Oruro, Bolivia. 21 de octubre de 2018
  • close

Trabajar hasta morir: el 63,7% de los adultos mayores son jefes de hogar

A sus 95 años debe seguir trabajando para mantener a sus nietos

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
email [email protected]
location_city La Paz, Bolivia
date_range 15 de octubre de 2017

A sus 95 años de edad, sin recursos ni el sustento de una pensión de vejez, Cristina Cardozo, asumió la responsabilidad de criar a cuatro nietos. En medio de su extrema pobreza, debe alimentarlos, procurarles educación y un techo seguro.

Para conseguir el sustento diario de la familia que está bajo su cargo, porque el padre murió y la madre es alcohólica, tiene que salir todos los días en busca de un trabajo precario, pues la fuerza física —su único instrumento de trabajo— ya no le permite realizar mayores esfuerzos.

Lava ropa, a veces pela hasta una arroba de papas (25 libras) en las pensiones, por una paga de Bs10 que no le alcanza para nada, por lo cual debe recorrer los mercados pidiendo que le regalen “desechos de las verduras” para alimentar a sus cuatro nietos, cuyas edades fluctúan entre los cinco y 15 años.

Cristina es una más, entre los 565.810 adultos mayores que en Bolivia se mantienen económicamente activos para sustentar a sus familias, en su condición de jefes de hogar (63% del total de adultos mayores) según destaca la Encuesta Continua de Empleo (ECE) del Instituto Nacional de Estadística – INE.

Debido a su falta de preparación técnica o académica —sólo el 14% cuenta con formación profesional, según el INE— mientras que la mayoría, se ven obligados a realizar labores agrícolas (48%), de comercio informal (43,8%) y casi el 1% a la construcción.

El Centro de Estudios para el Desarrollo Laboral y Agrario (CEDLA), destaca que la falta de ingresos, escasa cobertura de la jubilación y la insuficiente pensión de vejez, obligan a una importante fracción de personas de mayores de 60 años a “seguir trabajando” según el estudio “Protección Social y Calidad de vida en la vejez”.

De acuerdo con datos de este estudio, que se basa en la Encuesta de Hogares del INE de 2014, el 11% de los adultos mayores subsisten únicamente con los ingresos derivados de la seguridad social de largo plazo, mientras que el 41,5% no cuenta con ingresos propios (dependientes de sus familias) y el 43% trabaja para subsistir.

Además los datos estadísticos de la Encuesta de Hogares 2016 destacan que el 60,9%, de los adultos mayores cuentan con un seguro de salud público, mientras que el 38,0% no tiene ningún tipo de cobertura de salud y los gastos en medicamentos corren por su cuenta, pese a que en Bolivia rige el Seguro de Vejez a cargo de los municipios.

ENVEJECER ES SINÓNIMO DE POBREZA

Según la investigadora del CEDLA, Silvia Escobar de Pabón, la transición de las personas a la edad adulta mayor es en general, sinónimo de un mayor empobrecimiento, ya que las condiciones laborales para este sector de la población es de precariedad, por la falta de estabilidad laboral, salarios por debajo de la Canasta Normativa Alimentaria y cobertura de las prestaciones sociales (seguro médico).

“Sólo el 13,2% tiene un trabajo estable, bien remunerado, y cotiza al sistema previsional; Otro 13,8% tiene un trabajo de precariedad moderada, y el 73% un trabajo precario en extremo. Esto significa que la condición laboral de los adultos mayores es más desventajosa que la del resto de la población ocupada”, destaca Escobar.

Por otra parte el estudio del CEDLA, señala que el 35,9% de los hogares que tienen al menos un adulto mayor entre sus miembros están en la categoría de pobres. De estos hogares, el 15,6% son de pobreza extrema.

No obstante, según el Centro, la posibilidad de caer en situación de pobreza se reduce cuando los hogares tienen al menos un jubilado entre sus miembros (7,1%), y se incrementa cuando los adultos mayores no cuentan con ingresos por jubilación (42,3%).

TRABAJO DOMÉSTICO NO REMUNERADO

La mayor parte de las personas adultas mayores, especialmente mujeres que representa el 50% de las personas adultas mayores, se sienten obligadas a realizar las labores del hogar, otras ven éstas actividades como un medio para sentirse útiles y activas, en cambio para otras mujeres representa una forma de mostrar reciprocidad a los otros miembros del hogar, aunque las labores del hogar se mantienen invisibles para la familia y la sociedad.

JUBILADOS NO CUBREN CANASTA ALIMENTARIA

El panorama para quienes sí tienen una renta de vejez no es mucho más alentador. El estudio del CEDLA señala que “para gran parte de los jubilados, las rentas de jubilación son extremadamente bajas.

En la gestión 2015 quienes recibían una Pensión de Vejez tenían en promedio una renta de 2.312 bolivianos y quienes se beneficiaban de la Pensión Solidaria de Vejez accedían a una renta promedio de 1.792 bolivianos; sin embargo, ambos montos estaban por debajo de la Canasta Alimentaria que para el año de referencia era de 2.331 bolivianos.

“La renta es muy baja para poder vivir; hay gente que aporta muy poco, tengo entendido que hay rentas de 600 y 700 bolivianos que no alcanzan para nada. Por ejemplo a mí los 1.100 no me alcanzan y por eso sigo trabajando”, señala uno de los testimonios recogidos por el CEDLA.

Para el Centro de Estudios, el actual sistema de pensiones no asegura los medios necesarios para lograr el bienestar de los adultos mayores.

Para el futuro, el CEDLA advirtió que a la mayoría de las personas que llegarán a adultos mayores les espera una situación de desprotección social. Eso debido a que entre 2006 y 2013 la proporción de afiliados al sistema de pensiones que en efecto aportaban al mismo (cotizantes) “fluctuaba alrededor del 11% con una clara tendencia a disminuir en los últimos años”.

Señaló que, si bien el número de afiliados se va incrementando año tras año, los cotizantes o aportantes, que en 2008 superaban el 50% del total de afiliados del país, han registrado una importante reducción hasta representar solo la tercera parte en 2013.

A criterio del Centro, con estos datos se evidencia un “fracaso en la extensión del acceso a la previsión social de largo plazo a una fracción más amplia de la sociedad”.

Fotografías Ayuda en Acción y familia de Cristina Cardozo

Página vista 309 veces


local_offerVejez local_offer Pobreza








ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia