-representativo”, los movimientos sociales fundamentalmente ligados al movimiento indígena del oriente y luego de occidente, adquirieron una importante relevancia como agentes que interpelaban al Estado, exigiendo mayores avances en términos de democratización.

“Estoy donde estoy… gracias al movimiento popular, al movimiento indígena (…)  a estos pueblos jamás los reconocieron como seres humanos, siendo que estos pueblos son dueños absolutos de esta noble tierra, de sus recursos naturales”, dijo Morales en su acto de posesión del 22 de enero de 2006, para lograr mayor empoderamiento a los movimiento popular y social y al referirse al problema de la tierra sostenía: ” … por intereses de grupos de poder hay latifundio (…) eso es parte de un modelo económico….

Hay familias… donde no tienen ni… cuarta hectárea, pero en el Oriente… por vaca hay… 50 hectáreas. Eso debemos cambiar, estamos aquí, repito, para cambiar esta injusticia, esta desigualdad… Como no podemos resolver sindicalmente (los problemas del país), el movimiento campesino boliviano se atrevió a resolver políticamente, electoralmente (…) hablan de seguridad jurídica (…) pero para que haya verdadera seguridad jurídica primero tiene que haber seguridad social y eso se logra resolviendo los problemas sociales” para advertir finalmente “… las tierras productivas (o que) están produciendo o prestan una función social económica se va a respetar, sea 1.000 hectáreas, 2.000 hectáreas, 3.000, o 5.000 hectáreas. Pero esas tierras que sólo sirven para acaparar y para negociar, eso vamos a revertir al Estado para redistribuir la tierra a la gente que no tiene tierra” - pero también establece un procedimiento y convoca a los terratenientes- “... mejor sería… antes de que se reviertan esas tierras, por ley o por decreto, mediante el diálogo, los que acaparan tierras improductivas devuelvan al Estado mediante el diálogo”.

LAS ACCIONES DE TOMA DE TIERRAS URBANAS

Poco después de aquel discurso, entre marzo y junio de 2006, Oruro ve gestar un embrionario movimiento denominado “Movimiento Sin Techo” (MST), -imitando al Movimiento Sin Tierra de Brasil-  compuesta por al menos 200 personas,  que a los pocos días se convirtió en un masivo movimiento social, crecimiento que tuvo que ver con el impulso que le otorgó el Prefecto del Departamento (MAS),  para por la vía de la fuerza tomar tierras urbanas en tres sectores de la ciudad, en la zona Este, dirigido por el MST “Pumas Andinos”, compuesta por 5.800 personas en la propiedad de la familia Urquidi, Una segunda ocupación se ubicó en la zona Norte, con la agrupación ST Pumas Andinos 6 de Mayo, compuesto por  2.500 personas ocupando la propiedad de Araoz y finalmente una tercera ocupación en la zona  Sur, en la zona denominada Pampa Alamasi, la agrupación ST “Pumas Andinos del Sur”, compuesta -dicen- de 1.800 personas, el objetivo principal que el Estado dote aproximadamente a más de 10.000 familiar las tierras de forma gratuita. (Datos según sus dirigentes)

Aquellas tomas obligaron por un lado sus propietarios a regularizarla y por otro establecer presión social para acceder a lotes de terreno de manera gratuita o la adquisición a “precio social” por parte de los avasalladores, al mismo tiempo de las tomas, surgía un otro actor tan pobre como los sin techo, pero nada organizados, los propietarios de lotes de terreno ya fragmentados, es decir propietarios de hasta 350 mts2, que no fueron protegidos en la misma dimensión que los sin techo y que hoy buscan acceso a la justicia ante el poder movilizador.

UNA MANERA DE GENERAR RIQUEZA

No tardo mucho tiempo para que se denuncie a los dirigentes de estos movimientos que se dedicaban a  cobran desde $us. 100 por lote de terreno, además de cometer excesos, como amenazas, consumo de bebidas alcohólicas, presionar para que no abandonen el lugar, bajo el argumento de “perder su lote”,  así como emerger competencia de cuál de los Sin Techo tiene mayor cantidad de “asociados”.

Aquel movimiento también se gestó por campesinos que llegaron hasta Oruro, para asentarse en los terrenos portando carpas, palos y acompañados por toda su familia, con la esperanza de tener un lote de terreno y de ser posible una vivienda. "Tantos años nosotros hemos venido a Oruro, a vender nuestros productos y por eso necesitamos un lotecito o una casita, pensando eso hemos venido, además ahora el gobierno ha emitido una ley, escuchando eso sobre tierras vacantes hemos decidido entrar y por eso hemos venido", sostenían

La Prefectura a pesar de impulsar solo atinó a decir “ya no se permitirá avasallamientos de terrenos” ya que entendió aparentemente el reclamo de otros vecinos de la zona que denunciaron que viven en una zona de permanente detonación de cachorros de dinamita por gente extraña que quiere apoderarse de terrenos que no son suyos.

Los dirigentes son identificados por sus propias bases, como los “nuevos ricos” gracias al engaño que han sufrido y que hoy buscan resolver el conflicto de derecho propietario, unas veces con los propietarios de grandes tierras y otros con los propietarios de hasta 350 mts2.

EL CRECIMIENTO DESORDENADO DE ORURO Y SUS CONSECUENCIAS

Otra consecuencia de aquel movimiento, tiene que ver con el crecimiento urbano de la ciudad, que desde el año 2006 encontró su mayor aceleración, la migración del campo a la ciudad representa varios problemas a ser resueltos de manera urgente, servicios básicos, alcantarillado, manejo y tratamiento de basura en resumen se migra por acceder a mejores condiciones pero también calidad de vida que no se avizora en el corto tiempo, precisamente por el derecho propietario en disputa, aunque por otro lado debemos entender que estos se encuentran catalogados según datos gubernamentales dentro de los grupos que pasaron de pobres a clase media, esencialmente consumidores de bienes y servicios.

Los asentamientos humanos en áreas periurbanas –que no son legales- ocuparon espacios hasta de dominio público, complejizando aún más la situación de estas zonas, sin que desde aquel tiempo ahora exista manera eficaz de resolución del conflicto.


Página vista 79 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia