Oruro, Bolivia. 20 de octubre de 2018
  • close

Intensa nevada mata a ganado camélido y el auxilio no es suficiente

El Sajama, la montaña nevada más alta de Bolivia.

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
email [email protected]
location_city Oruro, Bolivia
date_range 17 de junio de 2018

SAJAMA-ORURO

Las intensas nevadas caídas por cuatro días y que alcanzaron en algunos sectores hasta 40 centímetros de alto, han cobrado la vida del ganado camélido en las comunidades del municipio de Sajama, al que luego de varios días llegó el auxilio, que a decir de los comunarios no es oportuno ni suficiente.

El miércoles, luego de más de una semana el gobernador del departamento de Oruro, Víctor Hugo Vásquez Mamani llegó hasta el lugar para entregar 20 mil kilogramos de alfa-alfa y junto a autoridades municipales algunas vitaminas para que con la ayuda de estudiantes de la Universidad Pública de El Alto (UPEA) los animales sean vitaminizados.

Don Lucio Nina Jiménez, una persona de la tercera edad, que vive en la frontera Bolivia-Chile, justamente en el hito 17, manifestó su preocupación, porque la nevada se llevó la vida de 7 crías de su rebaño, y llegó hasta el municipio de Sajama para recibir la ayuda de la gobernación, pero sostuvo que no durará mucho, y que de todas maneras tendrá que ir hasta Curahuara para comprar más forraje y donde la arroba está entre 70 u 80 bolivianos.

La población de Sajama vive de la ganadería camélida, por excelencia, habiendo un aproximado de 47 mil cabezas de ganado en todo el municipio, por eso la preocupación de los comunarios, ante la pérdida de las crías, que son las que mantienen la estabilidad económica.

Eliseo Álvarez, otro comunario comentó que en cuatro días por la nevada, y otros tantos más hasta que derrita la nieve, los animales no tuvieron nada que comer, y que hoy cuando nuevamente los bofedales están sin hielo, el forraje está “quemado” por el frío.

“Realmente con esta nieve y el intenso frío que hay, hemos perdido a nuestras crías. He hecho un recorrido por mi comunidad, y están como 150 crías muertas, están de aquí a unos kilómetros, los comunarios las dejaron para que vea el gobernador o alcalde. Este apoyo es un parche, no significa mucho, en ese momento queríamos palas, para despejar los pastizales, estamos un poco desilusionados porque nuestro gobierno no nos ha atendido en su momento, pero no nos escucharon”, expresó Álvarez.

Informó que para el ganado del vecino país de Chile, a los dos días ya llegaron los alfares y medicamentos, e incluso vituallas para los comunarios, pero los bolivianos no obtuvieron nada, a más que varios días después.

Indicó que esta clase de tormenta de nieve se vivió en este sector, luego de 22 o 25 años, “cuando yo era jovenzuelo vi algo así, y la nevada pasaba en uno o dos días, ahora ha sido más y los bofedales están aún congelados”, refirió.

El ganado camélido es el más afectado.

El Gobernador de Oruro Víctor Huigo Vásquez llevó forraje a los comunarios que perdieron especialmente las crías de las llamas.


Por su parte el gobernador Vásquez, restó importancia a la intensidad de la nevada, asegurando que la nieve es parte de la vida misma en ese sector porque no sería la primera vez que se presenta.

“No es mucho ahora, hay años que llega mucho peor, yo me acuerdo cuando era chico no se podía ir por agua, había que derretir la nevada, con eso hay que hacer desayuno, almuerzo, rico es, otro sabor tiene, la nevada es parte de nuestra vida, no es ninguna cosa extraña”, sostuvo la autoridad.

Además, señaló, el Sajama, la montaña más alta de Bolivia, se caracteriza por el nevado, “si no tiene su poncho blanco no es Sajama, qué será”.

“Queríamos entrar con harto forraje pero vemos que no va a ser tanto así, vamos a hacer algunos cambios y traeremos más medicamentos, vitaminas entre otros que es lo que más nos va a favorecer”, indicó.

Hizo una crítica a los productores de forraje, quienes quisieron aprovecharse de las inclemencias y la demanda de forraje, para hacer subir el precio de 70 u 80 bolivianos hasta 250, por ello aseguró que pensó en importar de Argentina el producto, pero luego de conversar con los forrajeros llegaron a un acuerdo.

Reconoció que el ganado camélido es la forma de subsistencia de las familias en el occidente orureño, por ello se debe pensar en mejorar sus condiciones de vida, a través de la construcción de cobertizos donde puedan resguardarse de los fenómenos climáticos.

“Les pido que hagan un proyecto tal vez de unos 100 cobertizos, donde más afecta la nevada, y conseguiremos presupuesto y construiremos, debe haber un promedio de 300 llamas por ganadero, entonces piensen en eso”, dijo el gobernador.

Explicó que el frío “absorbe” a las llamas, las debilita y se mueren, es por eso que necesitan de lugares de resguardo.

“Por ejemplo una vaca cuando está a la intemperie produce 6 litros de leche, pero cuando está en cobertizo produce el doble”, manifestó.

Los bofedales están congelados.

La nieve cubre el altiplano orureño.


OTROS MUNICIPIOS

El responsable de Riesgos del Gobierno Departamental, Olson Palavisini señaló que en Oruro son quince municipios que han sido afectados por las nevadas, de los que se han priorizado cuatro: Turco, Curahuara, Carangas y Todos Santos.

En cuanto al tema agrícola refirió que ya pasó la cosecha en su mayoría, aunque hay algunos que todavía están cosechando pero que se trataría de siembras tardías, por lo que no existe mayor problema.

En el tema pecuario, recién se hace la evaluación que permitirá conocer el grado de afectación, para conocer el sector que amerita mayor apoyo, pero por el momento es el ganado camélido el más afectado.


Página vista 126 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia