Oruro, 20 de enero de 2018
  • close

El municipio de Chacarilla se resiste al abandonó que provoca la migración

Iglesia Patrimonial de Rosa Pata (San Juan Pacollo) construida en 1788

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city La Paz, Bolivia
date_range 15 de octubre de 2017

Con algunas iglesias aún en pie otras ya abandonadas, el municipio de Chacarilla capital de la tercera sección de la provincia Gualberto Villarroel, del departamento de La Paz, resiste el abandono al que fue sometido por la pobreza y la constante migración.

El 10 de octubre Chacarilla celebró la fiesta patronal más importante dedica a la 8va. de la Virgen del Rosario. En la Iglesia Patrimonial de Rosa Pata (San Juan Pacollo) construida en 1788 se celebró la misa y se dio inicio al festejo. La arquitectura de las iglesias en el municipio de Chacarilla es tan hermosa, como la Sixtina de Curahuara de Carangas en la provincia Sajama de Oruro, pues Chacarilla limita al este con el municipio de San Pedro de Curahuara y al sur con Oruro municipio de Curahuara de Carangas, por lo tanto su población no sólo es aymara, también tiene proximidad con la cultura de los carangas.

Chacarilla desde el año 1982 sufrió un éxodo. Devastada por la peor sequía que vivió el país en el Gobierno del Presidente Hernán Sliles Suazo, se fue despoblando, en 1992 la población sumó 1.199 habitantes siendo la comunidad Unto Chico Alto con mayor asentamiento; la aprobación de la Ley (1551) de Participación Popular que entró en vigor el año 1.994 la salvo de la inanición –debilidad extrema- y el año 2002 su población aumento a 1.566 habitantes, el 2012 gracias a que varios residentes que viven en Patacamaya El Alto y La Paz y volvieron a su municipio para ser censados se incrementó la población a 2.004 habitantes y , así también subió sus recursos por coparticipación del IDH.

EL año 2012, en el auge económico que provocó los altos precios de los minerales y los hidrocarburos, el municipio de Chacarilla recibió 3,2 millones de bolivianos de presupuesto para administrar un territorio de 371 Km2 y atender las necesidades de una población absolutamente dispersa, pues su densidad demográfica apenas alcanza a 5 habitantes por kilómetro cuadrado.

Cuando uno recorre Chacarilla y visita los tres cantones Puerto Aroma, Rosa Pata (San Juan Pacollo) y su capital Chacarilla sin duda disfruta de un panorama diferente. A pesar de ser un clima frío y seco que está entre los 5 grados en la noche y por el día alcanza a 15 grados, uno disfruta de paisajes hermosos. Ubicado entre los 3.700 y 3800 metros sobre el nivel del mar, los ojos de los visitantes pueden disfrutar de vistas de postales, como el que se ve en la comunidad de Chujña Quta en Rosas Pampa donde los cerros de arcilla, se asemejan a las polleras de las mujeres aymaras. Formados en dos pisos, apoyados en terraplenes de arcilla roja, los imponentes cerros en su composición tiene pliegues que se asemejan a la de las polleras.

En mismo Chujña Quta está el sitio arqueológico todavía virgen, los Chullpares. Dicen los relatos orales de los comunarios: “quien entra a la ciudad de los Chullpares no sale se queda en el mundo de los muertos”. En la comunidad de Unto Chico sobre el desierto de paja brava sobresalen los verdes arbustos de thola que quiere decir leña, especie de plantas propias de la región que sirve de combustible que aún predomina en la región para la preparación de alimentos.

Hermosos cerros de arcilla que asemejan las polleras de las mujeres

La comunidad de Puerto Aroma es la más próspera, pues por sus tierras pasa el río Desaguadero aportándole vida al lugar. En época de buen caudal los comunarios se dedican a la pesca –aunque- sólo para su consumo interno. Truchas y pejerrey son muchas veces cocidas en el mismo lugar, ahí en improvisadas parrillas se cocina el pescado que al impregnarse con humo que desprende la thola se tiene un verdadero banquete gourmet, acompañado de la infaltable papa y chuño que es siempre parte de la producción local. Por ahí también pasa el río Meca pero, por lo general está seco y sólo llena sus cauces en época de lluvia.

El municipio produce poco, su economía está sostenida por una precaria agricultura de subsistencia que consiste en la siembra de papa, algunas hortalizas y la elaboración de chuño. La zona tiene ganado camélido de llamas y ovino que por la falta de agua es también de subsistencia. Su cercanía a Chile, Patacamaya y El Alto hace que su población viva en esas regiones haciendo negocios, conduciendo minibús o vendiendo su ganado.

Los habitantes de Chacarilla, a pesar de haber migrado masivamente a las ciudades de El Alto, La Paz y sobre todo al municipio de Patacamaya, siempre retorna pues cada centímetro de tierra tiene dueño que ancestralmente –dicen- les heredaron y esperan ahora consolidar esa propiedad con el ingreso del INRA que debe sanear esas tierras.

La tenencia de la tierra, la potencial reserva de arcilla y cal en la región, en los últimos años a frenado el acelerado despoblamiento. Ha esto se ha sumado el Gobierno sembrando de vivienda social en todo el municipio, construyendo canchas de fulbito y coliseos en las tres comunidades, pues, basta ir por la carretera donde uno puede observar a lo largo del recorrido como resaltan los techos de calamina pintados de rojo y azul, que marcan que la ejecución de obras son de la Gestión del Gobierno del presidente Evo Morales.

El acceso vial también ha mejorado, pues todas las comunidades, cantones y ayllus están comunicados con caminos de ripio. Destaca el Puente Japonés, que fue construido por la cooperación el mismo nombre, pues allí capitales del Japón con la empresa minera Kiswarani S.R.L. tiene una concesión de mina de cobre que a la fecha ha paralizado operaciones, primero, por la baja cotización del cobre y segundo, porque los pobladores de la Provincia Gualberto Villarroel, a pesar de los alto índices de pobreza no quieren ver inversiones de capitales privados.

Hay que recordar, que el año 2007, trabajadores de la Empresa Minera Chacarilla y socios de la cooperativa Minera Chacarilla mantuvieron un enfrentamiento con los comunarios de la provincia Gualberto Villarroel, del departamento de La Paz, por el yacimiento de cobre. (blogs/post/Bolivia minera).

Tholares, leña que se usa aún para cocinar y calentar el hogar

No hubo muertos, pero si varios heridos. Los comunarios se habían declarado en huelga de hambre demandando el cierre de las operaciones mineras en la región limítrofe con Oruro. El tema no se ha resuelto, la mina no está produciendo porque los precios del cobre al igual que los otros minerales han bajado, pero los dueños de la concesión de la Mina Kiswarani siguen en el lugar con su personal protegiendo la maquinaria y la infraestructura que tiene la Mina Chacarilla.

El municipio de Chacarilla está ubicado a 170 kilómetros de la ciudad de La Paz, vale decir a tres horas de viaje en auto particular. El municipio forma parte del altiplano sur del departamento. Se llega tomando la doble vía Oruro, llega Patacamaya, toma la ruta Tambo Quemado vía asfaltada después de siete minutos de viaje; desvía (si va de frente) hacia la izquierda para el puente Japonés y toma el camino de ripio hasta llegar a Chacarilla. El municipio en su conjunto está interconectado con todos sus cantones con caminos ripio transitables en época seca y difícil de moverse en época de lluvia porque son tierras arcillosas. Actualmente la mayor población se concentra en la comunidad de Pacollo también conocida como Rosa Pata.

La mayor demanda del municipio es tener agua potable y dejar de lado las cotañas o utilizarlas sólo para el ganado y el riego. En algunas poblaciones también continúan con mecheros, pues interconectase a la red de energía es caro por las distancias que se tiene de vivienda a vivienda.

A pesar de no haber superado su pobreza económica y tener la apariencia de rudeza, los pobladores son muy amables. Acostumbrados a compartir un rico cordero o un platito de pescado, el habitante de Chacarilla vive con esperanza en el futuro.


Página vista 278 veces














ElFulgor.com © 2016-2017 Oruro, Bolivia