Oruro, Bolivia. 22 de octubre de 2018
  • close

La mujer indígena y la dominación colonial

La relación con la mujer indígena sigue signada por el colonialismo.

account_box


Periodista | EL FULGOR.com
location_city Uyuni, Bolivia
date_range 03 de junio de 2018

El tema en cuestión es una preocupación colectiva de hoy y de siempre. Mucho se ha dicho sobre esto y aún persisten cuestionamientos del papel que jugó la mujer indígena en la colonia.

El taller de Historia Oral Andina en 1960 - 1.950 ha desarrollado sobre la historia del movimiento indio, una educación indígena. El proceso reconstructivo  del ayllu y el problema de género en un contexto del dominio colonial.

Desde los orígenes institucionales el objetivo fue esclarecer los distintos enfoques disciplinarios, la subordinación de los pueblos originarios, subordinación que en el mundo académico se tradujo en la ignorancia e incluso encubrimiento del problema de la dominación colonial.  

Pese a todos los esfuerzos continúan distorsionando las lecturas acerca de la realidad social. En el caso específico del problema de género esta distorsión se traduce por ejemplo en consignas como. "La equidad no es solo el asunto de Chacha - Warmi /Pareja andina), sino ante todo es un asunto del sistema de dominación colonial al que se encuentran sujetos hombres y mujeres indígenas

La crítica al colonialismo no supera la mitificación del concepto Chacha - Warmi,que la visión romántica de antropólogos y activistas del movimiento indio se ocuparon de idealizar con, el objetivo de entender la doble subordinación de la mujer indígena al patriaalcalismo indio y a la dominación colonial..

LEGITIMIDAD DEL COLONIALISMO

La dominación colonial basa su "Legitimidad" en el mito de la superioridad racial o cultural, el ejercicio sistemático e impune de la violencia y la exclusión social y política.

Como entender la persistencia de esta forma de dominación cuando pueblos de Asia y África restablecieron sus fueros de libertad y autodeterminación. Una posible explicación de esta virtud colonialista brinda Xavier Albó que entiende la persistencia como un horizonte colonial que constituye el sustrato profundo de mentalidades y prácticas que hasta hoy estructuran los modos de convivencia.

El colonialismo no puede ser entendido apenas como un horizonte, sino una realidad que conculca los más elementales derechos humanos y de pueblo, entonces ¿Cómo no se produjo y organizó una resistencia similar a la que está llevando a algunos pueblos a la descolonización?.

Para Silvia Rivera ,una de las autoras del libro Violencias encubiertas en Bolivia, el colonialismo es una denominación sustentada en la violencia física y la "Descolonización de las almas".

Por otro lado para Rivera la dominación y subordinación indígena, es el resultado de una hábil y compartida maniobra entre aquellos, que a la fuerza de armas y la ley segregan y excluyen a los indios y los que teniendo el aparato ideológico predican amor, caridad cristiana y sumisión bajo el señuelo de hacer partícipes de las bondades de la cultura y civilización occidental, violencia adoctrinamiento, en verdad, continúan siendo parte de una misma matriz; exclusión e inclusión son dos caras de una forma.

Aún siguen los cuestionamientos sobre el papel que jugó la mujer indígena en la colonia.


GÉNERO Y DOMINACIÓN COLONIAL

La imposición del orden colonial no solo significó la institucionalización de una explotación irracional de pueblos y riquezas del continente, sino de relaciones de género marcados por el conflicto y la violencia entre las mujeres indígenas y los españoles.

La disminución de la población indígena y la aparición de castas, convierten a la mujer indígena en un bien cuyo valor radica en su condición de "Productora de hombres". Así la creación del orden importante, llevó al pensamiento indígena a responsabilizar de sus sufrimientos y sus males en general a la mujer indígena

Los conquistadores: Estado y soldados segregan a la sociedad indígena, su racismo les lleva a identificar en lo indio la animalidad, los separa la civilización y prácticas piadosas; la necesidad de satisfacer, de sentir su superioridad empuja a los españoles a hazañas orgiásticas con las mujeres indígenas de los vencidos. Entonces la mujer indígena es paradigma y símbolo del pueblo vencido que abre y es penetrado.

Desde la guerra de conquista, los españoles y otras castas tuvieron acceso a la mujer indígena en consonancia con su status,sin embargo estas relaciones no se producen a la inversa: un indígena difícilmente podría acceder a una mujer española, un caso fue del cacique Siñani, que por casarse con una española tuvo que perder su identidad y adoptar el de su esposa Paredes, este ejemplo es la muestra de cómo el hombre indígena es un bien apetecido y útil para la producción de una nueva identidad, constituyendo el mestizaje este reniega de la madre y la identidad que ella anteriormente cargaba, siente vergüenza y se esconde detrás de una máscara, esconde la llaga de su nacimiento porque la imagen de su madre no satisface sus aspiraciones, de ser superior, a imagen de la nobleza paterna. Esa imagen no obedece al ideal femenino de sus valores míticos y religiosos.

La situación colonial exige tener la idea generalizada de que ser de piel blanca y larga la nariz significa ocupar una posición elevada en la escala social, mientras que la piel morena y la nariz corta y plana sugiere sangre nativa y posición inferior; el mito de la desigualdad está basado en que el grupo superior se vuelve exigente y autoritario, el grupo inferior en apariencia obediente, desarrolla una extrema habilidad para el disimulo, se transforma en costumbre "Decir lo que se piensa complacerá al superior".

La cultura occidental estimuló a sus hijos el conocimiento de que ellos son los "Mejores" a costa de todo, y por lo tanto tienen la obligación de gobernar y ser mejores, en cambio la situación de la población indígena en su calidad de inferior, se reduce a la desigualdad, a la supervivencia, son los menos aptos de emprender su mismo futuro, de ahí la necesidad de ser gobernados,  son los mitos que permiten construir el privilegio de pocos frente a la desgracia de muchos.

La disminución de la población indígena y la aparición de castas, convierten a la mujer indígena en un bien cuyo valor radica en su condición de "Productora de hombres".


SULLKA: CONCEPTO DE SUBORDINACIÓN ANDINA

La dominación colonial denunciada y combatida con ahínco por una surgente élite indígena ha conllevado el grave riesgo de ignorar las relaciones de subordinación existentes dentro la propia sociedad indígena. Una sociedad que resalta la reciprocidad y la redistribución como factores de su cohesión y que por un lado critica las relaciones de explotación y discriminación que ligan con un Estado y sociedad foránea ha encontrado en el romanticismo nacionalista un discurso de homogeneidad social y económica, un término muy en boga que ha servido para encubrir relaciones de discriminación y subordinación es el proverbio "Taqikumas pasipuniw aka  pachaampa" (Todo es por este mundo).De ello se derivó, a su vez,  la concepción del Chacha - Warmi (Pareja Andina),que expresaría la dualidad y de la complementación en relación de hombre y mujer, relación que  en definitiva encubre situaciones de subordinación que en la sociedad indígena puede ser comprendida con el estudio del concepto de sullka, minoridad que señala niveles inferiores en relación de dependencia.

TRANSICIÓN, DISFUNCIÓN Y VIOLENCIA

El desarrollo de estas luchas femenino - indígena lleva al planteamiento de tres problemáticas fundamentales: transición, disfunción y violencia:

TRANSICIÓN.- Se refiere al proceso de cambios que viven las mujeres indígenas -. urbanas desde un ámbito comunal donde la reciprocidad, la redistribución y la complementariedad Chacha - Warmi son normas vigentes hasta el ámbito urbano, donde esta forma de ver el mundo sufre un cambio, a veces traumático, y en la que la mujer debe desarrollar  estrategias de sobre vivencia en su grupo familiar, barrio y en un contexto urbano marcado por la hostilidad y el colonialismo.

DISFUNCION.- Trata de entender el conflicto que conlleva la transición, los cambios de mentalidad y papeles que derivan en la frustración que antecede a la violencia.

VIOLENCIA.- No es solo un instrumento administrado en forma vertical por el sistema sino también es generado en situaciones de cambio que conlleva conflictos especialmente de tipo cognitivo.

La comprensión de estas tres problemáticas lleva a la consecución de la equidad en las relaciones de género y en las relaciones interétnicas signadas hasta hoy por el colonialismo.


Página vista 114 veces










ElFulgor.com © 2016-2018 Oruro, Bolivia