Oruro, Bolivia. 22 de octubre de 2018
  • close

Porcentualmente es de 2% un indicador que no debe preocupar al país

La mora en el sistema financiero sube de Bs2.528 millones a Bs.3.199 millones

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 24 de junio de 2018

Para quienes saben de banca privada el crecimiento sistemático de la mora desde el año 2014 obedece a la Ley del Sistema Financiero que obliga que del total de la cartera crediticia el 60% sea para crédito productivo y de construcción con tasas reguladas de entre 4% y 6% para vivienda y para producción entre 6% y 11%.  Por el contrario, el gobierno atribuye el incremento a los créditos no regulados destinados al comercio que son el 3,1% del total de los créditos.



La mora en el sistema financiero boliviano subió de enero  a mayo a 3.199 millones de bolivianos, representando un aumento de 671 millones de bolivianos con respecto a la gestión 2017 que alcanzó -en el mismo periodo del año- a 2.528 millones de bolivianos, informó la Autoridad de Fiscalización del Sistema Financiero (ASFI).

En términos porcentuales la mora alcanza al 2% del total de la cartera crediticia, una cifra similar a la que se dio el 2010 que fue de 2,1%, y bastante inferior a los registrados históricamente los años 2006 que era 7,7%, el 2007 fue 5,1%, el 2008  y 2009 el promedio fue 3,4%.

El resultado que presentan las cifras es parte de la desaceleración económica que se empieza a vivir en el país como efecto de la baja de los precios de los hidrocarburos, los minerales, la disminución en las exportaciones y un tardío movimiento de las compras estatales y la inversión pública. Pero, los banqueros que conocen el negocio atribuyen el hecho a la Ley del Sistema Financiero que obliga a que el 60% de la cartera de créditos sea para el sector productivo y de vivienda con tasas reguladas, mientras que el Gobierno dice que es el crédito no regulado –de comercio- el que provoca esta sistemática alza.

La mora registrada en términos absolutos representa 26,54% lo que demuestra que esta es todavía manejable y muestra un sistema financiero saludable,  dijo el presidente de la Asociación en Microfinanzas, Antonio Silva.

Silva señaló que en Bolivia el primer trimestre la inversión pública se mueve extremadamente lenta y empieza a recuperarse a partir de abril y mayo de manera lenta, por lo que las ejecuciones reales de los presupuestos de compras estatales y obras recién empiezan a desembolsarse de manera real a partir del segundo semestre, explicó.

El sistema financiero por lo general tiene previsiones para cubrir la mora para esta gestión a mayo esta alcanza a Bs4.784 millones monto superior a la mora registrada hasta mayo que fue de Bs3.199 millones, lo que permite una tranquilidad a los ahorristas y da solvencia y estabilidad al sistema financiero.

Las cifras oficiales señalan que la  liquidez actual en el sistema financiero alcanza a 43.738 millones de bolivianos  y las utilidades de todas las entidades financieras reguladas -bancos, entidades financieras y entidades de fomento a la vivienda (exmutuales)- suman 723 millones de bolivianos.

La Autoridad de Supervisión del Sistema Financiero (ASFI), Lenny Valdivia,  dijo que pese a este incremento, el país continúa registrando los indicadores más bajos de toda la región. La mora se refiere al índice de incumplimiento de pagos de deudas respecto al monto total prestado por el sistema financiero.

La directora de ASFI señaló que es importante efectuar el monitoreo, seguimiento de cuál es el comportamiento de este indicador. “No obstante que el promedio del sistema es del 2%, en lo que hace a crédito de vivienda de interés social está en 1,1%y el crédito al sector productivo está en 1,4 %”, mencionó.


MÁS CRÉDITOS

Aunque la mora creció en el sistema financiero, los créditos crecieron con respecto al año pasado.

El primer trimestre del 2017 la cartera de créditos llegó a  $us 19.164 millones y este año subió a $us 21.569 millones. Esto significa que la cartera de crédito está subiendo en un 12,5%, equivalente a $us 2.405 millones, dijo el Viceministerio Pensiones y Servicios Financieros,  Óscar Ferrufino.

Entre los departamentos que más demandan créditos están Santa Cruz con 46,7%, le sigue La Paz con 23,2%, sin embargo, hay una diferencia entre estos departamentos pues el primero concentra el crédito en pocas personas  con montos más altos, mientras que en el segundo el crédito es menor y disperso.

El tercer lugar en solicitud de créditos es para Cochabamba con 18,6%, Tarija, Oruro, Potosí registran un promedio de 2%. Beni 1% y Pando 0,1% están por debajo y son los que menos demandan ese dinero.

Los créditos más demandados el año 2018 son para la industria el sector  manufacturero 32%. La colocación de créditos productivos está vinculada a las metas que le impone el gobierno para el manejo anual de la cartera crediticia a cambio del manejo de las tasas de interés también reguladas. Lo mismo sucede con el sector  de la construcción que llegó a 28%, la agricultura y ganadería 19% y turismo 13%. Las otras actividades como la caza, minerales, extracción de petróleo, producción y distribución de gas y producción intelectual sumaron 8%.

La Ley de Servicios Financieros se logró empujar a los bancos a que presten el 60% de su cartera al sector productivo y vivienda social con tasas reguladas para el sector productivo que están entre 6% y 11% y el sector de vivienda o construcción hasta 7%.

El Viceministerio Pensiones y Servicios Financieros,  Óscar Ferrufino, señaló que el problema de la mora se genera en los créditos no  regulados. Dijo que estos son los que los bancos y las entidades financieras a los sectores del comercio y servicios que alcanza a 2,5% del total de la cartera.  “El problema es que la mora de la deuda  del comercio está en 3,1%, mientras la mora del sector productivo que sí es regulada por la Ley está en 1,5%, puntualizó.

“Solo en enero de este año, los cruceños demandaron $us 4.143 millones; La Paz $us 2.051 millones y Cochabamba $us 1.650 millones. En Santa Cruz la cartera es más grande en lo que se refiere a dinero, pero más pequeña al número de personas o al número créditos que se otorga. Lo contrario se da en La Paz porque es mayor la cantidad de personas que demandan menos cantidades de dinero”, puntualizó Ferrufino.

Dentro del conjunto de la cartera de créditos, el más importante y que se registra en los departamentos de La Paz, Oruro y Cochabamba, está el microcréditos del sistema financiero nacional. Al primer trimestre de 2018 la cartera de micro crédito llegó a Bs48.471 millones que representó el 31,3%.

El número de operaciones crediticias destinadas al microcrédito llegó a 978.374, cifra que representó el 55,2 por ciento del total de las operaciones de la cartera de créditos. Del total de operaciones, 29% fueron créditos menores a 10.000 dólares.

En una entrevista realizada por los periódicos El Deber de Santa Cruz y La Razón de La Paz a varios ejecutivos de la banca, el exvicepresidente del Banco?Bisa, Jorge Velasco, recordó que su persona ya había pronosticado un incremento en la mora bancaria. “Porque cada vez hay una mayor exposición de la banca al sector productivo hay que recordar que hasta fines de 2018 la meta es llegar al 60% de cartera productiva”, explica Velasco, al recordar que son metas difíciles de cumplir porque el sector productivo está cada vez más afectado por la caída de la economía y por el incremento de importaciones y por el ingreso de productos vecinos que por el tipo de cambio tienen precios menores, dijo.

Además, sugirió tener una lectura completa del deterioro de la cartera, pues dijo que en el análisis es necesario incorporar el incremento de la cartera reprogramada que ha crecido en más de un 50% comparando de diciembre de 2015 a diciembre de 2016.

Pero, todos coinciden con el exejecutivo del Banco Bisa, Jorge?Velasco, en el sentido de que se debe tomar en cuenta que la aplicación de cupos de cartera al sector productivo y vivienda de interés social, representa un factor de desaceleración para el sistema  de crecimiento de la cartera.

En el país el sector  productivo siempre está sujeto al comportamiento de la economía del Estado que está relacionado a un país que vive de la extracción de sus riquezas naturales, el contrabando y el comercio informal, estos  tienen un crecimiento por el impulso propio de la economía, mientras que los sectores productivos su desarrollo siempre es lento por el contrabando, el comercio ilegal, las importaciones de países vecinos con precios más bajo debido a la devaluación de su moneda, etc.  .

Por su parte José Antonio Sivila, de la  Asociación de Entidades Financieras Especializadas en Micro Finanzas, atribuyó la mora a un problema estacional, como lo hizo el ejecutivo del Banco Sol.

Ambos consideran que la mora se incrementa más o se reduce más en diversos periodos. Para las entidades con orientación crediticia a la micro y pequeña empresa la estacionalidad se presenta en los primeros meses del año y está se reduce en diciembre debido a un mayor movimiento económico, sobre todo del sector público y el comercio.                  

La verdad parece estar en la Asociación de Bancos Privados de Bolivia (Asoban) que el volumen de mora se ha incrementado moderadamente, pero de manera persistente desde el año 2014  y está siempre ha sido ascendente.  El 2014 fue de 1,5%, el 2016 subió a 1,6%, el 2017 a 1,7% y  hoy está en 2%.

Y también es válida la recomendación de la ASFI que señala que la mora no es preocupante, pero debe  efectuarse el monitoreo sobre el comportamiento de este indicador.


Página vista 122 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia