Oruro, Bolivia. 18 de diciembre de 2018
  • close

Desde abajo y para el debate

¿El fin de San Felipe de Austria?

account_box


date_range 24 de junio de 2018

En un contexto de crisis del sistema de los partidos políticos (2004) – que no logra ser superado hasta estos tiempos - el gobierno de Carlos Mesa, promueve las agrupaciones ciudadanas y pueblos indígenas, como otros medios de intermediación entre la sociedad y el Estado. A diferencia de los Partidos Políticos, que se entiende que se adscriben a una ideología, las agrupaciones ciudadanas se adscriben simplemente a cubrir necesidades pragmáticas de la población, sin importar el contenido ideológico o al menos otorgarle la menor carga ideológica a las acciones de ese pragmatismo.

El pragmatismo normalmente niega la adscripción a cualquier posición ideológica y se declara neutral frente a cualquier posición ética, suele despreciar cualquier respuesta que no contribuya a la obtención de resultados.

El 7 de julio de 2004, es promulgada la Ley 2771, (de Agrupaciones Ciudadanas y Pueblos Indígenas) días después el 23 de julio del mismo año, es fundado el Movimiento Ciudadano San Felipe de Austria (MCSFA), con claro discurso ligado al pragmatismo, que es conocido como “ofrecemos a Oruro propuestas prácticas” para resolver las necesidades de Oruro, destacando el carácter identitario de aquel proyecto, habiendo participado de las elecciones municipales de diciembre de aquel año, constituyéndose en la primera fuerza municipal con el respaldo del 38.34% de los ciudadanos, en el que el MAS obtuvo el 9.34%.

En la lógica pragmática, el 2005 el Alcalde y líder del MCSFA, Edgar  Bazán suscribe alianza con Jorge Quiroga R., candidato presidencial del frente nacional PODEMOS, luego de inicialmente ser parte del Frente Amplio Municipal que postuló a René Joaquino, como alternativa al país, el principal objetivo de aquel tiempo era  "apoyar a la candidatura de Tuto Quiroga, el futuro presidente de los bolivianos", a cambio de tener un candidato a "prefecto de consenso".

Como consecuencia de las revueltas populares que destituyeron del poder a Gonzalo Sanchez de Lozada, y un tiempo de alta intensidad política 2003 - 2005, el MAS y Evo Morales logra capitalizar el descontento popular para ingresar a palacio y parecía aquel momento el inicio de una nueva etapa de esperanza con otros actores a partir de la vieja acumulación de problemas no resueltos después del repetido fracaso de las elites y de otros modelos económicos.

Fueron las urnas que exigieron la recuperación nacional del excedente económico, el protagonismo de los sectores excluidos, la transformación integral de la vieja institucionalidad partidocrática, el pluralismo, el restablecimiento de la soberanía y la dignidad frente a los poderosos del mundo.

En el año 2009, a tiempo de celebrar sus 5 años, el principal dirigente de aquel movimiento ciudadano sostenía que “… este instrumento político (…) lo pusimos a disposición de todos los orureños y todas las orureñas, para que a través de él, sigamos buscando el desarrollo y el progreso”. “… vamos a seguir utilizando este instrumento para seguir buscando mejores días para todos quienes vivimos en la ciudad y en el departamento”, destino, desarrollo y progreso que no se vislumbra, ya que los problemas de siempre de la ciudad no son resueltos, (basura, transporte y mercados),  aunque Bazán y el MCSFA estuvieron en el poder local más tiempo que otros movimientos políticos.    

En las elecciones municipales del 2010,  el MSM con Pimentel, obtiene el respaldo del 39.1% de la población electoral, posteriormente Pimentel en su condición de  Alcaldesa Municipal es cooptada y fuga al MAS, gobernando el MAS la municipalidad por más de 4 años,  el MCSFA obtiene el respaldo del 12.1%, aunque en este año no es candidato Bazán, lo que denota el espíritu de respaldo al caudillo y no al proyecto en el voto.    

Entre los resultados del 2004 y el 2010, el MCSFA pierde el respaldo del 26.24%, uno de los factores aunque no el único es la emergencia de una nueva alternativa política electoral desde el campo popular, aunque al poco tiempo también perece.

El 2015, vuelve al escenario político municipal Edgar Bazán, logrando el respaldo del 34.72% de la población, recuperando el Gobierno Municipal de Oruro, volviendo a constituirse en primera fuerza electoral municipal lo que confirma el carácter   caudillista de aquel movimiento.

La lección que deja las urnas de la ciudad de Oruro, (2005 – 2015) es que en todos los procesos electorales municipales en ninguna de ellas ganó el MAS, constituyéndose en plaza esencialmente de oposición al poder central, aunque de manera contraria a la voluntad popular los gobernantes municipales han transitado por posturas en favor de esta fuerza, del que tampoco ha podido aislarse el MCSFA.

En julio del 2015, el Alcalde Bazán, es acusado por Usurpación de Funciones, por el Ministro de Educación, por –dice- haber prolongado la vacación estudiantil de invierno, --desafiando con ello al poder central- lo que provoco en la ciudadanía movilizaciones de adhesión al Alcalde, dejando mal parado al MAS y al Ministro de educación que culminó con el rechazo de la querella presentada por la Autoridad Central. El MAS ya llevaba adelante la política de tumbar a sus “opositores”, instrumentalizando uno de los aparatos represivos del Estado, como es el “proceso penal”, para inhabilitar otras posturas democráticas.

Pocos meses después y ante la acción gubernamental central, el MCSFA, decide respaldar la reforma constitucional y la re, re, re elección de Evo Morales, y convoca a la ciudadanía a votar por la casilla del  “SI”, el 21 de Febrero de 2016 obteniendo el respaldo del 44,07 % y el NO tener el respaldo del 55,93 %. (Ciudad)

Desde aquel acto el MCSFA no deja de desprenderse del MAS, en varias oportunidades el Presidente respalda la gestión gubernamental municipal, ante actos de solicitud del Revocatorio de mandato califica de “acciones políticas en perjuicio de la población”, sin embargo emergía en este proceso la “bronca de la población” por la gestión municipal -algo andaba mal-.

Paralelamente a la petición del revocatorio de mandato del Alcalde de Oruro, en la ciudad de Cochabamba ante la denuncia de la adquisición “ilegal” de  “mochilas chinas” el Alcalde Leyes –opositor visible al MAS- era sometido a medidas cautelares sin derecho al trabajo, en el caso de Oruro el proceso no tiene el mismo destino de celeridad, que solo un día después de abortar el proceso revocatorio contra aquel, impulsa a la oposición gubernamental municipal a denunciar públicamente otra presunta adquisición “ilegal” de mochilas también de origen Chino, guardando hasta antes de estos actos de participación ciudadana, un silencio parecido a la complicidad, que tuvo otro componente político impulsado desde el MCSFA, por el que se solicita la revocatoria de 6 concejales, entre ellos a tres de sus miembros, bajo el argumento de ser los “bloqueadores” de la gestión pragmática con serias observaciones ética-morales.

El revocatorio para los Concejales Municipales, tuvo un gran impulso cuando Bazán dirigía la Comuna Municipal lo que no sucedió cuando este estuvo detenido, dejando a un solo actor la culminación de la presentación de los libros, que hoy son denunciados que fueron fraudulentamente llenados.

El poder municipal, es usado por el MCSFA, como mecanismo de extorsión de recursos económicos contra sus “militantes” o contra “las personas que eventualmente son beneficios de fuente de trabajo”, bajo la lógica de cotizaciones que nadie excepto sus principales “dirigentes” conocen el monto total ingresos y los destinos de estos, que ojala en algún tiempo se conozca, entendiendo que las agrupaciones son “sujetos de derecho público”.

Sometido Bazán a medidas cautelares de restricción de su libertad de locomoción, por otro caso de “mochilas chinas”, que se viene investigando, el Concejo Municipal designa a la Sra. Hilaria Sejas como su sucesora, entendiendo que ella reúne los requisitos formales de ser electa por el MCSFA, aunque esta autoridad fue una de las principales piedras en el zapato de la gestión Bazán y a la falta de gestión transparente.

Hilaria Sejas,  a tiempo de la posesión como burgomaestre confiesa que tiene vergüenza del MCSFA, y reivindica a Carlos Palenque, como su líder y protector en su gestión municipal, estructurando su gestión al margen de San Felipe de Austria, que por sus errores políticos pragmáticos se encuentra en su fase terminal, que deja un espacio para las otras opciones políticas.


Página vista 533 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia